domingo, 5 de octubre de 2014

Crítica: "El vizconde que me amó", de Julia Quinn



The Viscount Who Loved Me
Portada (de la página web de la autora)



.
Para gustos, los colores. Los míos son otros. Ni mejores ni peores. Solo diferentes. Lo siento.

TOP 10



DATOS GENERALES

Título original: The Viscount Who Loved Me
Fecha de publicación original en inglés: diciembre de 2000
Subgénero: histórica – Regencia
Puesto en la lista AAR 2013: 09

Parte de una serie: Los Bridgerton #2

Traductora para la edición 9/2004 de Titania: Rosa Arruti Illarramendi.

SINOPSIS

1814 promete otra temporada llena de acontecimientos, salvo -cree Esta Autora-, para Anthony Bridgerton, el soltero más recalcitrante de Londres, quien no ha dado señal alguna de querer casarse. Y, después de todo, ¿por qué debería? Cuando se trata de actuar como un calavera consumado, nadie lo hace mejor…

--Papeles de Sociedad de Lady Whistledown, abril de 1814

Pero en esta ocasión, la columnista de sociedad se equivoca. Anthony Bridgerton no sólo acaba de decidir que se va a casar, ¡incluso ha escogido esposa! El único obstáculo es Kate Sheffield, la hermana mayor de la elegida, la mujer más metomentodo que nunca viera un salón londinense. Esta decidida manipuladora está enloqueciendo a Anthony con su decisión de detener el compromiso, pero cuando él cierra los ojos por la noche, Kate es la mujer que lo acecha en sus cada vez más eróticos sueños…

Al contrario de la creencia popular, Kate está bastante segura de que los calaveras reformados no hacen el mejor de los maridos –y Anthony Bridgerton es el más perverso sinvergüenza de todos ellos. Kate está decidida a proteger a su hermana –pero teme que su propio corazón sea vulnerable. Y cuando los labios de Anthony tocan los suyos, de repente empieza a temer que ella misma sea incapaz de resistirse a este sinvergüenza...

CRÍTICA

El título de esta obra parafrasea el de una novela  y película de James Bond. No es que haya espías, es que Julia Quinn, o su editorial, son así, hacen títulos “inspirados” en cositas ajenas.

Anthony es el Bridgerton mayor. Un libertino estándar: juego, carreras de caballos, boxeo, amantes. Mary Balogh suele presentar este tipo de personajes con una escena significativa: por ejemplo, lo conoces mientras se pelea con rufianes, o participa en un duelo al amanecer. Julia Quinn no, simplemente nos cuenta que es así, no lo vemos comportarse de esta manera.

Cuando Anthony decide que debe casarse y dejar un heredero, busca una chica joven y guapa de la que no pueda enamorarse.

Entran Katherine y Edwina Sheffield. Una hermana mayor juiciosa y una menor que es una belleza. Nada original, pensemos por ejemplo en las Challoner (Devil’s Cub, Georgette Heyer). Anthony corteja a Edwina, pero se le van los ojos (y las manos y…) tras Kate. Esta inclinación le lleva a comportamientos de cretino, como herir y humillar a Kate.

La novela es casi como un guión de sit-com, diálogos ingeniosos, con las indispensables indicaciones de “entra Fulanito”, “sale Menganita”. Más algún momento de vodevil tipo “dos personajes seduciéndose mientras otro lo presencia a su pesar, escondido”. A veces roza la caricatura, te describe a los personajes de tal manera que te los imaginas como dibujos animados: enfurruñados, o riéndose a carcajadas, o echando humo por las orejas, o dando botes de entusiasmo a un metro del suelo… Humor físico totalmente fuera de lugar en 1814.

Todo libro tiene un tiempo y lugar, y me temo que no estoy en el momento adecuado para este libro. Ahora prefiero las novelas complejas antes que las ligeritas; valoro más aquéllas en las que todo está equilibrado (los personajes, la trama, la ambientación y el estilo), que aquellas que para destacar uno de esos elementos, descuidan el resto. Y, definitivamente, quiero que me lleven por una montaña rusa de emociones, aventura, incertidumbre, antes de llegar al final esperado.

El único conflicto de la trama es que Anthony quiere casarse con la Sheffield pequeña pero le atrae la Sheffield grande, y ésta, lógicamente, no quiere tener como cuñado a un tipo salido que anda besándola por las esquinas. El “gran” problema de este personaje es que su papá murió con menos de 40 años. Y como él adoraba a su padre, siente que no puede superarlo, ni siquiera vivir más años que él. No amará a nadie para no dejar una desconsolada viuda. Comprendo que es difícil buscarle un problema serio a un personaje como Anthony, apuesto, rico, blanquito de piel, perteneciente a la élite del mayor Imperio colonial de la época, de una nación triunfante que, junto a otras, ese mismo mes de abril de 1814 consiguió la abdicación de Napoleón. No obstante, los temas interesantes entre los privilegiados son como las meigas. Haberlos, haylos. Sólo tienes que esforzarse un poco. Creo que la propia autora es consciente de la debilidad de este argumento. Es por esta razón que, al final del libro, se medio disculpa contando que la reacción de Anthony a la temprana muerte de su padre es muy frecuente entre los hombres, una “cosa de tíos” con la que quizá las lectoras no conectemos, etc.

La verdad, cuando la historia no me interesa, empiezo a distraerme con el decorado. Me preguntaba, por ejemplo, si realmente los ingleses usaban palabras como “aficionado” o “corgui” en la Inglaterra de principios del XIX. Nota: según mi diccionario, no. O las inexactitudes históricas. Mamá Sheffield dice: “Edwina tiene una novela que leer. La última de esa tal Austen”. OK. Es abril de 1814. Para entonces Jane Austen sólo había publicado dos novelas largas, Sentido y sensibilidad (1811) y Orgullo y prejuicio (1813) las dos anónimamente. Únicamente un puñado de aristócratas escogidos sabía quién era la autora. Se me hace difícil creer que una señora de Somerset, sin fortuna ni nobleza, formara parte de ese limitado círculo. Más creíble sería que estuviera devorando, por ejemplo, El corsario, de Lord Byron, que había salido en febrero con inmenso éxito.

A lo mío.

¿Personajes? 1, planitos cual lenguados.

¿Trama? 0.

¿Ambientación? Otro 0.

Al estilo le pongo un 3 y hasta un 4: ligero y ameno. Esa trama prácticamente inexistente se mueve a golpe de diálogos ingeniosos. Hay que ser muy hábil para que la fiesta no decaiga cuando ni los personajes ni la historia te interesan.

Así que, en conjunto, lo dejo en un 2, como el anterior de la serie Bridgerton.

Muchos lectores consideran que esta novela es divertida. Yo no. Entretenida sí, divertida no.

Pero nuevamente el problema es mío. Me va más el humor inglés tradicional, con ironía y un punto de mala leche (desde Monty Python o La víbora negra hasta Little Britain). Los británicos, en particular los ingleses, saben que la esencia del humor es “reírse seriamente” de uno mismo. Julia Quinn se queda con la forma, los diálogos ingeniosos, los juegos de palabras. Pero ignora por completo el fondo: la crítica de costumbres, de una sociedad hipócrita, de las debilidades humanas. Si usara todo ese talento para su propio tiempo, su sociedad, y usando personajes que ella haya podido ver en la vida real, posiblemente me gustara mucho más.

Añado que los lectores de AAR escogieron El vizconde que me amó como la novela más graciosa del año. Obtuvo dos menciones honorables: heroína favorita (Kate Sheffield) y romance histórico europeo. También apareció en la miniencuesta de 2008 sobre las novelas románticas históricas ambientadas en el Reino Unido. Está en los Top 100 AAR de 2004 (29), 2007 (19), 2010 (8) y 2013 (9). Heroes & Heartbrakers la incluyen en dos listas: la de los romances de la Regencia y la de las novelas románticas que “debes leer”.

Por último, no sé qué tal estará la versión española. Leí en digital y en inglés, que era la opción más barata.

Valoración personal: 2

Se la recomendaría a: amantes de la Regencia sin pretensiones y tono humorístico. Buena opción para quienes quieran pasar de leer Harlequines a algo un poco más largo.

Otras críticas de la novela:

A mi Julia Quinn no me hace tilín. Pero a la inmensa mayoría de la gente les encanta, encuentran esta novela superdivertida y hasta se han reído a carcajadas. Así que os recomiendo que le echéis una ojeada a estas críticas, todas entusiastas.

En español, tenemos el blog de Lady Marian y las críticas de El rincón de la novela romántica.
En inglés, hay un poquito más donde elegir. Empiezo por las blogueras: Rosario's Reading Journal y Rakehell. Y sigo por las páginas web: RT Book Reviews, donde tenemos mensaje de la autora; All About Romance y Smart Bitches Trashy Books.

And last but not least, la ficha en FictionDB.  


Otras novelas de la autora en el Desafío AAR:

AAR 16. Julia Quinn – The Duke and I / El duque y yo (2000)   
AAR 44. Julia Quinn – What Happens in London / Secretos en Londres (2009)
AAR 83. Julia Quinn – An Offer from a Gentleman / Te doy mi corazón (2001)

Ediciones en España:

-       El vizconde que me amó (2004) Titania
-       El vizconde que me amó (2008) Círculo de Lectores, S.A.
-       El vizconde que me amó (2009) Books4pocket

4 comentarios:

  1. jajaj.. Te has despachado a gusto, eh?? jajaj...
    A mi si que me gusto, pero me gusta mucho la autora.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, la verdad, cuando un libro te está aburriendo un rato, hay un malévolo placer en pensar luego cómo vas a narrar tu tremenda experiencia en la crítica. Y cómo vas a explicar, con todo el respeto del mundo a quienes sí disfrutaron del libro, por qué crees que tu experiencia fue otra.
      Pero las aficionadas a Julia Quinn suele ser gente bastante tolerante y de buen humor. No se lo toman a mal.

      Eliminar
  2. Coincido con todo lo que comentas sobre ambientación, trama y personajes, y sin embargo, tengo muy buen recuerdo de esta novela, probablemente porque la leí en un momento en que necesitaba mucho evadirme y no pensar y tiene el tono ligero e intranscendente adecuado para eso. Fue el momento que me reenganchó a la novela romántica después de muchos años de pasar de ella, así que le tengo cierto cariño. Por otra parte, sí que me gustaron mucho los protagonistas. La leí hace unos cuantos años y puede que ahora no me produjeran el mismo efecto, me pareció que había muy buena química entre ellos.
    He leído muchas más novelas de la Quinn después y ninguna me gustó tanto como ésta, aunque algunas si que me entretuvieron, pero resultaron libros sin sustancia alguna. Ahora bien, si tuviera que recomendar autoras de novela romántica no estaría entre mis propuestas por mucho que sea de las que más éxito tienen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que he visto en diversos blogs, y en esta misma clasificación AAR Top 100, esta es la novela de Julia Quinn favorita de muchos lectores, así que no estás sola en tu aprecio. Podría decirse que es la mejor de sus obras.
      De hecho en Amazon tiene, a día de hoy, la mejor puntuación de entre sus novelas, 4.4, empatada con An offer from a gentleman y The duke and I. Como curiosidad, la peor valorada me parece que es Mr. Cavendih, I Presume, en la que son mayoritarias las críticas de una estrella.
      Tienes razón en que todo depende del momento en que te pille un libro. Creo que igual en otro momento de mi vida lectora, habría podido sacarle más jugo.
      Miedo me da pensar en las otras cuatro novelas que me quedan de leer de esta autora, que son menos apreciadas por sus lectores.

      Eliminar