martes, 24 de abril de 2018

Crítica: “I Knew You Were Trouble", de Lauren Layne


Como (otro) episodio de Friends.
Headline Eternal, 6/2017

DATOS GENERALES

Título original: I Knew You Were Trouble
Subgénero: contemporánea
Fecha de publicación original en inglés: junio de 2017

Parte de una serie: 4.º libro de Oxford

SINOPSIS (según Fiction Data Base)

Taylor Carr lo tiene todo – un trabajo estupendo en publicidad, un impresionante apartamento en Manhattan, y el hombre perfecto con el que compartirlo: Bradley Calloway. Incluso después de que Bradley la deje en favor de una compañera de trabajo justo el día en que van a vivir juntos, Taylor no se preocupa. Al final conseguirá al hombre. Mientras tanto, necesita alguien con quien compartir el apartamento. Aquí entra en escena Nick Ballantine, barista profesional, escritor freelance – y durante mucho tiempo un fastidio para Taylor. Sexy con su barba de un día, Nick sabe cómo hacer reaccionar a Taylor, como si pudiera captar fácilmente quién es la auténtica Taylor.
Nick siempre está intentando arreglar a la gente, y nadie necesita más que la arreglen que Taylor. Sí, es guapísima, con unos atractivos ojos grises, pero es su vulnerabilidad lo que afecta a Nick. Ahora que comparten piso, la química entre ellos se dispara. Pronto están usando a fondo cada parte de ese apartamento de dos dormitorios. Entonces su ex vuelve a por Taylor, y Nick cree que ella aprovechará la oportunidad de volver con él, a menos que él luche por lo mejor que le ha pasado nunca.

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
Estaría por así decirlo entre las diez mil mejores, de esas novelas románticas buenas a las que merece la pena dar una oportunidad. Esta cuarta entrega de la serie Oxford tuvo una crítica de DIK A- en All About Romance y Mary, que escribe críticas allí, la incluyó entre lo mejor del año 2017.

CRÍTICA

Este es otro de esos libros que leí el año pasado, salió en junio y me lo pimpé en septiembre. Sin embargo, no encontré hueco para ella en el blog hasta ahora.

Como ya dije en otra crítica, entre las series de Lauren Layne hay dos muy apreciadas, Oxford y Sex, Love & Stiletto, centradas en revistas rivales, de ambientación neoyorquina.

A Nick y Taylor ya los vi en el anterior libro (Someone like you), y me cayeron tan bien, me intrigó tanto su planteamiento de «enemigos a amantes» que me apunté a leer este otro libro poco después de leerme la historia de Lincoln.

De nuevo: gente guapa, joven, divertida, sexy y con mucho estilo. Muy neoyorquinos y sin problemas de dinero.

Tenemos a Nick, joven, hermosote y cachas. Trabaja de escritor freelance para la revista Oxford, de camarero de vez en cuando y publica libros. No se lleva muy bien con Taylor, pero no por nada, es cosa que cuando se interesaron el uno por el otro, no fue en el momento oportuno.

La parte de que se llevan mal, o que sean enemigos, no se desarrolla demasiado, no es en ese sentido una que yo recomendaría como modelo de ese tópico. Es más bien una de romance contemporáneo en el mundo tipo Sexo en Nueva York.

Taylor es una mujer elegante, competente en su trabajo, pero que fue educada de una manera muy fría. Perdió sus padres siendo joven. La crio una tía suya que no era precisamente afectuosa ni maternal. Así que ha sido formada para triunfar, no dejarse llevar por las emociones, ocultarlas siempre, no entregarse al sentimentalismo de modo alguno.

Y parece que hasta cierto punto, eso le vale. No tiene deseos de ser madre, por ejemplo. Pero no renuncia a tener una pareja. Porque siente que nadie la ha amado nunca. Le gustaría que sí, que la quisieran, la apreciaran.

Tiene un novio perfecto, guapo y tal, bueno, trabaja en la misma revista así que no necesito decir más. Pero justo el día en que se van a vivir juntos, él rompe con ella mediante una carta.

Taylor se queda chafada, pero se niega a sentirse derrotada. Rápidamente se pone a buscar otra persona con la que compartir el piso. Sorprendentemente, acaba siendo Nick Ballentine, a pesar de que se llevan mal.

Sigue queriendo a ese cretino que la ha abandonado. Pero hasta que ese idiota entre en razón, la vida sigue adelante y no se va a dedicar a llorar por él. Eso no va con ella. Lo de vivir junto a Nick le hace recordar aquello de que hubo un tiempo en que ella se sintió atraída por él. Y otro instante en el que él quiso salir con ella.

Nick recela, ya que la ve todavía colgada de su ex. Así que dice que eso de darse un revolcón, ná de ná. No quiere recibir a Taylor como mero rebote. O sea, que no cuente con él, de momento. Si dentro de un mes sigue sintiendo interés por él, que entonces sí.

O sea, que se supone que tienen que pasar un mes a palo seco.

Esto es Romancelandia, así que ya sabemos que el hombre propone y Dios dispone.

En conclusión, otra novelita entretenida de las de Lauren Layne. Un mundo muy fashion de gente guapa, en el que realmente no acaba pasando nada malo, con sus momentos divertidos, otros de romance, sexo muy hot y al final cierras el libro con una sonrisita, sin que después recuerdes gran cosa. O sea, está muy bien mientras la lees, pero luego resulta literalmente poco memorable. Escapismo muy ameno.

Veo que el estilo de Lauren Layne es combinar momentos graciosos con otros más serios. Sigo viéndole cierto sexismo: las mujeres son muy femeninas y les gustan «cosas de chicas» luciendo siempre taconazo y los hombres muy masculinos. Ya he dicho que resulta casi-casi como la versión contemporánea de Julia Quinn: vidas cómodas sin problemas demasiado profundos.

Lo bueno es que no hace falta haber leído otras de la serie, se mantiene muy bien por si sola.

Recomendable para esos momentos en que quieres algo sencillito, con su toque de humor y sexo. ¿Nivel de inglés? Con un B2 creo que lo haces.

Y no es cara. El kindle está hoy a en 1,99 € en Amazon.

Valoración personal: buena, 3

Se la recomendaría a: todos los aficionados a la romántica contemporánea, ligeritas y sexis.

Otras críticas de la novela:

No he encontrado críticas en español. En inglés, ya digo que en All About Romance le dieron una DIK A- (libro que te llevarías a una isla desierta).


Para Harlequin Junkie es libro de 4 ½ estrellas y lo recomienda. Y la misma calificación, 4 ½ estrellas, merece para Star-Crossed Book Blog

¿Smitten By Books?, 4 ½ corazones.

Y termino con Book Binge, para quienes mereció 4 estrellas. 

domingo, 22 de abril de 2018

Crítica: “Cortina de humo”, de Sandra Brown


Entretenida pero perfectamente olvidable.
Mosaico, 2009

DATOS GENERALES
Título original: Smoke Screen
Subgénero: suspense
Fecha de publicación original en inglés: agosto de 2008

Edición en España
Fecha: 04/2009
Mosaico de Gen
Traductor: Mateo Urribarri

SINOPSIS (según la página Qué libro leo)

Cuando la periodista Britt Shelley despierta y se encuentra en la misma cama que Jay Burgess, detective estrella del departamento de policía de Charleston, es incapaz de recordar cómo ha llegado allí… O por qué Jay está muerto. Atractivo y mujeriego, Jay fue el héroe de un trágico incendio que cinco años atrás destrozó la comisaría de Charleston.
El bombero Raley Gannon, amigo de infancia de Jay, no trabajaba el día del incendio, pero recibió la misión de investigar sus causas. La pesquisa nunca concluyó porque, una noche calamitosa, la vida de Raley se hizo añicos. Traicionado por la gente en quien más confiaba, Raley se vio obligado a renunciar a la mujer que amaba y al trabajo al que se había consagrado. Al mismo tiempo que avanza la investigación sobre la muerte de Jay, y que crecen las sospechas en torno a Britt Shelley, Raley Gannon comprende que la periodista es tal vez su única posibilidad de obtener una revancha personal y, ante todo, de hacer justicia por las siete víctimas fatales del célebre incendio.
En Cortina de humo, una fábula sobre la corrupción —y sobre quienes se atreven a denunciarla—, Sandra Brown ha logrado su novela más intensa y abrasadora.

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
No, es de las que compré y leí por ser de Sandra Brown.

CRÍTICA
La novela de suspense de Sandra Brown, en el año 2008, fue esta Cortina de humo con el que repite ciudad: Charleston, donde se ambientaba La coartada imposible.
Britt Shelley es una heroína browniana típica, pero no en la versión de mujer fría y elegante sino en el de reportera dicharachera metida en problemas. En este caso, por despertarse en la cama, desnuda, con cierta amnesia,… y un policía muerto a su lado.
La policía la interroga y anda con la mosca detrás de la oreja, incluso antes de que le hagan la autopsia y se sepa si murió de muerte natural o asesinado. Britt repite una y otra vez que no recuerda nada de lo ocurrido, que igual le echaron algo en la bebida, pero está claro que no la creen.
Lo de «no recuerdo que pasó», no es una buena defensa.
… Y es exactamente lo mismo que dijo el ex bombero Raley Gannon, cuando su vida se desmoronó. Era un brillante inspector de incendios, mezcla de policía y bombero, que estaba investigando un incendio. Cuando el humo se disipó, había siete muertos en la morgue. Y su amigo el policía y otros tres fueron considerados auténticos héroes.
Muy concienzudo, honrado y bueno en su trabajo, se esforzaba en intentar saber lo ocurrido cuando fue a una fiesta y acabó despertándose junto a un cadáver, con drogas de por medio, y sin que él recuerde cómo pasó. Hostigado por la prensa, en particular por la periodista Britt, que entonces hacía sus primeros pinitos, perdió el trabajo, a su prometida, el contacto con sus amigos,…
Ha vivido en mitad de la montaña en plan Grizzy Adams (o Unabomber, como se prefiera), con una barba hasta acá.
Pero al conocer por televisión lo ocurrido en Charleston, con la muerte del policía que fue su amigo de toda la vida, y con una acompañante de cama diciendo que no recuerda lo ocurrido, se le encienden todas las alarmas.
Que esa acompañante sea precisamente la periodista que lo crucificó en televisión, es lo de menos.
La novela trata de esclarecer dos hechos. Por un lado, cómo murió el policía Jay, y por qué le querría nadie cargar el muerto a Britt, o hacerle perder la memoria de esa noche,…
Por otro lado, el incendio en comisaría hace cinco años. Hay algo muy sospechoso. ¿Por qué los héroes de aquella jornada se muestran tan terriblemente incómodos cuando se les recuerda las vidas que salvaron ese día? ¿Por qué se ponen todavía más nerviosos cuando ven a esta periodista husmear,… y unir fuerzas con un Riley al que ninguno esperaba volver a ver?
La parte romántica entre Riley y Britt es pequeñita y breve, como es propio de estas novelas de suspense de Sandra Brown. Lo que te mueve a seguir adelante, no es el tema romántico. Aquí hay un planteamiento un poco más interesante que en otras novelas recientes. Britt fue decisiva en que Riley lo perdiera prácticamente todo, con sus ataques en televisión. Así que cariño precisamente no la tiene. Está furioso, aunque se siente atraído por ella.
Y Britt, que se creyó su propia versión de los hechos, desconoce cómo es en realidad este hombre: tenaz, honrado, leal. Para ella será todo un descubrimiento conocer al verdadero Riley.
Hay unos cuantos secundarios, unos más interesantes que otros, pero en general –con excepciones– bastante desagradables y poco honestos.
La ambientación de nuevo me pareció poca cosa. Te dicen que es Charleston pero lo mismo que si fuera cualquier otro lugar.
El estilo es ese tan estupendo de Sandra Brown de diálogos ágiles, giros inesperados de la trama y más de una sorpresa con la que no contabas.
No es fácil que caigas en quién o quiénes están detrás de los crímenes a desentrañar.
Esta es una de esas novelas que compré al salir, en su día, en tapa dura. Y no recordaba nada. Pero nada de nada, hasta el punto de que me pregunté si esta novela la tenía o era de las que todavía me quedaba por leer de la autora.
Con lo cual cae en esa categoría que llamo «literalmente, poco memorables». Te entretiene, desde luego, por ese estilazo tan de Sandra Brown, y no puedes dejar de leer hasta ver quiénes son los malotes de la historia. Desde el punto de vista del suspense cumple bien.
Tiene suficiente miga para tenerte en vilo. Le estás dando vueltas en la cabeza para intentar saber qué pasó hace cinco años en aquel incendio y qué tendrá eso que ver con lo que pasa ahora.
Pero no es una de esas de suspense demasiado exigentes o complejas, ni de las que tengan momentos desagradables de violencia cruda. Siempre es de agradecer, que tú como lector te dediques también a elucubrar, y hacer de detective, en vez de que te echen casquería fina.
No sé cómo estará la traducción en español, porque la leí en inglés, nivel, no sé, ¿B2/C1?
Valoración personal: entretenida, 3.
 
Simon & Schuster, 2008
Se la recomendaría a: aficionados al suspense enrevesado pero poco exigente.

Otras críticas de la novela:

Hay una crítica, hecha por Mipeti, en El rincón de la novela romántica le da 4,5 sobre 5.
En Historias de ensueño la califica con un 9, porque le parece un libro fantástico.
En la reseña de La gata en el desván me entero que también de esta novela le hicieron una película para televisión. Por lo tanto, me fui a FilmAffinity y allí vi que estaba puntuada en 3,5, así que no debe estar muy allá
Aquí, el tráiler en YouTube:

En inglés, he encontrado esta breve crítica de Sonia Reviews, la reseña de Publishers Weekly y sinopsis/crítica en AllReaders.com

viernes, 20 de abril de 2018

Crítica: “The Devil’s submission”, de Nicola Davidson


Fantasía pseudohistórica más o menos erótica
en la que el sumiso,
por una vez, es él
 
Entangled Publishing
DATOS GENERALES

Título original: The Devil’s Submission
Subgénero: erótica/histórica

Fecha de publicación original en inglés: 2017
Parte de una serie: Fallen #2

NO TRADUCIDO AL ESPAÑOL

SINOPSIS (según Fiction DB)

Desheredado por sus padres y alejado de su esposa, el copropietario del club de placer Fallen, Lord Grayson 'Devil' Deveraux aprendió hace mucho tiempo en confiar sólo en los libros de contabilidad, y no en las personas. Pero su helada reserva esconde una verdad escandalosa: es un hombre que ansía el dolor con su placer, y una dama amorosa que le dé órdenes.
Desterrada al campo cuando su precipitado matrimonio entró en crisis, Lady Eliza Deveraux nunca supo por qué Grayson dejó de estar enamorado de ella, se esforzó tanto en aplacar su fiero carácter y convertirse en una esposa obediente y formal. Pero cuando Eliza se ve obligada a regresar a Londres y de nuevo al intoxicante mundo de Grayson, las pasiones encubiertas se vuelven a encender. ¿Puede un matrimonio construirse sobre secretos y engaños de verdad tener una segunda oportunidad?

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
No entra ni en las mil ni las dos mil mejores, entraría entre las diez mil o así. Y eso gracias a que en Smart Bitches Trashy Books gustó mucho y le dieron una calificación de A.

CRÍTICA

Eliza vive separada de su marido, ella en el campo y él en la ciudad. No sabe muy bien qué fue mal en su matrimonio. Su madre, que lleva una academia para jovencitas, la instruyó bien en que una esposa debe ser sumisa, tranquila, apacible, y someterse en todo a la voluntad de su marido.
Eliza se dejó llevar durante su noviazgo, en una ocasión, por su naturaleza apasionada y dominante, y acabaron en una situación comprometida. Así tuvieron que casarse de manera apresurada. Después, intentó convertirse en esa esposa perfecta que su madre le enseñó.
Pero, cuanto más se esforzaba ella, más se distanciaba su marido, hasta que le dijo algo así como «mira bonito, déjame en paz, que no me interesas gran cosa».
Y allá que se fue, al pueblo, de donde tiene que salir y regresar a Londres, porque sus padres necesitan dinero. Sólo se le ocurre pedírselo a su marido, del que está separada de hecho. No le hace mucha gracia, aunque no quiere ver a su familia en la ruina.
Grayson Deveraux es propietario, junto con dos amigos, de un club sexual que es clavadito a los que hoy en día puedan existir en nuestras ciudades modernas (o, al menos, en las novelas eróticas BDSM). Resulta imposible imaginárselo en tiempos de Jane Austen, la verdad. He aquí el tono de fantasía pseudohistórica que te obliga a suspender (muy mucho) el sentido crítico.
El anacronismo es tal que llega a la forma de portarse y hablar de todos los personajes.
Yo acabé imaginándome que la historia era una meta-parodia mezcla del Regencia tradicional y la erótica BDSM, o sea, como que en realidad los protagonistas son gente del siglo XXI que están disfrazadas como en época de la Regencia y que viven una fantasía erótica conjunta.
Si no, todo suena bastante ridículo. Como cuando alguien «traduce» la expresión contemporánea «esa es la pregunta del millón de dólares» como «esa es la pregunta de las mil libras».
O, por supuesto, los corsés de cuero y las fustas a tutiplén.
No es por pensar mal, pero la autora es neozelandesa (o al menos vive Down Under) y la impresión que da es eso, una pura fantasía, sin el menor sentido de la época. Parece maja, y es seguidora de los All Blacks, así que ya me cae bien solo con eso. Pero, la verdad, preferiría que hiciera como Jackie Ashenden, que se dedicara a erótica contemporánea ambientada en su propio país, que está mucho mejor.
Vamos, que si esto es la Inglaterra de la Regencia, yo soy monja carmelita.
Sigo un poco relatando de qué va la historia. Son poco más de cien páginas, así que tampoco puedo entrar en mucho detalle.
Grayson Deveraux, el propietario de ese club sexual, está alejado de su familia desde que su padre le dio una paliza casi de muerte al enterarse de que su hijo es masoquista.
Lo del dolor le pone sexualmente, qué se le va a hacer.
Le van las mujeres dominantes, que le ordenen lo que hacer.
Que le den caña, también.
Y cuando durante su noviazgo, entrevió que Eliza tenía un carácter tan fiero e indomable como su pelo rojizo, creyó haber dado con su alma gemela, la mujer que le iba a dar gusto, por fin.
Pero no, porque como ella se esforzó en ser sumisa y tranquila, el interés sexual de él acabó siendo inexistente. Para eso, mejor que se volviera al campo.
Por supuesto, sin decirle una palabra a Eliza de en qué ha «fallado» ella.
Cuando Eliza se ve obligada a volver junto a su marido, a ver si consigue dinero para salvar a sus padres, tienen una segunda oportunidad. Y la aprovecharán, como podéis imaginaros, para conseguir su final feliz.
Puedes tomártela como una histórica muy subida de tono o, como hago yo, como algo francamente erótico. Las escenas de este tipo son unas cuantas, bien gráficas y siguiendo paso a paso los rarunos gustos de Grayson, al que apodan «Devil» porque es frío y amenazador para todo hijo de vecino.
Muy bien escrito, se lee en poquitas horas y lo cierras confiando en que estos dos sigan profundizando en sus interesantes gustos.
Ya he dicho aquí que la erótica la leo con cuentagotas, porque me gusta que tenga algo más que la mera gimnasia sexual. Además, esa manía de meter masoquismo en todo (yo, que no soporto el dolor) me molesta un poquito. Y hasta incómodo, por aquello de que suelen ser caballeros golpeando a señoras; suena demasiado machista patriarcal.
Aquí le dan la vuelta a la tortilla. Hacen algo que no parece muy frecuente, que es que la dominatriz sea ella y el sumiso, él. Queda un poco hipócrita, lo sé, pero esta variación no me parece tan ofensiva como la otra.
No conocía nada de esta autora, a la que he descubierto por la estupenda crítica que le hicieron en Smart Bitches Trashy Books. A partir de los comentarios en la crítica, me enteré que aunque no es frecuente, sí que hay unas cuantas novelas que siguen ese planteamiento de héroe sumiso, y me apunté otras, como Unbound y Natural law, que ya he leído, y me encantó la primera y la segunda, no, ni de lejos, vaya bodrio. Algún día supongo que aparezcan por aquí las críticas
Y de la autora, pues nada, es de esas a las que leeré si viene alguna otra historia bien recomendada.
A pesar de lo muy anacrónico de todo, la verdad es que me gustó bastante la novela, y si quieres darle una oportunidad a este tipo de novela o al tópico del héroe sumiso, me parece una opción muy muy digna. Totalmente recomendable.
Valoración personal: notable, 4

Se la recomendaría a: los aficionados a erótica histórica de gustos rarunos.

Otras críticas de la novela:

Ya dije que en Smart Bitches Trashy Books le dieron una A. Merece la pena leerla a ver si te puede gustar. Los comentarios al final me resultaron muy ilustrativos. 
Kaelan Rhywiol la puntúa lo máximo, 5/5
5 estrellas también merece para All things bookaholic.
Binge Worthy Books le da 4 ½ estrellas.
Breve reseña en Cannon Ball Read, que puntúa esta novella en 3 estrellas.
Como no hay novelas que gusten a todo el mundo, en The Book Gourmet le dieron un solo corazón (1 ) como puntuación por aquello que no le gustan las historias que se basan en malos entendidos por falta de comunicación, que es justo la premisa de esta historia. 

miércoles, 18 de abril de 2018

TBR Challenge: ‘RISEN GLORY / JUST IMAGINE’, by Susan Elizabeth Phillips


The topic of this month is Kicking It Old School (original publication date older than 10 years)
 
Yes, this is the strange Spanish cover
Published: 1984
Genre: historical
My Rating: 2 stars


This month we have to read an old book. I have several of them in my TBR pile. I started a Georgette Heyer on, but I wasn’t in the mood and I left it.

Then I went through my books looking for something that could interest me and there it was, this book that was the first one published by Susan Elizabeth Phillips.

It was reissued as JUST IMAGINE, and that’s the book I’ve read, in the Spanish translation ¡Imagínate!

And, yes, there’s nothing more Old Skool than this. At the beginning, the plot reminded me of one of my all-times favourites, ‘Ashes in the wind’, by Kathleen Woodiwiss. There’s a Southern belle disguised as a boy and an old Yankee soldier.

She is Katherine, ‘Kit’, and goes to New York in order to kill Baron Cain, the Yankee that has inherited Risen Glory, her father’s plantation in South Carolina. She wants to kill him, but of course, she will not do it, because otherwise, we would have no novel.

He soon discovers that she is not a boy but a young girl. Moreover, he does not only owns Risen Glory but he’s also her tutor. There’s nothing he wants more to forget about his pupil and sell that ruined plantation. She, on the other hand, wants the plantation and not to be submitted to this hateful Yankee.

They find a way to achieve an understanding, even if it means that none of them gets what he or she wants.

This is a book that spans several years. At the beginning, neither Baron is interested in Kit, nor Kit in him. It’s later, when years go by, that they find something hot and steamy between them. In a sense, it’s a novel of formation or ‘Bildungsroman’, as the heroine begins as a young girl and we follow her through the years until she is a young woman sure of herself and what she really wants.

There are some things that are very oldish, like the ‘hero’ spanking her or giving her a lot of orders, and she is one of those heroines that is very stubborn and a tomboy, but of course with lovely violet eyes. One of those heroines who has never had an erotic thought up until the moment she meets the hero’s magic wand. And after reading the book, I’m not quite sure that she gave her consent to the first sexual encounter, something that usually happens in this Old Skool books.


To sum it up, this was a funny reading –up to a certain point. I liked the characters, although Kit does really stupid things now and then. Tut the plot was so silly that it was nearly impossible for me to take it seriously. I understand that Susan Elizabeth Phillips reissued this book because her fans wanted to read everything written by her. I’m one of those, so I say thank you. I enjoyed it, but only because, as I have said, I did not take it seriously. Otherwise this would be a very hateful book. He punishes her. She’s a walking cliché of feisty and tomboy heroine.

I’m glad that I have read this book, at last. It was a quick reading and entertaining until the last third of the book. Then it was boring. It has nothing to do with those contemporary funny novels that we love, but if you are a Susan Elizabeth Phillips fan, you could give it a try and learn how much she improved with the years.

It’s not so full of purple prose or long descriptions, as used to happen in Wodiwiss’ books. And sometimes, you see a glimpse of the good humour that SEP uses in her contemporary novels.

But although it was OK and enjoyable for a good part of the book, the last part was quite boring.

lunes, 16 de abril de 2018

Crítica: “Evidencia”, de Pamela Clare


Toda reportera dicharachera se merece…
Un cachas sombrío
Berkley, 10/2006

DATOS GENERALES
Título original: Hard evidence
Subgénero: suspense
Fecha de publicación original en inglés: 2006
Parte de una serie: I-Team #2

Edición en España
Fecha Impresión: 09/2007
Talismán
Traductora: Isabel Murillo Fort

SINOPSIS

Después del asesinato de una adolescente, un hombre misterioso vestido con una chaqueta de cuero negro es visto merodeando cerca de la escena del crimen.
Tessa Novak, periodista de investigación, lo coloca enseguida en su punto de mira como el culpable de los hechos.
El hombre es Julian Darcangelo, agente secreto del FBI que trabaja en colaboración con la policía de Denver. Está siguiendo la pista de un asesino y traficante de personas. Las acusaciones de Tessa podrían revelar su verdadera identidad y pretende alejarla de la investigación.
Pero del mismo modo que Tessa ha convertido a Julian en el objetivo de su interés, ella se ha convertido en el objetivo del asesino. Obligados a confiar el uno en el otro, la atracción física que sienten aumenta con la misma intensidad que la amenaza de un asesino despiadado que quiere verlos a ambos muertos…

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
No entraría dentro de las mil mejores novelas, pero sí por el mil quinientos. Toda la serie I-Team fue elegida en la encuesta NPR como una de las 100 mejores series/novelas de romántica. Cuando en Book Binge publicaron su Top 1000 (cuyo origen desconozco con precisión) apareció en el puesto 624. En la ya desaparecida página web RR@H (Romance Readers at Heart) fue uno de los Top Picks del año 2006. Por último, en el blog Under the covers le dieron 5 estrellas.

CRÍTICA
Para el TBR Challenge de febrero tuve que escoger un libro de un autor del que hubiera acumulado libros pendientes. En inglés se dice glomming, y en japonés hay una palabra específica para esto de comprar más libros de los que puedes leer: Tsundoku.
Como hace un tiempo decidí leer la serie de suspense I-Team, resulta que de quien más tengo es de Pamela Clare. ¡Hasta siete novelas en mi Kindle!
Otra reportera dicharachera de Barrio Sésamo. Esta vez, su tipo ideal no es el yerno perfecto, como era Reece (Al límite), sino un macizorro impresionante en plan malote.
La periodista Tessa Novak es testigo de un asesinato y decide investigarlo por su cuenta. Esto la lleva hacia un hombre misterioso que, justo al principio, ella piensa que puede ser el asesino. Pero claro, no lo es. Estamos ante un agente federal encubierto bastante pesimista sobre la naturaleza humana.
Este hombre, Julian Darcangelo, es de esos «altos, oscuros y peligrosos» -y sí, muy masculino y sexy y todo lo que podemos esperar de un hombre de la ley que trabaja encubierto.
O sea, no buena materia prima para un esposo. Ha aceptado hace años que no es de los que va a tener esposa, hijos, y ese sueño que parece tan estadounidense de un jardincito con cerca de madera blanca. Te lo describen más o menos así (la leí en inglés, así que la traducción es mía):

Vestido con vaqueros, una camiseta negra de algodón estirada por sus anchos hombros, el arnés de la pistola colocado en su lugar, parecía irradiar pura masculinidad.

La niñez de Tessa es sólo marginalmente mejor que la suya, o sea las dos fueron tirando a muy malas. Pero, a diferencia de él, Tessa aún tiene esperanzas. Se ha hecho a sí misma, ha creado a esta mujer tan maravillosa, inteligente y muy femenina que es una periodista especializada en la crónica negra.
Ella sí que confía en tener algún día marido, niños y valla de madera.
Chocan debido a su diferente manera de enfocar el crimen, pero es obvio que están deseando echarse la mano encima más pronto que tarde.
Tessa se dice a si misma…
Está claro que sus óvulos no habían pillado lo mucho que ella lo odiaba. A ellos él les iba perfecto. De hecho, a ellos él les gustaba más que ningún otro hombre que ella hubiera conocido hasta la fecha.
Los dos investigan el crimen, pero no juntos, no comparten información.
He dicho más de una vez que hay dos maneras de crear el suspense. La primera, cuando el lector y los personajes no saben lo ocurrido y van descubriendo las cosas al mismo tiempo. Tu whodonit habitual sigue este estilo.
La segunda es cuando el lector sabe cosas que el personaje ignora. Por tanto, la tensión en la historia viene de preguntarte cuándo y cómo el personaje va a descubrirlo.
Con esta novela he descubierto un tercer tipo de suspense: uno de los personajes sabe parte de la historia y el otro no.
Tessa cree que el crimen viene por tema de bandas, y hacia eso enfoca su investigación periodística. Pero tú, el lector, sabes que esto va de un mafioso ruso dedicado a la trata de mujeres que Julian lleva años investigando.
Ha perdido a compañeros debido a este criminal. No quiere que nada ponga en peligro su investigación. Tessa puede dar al traste con años de trabajo si todo acaba apareciendo en la portada del periódico.
Tessa cree que el poder de la prensa debe respetarse y que esa libertad es lo más importante de todo, el derecho del público a saber y tal.
Para Julian no es más que una molestia. Y, ¿sabes qué? Aunque se supone que tenemos que estar de parte de ella, la verdad es que mi opinión personal está totalmente de parte de Julian.
No entiendo por qué una investigación criminal tiene que estar en los periódicos. Cuando a los malos se los detiene, y se los lleva ante el juez, entonces sí, entiendo que eso sea noticia. Pero mientras la investigación se está desarrollando, las publicaciones la perjudican, además de aquello de estigmatizar a gente que igual es inocente, y los juicios paralelos de los medios ya le han destrozado la vida. Así que mis sentimientos eran exactamente los mismos que los de Julian.
Este libro tan entretenido me lo leí en dos días. Hay cositas que no me gustaron mucho.
Primero, que el argumento en general es más o menos lo mismo que el primer libro de la serie: una periodista que se pone en peligro investigando una historia, los malos van a por ella y el héroe tiene que salir al rescate.
Segundo: esa insistencia una y otra vez en lo muy girlish (femenina, aniñada) que era Tessa, qué pequeñita, y rubia, y mona y tal. Y «la otra mujer», un antiguo rollo de Julian, es justo lo opuesto: peleona, alta, activa, poderosa. Puro cliché.
Luego: Tessa es la típica heroína (prácticamente) virgen que no ha tenido un pensamiento erótico en su vida, que cree que el sexo está sobrevalorado hasta que llega el tío de la vara (mágica) y empieza a tener orgasmos múltiples. Basta que él la bese inesperadamente para derretirse por completo.
Es de esas cosas de romántica que me disgustan porque hacen recaer la responsabilidad del orgasmo en la pareja, y no en una misma. Si tú no conoces tu cuerpo, pretender que el otro sea adivino y te lleve al séptimo cielo así de buenas a primeras,… me parece la receta perfecta para el fracaso.
De todas formas, es un libro que disfruté y seguiré leyendo esta serie. Por una vez, las frases en español en el original están casi perfectas.
Ya he dicho que la leí en inglés, que han estado a unos precios fabulosos, así que no sé cómo estará la traducción al español.
Valoración personal: buena, 3.

Se la recomendaría a: los amantes del suspense romántico con toque bien sexy.

Otras críticas de la novela:

Hay dos críticas, en español, en El rincón de la novela romántica: una dice que muy buena y la otra que muy recomendable.
En A la cama con… un libro le dan 4 Gandys.
Y hablan de ella también en el foro Cazadoras del romance

En inglés, tenemos crítica en Under the covers, cinco estrellas, ya lo he dicho.
Breve reseña en Badass Book Reviews, cuatro estrellas
Y, para que se vea que no todos recibimos igual el mismo libre, tenemos dos críticas en All About Romance, una de C- sobre todo por la parte de suspense, que hacía que los personajes se portaran de forma ilógica, para ella el romance funcionaba mejor, y otra de B+ para el audiolibro narrado por Kaleo Griffith.