miércoles, 31 de enero de 2018

Crítica: “Pretty face”, de Lucy Parker

Una de las favoritas de la crítica en 2017.
Romance primavera-otoño en la escena teatral londinense

DATOS GENERALES

Título original: Pretty Face
Subgénero: contemporánea

Fecha de publicación original en inglés: febrero de 2017
Parte de una serie: London Celebrities #2

NO TRADUCIDA AL ESPAÑOL

SINOPSIS (según Good Reads)
La obra es la aventura
No es la culpa de la actriz Lily Lamprey tener esas curvas y el tipo de voz que puede empañar la lente de una cámara. Quiere demostrar dónde está su verdadero talento, y no es en un sofá de audición, gracias. Cuando oye que el apreciado director Luc Savage está renovando un legendario teatro del West End para una nueva producción, sabe que podría ser su oportunidad, si Luc no fuera tan dictatorial, tan malhumorado y tan increíblemente sexy.
Luc Savage cuenta con el respeto, la integridad y la experiencia. También está colado por Lily. Estaría dispuesto a descartarlo como una crisis de la mediana edad, pero esta mujer exasperante e irresistible es, en realidad, una actriz muy talentosa. Desafortunadamente, su romance no solo genera dudas sobre la carrera de Lily, repentinamente en alza, sino que también amenaza la reputación profesional de Luc. El destino del amor verdadero nunca funciona sin problemas. Pero si no tienen cuidado, podría hacer caer el telón sobre sus carreras…

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica?
Consiguió entrar en mi lista de Las mil mejores novelas románticas, en el puesto 961. Tuvo una crítica de DIK A en All About Romance y en Dear Author, una calificación de A/A-. Algunos críticos la consideraron entre sus favoritas de 2017, entre ellas Ana Coqui (Immersed in Books) y Keira (de All About Romance).

CRÍTICA

Esta es una de las novelas destacadas del año 2016. Cuando leí la sinopsis me sonó interesante. Estaba ambientada en la escena teatral londinense y tenía cierto airecillo a «de enemigos a amantes».
Estaba a precio razonable así que, ¿por qué no?
Lucy es una actriz de culebrón televisivo británico, una especie de Downton Abbey pero de los años veinte. Tiene veintiséis años, un cuerpo lleno de curvas y una voz un poco estridente. Su papel ha sido hasta la fecha de chica calientasábanas con todos los personajes masculinos de la historia.
Así que cuando la directora de casting teatral le propone su nombre a Luc Savage, él se piensa que es una especie de broma. ¿De verdad, esa joven con voz de pito pretende ser actriz «seria» de teatro?
El cuarentón Luc es una leyenda como director en el West End. Ha renovado el teatro Queen Anne y está preparando la producción del estreno, una obra teatral titulada 1553, con tres grandes protagonistas femeninas que serían los personajes históricos Lady Jane Grey, y las medio hermanas María e Isabel Tudor.
No va a arriesgar su inversión contratándola, ¿verdad?
Hasta que él mismo le hace una prueba.
Tiene que arreglar esa espantosa voz, por supuesto. Y para ello le ponen una profesora. Pero por lo demás es trabajadora, seria, y muy decidida a demostrar que tiene verdadero talento.
Es algo más que la «cara bonita» del título.
Una auténtica pena la atracción que sienten el uno por el otro, de forma inmediata, pero por supuesto tienen que resistirse a ello. ¿Por qué? Bueno, porque hay diferencia de edad entre ellos, ella trabaja para él, y que ninguno de los dos son buen material para una relación estable.
Él es un apasionado del teatro y siempre lo pondrá por delante de cualquier otra consideración.
Ella tiene serios problemas de abandono. Ni su padre ni su padre la tenían entre sus prioridades.
Añádele la tremenda presión de los medios de comunicación, en particular los tabloides y los sitios de cotilleos por internet, para comprender que están en un callejón sin salida.
Cuando le quieren poner a él de malo, le retratan como un tirano que se aprovecha de su posición para seducir jovencitas. Otras versiones la presentan a ella como una trepa que no tiene ningún talento y quiere hacer carrera a través de la cama de hombres importantes.
Pese a todas las circunstancias en contra, y su propia renuencia, acaban teniendo una relación que parece, decididamente, algo más serio, algo que ninguno de los dos ha tenido antes. La duda es si podrá sobrevivir a las tensiones del estreno, a las presiones de la prensa, a sus propias dudas e inseguridades.
Creo que el principal atractivo de esta novela es el entorno teatral y los toques de humor, muchas veces de los personajes burlándose de si mismos.
Los personajes en sí resultan… agradables, hasta cierto punto simpáticos, pero lo que me ha ocurrido a mí es que, como lectora, no me he «enamorado» de ellos. Otras críticas han sido dedicididamente más entusiastas.
Empezó con un planteamiento interesante, a ver si esta gente superaba sus recelos y prejuicios, cómo conseguiría Lily el papel, cómo reaccionaría Luc al descubrir talento donde nadie lo esperaría,…
Pero luego entró en una parte digamos más bien planita. Sí, había diálogos inteligentes, con su gracia, pero no pasaba gran cosa. Muy pronto aceptan su atracción, sus sentimientos, con lo que no hay demasiada tensión, ni romántica, ni sexual.
La parte sexy está ahí, aunque era bastante poco interesante. Como si dijéramos «caramba, y ahora se ponen a follar, pues qué bien, me alegro por ellos», pero nada que mantenga tu interés más de un segundo. Luego debo reconocer que la cosa se anima mucho en el tercio final, que es cuando empieza de verdad el drama, con algún sentimiento intenso de por medio. Y cierras la novela con una sonrisita satisfecha de que estos dos, mira qué bien, acaban juntos.
Yo la resumiría como una novela contemporánea, con su dosis de humor, ambientada en un mundo tan atractivo como la escena del West End londinense.
No acabé de conectar del todo con la historia, aunque reconozco que me gustaba lo que estaba leyendo. Tardé unos cuatro días en terminarla, cuando habitualmente estas me las ventilo en un par de jornadas. No había nada que me impulsara a seguir leyendo, a pesar de que lo que leía me estaba gustando, no sé si me explico bien.
Será que esperaba un poquito más. Había algo como poco auténtico en la historia, como si fuera una interpretación.
Como si una especie de velo se interpusiera entre mi yo lector y la historia, me pareció una especie de fantasía sobre un director de teatro y una actriz joven deseando demostrar su talento,…no sé. Tampoco sentía demasiado como que estuviera de verdad en el Londres actual, el que yo he conocido y pateado.
Oye, igual es simplemente que no me gusta demasiado el tópico romántico que se explora aquí, que es el mayo-diciembre o primavera-otoño o cualquier otra metáfora que quiera decir que ella es jovencita y él más bien mayor.
Y luego no sé por qué llama a su personaje Luc Savage, no dejaba de recordarme al protagonista de Jane juega y gana, que también se llama así (aunque Savage es el apellido de otro protagonista de Rachel Gibson, el Ty de Amor verdadero y otros desastres) así que estaba todo el rato casi esperando que apareciera una herradura en un lugar estratégico.
En realidad apareció un trébol de cuatro hojas, y no sobre el cuerpo del maromo.
¿Coincidencia, homenaje encubierto, casualidad? Si es un tipo inglés hasta la médula, hijo de padres del teatro londinense, ¿por qué su apellido y nombre son franceses? Estaba esperando una explicación que no me llegó, o que quizá me pasó desapercibida.
Esta es la segunda novela de la autora y claramente no se va a convertir en una de mis favoritas. Pero sí que leeré aquellas que vengan recomendadas, porque es entretenida y sobresalen sus diálogos ingeniosos.

Valoración personal: buena, 3

Se la recomendaría a: quienes gusten de parejas con diferencia de edad.

Otras críticas de la novela:

Sólo he visto críticas en inglés, así que si alguien encuentra alguna en español siéntase libre de incluir la referencia abajo, thank you.

Harlequin Junkie5 estrellas y un Top Pick! 
Totally Booked Blog5 estrellas.
Book Binge, 4 estrellas

lunes, 29 de enero de 2018

Crítica: “Al límite”, de Pamela Clare

Toda reportera dicharachera se merece…
Al hombre perfecto
2005, Berkley

DATOS GENERALES
Título original: Extreme Exposure
Subgénero: suspense
Fecha de publicación original en inglés: 2005
Parte de una serie: I-Team #1

1.ª edición en España
Fecha Impresión: 02/2007
Talismán
Traductora: Silvia Guiu Navarro

SINOPSIS

Kara, escarmentada de su última relación fallida de la que salió embarazada, quiere mantener bien lejos a cualquier hombre por guapo y atractivo que sea, a pesar de que no hay día en el que no piense en la calidez de las caricias de un amante. Para obtener de nuevo esa sensación sabe que deberá exponerse otra vez, algo que prometió no volver a hacer jamás.
El senador Sheridan, atractivo, poderoso y encantador, sabe que podría tener a su alcance a cualquier mujer con tan sólo fijar en ella su mirada penetrante. Pero sólo siente curiosidad por una de ellas: Kara, periodista de investigación fisgona y entrometida, que posee una sensualidad inquietante y perturbadora. «Si es tan buena investigando” piensa él, “en la cama lo debe ser aún más…»
Un escándalo político inesperado podría separar sus vidas. O quizá, sólo quizá, la adversidad podría crear un vínculo entre ellos mucho más intenso que los abrazos sensuales que han compartido hasta ahora…

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
No entraría dentro de las mil mejores novelas, pero sí estaría por el mil quinientos. Toda la serie I-Team fue elegida en la encuesta NPR como una de las 100 mejores series/novelas de romántica. Cuando en Book Binge publicaron su Top 1000 (cuyo origen desconozco con precisión) apareció en el puesto 625. Por último, voy a otra lista de las mil mejores, la que hicieron en RomanceNovelsMe: allí está la 691.

CRÍTICA
Por fin me he decidido con esta serie de intrépidos reporteros de un diario de Denver, los I-Team, o sea, Equipo de Investigación. Y lo mejor es empezar en el principio
Tenemos a Kara, reportera dicharachera de Barrio Sésamo,... esto, de un periódico, madre soltera que desde hace cinco años está a dos velas, o sea, sin conocer varón.
Una amiga suya, compañera del periódico, la ha convencido para ir a un chigre a beber margaritas. Y ella no sabe decir que no. Así que intenta animarse a sí misma con alcohol a ver si puede entrarle a algún hombre que atrajera su atención.
Cuando está en el puntín, o sea, ese momento tonto en que sonríes como boba y simplemente a-do-ras a todo el mundo, empieza a hablar con un hombre que le ha llamado la atención, un senador del Estado.
En realidad es más bien él quien se muestra interesado. Ella, en su alegría alcohólica, le hace preguntas audaces y guarras que él responde con aplomo.
Acaban yéndose juntos del chiringuito, pero no, esa noche no hubo tema. Porque ¿os he dicho ya que Reece Sheridan es perfecto?
No va a acostarse con una mujer algo ebria, por muy descaradamente que se le insinúe.
Cuando digo que Reece perfecto es que, bueno, lo es.
Para que os hagáis a la idea de lo fantasioso que es esto.
Es un político honrado, que no cede a las presiones, ni a los lobbies, y es totalmente transparente en su actuación. Comprometido con el medio ambiente, el estudio serio de los temas, se implica totalmente en casusas que merezcan la pena.
Además, of course, resulta guapo y sexy, arrubiado y con su six-pack, como debe hacer todo héroe de pro. Educado con todo el mundo, no pierde los estribos,… salvo cuando Kara resulta ofendida o amenazada, entonces es todo un caballero con su brillante armadura.
Inteligente, comprensivo con los silencios de ella, y el espacio que necesita. Vamos, que si tiene ideada toda una escena de seducción que le ha llevado tiempo y resulta que ella tiene que cancelar en el último momento, no demuestra su fastidio sino que se ofrece a cambiar de planes para adaptarse a ella.
Añado que es un manitas capaz de cocinar, arreglar cualquier cosa, hasta de construir una casita en medio de las montañas.
Muy escaldada salió Kara para no tener claro si quiere o no semejante joya en su vida.
Hay que entenderlo, ¡no tiene tiempo para una relación amorosa! No sólo es madre soltera y tiene una profesión de por si exigente, no, es que encima su jefe es un cretino que no se tomó demasiado bien que ella se quedara embarazada:
Aunque se esforzaba mucho en actuar como un feminista, su idea de la liberación femenina era reconocer el derecho inalienable de cada mujer de trabajar muchas horas y tener sexo con él.
Lo que Kara ignora es que Reece, entre sus muchas cualidades, goza de la tenacidad. Romántico en el cortejo y de lo más imaginativo sexualmente. Las escenas sexis son de lo más explosivas, satisfaciendo las fantasías más exigentes, o la necesidad de desconectar que tiene una mujer muy estresada con un montón de responsabilidades.
¿Os he dicho ya que este Reece es el marido perfecto, el yerno ideal, el sumun de la perfección hecha hombre?
La trama gira en torno a una investigación periodística respecto a vertidos ilegales, contaminación, medio ambiente,… La cosa se complica hasta el punto de que está en riesgo la propia vida de Kara.
Me hizo pensar en ese tipo de periodismo que creo que ya no se da, ahora es todo más entretenimiento inmediato. No veo a periodistas dedicándole semanas a investigar un tema, hablando con confidentes, recabando documentación, etc.
No hay grandes giros en la trama, ni sorpresas, más o menos intuyes por dónde pueden ir las cosas. La parte final te tiene con el alma en vilo, porque todo se precipita bastante.
En resumen: el suspense cumple sin ser nada particularmente original.
Me ha resultado una novela entretenida en la parte de suspense, fantástica en la parte erótico-emocional y correcta en el estilo.
Mi único pero sería un poquito el que es «novela con niño», algo que a mi particularmente no me interesa demasiado. Sirve para que se vea lo ideal que es Sheridan, porque sí, también con él conecta de inmediato, con paciencia, sabe escucharle, entretenerle, y se enamora de él lo mismo que de su madre, sin que por un momento ponga en duda que quiere ser parte de la vida de él.
Lo que ella quiere, al final, es:
No quiero estar con un hombre que dice que me ama un momento y al siguiente se cansa de mí. No quiero estar con un hombre que será dulce con Connor y luego lo abandonará. Prefiero estar sola que pasar por eso… No quiero abandonar mi carrera. Y no quiero que Connor sea hijo único. Quiero un marido, Reece, un compañero para el resto de mi vida. Un hombre que me quiera de verdad pase lo que pase, incluso cuando yo le aburra y crea que soy vieja y fea. Quiero bebés, al menos uno más, probablemente dos. Y quiero trabajar como periodista freelance de manera que pueda estar en casa con ellos. Quiero un padre para Connor, alguien que lo adopte y se convierta en su padre legal… Y quiero una mascota. Para Connor. Aunque te quiero, Reece, y no puedo imaginar pasar un solo día sin ti, prefiero acabar ahora si no me quieres de la misma manera…
Y Reece Sheridan, el man of the match, por supuesto que cumple todos sus deseos. ¿No os decía que es un chico perfecto? Tienes que suspender mucho la incredulidad, pero si lo consigues, disfrutarás de la novela.
No es excepcional, pero me ha dejado buen sabor de boca y animada a seguir leyendo esta serie I-Team.
Valoración personal: buena, 3.

Se la recomendaría a: los amantes del suspense romántico con toque bien sexy.

Otras críticas de la novela:

Hay crítica, en español, en El rincón de la novela romántica.
Sueños de papel le da lo máximo, cinco libros
En A la cama con… un libro premia a esta novela con 3 Gandys 

En inglés, tenemos crítica de Limecello en The Good, the Bad and the Unread, y la califica con una A
Annie, en Under the Covers, book blog le da 4 estrellas y enfatiza que Reece Sheridan es, simplemente, el perfecto caballero.
Y otras 4 estrellas en The Hope Chest reviews.

sábado, 27 de enero de 2018

Crítica: “Fat Tuesday”, de Sandra Brown

Un poco deforme, como en el Callejón del Gato
Y sin demasiadas sorpresas
Warner, 6/1997

DATOS GENERALES
Título original: Fat Tuesday
Subgénero: suspense
Fecha de publicación original en inglés: junio de 1997

NO TRADUCIDA AL ESPAÑOL

SINOPSIS

Es el día del pecado, cuando la sexualidad estalla en las calles y nada es lo que parece. Para un policía convertido en forajido, y para una hermosa mujer retenida como cautiva en un matrimonio sin amor, el Martes Lardero de Nueva Orleans les ofrecerá su última oportunidad de libertad.
Burke Basile es el endurecido policía cuyo mundo se destrozó cuando un compañero murió por una bala de la propia pistola de Burke. Cuando su infeliz matrimonio se derrumba, y no le queda nada más que perder, Burke centra su ira en su némesis: Pinkie Duvall, un siniestro, ostentoso abogado defensor que acaba de ayudar a un conocido asesino a librarse de otro asesinato. Decidido a hacer caer al poderoso Duvall, Burke golpeará al abogado en su punto más débil: su preciosa mujer, a la que mima pero mantiene prisionera, una mujer cuyo amor Pinkie nunca tendrá.
Remy Duvall era pobre y estaba a merced de las calles de Nueva Orleans antes de que Duvall la convirtiera en su mujer trofeo. Cuando Burke da el golpe, llevándose a Remy como su cautiva, empezará un duelo entre el abogado criminal y el antiguo policía que explotará en las calles del barrio Francés y se intensificará en los húmedos pantanos.
Para Burke, que lucha contra su propio y angustiado espíritu, este enfrentamiento es un asunto de honor. Pero lo que nunca podría haberse imaginado es la pasión que surge entre él y la esposa de Duvall. Mientras docenas de actores, desde los inocentes hasta los corruptos, se ve atraídos al drama, Burke y Remy tienen una vía de escape a través de la desesperada confrontación en medio de la locura del Martes de Carnaval

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
Nope. Es de las que compré y lei sólo por ser de Sandra Brown.

CRÍTICA
Fat Tuesday es la novela de suspense que Sandra Brown publicó en 1997.
Vuelve a la ambientación de Nueva Orleans, que tan buen resultado le dio en Sedas de Francia
Solo que esta vez las cosas están un poco deformadas, sí, como visto en los espejos del Callejón del Gato.
Ni el héroe no tan heroico, ni la heroína tan atildada y perfecta, ni la historia se desarrolla con giros y sorpresas tan típicos de Sandra Brown.
En Burke tenemos el prototipo 2 de héroe browniano: el policía u hombre de ley. Sólo que está lejos de ser perfecto. Se supone que es recto, incorruptible, pero llega un momento en que vulnera la ley.
Está cansado de que los malos se salgan con la suya. En particular, Pinkie Duvall, que parece simplemente un ostentoso abogado defensor, pero en realidad es un criminal con el dedo metido en varios asuntos turbios, y que tiene comprados a unos cuantos policías.
Cuando logra que sea absuelto uno de sus matones, el cruel Bardo, parece que Burke Basile ya no puede más. Coincide en el tiempo con otros eventos desagradables de su vida personal, el más significativo, el fin de su matrimonio.
Así que decidido a no perder más el tiempo, deja la policía para planear cómo vengarse de Pinkie y Bardo.
Descubre sorprendido que Duvall tiene una esposa. Y no es de extrañar que lo ignorase, porque es una esposa casi confeccionada a medida y a la que tiene prácticamente encerrada en casa.
La cogió de pequeña, en las calles de Nueva Orleans, hija de madre prostituta. La hizo educar en un severo colegio de monjas católicas, así que la chica ha salido muy creyente. Por eso para ella estar casada por lo civil no es realmente estar casada. En fin, que es bellísima, virtuosa, culta, y tiene una hermana adolescente que Duvall utiliza para obligarla a hacer lo que quiera.
Entonces Burke planea vengarse de Duvall utilizando a esta mujer de la que nada sabe. La primera vez que la vio, tan guapa, enjoyada y con vestido sexy, le dio por pensar que era una puta, a pesar de que ella estaba sola y melancólica pensando en sus tristezas.
El estilo de la novela es Sandra Brown en el sentido de que te lleva, trepidante, de un acontecimiento a otro, sin dejarte mucho tiempo para pensar. Lo que no hay aquí es giros sorprendentes de la trama. Hay un secreto pequeñito que se revela al final y que te da un poquito lo mismo, y la figura de quién sea el traidor de la comisaría es algo que más o menos sospechas con facilidad.
La parte final te tiene con el alma en vilo, cuando el Martes de Carnaval, o Martes Lardero al que se refiere el título, todo el mundo se disfraza, Nueva Orleans bulle de actividad y equívocos, y no sabes quién estará en verdad engañando a quién.
Así que me gustó leerla, me entretuvo, y también ahora que la he releído, pero no es de las que consigue enamorarme con la historia de amor ni asombrarme con la parte de intriga. Por eso, pareciéndome buena la forma en la que está escrita, y de las que merece la pena leer, no es de las que merecen para mí la máxima puntuación.
Quizá porque los polis que cruzan la raya no son mis héroes favoritos. Yo tengo muy metido en la cabeza el estado de derecho, el respeto a los derechos humanos, y nunca me parece justificable determinados medios, por muy respetables que sean los fines que se persiguen.
Luego en Remy no encontré una heroína demasiado interesante. Es un peón en el juego de estos dos hombres. Tiene sus buenas razones para ser pasiva, viviendo como vive con un matón peligroso, pero aun así, se limita a pasear su palmito pinturero por el libro, enamorando al héroe, pero sin que sea proactiva a la hora de resolver nada.
La parte sexy, muy limitadita, ya digo que Sandra Brown, conforme van avanzando los años y los libros, cada vez va reduciendo más el tema romántico y centrando el relato en lo de suspense. Aquí es un poco casi por obligación que tiene que meter alguna escena sexual y apasionada entre estos dos.
Valoración personal: buena, 3.

Se la recomendaría a: los amantes del suspense carnavalesco.

Otras críticas de la novela:

No he encontrado críticas en español. Posiblemente porque no está traducida. Pongo algunas en inglés:
En el blog R.O.U.S. la puntúan 6/10.
En Good Reads, la valoración era de 3.8 la última vez que miré.  
Tenemos reseña en Publishers Weekly.
Crime Watch, una página de novela negra, habla de esta novela desde esa perspectiva, como una lectura para disfrutar y entretenerte.
Muy breve, en Book Confessions, comenta que no es su favorito de Sandra Brown, el plan de Burke para vengarse le pareció francamente tonto y averiguó quién era el traidor dentro de la policía.
Y… tengo la oportunidad de enlazar con una crítica escrita en idioma (para nosotros) exótico, el indonesio: Pray Rahayu’s book le da 1,5 estrellas sobre 5 está claro que no le gustó demasiado. Según mi traductor de google, no le gustó desde el principio, ni sintió «lo que suelo sentir después de leer novelas románticas». 

jueves, 25 de enero de 2018

Crítica: “Dirty For Me”, de Jackie Ashenden

Leí esta novela el verano pasado y aún no había encontrado hueco para publicar mi crítica, ¡cómo pasa el tiempo!
Erótica sobre el tópico chica buena (pobre niña rica) / chico malo (mecánico de coches que procede de familia delincuente).
 
Kensington, 8/2016
DATOS GENERALES

Título original: Dirty For Me
Fecha de publicación original en inglés: agosto de 2016
Subgénero: erótica
Parte de una serie: 1.ª de Motor City Royals
Páginas: 300
Editorial: Kensington


Ezekiel “Zee” Chase tiene un pasado complicado. Nacido en una familia cuya riqueza procede del mundo del crimen, huyó como adolescente, e hizo de las calles de Detroit su hogar. Por el día, trabaja de mecánico en un garaje local. Pero de noche, se lanza con los mejores a la arena de las luchas clandestinas de Detroit. Con todos esos músculos, nunca tuvo problemas con las mujeres, hasta que conoce a alguien que le desafía con la mayor lucha de su vida…

Tamara Eliot es una trabajadora corporativa de altos vuelos que aprecia las cosas más finas de la vida, desde un perfume caro a los bolsos de diseño. Más que nada, sin embargo, le gusta tener el control, y cuando Zee irrumpe en su vida, siente algo más. Él es la definición de un chico malo: impetuoso, ardiente, y por supuesto, irresistiblemente caliente. Y lo rodea una oscuridad que la impulsa a volver a por más. A medida que Zee interna cada vez más a Tamara en un mundo que ella ni siquiera sabía que existía, ella podría ser justo el adversario al que no será capaz de dominar- al menos no sin un placer de lo más convincente.

NO TRADUCIDO AL ESPAÑOL

¿Entra dentro de «Lo mejor de la novela romántica»?
No estaría entre las mil ni las cinco mil mejores, pero sí entre las diez mil. Es de las que merece la pena dar una oportunidad. Tuvo crítica de DIK A en All About Romance y para Janet (que escribe en esa página web) fue de lo mejor del año 2016.


CRÍTICA

Me resulta un poco difícil escribir crítica de romántica erótica. ¿Qué puedes decir? ¿Que primero se lo hacen de una manera y luego de otra, que hay mucho sexo explícito, palabras groseras y más de un topicazo? Una novela de este subgénero puede acabar pareciéndose tanto a las demás que se emborronan en el recuerdo y rara vez les encuentras algo memorable, por muy excitante que fuera su lectura.
Creo que por eso no publico crítica de todas las eróticas que leo, sino sólo de aquellas a las que encuentro algo especial. Jackie Ashenden suele escribir historias que equilibran bastante bien lo erótico y lo romántico. Ésta es un buen ejemplo.
Los dos protagonistas tienen un pasado que provocan su situación actual.
En el caso de Tamara, se impone una especie de expiación: tiene que ser perfecta. Trabaja en la empresa de inversiones de papá, pero quiere promocionar por sus propios medios, aunque para ello tenga que aguantar a un jefe algo cretino. Toda su vida debe seguir una pauta que satisfaga a sus exigentes progenitores: una casa de revista de decoración, vestuario de marca, y el mejor accesorio de todos, un novio guapo, rico y de buena familia.
Demasiada presión cuando, en el fondo, no es la vida que tú habrías elegido. Cuando no lo soporta más, cuando el futuro que sus padres han diseñado para ella la va encerrando, el sexo con un tipo prácticamente desconocido parece una buena opción.
Ese no es otro que Zee. De adolescente, vivió una historia de amor trágica y huyó del futuro que su padre tenía pensado para él. Se tuvo que buscar la vida en las calles de Detroit. Ahora tiene su reducido grupito de amigos (en los que ves carne de secuela), posee su propio gimnasio, trabaja de mecánico, ayuda a adolescentes con problemas,… y como vía de escape, pelea en luchas clandestinas que le proporcionan la dosis de violencia controlada que necesita para seguir funcionando.
O sea: dos protagonistas con «problemas parentales», que se sienten muy presionados y que se encuentran (en principio) para dedicarse al sexo sin complicaciones. Nada refinado, que sea brutal y sucio si hace falta, lo necesario para liberarse de las presiones que los asfixian.
Pero como es romántica, ya sabemos que lo de «sólo sexo», «por una noche» o «el polvo de despedida»,… nunca funciona. Al final acaban implicándose emocionalmente.
A ello se le añade que los dos tendrán que tomar decisiones respecto a sus vidas y enfrentarse (o no) con sus padres.
Lo propio del género erótico es que haya bastante tensión sexual y unas cuantas escenas explícitas hábilmente colocadas que resulten excitantes. ¿Se cumple aquí? Sí, todo muy gráfico pero nada raruno que pueda provocarte incomodidad. Los dos son de sexo brusco, sin contemplaciones, pero sin caer en el sadomasoquismo o la humillación de la mujer tan propios de algunas eróticas.
Zee será todo lo musculoso y tatuado que quieras, y pasa sus noches peleando, pero nunca impone nada a su pareja.
El argumento está bastante bien llevado. Te van contando cómo cada uno de ellos tiene su vida –por separado- y cómo se les va complicando la existencia. Añádele un poquito de intriga, primero, para ir descubriendo qué les ocurrió exactamente cuando eran jóvenes y, luego, cuando el pasado de Zee les alcanza en forma de malote poco recomendable.
La ambientación no tiene nada de especial, salvo el contraste marcado de la diferencia de clases y cómo Detroit, una ciudad industrial que ha pasado por una gran crisis («el Titanic del capitalismo estadounidense») intenta renacer de sus cenizas, recuperando barrios en decadencia. Si la ciudad lo logra o no, es algo que aún está por ver, pero ha dado lugar a una cosa que se llama ruin porn (y que no tiene nada que ver con la novela erótica) de la decadencia como una forma de turismo.
A ver, que me salgo del tema.
Zee me pareció bastante interesante y como héroe cumple a la perfección. Intenta siempre hacer lo correcto, mantiene las distancias porque no quiere quedar escaldado pero ya he comentado antes que aunque es un poco bruto nunca resulta ofensivo. Sólo cortante, en plan de recordar por ejemplo una y otra vez que entre ellos no hay, no puede haber, nada, y que ella lo sabía desde el principio y lo aceptó.
Tamara me resulta, como heroína, un poco más flojita. Sí, parece muy fuerte, y decidida a seguir beneficiándose a Zee donde y como sea. Reconozco que hay que tener mucha seguridad en una misma para ponerse un vestidito rojo de los que piden guerra a gritos, y si hay que hacer una mamada en un callejón, pues nada, se hace, que para eso hemos venido.
Pero luego en su vida familiar es una blandita. Admite todo lo que sus padres quieren sin rechistar, a pesar de saber perfectamente que no es eso lo que ella quiere.  Acepta que tendrá que casarse con su novio, «el yerno perfecto», aunque no se amen y el sexo entre ellos sea de lo más anodino.
Me habría gustado un poco más de entereza por su parte, por lo menos al final de la historia. No la he encontrado. Es Zee quien tiene que resolver todos los problemas: los de él y los de ella.
Por no hablar que hay una escena de vergüenza ajena, de declaración pública de amor y tal. Abundan tanto en romántica que me imagino que a mucha gente le gustan, pero a mí me rechinan los dientes con ellas.
Ya he publicado aquí dos críticas de novelas de Jackie Ashenden, Having Her que fue novela de 4, y Talking Dirty with the CEO, a la que puse un 3. Como yo comparo las distintas novelas del mismo autor entre sí, me parece que esta está más en la línea de la segunda.
Valoración personal: buena, 3

Se la recomendaría a: quienes gusten de erótica con algo de chicha emocional.

Otras críticas de la novela:

En All About Romance ya he dicho que le pusieron lo máximo DIK A.
En Harlequin Junkie la consideraron un Top Pick!, premiándola con cinco estrellas
Top Pick! también en RT Book Reviews fue un Top Pick!, 4 ½ estrellas 
Y finalizo con enlace a otra crítica positiva, en The Reading Café. 

martes, 23 de enero de 2018

Crítica: “Pétalos en la tormenta”, de Mary Jo Putney

El comienzo notable de una estupenda serie de la Regencia.

DATOS GENERALES

Título original: Petals in the storm
Subgénero: histórica / Regencia
Fecha de publicación original en inglés: 1993
Parte de una serie: 2.º de Fallen Angels (Ángeles caídos)

1.ª edición en español:
Urano, 09/1999
Traductora: Amelia Brito

SINOPSIS (de la contraportada)

Tras la derrota de Napoleón en Waterloo, la paz aún está en peligro; el riesgo de una guerra que devastaría Europa es cada vez más real. Por ello es imprescindible que María Bergen, la condesa Janos, siga utilizando sus encantos e informe de sus descubrimientos a Londres.
Pero en realidad, ¿es una condesa húngara, una lady inglesa o una princesa italiana? Lo cierto es que ni siquiera sus superiores en el Foreign Office lo saben. Como tampoco saben si ha decidido abandonar su misión por “cansancio” o porque forma parte de la conjura y es una traidora.

¿Entra dentro de «Lo mejor de la novela romántica»?
No está entre las mil ni dos mil mejores, pero sí que está, como la mayoría de la serie Ángeles caídos, dentro de las cuatro mil o cinco mil mejores novelas de romántica.
Tiene un par de tópicos de esos que son frecuentes en la novela romántica y que hay algunos que apreciamos mucho. En primer lugar, la «amistad entre personas del mismo sexo», en este caso los Ángeles caídos del título, pues son un grupo de amigos que se conocieron en el colegio y siguieron juntos ya de mayores. En segundo lugar, aquí tenemos una «amistad platónica» de lo más interesante entre la protagonista y Robin, un atractivo miembro de la legación británica.

CRÍTICA

La segunda entrega de los Ángeles caídos lo protagoniza Rafael («Rafe» para sus amigos) Whitbourne, duque de Candover. Un duque noble, un ligón que gusta de las mujeres casadas, que no le exigen nada. Y que se entretiene ayudando como espía aficionado a su amigo Lucien.
Después de los Cien días de Napoleón y la batalla de Waterloo, las potencias europeas se reúnen en París, para continuar los tratos diplomáticos posteriores al Congreso de Viena.
Lo que ocurre es que las negociaciones de paz serán puestas en peligro si se lleva a cabo una conspiración para asesinar a alguien.
No se sabe quién quiere matar a quién, sólo que existe esto. Para fraseando a Gila… 
Alguien va a matar a alguien…
Lucien encarga a su amigo Rafe que haga averiguaciones sobre una mujer que, con el apodo de «Maggie» ha estado trabajando para los ingleses durante años. Es la misteriosa María Bergen, la condesa húngara Janos. Sólo que igual no es húngara ni condesa, ya que el monárquico francés está seguro de que es francesa, el prusiano dice que es berlinesa, y el italiano está dispuesto a jurar por la tumba de su santa madre que es de Florencia.
Maggie quiere retirarse y abandonar París. Será misión de Rafe persuadirla para que cambie de opinión y siga al menos hasta la conferencia diplomática termine. No puede recurrir a la delegación británica, porque resulta que hay un topo que filtra información.
Así que aquí tenemos ya tres misiones para Rafe en París, sobre las cuales girará la trama:
1) quién es la condesa Janos y convencerla para que siga con su trabajo;
2) la conspiración para matar a alguien poniendo en peligro la paz;
3) quién es el traidor a los servicios secretos británicos.
El secreto de la condesa Janos se desvela bien pronto en la novela, en cuanto Rafe la encuentra en París y le recuerda a otra persona que él conoció. La besa, y sus dudas se desvanecen. Esta es una historia de esas de reencuentros y segundas oportunidades que tanto me gustan a mí.
Ya se sabe que funcionan siempre que los motivos por los que se separaron los amantes fueran serios y ahora, en la segunda oportunidad, dichos obstáculos se venzan de manera creíble.
Lo que tiene de especial esta novela es que son dos personas ya fogueados por la vida, maduros a sus treinta y pocos años, han aprendido de sus errores y logran su final feliz después de mucha peripecia y aventura.
Como es propio de la época, tiene contadas escenas sensuales, pero que encajan perfectamente en la historia, porque son un episodio más que sirve para hacer avanzar el argumento.
Esta es una novela entretenida, yo creo que sobre todo por el suspense. Estás todo el rato preguntándote quién es el traidor que está con los franceses. Sospechas sobre todo de dos protagonistas secundarios. Andas dudando todo el rato, ¿será éste, aquel, o una tercera persona en la que no he pensado? Y lo mismo respecto al intento de asesinato, ¿a quién quieren matar, y quién será el responsable, un francés, un prusiano, quién?
Ha aguantado bien una relectura, y tiene ese puntito especial de que los protagonistas no son un par de jovencitos inexpertos, sino dos personas adultas, con sus experiencias vitales, sentimentales y sexuales también.
Te explicas un poco cómo es Rafe, tu típico aristócrata inglés, frío y arrogante, pero muy amigo de sus amigos.
Para mí, quien sobresale es Maggie. Creo que en esto no soy especialmente original, porque nadie que lea la novela se olvida de ella. Estamos ante una mujer fuerte, que ha pasado por episodios terribles en su vida y ha sabido rehacerse. Tiene una preciosa amistad con Robin, que fue su amante, y ahora su cómplice, se ayudan el uno al otro de todas las formas posibles. Me parece fantástico que aparezca que un hombre y una mujer puedan ser amigos. Creo que me gustará mucho leer su historia, que sé que es uno de los libros de la serie.
Mary Jo Putney es una escritora muy competente, que sabe llevar muy bien la intriga y además presenta protagonistas completamente humanos, con sus virtudes y sus defectos, de intensos sentimientos que no siempre se pueden confesar.
Me ha gustado la recreación del mundillo diplomático, de cómo quienes estaban configurando la Europa del siglo XIX para que no volviera a repetirse una guerra tan extensa que devastara todo el continente. Hablaban, negociaban, pero también se dedicaban a sus bailes, ligoteos y paseos.
Por cierto que consiguieron arreglar el continente –a gusto de los británicos, sí, pero sin demasiado disgusto de los demás–, hasta el punto de que no hubo grandes conflagraciones durante un siglo, hasta la Primera Guerra Mundial.
Una novela bastante buena que merece la pena si quieres algo histórico, entretenido, con personajes maduros y que tienen cosas serias por las que preocuparse, al tiempo que valoran si se dan o no otra nueva oportunidad.

Valoración personal: buena, 3

Se la recomendaría a: los aficionados a las novelas históricas con algo de chicha.

Otras críticas de la novela:
En español, tenemos críticas en El rincón de la novela romántica, una breve opinión en Ciao!  y para Mundo de letras es una de las que más hondo me han calado por el pasado de ambos.
Paso a lo que se ve en inglés.
En Dear Author la calificaron con una C- destaca que Maggie es una mujer fuerte, con un pasado, que es lo mejor de la novela, a lo que se ve.
Myrna le dió cuatro estrellas.
Para Romancing Myself es merecedora de cuatro estrellas, y aquí me entero de que esta también es una historia de las que escribió como Regencia tradicional y después reescribió para hacer una novela romántica histórica larga:
En 1989 Mary Jo publicó «The Controversial Countess», en 1993 el título lo cambió a «Petals in the Storm». Me encantaría coger el título original. Quizá un día lo encontraré. Aunque sólo sea por tener las dos. También quiero ver lo que cambió.
Era un Signet Regency Romance (SRR), y no es la única novelita que reescribió más adelante. Aprovecho y os traduzco la sinopsis que en Fiction Data Base hacen de aquel Regencia tradicional, para que veáis que sí, que es la misma historia:
Ella tenía París a sus pies – y un guapo Lord que la sigue el rastro
La deslumbradoramente hermosa condesa Magda Janos era la estrella de París y el centro de todo un séquito de pretendientes. ¿Pero quién es esta espléndida criatura?Dos hombres sabían la verdad sobre ella. El atractivo y encantador Robert Anderson, la oveja negra de sangre azul, era su aliado íntimo en su vida de engaño cegador. El otro era el devastadoramente guapo duque de Candover, quien llega desde el Londres de la Regencia para exigir que la controvertida condesa se haga pasar por su amante en un peligroso juego de intriga. Lo que presenta a esta misteriosa dama con un par de peligros, pues se arriesga a ser desenmascarada por el dominante duque, y también a que el amor acabe con ella.
O sea, la misma historia pero enfocada de otra forma, ¿no? Casi que también a mí me dan ganas de hacerme con ella, pero está de segunda mano por 26 euros. 
Vaya, tengo curiosidad pero no tanta.