lunes, 27 de febrero de 2017

Las mil mejores novelas románticas: 161-180






161 Mrs. Drew Plays Her Hand

Carla Kelly, 1994, Regencia tradicional.

Roxanna Drew tuvo un feliz matrimonio, pero ahora su pobreza la hace vulnerable, y su belleza, demasiado tentadora. Ha creído encontrar refugio en una morada bastante humilde, pero allí conoce a Lord Fletcher Winn, un noble que desconfía de las mujeres. Cuando conoce a la guapa viuda, se le caerá más de un prejuicio.

Crítica, en All About Romance (en inglés).



162 El beso del dragón

Dragon Bound, Thea Harrison, 2011, The Elder Series (Elder Races) #1, paranormal.

Medio humana y medio wyr, Pia Giovanni lleva toda la vida tratando de pasar inadvertida. Pero cuando se ve obligada a robar una moneda del tesoro de un dragón, se convierte en el objetivo de uno de los miembros más poderosos –y apasionados– de las Razas Viejas. Dragos Cuelebre, uno de los wyr más temidos y respetados, no puede creerse que alguien haya tenido la audacia de intentar robarle algo y, lo que es todavía peor, conseguirlo. Y cuando atrapa a la ladrona, Dragos le perdona la vida y la reclama para satisfacer todos sus deseos.




163 El beso del Highlander

Kiss of the Highlander, Karen Marie Moning, 2001, Magic Highlanders #4, viaje en el tiempo.

Drustan MacKeltar duerme encantado de la vida (más bien por un hechizo) durante casi cinco siglos oculto en una cueva, hasta que lo despierta Gwen Cassidy, que viene del futuro y a la que necesita para salvar a su gente de un destino terrible.




164 El escándalo de la sufragista

The Suffragette Scandal, Courtney Milan, 2014, Brothers Sinister (Hermanos Sinister) #4, histórica.

La señorita Frederica "Free" Marshall defiende desde su periódico los derechos de las mujeres. Sus enemigos pretenden silenciarla para siempre. Puede que su mejor ayuda le venga de Edward Clark, un aristócrata falsificador, rechazado por su familia, justo los mismos que quieren arruinar a Frederica. Le ofrece su ayuda a Free, quien sin saberlo se convertirá en otro un peón de su venganza.

Crítica, aquí.


165 Portrait in death

J. D. Robb, 2003, futurista, Eve Dallas #16, futurista.

Después de que un periodista le dé un chivatazo, Eve Dallas encuentra el cadáver de una joven. Sólo unas horas antes, habían recibido retratos profesionales de la mujer,… fotografías tomadas después de ser asesinada. Ahora Dallas le sigue los pasos a un asesino perfeccionista y con ínfulas de artista que pretende capturar la eterna juventud de sus víctimas quitándoles la vida. Eve Dallas contará con la ayuda de su marido Roarke quien a su vez, acaba de averiguar algo devastador sobre su pasado.




166 Engáñame otra vez

Fool Me Twice, Meredith Duran, 2014, Rules for the Reckless #2, histórica / victoriana.

Se llama Olivia Holladay, pero también la conocen como Olivia Mather y Olivia Johnson. Para robar unas cartas comprometedoras, Olivia entra a formar parte del servicio de Alastair de Grey, duque de Marwick, un político aristócrata lunático y arrogante,… sólo que el duque no es el tirano que imaginaba, sino un hombre al que han roto el corazón y por el que se siente profunda e irremediablemente atraída.

Crítica, aquí.



167 Nacido en pecado

Born in Sin, Kinley MacGregor, 2003, Brotherhood of the Sword #2 / MacAllisters (Los MacAllister) #3, histórica.

Aunque pocos pueden presumir de saber manejar la espada tan bien como ella, Caledonia MacNeely no puede evitar sentir desazón y temor cuando le ordenan casarse con el infame Lord Sin MacAllister. Rechazado por todos desde la más tierna infancia, Sin MacAllister aprendió a despreciar su herencia escocesa, pero deberá regresar a las detestadas Highlands en una peligrosa misión.
                   



168 Bailando con el diablo

Dance with the devil, Sherrilyn Kenyon, 2003, Dark-Hunters (Cazadores Oscuros 4) #3, paranormal.

Odiado. Repudiado. Denigrado. Humillado. Abandonado. Olvidado. Así se siente y así vive Zarek, el más esquivo de los Dark Hunter. Vive solo en Alaska, entre el hielo, y se ve sometido al juicio de Astrid, la ninfa de la Justicia. Aparentemente, Zarek ha matado a cientos de personas sin razón, pero algo en esa historia no acaba de encajar.




169 Pasajes al corazón / Cuando tú llegaste

Until You, Judith McNaught, 1994, Westmoreland Dynasty (Westmoreland) #3, histórica.

Sheridan Bromleigh, una profesora de niñas ricas, acompaña a una de sus alumnas a Inglaterra, y por el camino su pupila desaparece, mira tú, con un desconocido. Al desembarcar en Londres, Sheridan pierde el sentido por un accidente y cuando lo recupera, vaya por Dios, está amnésica, en una lujosa mansión y atendida por el Stephen Westmoreland, conde de Langford.




170 Un amante de ensueño

Fantasy Lover, Sherrilyn Kenyon, 2002, Dark-Hunter Universe #0 (Cazadores Oscuros 1), paranormal.

Una extraña maldición pesa sobre Julian de Macedonia desde hace dos mil años. Está atrapado en un libro, condenado a satisfacer los deseos de cualquier mujer que lo invoque. Dos milenios como esclavo sexual lo hacen bastante hábil en los menesteres de la carne y cuando es convocado para ser amante de Grace Alexander se encuentra con la persona que puede liberarlo a él, si es su verdadero amor.




171 Nacida de la vergüenza

Born in Shame, Nora Roberts, 1996, Born Concannon Trilogy (Hermanas Concannon) #3, contemporánea.

Después de perder a sus padres, Shannon Bodine recibe una noticia que sacude los cimientos de su existencia. Decidida a aclarar las cosas, se marcha de Nueva York al condado de Clare, donde le esperan familiares hasta entonces desconocidos y Murphy, un granjero irlandés muy mono que lee a Joyce. Atención, escépticos: tiene elementos paranormales.

Crítica, aquí.



172 Secretos en Londres

What Happens in London, Julia Quinn, 2009, Bevelstoke #2, histórica.

Olivia Bevelstoke se obsesiona con su nuevo vecino, quien puede que sea un asesino. Aunque no es propiamente un James Bond, Sir Harry Valentine, que trabaja traduciendo documentos vitales para la seguridad nacional, se da cuenta en seguida de que lo vigilan. Incursión de Julia Quinn en el tema del espionaje que trata, como es propio, a su manera.

Crítica, aquí.



173 The Forbidden Rose

Joanna Bourne, 2010, Spymasters #1 (cr. interna), histórica.

En el París revolucionario, la aristócrata Marguerite de Fleurignac, huye disfrazada de Maggie Duncan, institutriz británica. Cae en manos de un atractivo desconocido que arriesga la vida por ella. Evidentemente, él no es lo que parece. Es el espía británico William Doyle, que tiene sus propias cuentas que ajustar con los Fleurignac y pretende usar a Maggie en su propio beneficio.

Crítica, aquí.



174 La boda

The Wedding, Julie Garwood, 1996, Lairds' Fiancees (Escocesa) #2, histórica / medieval.

La hermosa joven inglesa es, esta vez, Lady Brenna, y el macizo escocés se llama Connor MacAllister. Por lo vista ella se enamoró de él de pequeña cuando el apuesto caballero la salvó del ataque de una cerda enfurecida. Lo digo por si alguien no acierta a saber de qué novela hablo, porque no es más que otra de highlanders de Julie Garwood, con sus guerras de clanes y ambientación de cartón piedra.




175 Se abre la veda

Open Season, Linda Howard, 2001, suspense.

Daisy Minor se transforma de “niña buena” en una auténtica fiestera, en busca de un hombre con el que compartir su vida. Pero cuando se convierte en el objetivo de un asesino, más que marido, necesita un rescatador. El jefe de policía Jack Russo parece ideal para el papel, ¡lástima que no sea del tipo de Daisy!

Crítica, aquí.



176 Tuya a medianoche

Mine till midnight, Lisa Kleypas, 2007, Los Hathaway #1, histórica.

Querida Lisa: no te lo perdonaré nunca. El rico, guapo y pseudo-gitano Cam Rohan era para Daisy Bowman. Ya sé que preferiste emparejarlo con la sensata Amelia Hathaway, siempre sacando adelante a su familia, velando para que su hermano no enloqueciera. Y sí, ya veo que esta novela gustó mucho a mucha gente. Pero yo, Lisa, nunca te lo perdonaré.

Crítica, aquí



177 El peligro está en casa

Getting Rid of Bradley, Jennifer Crusie, 1994, Harlequin Temptation – 480, contemporánea

Lucy Savage tiende a medir sus crisis vitales por el color del que se tiñe el pelo. Esta novela, que podría perfectamente llamarse “Buscando a Bradley desesperadamente” tiene un policía sexy, Zack Warren, al que Lucy ataca con un libro de texto. Cuando las balas empiezan a volar y las cosas a explotar, Zack hará lo de todos los polis de romántica: trasladarse a casa de Lucy para protegerla de Bradley... el principal sospechoso.

Crítica, aquí.



178 Amante eterno

Lover Eternal, J. R. Ward, 2006, Black Dagger Brotherhood (Hermandad de la Daga Negra) #2, paranormal.

Rhage es el vampiro de más destructivas pulsiones, el mejor luchador, el más rápido, el más impulsivo, y el amante más apasionado. Mary Luce es arrojada contra su voluntad al mundo de los vampiros y queda bajo la protección de Rhage. Pues eso, otra de vampiros cani.




179 Indómito

Untamed, Elizabeth Lowell, 1993, Medieval #1, histórica / medieval.

El peligroso y enigmático Dominic le Sabre regresa a Inglaterra colmado de gloria y riquezas obtenidas en las Cruzadas, para reclamar su recompensa: la hermosa dama sajona que le ha sido destinada por el rey. Sin embargo, lady Margaret de Blackthorne, atrapada en una red de odio, no puede ceder ante el invasor normando.




180 El príncipe serpiente

The Serpent Prince, Elizabeth Hoyt, 2007, The Princes Trilogy (Príncipes) #3, histórica.

Norma número 1 de la heroína romántica: si te encuentras a un hombre desnudo e inconsciente (algo que pasa con relativa frecuencia en Romancelandia), ayúdalo como buena samaritana, porque será guapo, aristócrata y tu inocencia se irá pronto por el desagüe. Pues eso, ella es Lucy Craddock-Hayes, satisfecha de la vida, y el macizo, el cínico vizconde Simon Iddesleigh.





Por si alguien siente irreprimibles ganas de compartir algo:

¿Habéis leído alguna, todas, ninguna?
¿Está vuestra novela favorita en este tramo de la lista?
¿Y una que no os gustase nada?
¿Creéis que alguno de estos títulos no debería estar aquí porque no os parece novela romántica?

Como siempre si hay algún error, agradezco que se indique.

domingo, 26 de febrero de 2017

Crítica: “Cuando llegue el mañana”, de Sandra Brown



Tópico harlequinero: segunda oportunidad en el amor / adulterio.
Agosto 1998,  Mira



DATOS GENERALES
Título original: Tomorrow’s Promise
Subgénero: contemporánea/Genérica
Fecha de publicación original en inglés: abril de 1983
Serie: Harlequin American Romance (HAR) – 1 / Harlequin Love Affair (HLA) - 9

SINOPSIS (según Good Reads
¿Pueden los fantasmas del pasado destruir el mañana?
Cuando subió al avión, Keely no podía sospechar que su atractivo vecino de asiento, el diputado Dax Deveraux, llegaría a representar para ella.
Llevaba años sin saber de su marido, pero se negaba a aceptar que, a pesar del tiempo transcurrido sin tener noticias, Mark hubiera sido víctima de aquella horrible guerra. Sin embargo, su inevitable relación con el dinámico político le obligó a elegir entre sus principios... y su corazón.
¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
No, la verdad, pero es una de mis favoritas de las novelitas estas tipo harlequín que Sandra Brown escribió en los años ochenta.

CRÍTICA
Fue la primera novela de la línea “American Romance” de Harlequin, que pretendía hablar de la vida cotidiana de mujeres estadounidenses, y tratar temas más actuales.
Aunque es de 1983, yo no la leí hasta finales de los noventa, y me gustó. La releí hace pocos años para hacer una crítica que publicó El rincón de la novela romántica, y seguía pareciéndome buena.
Cuando la he vuelto a leer ahora, para hablar en este mi blog, continúa resultando estupenda. El conflicto sigue siendo potente y el protagonista un cielo: encantador, guapo, poco avasallador y bastante respetuoso.
En tiempos de su publicación, la guerra de Vietnam era todavía una cosa reciente. Había terminado hacía pocos años. Aún quedaban más de dos mil los soldados “desaparecidos en combate” (los MIA Missing In Action), de los que no se sabía si estaban heridos, capturados o muertos.
Keely, la protagonista, es portavoz de una organización de familiares de desaparecidos. Acude a Washington, D. C., para hablar ante un comité del Congreso con la intención de que no se apruebe una determinada ley.
En el avión, las turbulencias le dan cierto terror, así que otro viajero la tranquiliza. Es el atractivo Dax Deveraux, un congresista de Luisiana, uno de esos solteros codiciados. Hablan y surge la chispa entre ellos. Dax no puede evitar pensar en ella eróticamente pero al menos tiene la buena educación de sentirse culpable, porque está claro que ella no busca ningún lío. Cuando él le propone ir a tomar algo, ella le explica que no puede porque está casada.
Sí, en efecto. En 1969, a su novio del instituto lo llamaron a filas. Se casaron y, después de tres semanas de convivencia, él se marchó a la guerra. De donde todavía no ha vuelto. Missing in Action.
Keely acabó la universidad. Trabaja de periodista en una cadena de radio, informando del estado del tráfico. Como todas las heroínas de Sandra Brown, es una repulida perfecta: elegante, con buena educación, suave acento sureño, nunca pierde los nervios,… con lo cual, es perfecta como portavoz. Sabe hablar y da una imagen estupenda.
Cuál no será su sorpresa cuando ve que entre los congresistas del comité, está el sexy Deveraux.
Doce años en dique seco son muchos años. Cada vez es más borroso su recuerdo de aquel primer amor. Parece lógico que tarde o temprano conozca a un hombre que le haga sentir interés (por su compañía) y deseo (por su cuerpo).
Es lo que le ocurre cuando conoce a Dax: atracción inmediata e intensa… Es un típico hombre sureño de Sandra Brown: moreno, seductor y apasionado. En este caso en el subtipo “criollo de Luisiana” de ancestros franceses y plantación a orillas del Misisipi. Te explicas perfectamente por qué Keely se enamora de su sonrisa irresistible. Quizá sea un poco más difícil saber qué ve él en ella.
La cosa es que los dos luchan contra ese sentimiento. Heroicamente.
Hasta que le den pruebas de que su marido está muerto, Keely lo considera vivo y por tanto ella es una mujer casada. Además, está el detalle de que no quiere perjudicar a su organización con un comportamiento inmoral.
Por su parte, Dax se va a presentar a senador, y un lío con una mujer casada sería letal para su carrera política. El papel que le toca desempeñar en esta historia es difícil: por un lado, tiene que mostrar que está enamorado y que es un hombre apasionado pero, por otro, no puede faltar al respeto al marido ausente.
El adulterio no es tema fácil en novela romántica. Cuando aparece, el autor suele “justificarlo” un poco haciendo del cónyuge alguien reprobable, cruel o maltratador. Aquí no hay nada de eso, Keely ama a su marido o, al menos, a aquel joven que era cuando marchó a Vietnam.
Pero las cosas son como son en romántica, y esto podría subtitularse “cómo lanzarse al adulterio sin dejar de ser una señora”. Porque sí, las protagonistas de Sandra Brown mantienen la elegancia hasta cuando retozan entre las sábanas.
La novela se centra en la relación amorosa y, de trasfondo, el problema humano de los desaparecidos. No profundiza ni intenta justificar (o criticar) la actuación de EE. UU. en Vietnam. Por eso es creíble, ya que la situación puede darse en cualquier guerra, en cualquier época.
Si te metes en la historia, a poco emotiva que seas, puedes llorar o reír, especialmente en momentos conmovedores relacionados con los soldados desaparecidos. ¿Os podéis creer que he vuelto a mojar la pestaña, cuando es la tercera o cuarta vez que la leo y sé perfectamente lo que ocurre? Es que cuando ves una escena tan auténtica,… de la que no puedo hablar porque está bien avanzado el libro y sería destripar las cosas… Snif.
Tiene secundarios simpáticos, incluida Nicole, colega y mejor amiga de Keely, prototipo de mujer liberada setentera (antes del SIDA y todo eso), divertida y bastante cínica. No me importaría nada tener una amiga así.
Me parece una de las mejores novelas románticas cortas que escribió Sandra Brown en los ochenta. Ha resistido muy bien el paso del tiempo, consiguiendo atrapar tu atención de principio a fin.
La leía y me preguntaba el porqué. Creo que se debe a que sabe mantener muy bien la tensión sexual no resuelta a lo largo de páginas y páginas.
Y eso es gracias a que el conflicto resulta verosímil. Es muy difícil encontrar un motivo razonable, hoy en día, para que en una novela contemporánea, dos personas no puedan estar juntas. Quiero decir que ahora que todos pueden casarse, o tener relaciones sexuales sin problemas, ¿dónde está el conflicto, externo o interno, que sea plausible?
El que uno de los enamorados esté casado con otra persona sí que parece razón suficiente.
Por lo demás, tampoco le perjudica a la novela un protagonista del tipo “sexy sureño”: un criollo de sonrisa encantadora que, a pesar de ser de los ochenta, no avasalle. Dax Deveraux, un nombre que se te queda en la memoria.

Valoración personal: buena, 4

Se la recomendaría a: los aficionados a las novelas sencillas pero sexis y con toque dramático.

Otras críticas de la novela:
En español, hay dos críticas en El Rincón de la Novela Romántica, entre ellas una que hice hace unos añitos.
Como curiosidad, en el blog Mis romances encontrados incluyen a esta novela en su Top 10 de “libros románticos que mandaría si fuera profesora”. Ella se rió con lo del avión. No sería lo que yo destacaría de este libro, la verdad, y viendo los otros que selecciona, me pregunto si realmente hemos encontrado lo mismo en este libro.
Ya he dicho que de estas cosas viejunas no suelo encontrar otra cosa más que Good Reads, así que os dejo enlace a esa página
Si alguien conoce otra crítica, en español o inglés, de esta novela, as per usual, siéntase libre de ligarla abajo.