miércoles, 26 de abril de 2017

Crítica: “A Lady's Code of Misconduct”, de Meredith Duran



A veces, convivir con lo que menos te gusta, te hace mejor persona.
Supongo que esa es la moraleja del cuento.
O que siempre puedes cambiar a mejor,…


DATOS GENERALES

Título original: A Lady’s Code of Misconduct
Subgénero: histórica / Victoriana

Fecha de publicación original en inglés: 28 de febrero de 2017

Parte de una serie: Rules for the Reckless #5

NO TRADUCIDA AL ESPAÑOL

SINOPSIS (según Fiction DB)

Un trato con el diablo…
Atrapada en el campo, enfrentándose a un matrimonio no deseado y al robo de su fortuna, Jane Mason se está portando bien. Para ganar su libertad, llegará a un acuerdo con el hombre más peligroso que conoce: una estrella en auge en la política, cuyo oscuro atractivo oculta un corazón aún más negro.
...Nunca va como pensabas
El amargo pasado ha enseñado a Crispin Burke a no confiar en nadie. Ayudará a esta joven heredera, siempre que ella pague el precio. Y sin embargo un simple error le rompe la vida, y es entonces Jane la que tiene la clave de su salvación. Y en un mundo que ya no tiene sentido para él, Crispin poco a poco se da cuenta de que ella puede ser lo único por lo que merezca la pena luchar.
¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
Como acaba de salir es pronto para decirlo, pero ya he leído buenas críticas de ella y sí, creo que puede gustar mucho. De momento, tiene un DIK A en All About Romance, lo que ya la pone automáticamente entre las novelas buenas.

CRÍTICA

Comienza la novela con el maromo protagonista recuperándose de algo (un ataque, una explosión, no lo sabes muy bien). Cuando recupera la consciencia se encuentra en el hogar familiar, con sus padres, su hermana,… y una desconocida que le dicen que es… su esposa.

Damos un pasito atrás para ver cómo se conocieron estos dos. A Jane los padres la educaron para que pensara por sí misma y se implicara en los problemas sociales. Confiaban en que, con la rica herencia que recibiría, se convirtiera en mujer de provecho.

Lamentablemente, al morir sus padres quedó bajo la tutela de un tío suyo que no comparte ese pensamiento tan progresivo. Tiene que aprender a callar, a disimular, hasta que consiga saber cómo liberarse del odioso yugo de este impresentable que, además, se gasta sus dineros (los de ella, no los de él) en políticas reaccionarias. Encima, para seguir teniendo acceso a su bolsa, su tío pretende casarla con su hijo (el primo de ella).

Uno de los colegas de este señor tan “encantador” es Crispin Burke, una joven estrella del Parlamento. Un cínico que recurre a lo que sea, a presionar, sobornar, ridiculizar, atacar, extorsionar,… con tal de cumplir sus planes. ¿Su lema? “No necesites a nadie, no confíes en nadie”.

Quiere ser primer ministro y, para ello, hará que aprueben una reforma penal totalmente retrógrada pero que es la oportunidad perfecta para hacer caer al premier.

Jane no le soporta, aunque no han cruzado más que palabras trilladas y lugares comunes por pura educación. Ella intenta siempre pasar desapercibida, camuflarse en el decorado, bordando, siempre bordando, y callada, mientras traza un plan para conseguir su libertad.

Lo intenta, pero esa aventura queda frustrada. Crispin Burke le echa una mano, proponiéndole un plan mejor. Pero ya se sabe que llegar a acuerdos con personas malotas tiene un precio y no, no es su cuerpo serrano, sino más bien información en cierto tema que él anda investigando.

Es entonces cuando, en sus pesquisas, sufre una encerrona que lo deja baldado. Ante la sorpresa de todos, se recupera, aunque ha perdido la memoria de los últimos cinco años y se encuentra con que tiene a Jane como esposa.

Parece que con la memoria, a Crispin se le ha ido un poquito de mala leche. Ahora resulta más positivo, más agradable, más conciliador con su familia. Hasta sus planteamientos sociales son distintos.

Jane tiene una oportunidad de lograr el control de su fortuna. Tenía la idea de irse lejos, a Nueva York, donde pudiera llevar una vida independiente. Pero este nuevo Crispin le gusta, y se empieza a plantear si no debería cambiar sus planes de futuro. Problema: los médicos le dicen que es probable que Crispin recupere la memoria. Y cuando eso ocurra,… lo más probable es que la odie.

Lo que más me ha gustado del libro es la parte parlamentaria, toda esa ambientación victoriana con un poquito más de realismo de lo que es habitual en romántica. El tono tira a oscuro, con sus momentos intensos de emoción.

Hasta la más idealista Jane reconoce que no es fácil triunfar en política: “Transigir puede tan rápidamente convertirse en corrupción…”

La trama de intriga no es que te tenga en vilo, pero sí que te preguntas quién atacó a Crispin, por qué, y si tuvo algo que ver con aquello que Jane espió para él.

Los personajes, tanto Crispin como Jane, me parecieron muy interesantes, de esos que se ve que son adultos y no están a tonterías ni tontos malentendidos. Crispin empieza siendo un hombre bastante cínico y despiadado y luego ves que también tenía buenas cualidades. Con el golpe en la cabeza, tiene una segunda oportunidad de hacer política de otra manera.

Jane tenía el objetivo de independizarse, y parece que ella también es susceptible de comportamientos engañosos para conseguir su fin. Luego se replantea que quizá pueda ser feliz en la vida de una forma distinta a la que pensaba.

Los dos protagonistas son mejores personas, mas reales y comprensivas al final de la novela que al principio.

Hay un momento en que esta idea se hace explícita: “Un hombre no puede alterar su auténtica naturaleza. Pero puede despertar un lado mejor de sí mismo”.

Lo bueno es que esos cambios se deben por crecimiento personal, sí, pero también porque están el uno con el otro.

Lo malo es que, aun interesándome lo que me contaban, tampoco es que la intriga me atrapase, el malo acabó siendo un poco como de película de serie B. No encontré mucha tensión sexual entre los personajes, y las escenas sexis son normalitas, casi como para cumplir, sin especial intensidad emocional o erótica.

Veo que es parte de una serie, pero la he leído sin problemas. Simplemente, a veces tienes la impresión de que tal personaje debió protagonizar algún libro anterior, y que tal otro será el del siguiente. Nada por lo que preocuparse.

Meredith Duran es una de esas autoras que, sin ser mis favoritas, suele gustarme cuando la leo. Como, en un estilo opuesto, ligerito, me pasa con Loretta Chase. Aquí es lo mismo pero en plan emocionalmente atormentado.

Cuando vi el DIK A de esta novela, no me lo pensé y me la compré el mismo día que salió. Luego, comparada con otras suyas, no me ha parecido tan buena. Pero claro, si la pones al lado de todo lo demás que se publica, entonces te das cuenta de que está muy por encima de la media.

Meredith Duran me parece una autora muy competente. No estaría nada mal que la editorial Cisne le diera por traducir esta serie. Yo creo que puede gustar.

Valoración personal: buena, 3

Se la recomendaría a: todos los aficionados a la novela romántica histórica que vayan más por la intensidad emocional

Otras críticas de la novela:

De momento, esto es lo que hay:

Reseña en Kirkus Reviews.

En All About Romance lo consideran un DIK (libro que te llevarías a una isla desierta) y le ponen una A-.

Luego el First Look en Heroes and Heartbreakers.

Finalmente, en RT Book Reviews le dan 4 ½ estrellas y es un Top Pick!
 

1 comentario:

  1. Me lo apunto! He leído un libro de ella nada más y me resultó muy interesante, tiene un modo de escribir que me gusta.
    Gracias por la reseña!
    Besotes!

    ResponderEliminar