viernes, 17 de marzo de 2017

Crítica: “Conquistar a un seductor”, de Nicole Jordan


Esencia / Planeta, abril 2010
Imágenes de la cubierta:
© Jupiterimages / Getty Images
Diseño de cubierta: Dpto. de diseño


Anodinas enaguas de la Regencia.

DATOS GENERALES

Título original: To Romance a Charming Rogue 

Subgénero: histórica / Regencia 

Fecha de publicación original en inglés: 2009 

Parte de una serie: Courtship Wars / Las guerras del cortejo #4

1.ª edición en español: Planeta, 2010
Traductora: Josefina Guerrero Monforte

SINOPSIS (de la contraportada)

Eleanor Pierce rompió su compromiso con Damon Stafford, vizconde de Wrexham, cuando lo sorprendió paseando con su amante. Han pasado dos años desde entonces, y ella está a punto de rehacer su vida junto a un príncipe italiano. Pero Damon ha vuelto a la ciudad y está dispuesto a todo con tal de reconquistarla.
Eleanor está decidida a que la historia se repita, y en su afán de venganza decide darle una lección a su antiguo prometido: lo seducirá y lo abandonará justo antes de que sus apasionados besos hagan renacer en ella los rescoldos del amor.
¿Conseguirá la bella joven vencer a todo un seductor como Damon?

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
Sí, allá por el puesto dos mil y pico. Estuvo en el Top 100 de las Joyas románticas del Club Romántica (página que creo que ya ha desaparecido) y Romance Readers at Heart la escogió entre sus Top Picks del año 2009.

CRÍTICA

Este es uno de los libros que compré en una oferta con otras del mismo sello el año pasado. En septiembre, creo que fue.
Como puede verse por la sinopsis, la cosa va de la Regencia y, de nuevo, el planteamiento no es nada original. Aunque es verdad que pocos lo son a estas alturas, lo importante es más bien que tenga algo distinto, o encantador, o divertido, o profundo, en la forma de contarlo.
Tenemos a Eleanor, que hace un par de años, en su primera temporada, se enamoró apasionadamente de Damon Stafford. Se comprometieron en matrimonio, pero ella lo descubrió paseando con su amante, y rompió el compromiso. Eleanor, joven, guapa y rica heredera, quiere un matrimonio por amor, y está decidida a conseguir un marido enamorado.
Actualmente, tiene los ojos puestos en un príncipe italiano, al que quiere enamorar siguiendo los consejos de un libro Consejos a las jóvenes damas para conquistar marido. Es un candidato aceptable para su mano, su familia lo aprueba y a ella le cae bien.
Sólo le queda el detalle de enamorarlo.
Para que él la quiera a ella.
Pero ella no lo ama a él.
En fin, un planteamiento abocado al fracaso. Para complicar las cosas, Damon regresa después de andar zascandileando por “el Continente”, que es adonde las autoras de Romancelandia nos mandan a todas las ovejas descarriadas, ¿qué hemos hecho, señor, para merecerlo?.
Eleanor y Damon se reencuentran. En un baile, of course. Ella no le puede perdonar lo que le hizo, pero está decidida a ser cortés y enseñarle su absoluta indiferencia. Damon se siente atraído por ella, ahorita mismo igual que lo fue en el pasado. Además de guapa y adinerada, Eleanor es vivaz, muy activa, le gusta cabalgar, sabe nadar y hasta llega un momento en que se monta en globo. Toda una mujer intrépida que, claramente, hay que considerar como su alma gemela.
Pero, ¡ay, Damon es de los que no se enamora! Su hermano gemelo murió de tuberculosis, luego sus padres se ahogaron en un naufragio y se quedó solito en el mundo (es un decir, porque tiene a sus criados, su prima, y demás parentela, además de un montón de pasta en el banco que las penas con pan siempre son menos). Ha jurado no enamorarse nunca - no quiere amar a nadie - no soporta pasar otra vez por la pérdida.
Cuando se vuelven a ver, quieras que no, donde hubo fuego quedan rescoldos, y lo avivan de una manera muy sensual.
Damon no quiere que ella se case con el señor italiano. Y si hace falta, está dispuesto a casarse con ella él mismo.
Eleanor le dice horrorizada que ni de coña, que ya le hizo daño una vez.
Y él en plan “venga, vamos, por qué no, somos compatibles, nos deseamos y al fin y al cabo tengo que casarme por un heredero.
Y ella “a ver, tontito, qué parte de que quiero que mi marido me ame no has entendido, ¿estás tú dispuesto a amarme?”
A lo cual él pone cara de besugo y reconoce que no, que no puede amar a nadie.
Pues anda y que te den y déjame seguir intentando enamorar a ese aristócrata italiano.
Esa es, cielos, resumidamente, toda la historia. Las escenas eróticas, cuando llegan, son explícitas y la virginal heroína ni parpadea a la hora de dedicarse al sexo oral y recibir consejos de una prostituta. Todo muy realista, ¿verdad?
Luego hay un medio malo por ahí, el príncipe italiano sufre algún que otro accidente y siempre que se habla de alguien mediterráneo, tiene la tez olivácea. Ya sabéis, de los Alpes para abajo, todos somos andaluces de Jaén / aceituneros altivos.
En realidad, mirándolo objetivamente, es una historia sencilla, de enaguas, que hasta puede resultar simpática, y con el agradecimiento de que ahora este tipo de historias están aliñadas con unas cuantas escenas sexuales más o menos excitantes. Creo que la mayor parte de los lectores se entretendrían con algo así, pasas un buen rato, luego lo olvidas y a otra cosa mariposa. Hasta yo misma podría decir algo así en otro momento lector. Un poco como la de Maya Banks de la que ya hablé aquí, Seducida por el enemigo, entretenida, 3 estrellas y a correr.
Lo que pasa es que… No es el libro, soy yo. Estoy decidida a que mis lecturas románticas tengan algo de especial. Y esta no lo tiene. Es una novelita como hay cientos, como si fuera un harlequín más de la Regencia. Ni los personajes, ni la ambientación ni el estilo, ni el argumento, tienen nada de especial que la distinga de otras muchas.
Vale, no todas las escritoras pueden ser Laura Kinsale, pero hombre, al menos ponles algo de especial a tus novelas. Que para leer algo romántico y sencillito, ya tengo los harlequines. No merece la pena perder el tiempo con algo tan anodino.
Intento encontrar nuevas autoras que me puedan gustar. Para ello son excelentes oportunidades como la de este libro que lo compré en una oferta con otros. Pero no es tan fácil encontrar alguien que te haga tilín. Luego habrá quien se extrañe de que la gente siga mencionando El diablo en invierno y Abandonada a tus caricias como sus favoritas, cuando son novelas de hace veinte años.
Si no se mejora el modelo y la única novedad es que ahora tienen media docena de escenas sexuales, muy explícitas y vengan o no a cuento,… Pues como que no cuela.
Esta novela tuvo un planteamiento inicial que me resultaba atractivo (las segundas oportunidades) pero decayó muy rápido, y pasado el primer tercio, fui leyendo de través, demorándome sólo en alguna escena aislada, como las sexuales que sí, que están bien escritas, pero que no añaden nada.
No es una novela en la que te recomendaría gastarte los cuartos porque no te va a aportar nada nuevo y puede acabar resultándote un poco fome como dicen en el Cono Sur.

Valoración personal: allá tú, 2

Se la recomendaría a: los aficionados a la novela de la Regencia que no sean muy exigentes.

Otras críticas de la novela:
En español, tenemos dos críticas en “El rincón de la novela romántica” y en general la ponen muy bien, 4/5 y 8/10.
En inglés es obvio que gustó bastante menos.
RT Book Reviews le dio 3 estrellas.
En All About Romance, una C+.
Por último, Mrs. Giggles le da 2 Oogies le parece fallido como entretenimiento y señala que es un libro incapaz de suscitar ninguna emoción, ni entusiasmo ni odio. Este libro, simplemente, está ahí.

9 comentarios:

  1. A mí Nicole Jordan no me acaba de convencer, suelen ser novelitas que no dan para mucho y de ese tipo ya hay cientos, así que las dejo correr.
    Actualmente no se publica romántica de buena calidad, y claro, hay que recurrir a novelas de hace varias décadas. ¡Normal! Si ahora no hay más que novelas ligeras, tópicas... Hay excepciones, pero el género está de capa caída.


    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este es el primero que leo de ella y como se ve no me entusiasmó.
      Yo le doy oportunidades a autoras nuevas. No soy pesimista. Creo que sí hay cosas buenas en el género, lo que pasa es que no se traduce al español romántica de calidad, quitando a autoras archiconocidas como Lisa Kleypas, Susan Elizabeth Phillips o Nora Roberts.
      El año pasado me encantó The Hating Game, por ejemplo. Hay autoras que están escribiendo cosas de calidad que aquí, sin embargo, no vemos. Por citar algunos ejemplos de géneros distintos: Eloisa James, Julie James, KJ Charles o Meljean Brook.
      Fíjate que pienso que el problema está más en lo que traducen, especialmente la editorial Planeta, que suele coger cosas anodinas de muy segunda fila.

      Eliminar
  2. Creo que tengo alguna novela de esta escritora apuntada en Goodreads pero no he leído nada de ella aún. Por lo que comentas, no creo que me vaya a arriesgar con esta novela. A ver si descubres alguna escritora-joyita!
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso estoy, buscando cosas buenas. Pero cuando lo intento entre las cosas traducidas, la verdad es que últimamente no tengo éxito. Quiero hablar aquí de libros que las lectoras en español puedan conseguir. Pero me resulta un poquito difícil.
      En cambio, en inglés es otra cosa. Estos días lo estoy pasando muy bien con una autora canadiense de NA, Julianna Keyes, ya lo contaré.

      Eliminar
  3. Hola Bona, una vez más quiero agradecer el esfuerzo que te tomas con tus (para mí) esperadísimas reseñas. Déjame decirte que eres muy valiente pues terminaste de leer esa pésima novela de Jordan. Yo no pude. La tengo etiquetada con un ‘MALA..., no pude pasar de la p. 10’.
    Nicola Jordan es irregular, capaz de escribir algunas buenas novelas como "Seducción" y "Placer" y una, digna de resaltar como ‘de las mejores novelas’ de este género: "SALVAJE" (advierto que he leído muchísimas y son contadas las que llevan esta etiqueta). Pienso que “Salvaje” puede ser ampliamente recomendada.
    “Pasión”, sin ser muy buena, se puede leer. Por otra parte. “Amar a un Caballero”, es una novela insufrible; “La princesa azul” tiene diálogos tan tontos que debí abandonarla como en la p. 30; "Abrazos de terciopelo" era buena en un comienzo, pero en su segunda mitad se convirtió en una historia sumamente desagradable. Creo recordar que “Conquistar a un canalla” debe ser buena o, al menos, aceptable (además no la etiqueté como algo de lo que me debía cuidar en un futuro). En fin, creo que Jordan da para todo…
    Recibe un abrazo y de nuevo mi agradecimiento
    Luz Coromoto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es mérito, es mi carácter obsesivo-compulsivo. Lo sé, tendría que aprender a dejar los libros que no me interesan. Lo hago poquísimas veces, cuando es muy-muy tedioso o me está cabreando el machismo de la historia. Y este no era el caso.
      No sé si le daré otra oportunidad a esta autora, después de esta decepción, la verdad. No me pareció mala, sólo anodina, sin nada especial. Por si acaso, me apunto lo que dices de las otras novelas suyas que has leido. La más interesante, por lo que veo, es Salvaje de 1994 y tenía anotado yo que en 2013 lo consideraron "Lo mejor del año" en El rincón de la novela romántica.

      Eliminar
  4. Uf cuando comencé a leer romántica compraba todo lo que salía, sobre todo histórica, y claro esta autora era de las pocas que se publicaban en España. Ahora Esencia sólo publica españolas así que adiós Jordan y tantas otras...

    En fin, recuerdo que alguna de sus novelas me parecían entretenidas, sin mucho más y otras auténticos bodrios. Al final dejé de comprarla pero tengo aún mucho pendiente de ella.

    Y si, yo sigo nombrando como favoritas novelas de hace veinte años o más jaja. Hay muy poco que haya logrado enamorarme como las míticas de Klyepas, Lindsey, Foley o Garwood.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por dejar el comentario. No sabía yo que Esencia se dedica ahora sólo a las españolas, reconozco que no es mi editorial favorita.

      La que suele coger cosas buenas es el sello Cisne de Random House, pero últimamente tampoco he visto nada interesante. Creo que a Meredith Duran por ejemplo, han dejado de traducirla.

      Es una pena no encontrar nuevas autoras de las que engancharse, ¿verdad? Las últimas que me han fascinado no están traducidas.

      Como sé que mucha gente lee sólo en español, intento buscar libros buenos traducidos y no es nada fácil. Estoy fracasando un poco en este intento.

      Eliminar
  5. Si, antes Esencia publicaba a Lorraine Heath, Kathryn Smith, Laura Lee...vamos muchas de mis favoritas pero desde un año o dos a esta parte sólo publican autora españolas y prácticamente todo erótico.

    Cisne es otra que me encantaba pero me da la sensación que está dejando la histórica muy apartada, es una pena porque estoy perdiendo a todas mis autoras. Menos mal que Titania y Ediciones B siguen al pie del cañón.

    Ojalá yo fuera buena en los idiomas porque cuando leo tu blog me da muchísima envidia todo lo que me estoy perdiendo jaja. Sigue poniéndome los dientes largos, tengo la esperanza que las editoriales vuelvan a apostar por la romántica que me gusta.

    ResponderEliminar