lunes, 26 de junio de 2017

Las mil mejores novelas románticas: 481-500







481 The Suitor

Sandy Hingston, 2002, School For Scandal #2, histórica.

Katherine Deveraux se cree mejor que los demás. Es tan snob que sus padres temen no poder casarla. La solución es un irresponsable francés conocido como Alain Montclair. Está de acuerdo en seducir a Katherine y partirle el vanidoso corazón. Pero este canalla encantador se sorprenderá al descubrir lo que oculta la fachada orgullosa de Katherine.




482 The Older Woman

Cheryl Reavis, 2002, Silhouette Special Edition (SSE) – 1445, contemporánea.

El capitán Cal Doyle cree que nada se logra sin sufrimiento. Pero es imposible seducir a la dura enfermera Katherine Meehan, que lo cuida después de su accidente. Es verdad que ahora son vecinos, pero como si vivieran a años-luz de distancia. Mientras Kate ha sobrevivido a un cáncer, Cal a duras penas ha superado un infierno.




483 Llámame irresistible

Call Me Irresistible, Susan Elizabeth Phillips, 2011, Wynette, Texas (Golfistas) #6, contemporánea.

Meg Koranda quiere evitar que su mejor amiga cometa el error de su vida casándose con Ted Beaudine, el “Señor Irresistible”, hijo predilecto de Wynette, Texas. Sólo que es la única que lo ve así. Cuando las cosas se tuercen, todo el mundo la odia y le echa la culpa: acaba sola, sin dinero y con el “Señor Irresistible” bastante cabreado con ella.




484 The Randolph Legacy

Eileen Charbonneau, 1997, histórica/Sur antes de la guerra.

A la otrora orgullosa plantación Windover llega una joven cuáquera, Judith Mercer, acompañada por un joven extraño y dañado, que dicen que es el heredero perdido, Ethan Randolph. Dudan de que ese hombre quebrado sea su chico. Con la ayuda de Judith, Ethan empieza a recuperar su salud y sus derechos.




485 The Hostage

Susan Wiggs, 2000, Chicago Fire #1, histórica.

En el año 1871, una pequeña chispa provoca el incendio de Chicago. En medio del caos, surge un amor inesperado. Deborah Sinclair se enfrenta a su poderoso padre, rechazando un matrimonio convenido. Pronto se encontrará como peón en el peligroso juego de venganza de Tom Silver.




486 Ride the fire

Pamela Clare, 2005, Blakewell/Kenleigh Family #3, histórica.

Sólo hay una ley en la frontera: sobrevivir. Así que cuando un extraño herido aparece en su aislada cabaña, Elspeth Stewart no duda en desarmarlo y atarlo a la cama. Viuda y embarazada, tiene que protegerse como sea. Nicholas Kenleigh amenaza su seguridad, en todos los sentidos.




487 Dreamcatcher

Dinah McCall, 1996, paranormal.

Amanda Potter no puede librarse de la obsesión de su influyente esposo. Se refugia en los brazos de un amante de ensueño, el detective Jefferson Dupree. Mientras Amanda tiene miedo de abandonar la seguridad de su amante soñado, Dupree busca desesperadamente a esa mujer que sabe que es su destino.




488 Jugando con fuego

Blue Smoke, Nora Roberts, 2005, suspense.

Desde que contempló de niña el incendio de la pizzería familiar, Reena Hale se ha dedicado a controlar el poder indómito de las llamas. Habrá unos cuantos incendios provocados que investigar, y, como toda guerrera necesita un descanso, siempre tiene a su vecino Bo, enamorado de ella desde hace años.




489 Danegeld

Susan Squires, 2001, histórica/medieval.

A los quince años, Britta fue violada al tiempo que asesinaban a sus padres. Con el tiempo, se convertirá en una sanadora que asume la tarea de curar al líder vikingo Karn cuando lo toman prisionero y sí, también a él le violan. Brutal y tirando más bien a oscura, con personajes propios de la época.




490 Survivor in Death

J. D. Robb, 2005, Eve Dallas #21, futurista

Ciudad de Nueva York. 2059. El asesinato nunca es agradable, pero encontrarse a toda una familia de clase media masacrada en su propia casa carece de sentido. No hay pistas de lo que parece un golpe profesional. Pero dejaron un superviviente, una niña de nueve años.




491 Remember When: Big Jack

J. D. Robb, 2003, Eve Dallas #18, futurista.

Laine Tavish parece de lo más normal, pero hace años tenía otro nombre y huía de la justicia. Cuando su pasado la alcance, contará la ayuda de un sexy desconocido, Max Gannon. La respuesta al misterio que la amenaza será un tesoro secreto que afectará también a las generaciones futuras. Hasta que la teniente Eve Dallas se dedique al caso.




492 The Lady’s Companion

Carla Kelly, 1996, Regencia tradicional.

La señorita Susan Hampton fue educada como toda una dama, pero al final tiene que trabajar como dama de compañía de Lady Bushnell, una mujer de carácter feroz. Pero más peligroso es el guapo David Wiggins, un plebeyo que lo tiene todo,… salvo que no es un caballero.




493 Lord of the Night

Susan Wiggs, 1993, histórica.

Cuando se cometía un crimen en la tumultuosa Venecia del siglo XVI, se podía confiar en que Sandro Cavalli, Señor de la Noche, hiciera justicia. Nada lo puede apartar de su deber... Hasta que conoce a Laura Bandello. Una mujer bella y encantadora pero, ¿cómo es que sabe tanto de los problemas de la ciudad?




494 The skypirate

Justine Davis, 1995, The Coalition #2, ciencia ficción.

La Coalición interestelar persigue al pirata Dax hasta el fin del universo. Ha sobrevivido a la destrucción de su planeta, pero no a la llamada de una mujer con infame collar de esclava. Es la capitana Califa Claxton, en el pasado la mejor estratega de la Coalición. Sólo una gran ironía cósmica hace que sea rescatada por Dax, el enemigo mortal de la Coalición.




495 Only a Kiss

Mary Balogh, 2015, Survivor’s Club #6, histórica.

Desde que fue testigo de la muerte de su esposo en la Guerra, Imogen, Lady Barclay, se ha recluido en su mansión de Cornualles. Percival Hayes, conde de Hardford, no tiene interés por el lugar, pero cuando impulsivamente decide visitar su finca, descubre que no es precisamente una ruina, y que allí se encuentra la bella viuda del hijo de su predecesor.




496 Treachery in Death

J. D. Robb, 2011, Eve Dallas #33, futurista.

La teniente Eve Dallas y su compañera, la detective D. Peabody, investigan un crimen sin el menor sentido. Pronto Peabody se encontrará en una situación comprometida: oye discutir a dos compañeros de la policía, y le queda claro que son culpables de corrupción y de asesinato. Tendrán que investigar en secreto para encontrar pruebas contra estos policías corruptos.




497 La luna del leopardo

Mine to Possess, Nalini Singh, 2008, Psy-Changeling (Psi/Cambiantes) #4, fantasia.

Año 2080. Tallin McKade acecha el lugar donde se reúne el clan DarkRiver. Busca a Clay, mitad hombre, mitad leopardo, ahora guardián del clan y que en el pasado mató al hombre que había abusado de Tally. Su reencuentro estará cargado de tensiones,




498 Bridal Favors

Connie Brockway, 2002, Bridal #2, histórica.

Evelyn Whyte nunca ha olvidado la noche en que conoció a Justin Powell. Tendrá que recurrir a él para que la ayude a salvar del desastre la empresa de bodas de su tía. Todo lo que necesita es que le preste su hogar para que una sencilla boda pase a ser el evento de la temporada. Una comedia romántica ambientada en el pasado.




499 La amante cautiva

Lady Vixen, Shirlee Busbee, 1980, Lousiana #5, histórica.

Nicole Ashford se escapa de casa para acabar en un barco corsario, como la amante cautiva de un notorio bandido de los mares, el Capitán Sable, un delincuente que la agrede, le rompe la muñeca, la droga y la viola repetidas veces hasta que tienen su final feliz. O sea, de cuando la violación y la violencia sobre la mujer formaba parte del cortejo.




500 Magia dudosa

Uncertain magic, Laura Kinsale, 1987, histórica/s. XVIII/paranormal.

Roderica Delamore puede leer la mente de cualquiera, salvo la del hombre al que ame. Cuando descubre que su querido Geoffrey jamás la amaría, se dedica a los caballos. Es así como conocerá a Faelan Savigar "el conde diabólico", un destacado calavera con sangre irlandesa.



* Romántica a su manera *

En este tramo hay dos historias que descubrí gracias a la blogosfera romántica, pero que no pertenecen realmente al género.

Kushiel’s Dart (2001), de Jacqueline Carey, la primera de su trilogía Phèdre, es una de esas eróticas de las de antes, antes de las Sombras, quiero decir. No la he leído, así que no sé si tiene o no un final feliz. Si la pongo aquí es porque cuando en 2015, NPR publicó su lista de las 100 mejores novelas/series de romántica, excluyeron esta, a pesar de ser una de las favoritas de todos los tiempos de la panelista Bobbi Dumas ya que entiende que el romance es secundario.


¿De qué va? Pues se desarrolla en La Terre d'Ange, un lugar de belleza excepcional. A Phedre no Delaunay la venden como sierva de niña. Marcada por el “dardo de Kushiel”, está condenada a experimentar siempre juntos el dolor y el placer. Se convertirá en espía y la más cara cortesana de la historia.

La segunda es una novela de ciencia ficción, la primera de la serie Imperial Radch: Justicia auxiliar (Ancillary Justice, 2013) de Ann Leckie. Por verla en páginas de romántica, creí que podría ser ciencia ficción romántica. Pero no, aquí no hay ninguna historia de amor que yo pillara. Es una novela muy interesante y original. Su forma de narrar choca tanto que rompe con estereotipos de género. Hablé de ella el año pasado aquí en inglés, en mi desafío Out of This World.


Ganó los grandes premios de la novela de ciencia ficción, el Nebula, el Hugo y el Locus a la primera novela. Una novela compleja, “apasionante y monumental” dicen aquí. Su insólito protagonista es “Justicia de Toren”, un crucero de batalla (inteligencia artificial). Este libro exige cierto esfuerzo intelectual pero creo que hará las delicias de todo aficionado a la ciencia ficción, especialmente de la clase “sesuda y desafiante”. Pero no, no tiene nada de romántico.


Por si alguien siente irreprimibles ganas de compartir algo:

¿Habéis leído alguna, todas, ninguna?
¿Está vuestra novela favorita en este tramo de la lista?
¿Y una que no os gustase nada?
¿Creéis que alguno de estos títulos no debería estar aquí porque no os parece novela romántica?

Como siempre si hay algún error, agradezco que se indique.

Y con esta entrada llego a la mitad de la lista. Justo a mitad de año. Parece mentira lo rápido que pasa el tiempo.

domingo, 25 de junio de 2017

Crítica: “Riley in the Morning”, de Sandra Brown



Tópico harlequinero: matrimonio en crisis.
Bantam Books, diciembre 2001
Arte de portada © 2001 Marlies Najaka c/ o theispot.TM
Caligrafía © 2001 Ron Zinn


DATOS GENERALES
Título original: Riley in the Morning
Subgénero: contemporánea/Genérica
Fecha de publicación original en inglés: noviembre de 1985
Serie: Loveswept (LS) - 115

NO TRADUCIDA AL ESPAÑOL

SINOPSIS (de la contraportada)
La productora de televisión Brin Cassidy estaba dando la fiesta más grande de su vida. En medio de un caos total, ¿quién aparece a su puerta sin avisar? Su guapo esposo del que está separada, Jon Riley. Brin no sólo ha trabajado con la popular estrella de Riley por la mañana, sino que se enamoró de él y se casaron. Sabe que le debe una explicación de por qué se marchó. Pero ¿tenía que venir justo esta noche de todas las posibles?
Temperamental, carismático, y devastadoramente guapo con sus ojos azules, Riley era un hombre que sabía lo que quería, y no se marcharía hasta que lo tuviera. Pero la sensual y tenaz belleza a la que aún llama su esposa estaba totalmente a su altura. Desde el crepúsculo hasta el amanecer, los dos experimentarán una segunda luna de miel de pasión, seducción y profundas revelaciones que determinarán si hay algún futuro para Riley por la mañana.

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
No, la verdad, la compré en su día sólo porque era de Sandra Brown. Y no es de las mejores, la verdad.

CRÍTICA
Otra de las novelas que fui comprando poco a poco, para hacerme con toda la bibliografía de Sandra Brown. La leí en su momento y no me acordaba de nada, así que ha sido como leerla por primera vez.
Este tema de “matrimonio en crisis” suele funcionar muy bien en el formato corto, sean antologías, sean romances genéricos con cierta chicha.
Lo incluiría como una variante de las “segundas oportunidades”, uno de mis tópicos favoritos. El “matrimonio en crisis” tiene que estar cuidadosamente hecho: si están separados, tiene que ser por algo serio, pero no tanto como para que su segundo final feliz no sea creíble. Luego os cuento si me convenció o no cómo lo resuelve Brown.
Brin Cassidy es productora de televisión. Da una fiesta de cumpleaños para su jefe. Justo antes de que empiecen a llegar los invitados, ¡momento de pánico! Entre otros problemas, tiene una cremallera atascada y una barra de bar desatendida. Por si fuera poco, su jefe le ha hecho una propuesta que significa más sueldo, ascenso profesional y cambio de ciudad. Brin tiene que decidir, ¡ya!, si la acepta o no.
Así que no, no es el momento oportuno para que a su puerta llegue Jon Riley, estrella televisiva y marido del que lleva siete meses separada. Riley cree que ya es hora de que su mujer le diga por qué se marchó.
Brin reconoce que le debe una explicación, pero la verdad es que ahora tiene unos cuantos quebraderos de cabeza y no desea unir a ellos su guapo ex. Como Riley es de los que no acepta un “no” por respuesta y se niega a marcharse, Brin le pone a trabajar: él le arregla el tema del vestido y se pone a servir copas, algo que sale la mar de bien porque es famoso, encantador y bastante atractivo.
A lo largo de la noche, estos dos hablarán, se besarán, discutirán,… en fin, lo necesario para el final feliz.
Me resultó muy interesante la estructura del libro. Va desde el anochecer, cuando Riley llega a casa de su mujer, hasta el amanecer del día siguiente, cuando deciden darse una segunda oportunidad. Intercalados, en flash backs, te cuentan cómo se conocieron, se enamoraron y decidieron casarse. Y lo que ocurrió ese día en que Brin empezó a distanciarse de su marido. Me parece una forma de contar las cosas original y un poquito más compleja de lo habitual en un romance genérico.
Me gustó ver los aspectos de producción de un programa de entrevistas televisivas. En qué consiste el papel de Brin como productora. Cómo el gruñón Jon Riley se vuelve todo encanto cuando se enciende la cámara...
Eso es lo rescatable de esta historia: la ambientación y el estilo. Lamentablemente, no llegué a implicarme emocionalmente en la historia de estos dos, ni en sentir su enamoramiento ni su pasión.
El que no sepas desde el principio qué pasó para que se distanciaran, mantiene la intriga, pero al final no se resolvió de manera muy creíble. Ya lo he dicho: tiene que ser creíble, primero, por qué no están juntos y luego, porqué este final feliz sí que va a ser definitivo.
El motivo por el que Brin se marchó puede ser comprensible, pero no para tirarse siete meses sin hablarle. Es de esos que se solucionan hablando, viendo a ver qué se puede hacer para que Brin no se sienta así. Huir como adolescente abrumado por la vida no resuelve nada.
Esa incapacidad de Brin para comunicar sus inquietudes, y la de Riley para leerle la mente, no creo que esté bien solucionada al final. Sobre todo porque, inesperadamente, todo pasa a ser una especie de elección tradicional entre el trabajo y el matrimonio y, como siempre, parece que quien tiene que sacrificarse es la mujer, sin que sopesen otras alternativas.
Lo cual me lleva a otra reflexión que suelo hacer sobre el tema del suspense en general, tanto en este caso como en el de los thrillers o cualquier otra narración con su intriga. Vamos, que sería también aplicable a la investigación casi policial de Edipo de por qué se produce la peste en Tebas.
(Sí, una vez le leí a Steven Saylor que Edipo rey es la primera “novela policiaca” de la historia, con Edipo investigando el crimen, para esclarecer quien fue el autor, y con un giro final de los sorprendentes de verdad,… para quien no se conozca la historia, claro. Tampoco lo voy a destripar por si algún despistado aún no sabe quién mató a Layo, a pesar de que el cuento lleve 2.450 años rulando por ahí).
A lo que voy: el autor de la intriga puede dejar el misterio en la oscuridad, para que el lector lo descubra al mismo tiempo que los personajes, o bien contarlo desde el principio y que sean los personajes los que lo averigüen después.
La primera vía es recomendable cuando tienes una solución al misterio realmente sorprendente, de las que te dejan apabullada. En ese caso, mejor mantener la intriga hasta el final.
Pero la segunda es la que conviene seguir cuando la trama no es particularmente enrevesada y es fácil saber qué ha ocurrido o quién es el malo. Mejor que el lector sepa la tontada y la tensión nazca de lo que el lector sabe y los personajes, no.
El problema de este Riley in the Morning es que opta por lo primero cuando los motivos por los que Brin se mosqueó no me parecen suficientes para justificar su comportamiento. Te dices “¡vaya! ¿Así que era eso? ¿Y por eso se ha tirado más de medio año de morros?”. Te quedas con la impresión de que la próxima vez que se vuelva a sentir así, repetirá comportamiento.
Así que, aunque se trata de una novela con cosas muy interesantes, no sería de las que yo rescataría para que la cogieran y tradujesen al español.
Nov-1985, Bantam

Valoración personal: prescindible, 2

Se la recomendaría a: fans de Sandra Brown que quieran honestamente decir que lo han leído todo de la autora.

Otras críticas de la novela:
Como es habitual, no hay muchas críticas de cosas tan antiguas. Siempre tenemos Good Reads, donde alcanzaba una puntuación de 3.43 cuando lo miré.
Aparte de esa, sólo he encontrado un resumen detallado, en AllReaders.com.

Si alguien conoce alguna otra crítica de la novela, en inglés o español, siéntase libre de enlazar abajo.