miércoles, 7 de diciembre de 2016

Crítica: “Dreamweaver’s Dilemma”, por Lois McMaster Bujold



Una mezcla de ensayo y ficción para fans de Bujold.

DATOS GENERALES

Título original: Dreamweaver’s Dilemma
Subgénero: ensayo / relatos cortos
Editado por Suford Lewis

Fecha de publicación original en inglés: 1996
Ilustración de la cubierta: Bob Eggleton
Editorial: The NESFA Press

Parte de una serie: #1 de la Saga Vorkosigan por cronología interna, #9.1 por orden de publicación

NO TRADUCIDA AL ESPAÑOL

SINOPSIS (de la página de NESFA)

Dreamweaver's Dilemma es el libro Boskone 33 (1996) por la invitada de honor Lois McMaster Bujold. Contiene dos relatos cortos nunca publicados con anterioridad –la historia que da título al libro, "Dreamweaver's Dilemma" y "The Adventure of the Lady on the Embankment"—más la primera aparición en tapa dura de "Mountains of Mourning," tres de los relatos de Lois que previamente no estaban juntos, y cuatro artículos.

El libro también incluye una entrevista con Lois McMaster Bujold, una cronología de las historias Vorkosigan, notas genealógicas y una guía de pronunciación por el editor del libro, Suford Lewis.

La presentación la firma la destacada escritora, y amiga de la infancia de Lois, Lillian Stewart Carl.

CRÍTICA

Este es un libro mitad ficción y mitad ensayo, que gira todo él en torno a Lois McMaster Bujold y su obra. Si sigues la serie Vorkosigan, es un bonito añadido. Quizá haya quien diga que es sólo apto para fans, y es posible.

El relato que da título a la historia, “Dreamweaver’s Dilemma” aparece en algunos sitios, como Good Reads por ejemplo, como la primera de la saga Vorkosigan por la cronología interna. Evidentemente está situado en el mismo universo, pero siglos antes de que empiecen las aventuras de Miles. Me parece sin embargo que no es un buen punto para empezar a leer la saga, porque esto lo disfrutas más si ya te has leído los libros y entiendes las referencias. Al menos, hasta Danza de espejos, que era de las últimas publicadas cuando vio la luz esta colección.

Empieza con, bueno un plano en el que te enseñan el nudo de agujero de gusano de Hegen, realizado por Suford Lewis y se basa en un mapa casi idéntico que aparece en El juego de los Vor  (1990, Baen Books). Lo pongo aquí porque al menos en las ediciones que yo tengo en español, no aparece, e igual los fans agradecen tener un poquito de idea de en qué universo nos movemos.

Después tenemos una presentación firmada por la escritora Lillian Stewart Carl: “Through Darkest Adolescence with Lois McMaster Bujold or Thank You, But I Already Have a Life” (“A través de la más oscura adolescencia con Lois McMaster Bujold o Gracias, pero yo ya tengo una vida”). Cuenta un poco de su relación y cómo fue su adolescencia. Eran los años 60 y resulta que estas escribían fan fiction antes de Internet. Unas auténtica trekkies. Entrañable y curioso.

Cuentos

Aparecen aquí una serie de relatos, algunos inéditos y otros no.

Empieza con un fan fiction de Sherlock Holmes: “The Adventure of the Lady on the Embankment” (“La aventura de la dama del dique” o del Embankment –en relación con ese lugar concreto de Londres-, inédito). La verdad es que resultaba muy entretenido y misterioso. Dice más adelante Bujold que después de la ciencia ficción, su género favorito es la novela de misterio tipo inglés, no el hard-boiled. Esto me recuerda que a lo largo de la serie, cuando se pone en plan suspense, me gusta más que las aventuras interestelares. Y es que tiene una mano para estas cosas, la verdad. Me parece alucinante que sea, como ella explica más tarde, que es la única cosa que escribió después del college y antes de comenzar como escritora profesional. Y es alucinante porque está muy bien escrito, y es muy intrigante. Sólo tenía una mala fotocopia, no conservaba el original, y encima le faltaban un par de páginas al final.

Luego hay unos cuantos relatos que son lo que yo llamaría The Twilight Zone, algo que podría escribirte un Stephen King o un Roald Dahl, con elementos no diría yo paranormales, pero sí algo extraños.

“Barter” trata de una maruja sobrecargada de trabajo y harta de no poder hacer las cosas en condiciones y cómo una especie de ¿alien? Aparece para echarle una manita y ayudarle a conseguir una pausa Kit-Kat. Apareció en The Twilight Zone Magazine en marzo/abril 1985.

“Garage Sale” es el toque Stephen King. Unos vecinos se llevan muy mal, fatal, y ella acaba hacienda algo muy malo con el gato de él y el resultado final es… una venta de garaje hecha con muy mala leche. Lo publicaron en American Fantasy en la primavera de 1987.

“The Hole Truth” (juego de palabras entre whole –toda- y hole agujero). De nuevo toque misterioso de un bache que aparece en medio de la calle y que se porta de manera anómala, como si fuera una cosa viva se va haciendo cada vez más grande y se traga todo lo que le echen. Apareció en The Twilight Zone Magazine en diciembre 1986.

“Dreamweaver's Dilemma” (“El dilema de la tejedora de sueños”, inédita). Esta es la historia que marcaría el principio del Universo Vorkosigan, pero de forma tangencial. Las “tejedoras de sueños” son unas artistas que recrean historias en realidad virtual, y se venden como si fueran libros o series de televisión, para que vivas esas historias en primera persona. La protagonista, Anias Rury, estrella de este arte, recibe un encargo privado de crear algo que más que un sueño es una pesadilla. Una vez terminado, empieza a darle vueltas a la cabeza, y acaba temiendo que esa pesadilla se aplicara a fines criminales. En el universo Vorkosigan se situaría unos 600 años antes del nacimiento de Miles. Se ambienta en la Tierra. Y sería ese momento en el que ya ha habido un par de colonizaciones exteriores (Alpha Colony, que fue mal, y Beta Colony, que fue bien). En ese primer momento se viajaba a velocidades próximas a la luz. Un amigo de Anias es Chalmys, piloto galáctico que ha ido y vuelto de la Colonia Beta y que ahora, retirado de los viajes interestelares al quedar obsoleto después de que se descubrieran los agujeros de gusano, vive en la Tierra. Es un poco misántropo, pero se lleva bien con Anias, y la ayuda ante los peligros que se la vienen encima.

“The Mountains of Mourning” (“Las montañas de la aflicción”) es una novelita de la que ya hablé en su momento, una de suspense que sobrecogía un poco el corazón y que me gustó bastante. Apareció en Analog Science Fact Science Fiction en mayo de 19891985.

Artículos

Lois McMaster Bujold habla de su historia como escritora, de cómo enfoca sus libros, de cómo ve la relación escritor-libro-lector, y temas parecidos. Yo creo que es de interés no sólo para el seguidor específico de la saga, sino para cualquier escritor, porque señala aspectos digamos más técnicos de los que cualquier puede aprender.

“My First Novel” (“Mi primera novela”) relata cómo empezó a escribir en unas circunstancias no muy boyantes y cómo escribió las primeras novelas a principios de los ochenta, recibiendo diversas negativas por editoriales varias. Lo cual no la hizo tirar la toalla. Por ejemplo, Fragmentos de honor la empezó en 1982, pero no la vendió hasta 1985.


“Mi consejo a los nuevos escritores trabajando en sus propias primeras novelas probablemente suene familiar. Primero, termina la cosa. No hay mayor defecto, que garantice mejor que no lo vas a vender, que no tener el producto terminado. Revísalo lo mejor que puedas, pero luego sigue adelante al próximo proyecto”.


“My First Novel” apareció en The Bulletin of the Science Fiction Writers of America, Vol. 24, n.º 4, © 1990.

“Beyond Genre Barriers” (“Más allá de las barreras de género”). Reflexiona sobre cómo la gente se cierra a determinados géneros simplemente por prejuicio, sin intentarlo. Y observa que es algo que no sólo le ocurre a la ficción comercial, sino también a la ficción literaria, como lectores de ciencia ficción que “desprecian ruidosamente a Hemingway, quizás en respuesta a algún misionero literario que intentó arrancarles la CF de las manos y reemplazarla con algo “que merezca más la pena”. Su idea –creo- es que hay que ser abiertos y no dejarse encerrar en cajitas con la etiqueta de género, que todos los géneros tienen algo que ofrecerte en algún sentido, que las exigencias del marketing no te limiten y, especialmente, que le des una oportunidad a la ciencia ficción, claro.

“Beyond Genre Barriers” se public en la Ohio Writer Magazine, Vol. 6, n.º 3, © 1992.

“The Unsung Collaborator” (“El colaborador silencioso”). Aquí te plantea su idea de que un libro es algo más que las palabras que pone el escritor, es también lo que el lector lee entre líneas o añade a esa historia, sin ser consciente de ello. Empieza con una anécdota personal de dos rechazos que tuvo de obras; uno le dijo que la escritura era torpe, pero que era una historia sorprendente, mientras que otro decía que estaba bien escrito, pero que ahí no había demasiada historia. Con lo que me quedo es que al final la experiencia de cada lector es única y no todos reaccionamos igual ante el mismo libro. No sólo eso, es que realmente no leemos el mismo libro, aunque las palabras sean las mismas, porque nosotros ponemos de nuestra parte, inventamos, creamos, a veces creemos que el libro dice cosas que no dice,… en fin, todo muy sugerente.

Y es que nuestro cerebro es tremendamente creativo. Ella no lo dice, pero ocurre lo mismo con la memoria. Tu cerebro recuerda realmente dos o tres puntos, y luego, cuando tienes que relatarlo, recrea los rellenos entre el punto A y el punto B, y lo peor es que no somos conscientes, nos creemos que de verdad el relleno estaba allí, en la historia o en el acontecimiento, pero no es así. Nuestro propio cerebro nos engaña. Por eso la gente puede mentir (=lo que dice no es verdad) sin ser consciente de ello.

“The Unsung Collaborator” se publicó en Lan’s Lantern, n.º 31, © 1989.

“Allegories of Change: The "New" Biotech in the Eye of Science Fiction” (“Alegorías del cambio: la “nueva” biotecnología en el ojo de la ciencia ficción”). Aquí llama la atención sobre que la ciencia ficción es más ficción que ciencia, porque anticipa cambios científicos, sí, pero eso no es lo importante, sino que lo que recrea es los desafíos que esos cambios van a provocar en las personas y en la sociedad y cómo se va a reaccionar a ello. Por eso lo importante no es que sea muy innovadora, sino que se atreva a fantasear con “¿qué pasará cuando se consiga esto o aquello?”.

“Allegories of Change” apareció en New Destinies, vol. VIII, © 1989

Luego le siguen algunas páginas más estrictamente dedicadas a ella: tres páginas de Biolog (o sea, biografía) y cuatro páginas de Awards (premios) y American Bibliography (Bibliografía estadounidense) hasta ese momento, en que la última novela publicada era Cetaganda  (serializada en Analog en el otoño-invierno de 1995).

De lo más interesante es una extensa entrevista a Lois McMaster Bujold por parte de Suford Lewis, que se titula Answers, y bueno va hablando un poco de todo,
… su vida (que si tuvo un poni o que si a los 15 años se fue con su hermano de 21 a recorrer Inglaterra haciendo dedo),
… su obra (con cositas como de dónde viene el paisaje de Fragmentos de honor, en qué período histórico se inspiró para cada planeta y otros detalles de sus libros),
… cómo construye sus libros, a capas, empezando por el personaje y luego creando el mundo que dio lugar a ese tipo de persona
…. O algo de lo que ya hemos hablado aquí, de que algunas novelas se centran en el personaje y otras en el argumento, y cualquiera de las dos funcionan, si sabes dar con el tono adecuado para cada tipo de historia.
… Cómo escribe los diálogos,
… Cómo hacer el argumento que consiste básicamente en coger un personaje y hacerle lo peor que te puedas imaginar, y a ver cómo sale de ella. Hay que tener en cuenta que “lo peor” no es lo mismo para el personaje A que para el B.

Me sorprendió la poca investigación que hace. Tira básicamente de su formación (biología y poco más) y la experiencia de algún viaje.

“Miles Naismith Vorkosigan: His Universe and Times” son tres páginas en que te va relacionando los acontecimientos con cada novela o relato de la saga hasta entonces publicada, empezando por “Dreamweaver’s Dilemma” aprox. 600 años antes del nacimiento de Miles y finalizando en Recuerdos, con Miles de 30 años sufriendo las consecuencias de ser, ejem, asesinado

Muy vistosas son las Timelines (cronologías) de Suford Lewis sobre la historia humana galáctica y barrayarana, de manera que te orientas bastante bien sobre el marco histórico general y el pasado en el que se enmarcan las novelas.

Menos interesante es –para mí- Towards a Genealogy of Lord Miles Vorkosigan and Other Persons of Interest de Suford Lewis, que elucubra sobre el árbol genealógico de los personajes y si Miles dice que estaba relacionado con el emperador loco Yuri por dos vías, cuáles serían esas dos vías de parentesco. Acabé mareada y ya no sabía quién era Vorkosigan y cómo se relacionaba con otras familias vor: Vorpatril, Vordrozda, Vortaine, Vordarian, Vorrutyer y Vorbarra... Todos acabaron sonándome igual, ya no me acordaba de quién era quién. Vorbarra es Gregor, sí, y Vorpatril el guapetón Iván, ¿y el resto? Lo cual demuestra la poca atención que le presto al tema este de los parentescos, ¡y pensar que Suford Lewis seguro que ha ido escudriñando cada libro para saber quién es hijo de quién! Trabajo perdido en mí.

Acaba con A Pronunciation Guide to Names and Places, una guía de pronunciación de antropónimos y topónimos elaborada por Suford Lewis. Yo me quedo con que, según Bujold, podemos pronunciar los nombres como queramos. Así que seguiré diciendo “Barrayar” como se lee en español [Barráyar] y paso de intentar BEHR-ah-yahr.


En conjunto, es una lectura muy entretenida que hará las delicias de quienes sigan la saga Vorkosigan y te sorprenderán esas otras historietas breves escritas por Bujold. Recomendable para fans de la saga y para escritores de ficción comercial que quieran aprender un poco más del oficio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada