lunes, 24 de octubre de 2016

Crítica: “Rock Addiction”, de Nalini Singh



He ido comentando aquí las otras historias de la serie, y me di cuenta que me faltaba hablar, en español, de la primera de las novelas, de la que ya publiqué critica en inglés.
fictiondb

DATOS GENERALES


Título original: Rock Addiction
Subgénero: contemporánea
Fecha de publicación original en inglés: septiembre de 2014
Parte de una serie: #1 de la serie Rock Kiss

NO TRADUCIDA AL ESPAÑOL

SINOPSIS (según la página web de la autora)

Un chico malo con toda la apariencia de un hombretón musculado y sexy de un hombre bien merece la pena…

Molly Webster siempre ha seguido las reglas. Después de que un desagradable escándalo destruyera su infancia e hiciera de ella el foco de atracción de la prensa, juró vivir una vida ordinaria. Nada de fama. Ni comportamientos inapropiados. Ni daño. Entonces se encuentra con Zachary Fox, un chico malo del rock, tatuado, con una voz como el whisky y el pecado, y un toque que podría convertirse en adicción.

Un lío de una noche con la estrella de rock más caliente del planeta, eso es todo lo que iba a ser…

Fox promete calor abrasador y placer peligroso, y persuade a Molly de que conviertan su aventura de una noche en una aventura de un mes. Después de eso, él se habrá ido para siempre, su vida nunca más se cruzará con ella. Sexo, pecado e indulgencia sensual, todo ello con una fecha de caducidad. Sin vínculos, sin arrepentimientos. Demasiado tarde, Molly se da cuenta de que no sólo su cuerpo se ha convertido en adicto a Fox, sino también su corazón.

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?

No particularmente. Si acaso, estaría entre las diez mil mejores novelas románticas de todos los tiempos. Los lectores de la página web All About Romance le dieron una mención honorable en su encuesta anual de 2014 en la categoría de mejores escenas de amor en un Mainstream Romance, es decir, en una novela no específicamente erótica.

CRÍTICA

En abril de 2015 tuve que escoger una novela contemporánea para mi TBR Challenge. Ya entonces escribí una crítica en inglés, de este libro. He ido publicando reseñas de los otros libros y sentí que faltaba esta en español, así que he decidido traducirla.

Cuando leí La noche del cazador para mi Desafío AAR, y aunque lo paranormal no es lo mío, me gustó el estilo narrativo de Nalini Singh, y quise intentar leer algo que escribiera en un subgénero que yo pudiera disfrutar.

Molly Webster es una joven bibliotecaria que trabaja y vive en Auckland (Nueva Zelanda). Por cierto, no sé si lo he dicho ya (sí, lo sé, lo he dicho) me vuelve loca cualquier novela que esté ambientada en lo que los anglosajones llaman Down Under (“Allá abajo”), o sea, Australia y Nueva Zelanda.

Molly tiene una vida poco llamativa. Su madre era alcohólica, su padre uno de esos políticos hipócritas que hablan sobre valores familiares y al mismo tiempo es infiel a su mujer. Le descubrieron con una adolescente y en el subsiguiente escándalo la pobre Molly, que entonces tenía quince años de edad, se encontró en pleno ojo del huracán. Así que ahora que es veinteañera, quiere vivir de la forma más tranquila y discreta posible.

Sus padres están muertos. Su única familia es una medio-hermana que acaba de conocer, Thea, quien trabaja como publicista para una banda de rock. Por eso Molly se encuentra en una fiesta y conoce a la sexy estrella del rock llamada Zachary Fox.

Y su amiga Charlotte, pero esa es otra historia.

Zachary la ve desde lejos y le gusta su sonrisa. De manera que decide así, sin más, que quiere conocer mejor a esa mujer. Él procede de una familia con problemas. Su madre lo rechazó. El amor es un sentimiento del que desconfía.

Se marchan de la fiesta juntos. Y lo que empezó como un “lío de una noche” se convierte en “lío de un mes”,… y más allá. Desde el principio, Zachary quiere a Molly en su vida, sabe que no es sólo cosa de sexo. Molly cree, en cambio, que lo suyo será una cosa cortita. Tiene miedo de no poder enfrentarse a la vida pública, los paparazzi, las groupies, y todo lo que conlleva la vida de una estrella de rock.

Y esa es, básicamente, la historia: si Zachary será capaz de introducir a Molly, poco a poco, en su mundo, y de tal manera que ella no huya asustada.

Ya sé que un trabajo cuyo lema es “sexo, drogas y rocanrol” no suena como buen material para hacer un marido. ¡Pero esto es una fantasía romántica! Es como una especie de fantasía de rock blanqueada en la que los músicos pueden ser tiernos, generosos, centrados y maduros, preparados para comprometerse en una relación a largo plazo, y fieles a una sola mujer. Más aún, a una mujer que no van a poder lucir como un trofeo, ya que es una chica normal, con curvas de verdad, como tú y yo, no una supermodelo. La perfecta fantasía de rock, ya te digo.

Incluso puedes imaginarte a Zach como tu estrella de rock favorita. Yo me lo imaginaba con el look sexy de David Gahan en sus años malos, pero sin la parte “mala”. Y una voz de bajo-barítono, masculina, profunda y sensual. Mi voz masculina favorita.

Este libro no revolucionó mi vida, pero funcionó perfectamente. Para mí, quizá es un poco más largo de lo que el argumento exigía. No había demasiada tensión sexual. Molly y Zach se ponen a ello desde la primera noche. En cierto sentido, era como leer una novela homoerótica. No se trata de saber si ellos van a follar o no, sino de lo que pasa después del sexo. Y el resto del libro es un ciclo infinito de parloteo y sexo, luego más parloteo y sexo, y luego un poquito más de… parloteo y sexo.

Hablaban demasiado, y nunca sabes si su conversación va a ser relevante para la trama o sólo una pareja hablando, por así decirlo, del tiempo. Me acordaba más de una vez de la frase “Muéstralo, no lo cuentes”. No estoy segura de si el pasado de los personajes podría haberse introducido de manera más dramática. ¿Quizás flashbacks? ¿O la misma historia narrada desde diferentes puntos de vista? No lo sé.

Las escenas de sexo son calientes, pero tengo que reconocer que prefiero menos escenas de este tipo en un libro pero que se relacionen más con el argumento. Como cualquier otra escena, tiene que hacer que la historia progrese. O, al menos, deberían enseñar algo sobre el personaje. Aquí no cumplen ninguna de las dos funciones. O quizá sí lo hacían, de una manera tan sutil que yo no me di cuenta. Creo que fue Jennifer Crusie quien escribió que el sexo es lo que están haciendo los personajes en escena, pero no es de lo que va la escena.

Este es un problema que tuve con este libro. Era como dos amigos tuyos teniendo sexo, estás contenta por ellos, pero no te interesa verlo. Así que me temo que acabé saltándome alguna de estas escenas.

De todas formas, disfruté bastante de esta novela, y ahora que ya me he leído el resto de la serie puedo decir que merece la pena darle una oportunidad a estos Rock Kiss de Nalini Singh. Quizás, en vez de empezar por esta, conviene intentar la que para mí, es la mejor, la segunda, la historia de Charlotte, que me encantó.

Valoración personal: buena, 3

Se la recomendaría a: todos los roqueros y quienes quieran una contemporánea un poco distinta.

Otras críticas de la novela:

Mandi (Smexy Books) le dio una B.

Miss Book Eater la recomendó

Para Carrie (de Red Hot Books) el libro no funcionó, pues le parece que reúne todos los tópicos del New Adult C- / D+.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada