viernes, 23 de septiembre de 2016

Crítica: “Crazy On You”, de Rachel Gibson


Leída en Kindle

Novela cortita, sencilla pero cumplidora.

DATOS GENERALES

Título original: Crazy On You
Fecha de publicación original en inglés: 2012
Subgénero: contemporánea

Parte de una serie: 2.º de Lovett, Texas

SINOPSIS (según Fiction Data Base)

A Lily Darlington la llamaron “loca” en su momento – y, sí, empotrar el coche en el salón de su exmarido posiblemente no fue de lo más inteligente- pero ese canalla se lo merecía- Ahora Lily está felizmente soltera, y le ha dado la vuelta a todo. Sabe que es una buena madre, propietaria de una vivienda y empresaria. Todo perfectamente envuelto en un paquete precioso.

Un paquete que el oficial de policía Tucker Matthews está deseando desenvolver. Este antiguo militar no necesita otra mujer en su vida. Su última novia lo abandonó y no dejó tras sí más que recuerdos, ¡y un gato llamado Pinky! Pero vivir justo al lado de Lily le está volviendo loco. Sueña con su larga melena rubia y piernas aún más largas. Y quizá sea el momento de volverse un poco loco… y enamorarse.

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
No. La he leído sólo porque es de Rachel Gibson.

CRÍTICA
Después de la mala experiencia con Daisy vuelve acasa cogí este segundo libro de la serie Lovett, Texas, con cierto reparo.
Lily, la protagonista de ésta, es la hermana de Daisy, la prota de aquella. Toda su vida la han considerado un poco loca y, sí, la verdad es que cuando su marido la dejó tuvo una vida un poco desenfrenada. Ya dije entonces que “se supone que la hermana a quien su marido le ha puesto los cuernos, da el toque de humor, pero a mi ni pizca de gracia me hacía el verla tan hecha polvo.”
Ahora, sin embargo, tiene 38 años, cuenta con negocio y casa propios y cría a su hijo más o menos sola, con la ayuda de su madre (una sureña parlanchina que siempre tiene una historia que contar). El padre de la criatura ejerce derecho de visitas de Pascuas a Ramos.
Un día, a la vuelta del trabajo, la para la policía. Un policía jovencito, que no llega a ponerle una multa. Resulta que al final es su nuevo vecino. Guapo, atractivo, pero, ¡ay! Ocho años menor que ella.
Es echarse el ojo encima y estallar el deseo-lujuria-amor-lo-que-sea el uno por el otro. Aquí hay alguna escena subida de tono en cuanto se echan las manos encima.
Es una historia sencillita, de gente normal que se enamora apasionadamente. Él estuvo en el ejército y después de diez años decidió reconducir su vida. Su infancia fue bastante desastrosa, pero todo esto no ha hecho de él un tipo débil ni problemático, no. De hecho, lleva resiliencia escrito en la frente. Está bastante centrado, sabe lo que quiere, y decidió, a los dos segundos, que lo que quería era a Lily. Un hombre tranquilo que no es muy expresivo ni cuenta gran cosa de su vida, lo que mosquea un poco a Lily.
Claro que ella tampoco le dice que, en su juventud, todo el mundo la llamaba “loca”, para evitar que él piense mal de ella. Además, tampoco se decide si quiere o no embarcarse en una relación con él, dada la diferencia de edad.
Así que en comparación con el primero de la serie, ganamos mucho: los personajes te caen mucho mejor, el sexo entre ellos está bien, es original que ella sea mayor que él y todo lo resuelven sin alargar demasiado el tema.
Con sus momentos de humor y alguno de pasión, es una historia corta y sencillita a más no poder, pero con encanto.
Valoración personal: buena, 3

Se la recomendaría a: quienes quieran una contemporánea sencilla para pasar el rato.

Otras críticas de la novela:

En español, sólo he encontrado la crítica en El rincón de la novela romántica.Así que pasemos rápidamente a las críticas en inglés. Nick & Nereydas le da 4 ½ estrellas; hay reseña en RT Book Reviews y a Smexy Books le gustó menos, porque la calificó con una D-.

2 comentarios:

  1. Soy fan de Rachel pero me dió miedito leer la de Daisy. ¿Esta se puede leer sin haber leído la anterior? o ¿hago un esfuerzo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, se puede leer perfectamente sin haber leído el anterior.

      Eliminar