viernes, 5 de agosto de 2016

Crítica: “Recuerdos”, de Lois McMaster Bujold



En mi recorrido por la saga Vorkosigan, me toca un libro más introspectivo, que luego te lleva por los derroteros del suspense. Y mientras, a su alrededor, la gente se va enamorando.
Ediciones B

DATOS GENERALES

Título original: Memory
Subgénero: ciencia ficción

Fecha de publicación original en inglés: octubre de 1996

Parte de una serie: #10 de la Saga Miles Vorkosigan (por fecha de publicación) #10 cronología interna (eso creo ya me he perido un poco, en la Fiction DB la ponen como el libro 13)


Edición en español: Recuerdos
Traductor: Rafael Marín Trechera
Edición: 1.ª edición, 1.ª imp. 09/1998
Publicación: B (Ediciones B)
Colección: Nova ciencia ficción, 116

Sinopsis de Recuerdos, según la Casa del Libro :

Como siempre ocurre con las obras de Bujold, la lectura de Recuerdos es una delicia. Ofrece el fascinante estudio psicológico de un hombre extraordinario, y la inesperada mezcla del futuro con un pasado del que ya se consideraba alejado.

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
No, porque NO es novela romántica. Pero a este libro, como el resto de la serie, he llegado a través de las páginas web de novela romántica. Así, All About Romance considera que toda la serie en su conjunto es merecedora de ser considerada DIK A, es decir, libros que te llevarías a una isla desierta.
Además, aquí hay enamoramientos varios, al menos… una, dos, tres parejas se forman y alguna se rompe.


CRÍTICA

Pues aquí sigo leyendo las aventuras de Miles Vorkosigan, el niño pijo barrayarano que tiene una flota de mercenarios que, al mismo tiempo realiza operaciones encubiertas para la seguridad imperial.

La sinopsis que he encontrado en la Casa del Libro no es, obviamente, muy ilustrativa de qué va el libro. En otros sitios he encontrado el críptico “Miles alcanza los treinta, los treinta le devuelven el golpe”, con lo que tampoco se esclarece gran cosa, ¿eh?

Hablar de este libro, inevitablemente destripará cosas de los anteriores, queda advertido.

En el anterior, Miles pasó por una experiencia de criogenización que le ha dejado secuelas. En una misión que completa con bastante éxito, esas secuelas le complican la cosa, y él se lía aún más cuando le toca relatarlo a los de Seguridad Imperial.

Todo este primer tercio del libro es Miles en su planeta natal de Barrayar, mientras intenta asumir lo que le ha ocurrido. De nuevo, se me hizo lenta toda la presentación.

Pero luego las cosas son como un episodio de Los Simpson, que parece que van a ir por un lado y luego acaban por otro. Aquí, de repente nos encontramos con una novela negra para averiguar quién está detrás de un ataque contra Simon Illyan, jefe de la seguridad imperial, de lo cual no puedo hablar mucho. Así que ahí tenemos a Miles en plan detective, que, por cierto, es uno de los papeles que mejor le van.

Aquí, los aficionados a la novela romántica tenemos algunas subtramas que resultan atractivas. Se van formando parejas diversas, la primera y más evidente la del emperador Gregor, que encuentra una joven bastante despierta con la que mantener conversaciones inteligentes y mirarse embobados como adolescente.

Yo creo que lo mejor de este tipo de novelas es descubrirlas por uno mismo, sin que te detallen mucho, así que tampoco me voy a extender más.

Hay humor, hay reflexión sobre la propia identidad y asumir las consecuencias de nuestras acciones. En un momento dice algo así como que en la investigación de un crimen el porqué no importa: una vez que sabes el quién y el cómo, acaba saliendo el porqué. No obstante, luego no tengo muy claro que la autora siga defendiendo esta línea, pues hasta cierto punto el “¿quién lo hizo?” y el “¿por qué lo hizo?” están íntimamente relacionadas.

Hasta la fecha este niño pijo era un poco dual, por un lado Lord Vorkosigan, por otro el almirante Naismith, inquieto, hiperactivo, inteligente. Pasaba de un papel a otro según le conviniera en cada momento. En esta novela, el que las cosas le salgan mal y pase por una crisis le obliga a definirse mejor como persona. Nadie es perfecto, y en este libro se nos demuestra que Miles tampoco. Siempre hay alguna tentación que no se puede resistir,… Y luego está la lección del libro:


“Lo único que no puedes dar para conseguir el más ferviente deseo de tu corazón, es tu propio corazón”.


De nuevo, la he leído en inglés, porque en español o no están, o los precios de segunda mano que he encontrado son astronómicos.

Para mi sigue siendo de 3 porque como es habitual, tardo en entrar en la historia, y acabo encontrando más interesantes a los personajes secundarios que al propio Miles. Pero sigue siendo muy entretenido.
Valoración personal: muy entretenida, 3

Se la recomendaría a: todos los aficionados a la ciencia ficción.

Otras críticas de la novela:

Como es un clásico, Recuerdos, tiene página en la wikipedia.

Pero no he encontrado críticas de ella en las páginas habituales de ciencia ficción, así que sentíos libres de mencionar enlaces abajo.

En The Other Side of the Rain hablaron de cómo Bujold iba cambiando  el género secretamente con esta novela, a la que considera su preferida de la saga, y analiza por qué consigue conmover, siendo puro género.

En Dear Author le hicieron una crítica de A.

Jo Walton, en Tor, advierte que es el peor punto para comenzar la saga, porque es una especie de conclusión de los libros anteriores.

Para Rosario (Rosario's Reading Journal), es de las novelas merecedoras de una A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario