lunes, 9 de mayo de 2016

Crítica: “A Seditious Affair”, de KJ Charles



Lo mejor que he leído en romántica en mucho tiempo. Dura, eróticamente muy explícita. Algo brutal.
Leído en Kindle

DATOS GENERALES

Título original: A Seditious Affair
Subgénero: histórica / 1819-20

Fecha de publicación original en inglés: diciembre 2015

Parte de una serie: A Society of Gentlemen  #2

NO TRADUCIDA AL ESPAÑOL

SINOPSIS (tomada de FictionDB)

K. J. Charles eleva el termostato en su nueva novela de la Society of Gentlemen, cuando dos amantes se enfrentan en un duelo sensual que desafía sus más hondos pensamientos.

Silas Mason no se hace ilusiones sobre sí mismo. No es una persona adorable, ni siquiera agradable. Es un idealista dominante, un librero y panfletista radical que vive para la revolución… y para sus noches de los miércoles. Cada semana se encuentra anónimamente con el mismo hombre, en quien Silas ha descubierto la mezcla ideal de compañerismo intelectual y absoluta obediencia a sus órdenes sexuales. Pero sin que Silas lo sepa, su mejor amigo es también su mayor enemigo, con el poder de hacer que lo cuelguen – o que se libre.

Un caballero leal, de buena familia, Dominic Frey se encuentra dividido por su affaire con Silas. A la luz del día, no puede comprender la intoxicante lujuria que lo lleva a encontrarse con su radical semana tras semana. En el dormitorio, todo lo demás desaparece. Sus necesidades son parejas, y se ven unidos por la simpatía hacia las más profundas vulnerabilidades del otro. Pero cuando la actividad política de Silas lo haría merecedor de una condena de muerte, el deseo choca con el deber, y Dominic se encuentra haciendo todo lo que pueda para salvar al hombre que le ha robado el corazón.

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica?
Cuando leí el libro, me entusiasmó tanto que escribí “Sí, aunque sea pronto para decirlo”. Bueno pues ahora, meses después, me parece clarísimo que sí: indudablemente, esta novela es de lo mejor que se ha escrito en novela romántica nunca. En mi lista, la tengo en torno al 300.
Romance Novels For Feminists la incluyó entre lo mejor de 2015. Para Caz, una de las que hacen críticas para All About Romance, considera que es su libro favorito del año 2015. Le hizo una crítica espectacular. No sólo DIK (“libro que te llevarías a una isla desierta”) sino un A+, algo que sólo dan de ciento en viento.
En la encuesta anual de All About Romance, los lectores la escogieron como el mejor romance LGBTQ+, empatada con Him, y logró menciones honoríficas en las categorías de mejor novela romántica histórica ambientada en el Reino Unido y mejor novela romántica, a secas.


CRÍTICA

Como ya dije con anterioridad, esta serie “Society of Gentlemen”, gira en torno a un grupo de amigos, los Ricardianos, agrupados bajo el ala protectora de Lord Richard Vane.

No hace falta, sin embargo, haber leído la primera para disfrutar de esta, que se mantiene bien por sí misma. Dominic trabaja para el Home Office, ministerio del interior, una especie de policía. Este conservador tory persigue a los radicales demócratas que luchan, simplificando, por un poco de justicia social. Como en la primera novela, la política tiene su importancia porque es eso precisamente lo que enfrenta a los dos protagonistas.

Dominic tiene unos gustos sexuales un poco peculiares. Le va lo bruto, tirando a masoquista. En su búsqueda de emociones fuertes acaba dando con una pareja ideal: un sedicioso (de ahí el título) que le proporciona, miércoles tras miércoles, el sexo feroz que él necesita. No saben sus nombres, sólo que se encuentran todas las semanas en una particular casa de lenocinio que alquila habitaciones para esto. La novela empieza, contra lo que es habitual en romántica, por una escena sexual fuerte entre ambos, uno de los encuentros de estos desconocidos.

Después, una vez saciados sus deseos, siguen juntos, hablando amigablemente. De libros y política y otras cosas. Se ve enseguida que hay algo más que los une que la pasión amorosa.

Sin embargo, ese limbo sexual en el que han vivido más de un año, está a punto de acabar. Ya no serán unos desconocidos nunca más. Dominic tiene que perseguir a un panfletista que denuncia las hipocresías, la pobreza, la injusticia de un gobierno pensado sólo para los privilegiados que aplasta a los que piensan diferente. Cuál no será su sorpresa cuando descubre que el principal sospechoso de estar tras los libelos es Silas, precisamente el hombre que le da… gusto todos los miércoles.

Silas, si lo recordáis, es el amigo de los padres de Harry, el protagonista del libro anterior, que lo cuidó durante unos cuantos años. En su librería es donde fue descubierto por su primo Richard Vane, que se lo llevó para que abandonara una vida comprometida por otra de privilegio.

La cosa es que cuando Silas y Dominic descubren quiénes son, las cosas se complican. Se sienten divididos entre esa pasión que se está convirtiendo en amor y sus ideas políticas: el deber de Dominic y el compromiso político de Silas. ¿Cómo pueden tener su final feliz partiendo de posiciones tan diferentes, tan distanciadas? Silas perpetra actos que a nosotros nos parecen justos y democráticos, pero que entonces eran considerados alta traición, y Dominic tiene la obligación de perseguirlo y hacer cumplir una ley en la que hasta la fecha ha creído sin contemplaciones. Vamos, como un podemita y un pepero enamorándose a través de encuentros sexuales de lo más bestia.

No es el único problema. El “jefe” de los Ricardianos, Richard, no ve con buenos ojos que Dominic, su amor de juventud, se entregue a lo que le parecen gustos perversos e impropios de un caballero. Para este borjamari, el que lo haga con alguien tan vulgar como este duro librero lo pone todavía peor. La incomprensión de su mejor amigo ha hecho sufrir a Dominic durante años. Sólo a través de Silas empezará a verse como alguien aceptable, que hace lo que le va porque no hace mal a nadie.

Esta novela me encantó, no pude parar de leer. Todo encajó. Por un lado, los personajes están tan bien descritos, sus palabras y sus actos y sus pensamientos son tan coherentes y tan personales que sientes que, de verdad, tuvieron que existir. Son reales como la vida misma.

Luego la parte sexual es explícita y descarnada. Tanto que podría entrar sin pestañear en la categoría de novela erótica si no fuera porque además, te habla de otras cosas. No apto para menores ni todos los gustos, lo advierto, sobre todo porque sigue un desarrollo diferente a lo que es habitual en romántica: aquí la relación sexual existe desde el principio, ergo tensión sexual nula. Lo que existe es la incertidumbre emocional, cómo estos dos hombres tan diferentes van a ser capaces de hacer hueco en su corazón para otro, sin renunciar a ser ellos mismos. No me interesa el masoquismo, pero esta es una de esas escasas novelas en las que entiendes el punto de vista del que quiere vivir una parodia de violación, que agradece que le agarren fuerte, que le dejen marcas, incluso quedar desvalido y a merced de un extraño que tiene todas las razones del mundo para odiarte. La relación de Lord Crane y el mago Stephen en la serie A Charm of Magpies tenía algo de esto, pero no me acabó de convencer, era más una fantasía de dominación, una especie de juego. Aquí, en cambio, ves que forma parte sobre todo de Dominic, una necesidad vital más bien suya, perfectamente creíble. En Silas es… conformismo: si esto es lo que te va, OK, me encanta ser agresivo con la clase dominante, pero que de la misma manera podría tener una relación de otro tipo.

Finalmente, la ambientación histórica es fantástica. Sientes que de verdad la vida debió ser así en aquella época. Los problemas sociales y políticos son descritos de una manera muy cercana, a veces, con ecos actuales. Te levanta el velo pintado de bailes a la luz de la Luna de la Regencia, para que veas la realidad de una sociedad desigual, inhumana y cruel, donde el pensar diferente se castigaba de manera tremenda, el viejo rey era un loco y el Príncipe Regente, otro privilegiado parásito más, y no el personajillo extravagante pero benévolo de tantas novelitas al uso.

Eso sí, leer este tipo de libro puede despertar en ti una conciencia política que te haga intragable ningún otro libro de esa Regencia idealizada que sobreabunda en el género. Porque al fin y al cabo, lo que esta autora británica deja claro es que la riqueza, lo bello y armonioso de la vida de gente como los Bridgerton y compañía, que con entusiasmo merecedor de mejor causa describen tantas escritoras estadounidenses y australianas (y, tengo entendido, también alguna española), ese mundo tan “ideal” se alzaba sobre un mar de sangre, pobreza, injusticia y opresión.

Disfruté de la primera de la serie, pero no me interesó demasiado la vida de aquellos dandis y sus chalecos. Esta segunda entrega, sin embargo, me tuvo apasionadamente interesada en las cuitas de sus personajes.
Valoración personal: excelente, 5

Se la recomendaría a: lectores sin prejuicios que gusten de sexo explícito y una buena dosis de realidad histórica. Abstenerse despistados que crean que esto es una “novela de la Regencia”.

Otras críticas de la novela:

For What it’s Worth quedó encantada, otra que señala que a ella no le gusta leer este tipo de relaciones y sin embargo está tan bien escrito… 

En All About Romance le dieron -ya lo he comentado-, una DIK A+


Sally, en Sinfully Gay Romance Book Reviews, de forma nada sorprendente, le da también 5/5.

¿Inked Rainbow Reads? Otras 5 estrellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario