lunes, 23 de mayo de 2016

Crítica: “Any Man of Mine”, de Rachel Gibson


La última (por ahora) de los Chinook, es de las de “meh”.
Diseño de la cubierta: Sarah Whittaker/TW


DATOS GENERALES

Título original: Any Man of Mine
Fecha de publicación original en inglés: 2011
Subgénero: contemporánea

Parte de una serie: 6.º de los Chinook

NO TRADUCIDA AL ESPAÑOL

SINOPSIS (de la contraportada)

¡Eh, chica guapa!
¿No nos conocemos?

Sí, definitivamente, la bella treintañera Autumn Haven conoce a la superestrella del hockey Sam LeClaire. Varios años antes, tuvieron una apasionada aventura inspirada por Las Vegas, que incluyó un matrimonio en una capilla de inspiración Elvis y que acabó con ella despertándose en una habitación de hotel: sola, con el corazón roto… y embarazada.

Así que ahora, recordar a su exmarido que ella sigue existiendo no es algo que esté muy alto en la lista de prioridades de Autumn. Pero tienen un hijo, Conner, y de repente Sam pretende haber madurado, querer implicarse más en la vida de su hijo. Y el guapo Sam, sexy hasta decir basta, siempre consigue lo que quiere. Ser un buen padre para Conner es una cosa, pero para horror de Autumn, se da cuenta de que es prácticamente imposible estar cerca de Sam sin caer rendida de nuevo a sus encantos. Y eso es lo último que ella quiere,… ¿o no?

Mujeres impresionantes, hombres irresistibles –
Coge una novela de Rachel Gibson y
¡ya nunca mirarás atrás!

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
Eh… no. La he leído por aquello de que me gusta Rachel Gibson, y sigo con mi repaso de los Chinooks. He aquí la última publicada (hasta le fecha) por la autora en torno al ficticio equipo de los Chinooks de Seattle.

CRÍTICA

Las novelas 4-5-6 de la serie Chinook van una detrás de otra, en una continuidad temporal que hace casi el último capítulo de una sea como el prólogo de la siguiente.

Aquí nos encontramos con la boda de Ty y Faith, los protagonistas de Amor verdadero y otros desastres (el n.º 4). Su wedding planner es Autumn Haven, que tiene un pequeño negocio dedicado a esto de organizar eventos. Y se encargará de las bodas de las gemelas Bo (con Jules) y Chelsea con Mark, esto últimos los protas de Nada más que problemas (el n.º 5). Se pueden leer seguidas, pero también independientes; en realidad, no hace falta saber lo que pasó antes para poder disfrutar de estas novelas.

Autumn Haven, organizadora de la boda de Ty y Faith tiene un niño de cinco años, Conner. Que tuvo con Sam LeClaire, un canadiense jugador de hockey. Sí, de los Chinooks. E invitado a la boda.

En un loco fin de semana en Las Vegas con sus colegas, Sam descubre a Autumn bailando. Como es joven, millonario y egoísta, lo que ve lo quiere y lo que quiere, lo consigue. Así que allá va, ligan, se dedican a un sexo apasionado, y entre el alcohol y el sexo, acaban casándose delante de uno de esos que visten a lo Elvis y teniendo sexo sin protección. El fin de semana loco acaba y él se larga sin decir adiós. Así que Autumn se despierta, como dice la sinopsis, sola en una habitación de hotel.

Lo mismo que en Simplemente irresistible, una corta relación da como resultado un embarazo inesperado. Aquí, a diferencia de allí, la mujer tiene dos dedos de frente y le dice al maromo que está embarazada. Él, aunque no sea un padre muy implicado, sí que le da dinero para la manutención del niño. Por qué en la novela romántica se entiende correcto que la heroína no exija al padre de la criatura la pensión de alimentos, escapa de mi comprensión.

Por lo demás, pasa bastante del niño,… Piensa, vagamente, que ya hará “cosas de chicos” cuando el niño crezca. Pero de repente le da porque quiere implicarse más, dedicarle más tiempo.

Sam, la verdad, me pareció un cretino muy cretino. Se me hizo bastante cuesta arriba por su egoísmo, su irresponsabilidad, su superficialidad. Algún que otro comentario era francamente machista, como cuando minimiza el trabajo de ella, la contradice en la educación del niño, sobre cómo portarse o qué palabras usar. Tiene miedo de que ella lo esté educando “como una chica”, ¡ah, es que hay una educación para niños y otra para niñas, se ve! Lo de “eso es de chicas” no se le cae de la boca. Dan ganas de potar, la verdad. Es machista, violento, agresivo, y como padre, puro capricho.

Cuando empieza a prestar más atención al niño, yo como lectora desconfié, lo mismito que Autumn. El final feliz pasa porque te creas que, de verdad:

1)    él ha cambiado y madurado y se va a convertir en padre y esposo responsable.
2)    Autumn le perdona sus actitudes anteriores, y sea capaz de olvidar, no recordando lo cobarde que fue en Las Vegas.

Personalmente, esta lectora no se creyó ni lo primero ni lo segundo. Y desde luego, ni por un momento cambian sus actitudes misóginas o despreciativas hacia la mujer o su trabajo.       

Como la mayor parte de las novelas de Rachel Gibson, es entretenida, ligera, sin demasiadas complicaciones y fácil de leer. De olvidar, también, porque para hacer esta crítica, la he releído y no me acordaba de nada. Me gustó menos que otras de la serie.

Las segundas oportunidades suelen ser uno de mis temas favoritos, pero aquí hay un cierto tono agridulce que no me acabó de convencer. Aparte de que las novelas con niño, no son lo mío.

Te presentan a un personaje muy interesante, Vince, antiguo marine y hermano de Autumn. Protector (¡ay, qué envidia hermanos así!), se pasa el libro llamando “idiota” a Sam y amenazando con hacerle una cara nueva. Sólo por eso le coges cariño. Los intercambios de estos dos me parecieron de lo mejor del libro. Sam acaba diciéndole a Vince: “Tú sabrás cien maneras de matar a un hombre, pero yo sé cien formas de hacer a un hombre desear estar muerto”.

Me entraron ganas de empezar a buscar el “libro de Vince”, Rescue Me. Ya caerá.

Valoración personal: vaya, 2

Se la recomendaría a: los aficionados a la novela contemporánea sexy con humor y niño dentro.

Otras críticas de la novela:

Aunque no está traducida, encontramos crítica en El Rincón de la novela romántica

En All About Romance, una B+. En Dear Author encontramos una crítica dual, para una es una B y para la otra, una D. Finalmente, dejo enlace a la crítica que le hacen en Read react review.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada