lunes, 21 de marzo de 2016

Crítica: “Everything I Know About Love I Learned from Romance Novels”, de Sarah Wendell


Leído en Kindle



DATOS GENERALES

Título original: Everything I Know About Love I Learned from Romance Novels
Género: ensayo

Fecha de publicación original en inglés: enero de 2011
Editorial: Sourcebooks Casablanca
222 páginas

NO TRADUCIDA AL ESPAÑOL

SINOPSIS

Coge un héroe elegante, con un corazón de oro y un peinado corto por delante y melenilla por detrás. Añádele una heroína con un polisón y toda la intención de andar pateando culos. Incluye entonces suficientes ardides para mantenerlos ocupados peleando al mismo tiempo que los dejas solos y –posiblemente- sin alguna pieza estratégica de ropa, ¿y qué es lo que tienes? Una novela romántica. ¿Y qué más? Suficientes lecciones sobre la vida, el amor, y todo lo que hay en medio, para ayudarte a tu propio final feliz.

Lecciones como...

El romance significa creer que te mereces un final feliz.

Aprendes a diferenciar el príncipe de la rana.

El romance en la vida real está aún vivito y coleando.

No importa lo mal que estén las cosas, al menos a ti no te ha secuestrado un duque escocés (probablemente).

Sarah Wendell es cofundadora de uno de los más destacados blogs de romántica, SmartBitchesTrashyBooks.com.

CRÍTICA

Por una vez, voy a comentar un libro de ensayo o no ficción. Aunque en realidad no es ningún estudio sesudo sobre el género. Más parece una especie de conversación en la que lectores y autoras hablan sobre la novela romántica y lo que se puede aprender de ella. Sobre nosotros mismos, el sexo y los sentimientos, nuestras relaciones, la vida en general.

La tarea de la autora ha sido más bien compiladora y compositiva, organizando el material y añadiéndole reflexiones desenfadadas. A veces divertidas, otras profundas. Cuando se habla de amor y sentimientos el tono varía entre lo entretenido y el manual de autoayuda.

Incluye algunos fragmentos de obras bastante conocidas como El diablo en invierno de Lisa Kleypaso Atrapada por tus caricias de Loretta Chasepara ilustrar algunos puntos de su tesis.

¿Y cuál es su tesis? Que la novela romántica valora a la mujer, su felicidad personal y sexual. Es por ello que, de este género, se pueden obtener enseñanzas para la vida emocional.

El índice del libro te orienta un poco al respecto:

Sabemos quiénes somos, y conocemos nuestros méritos

En este capítulo se lee, por ejemplo: Los lectores de romance experimentan el descubrimiento reiterado de alguien que no sólo lucha por su felicidad, sino que se da cuenta de que ella merece la pena. Esa es la primera lección de las novelas románticas, en realidad: el romance se encuentra en cómo nos tratamos a nosotras mismas.

Sabemos más que unos pocos hombres buenos

Aquí desmonta esa idea tan idiota de que las novelas románticas crean falsas expectativas sobre lo que es un buen hombre. Como si la lectora de romántica no diferenciara entre realidad y ficción. Encontramos a una profesional de la Sanidad que habla de las mujeres que acuden a quimio con sus maridos, y que, cuando les toca entrar, le dejan el bolso y él queda afuera, sosteniendo el bolso. Es, la verdad, el momento más conmovedor del libro.

El hombre ideal no es el que tiene la cuenta corriente más abultada o el deportista más potente, sino el hombre que sostendrá tu bolso cuando estés en la clínica oncológica.

Sabemos lo que no queremos

Más tarde, los romances me enseñaron a no conformarme. A las jóvenes se les dice con frecuencia que se asienten. Con su novio del instituto, o con cualquiera que sea “suficientemente bueno”.

Y las novelas románticas te enseñan justo lo contrario: no te conformes con el primero que pase.

Sabemos cómo identificar a héroes y heroínas de la vida real

Respeto es el ingrediente clave en un héroe o heroína.

Sabemos lo que es el buen sexo

Los romances no son pornografía. Pero contienen sexo. Lo mismo Policía de Nueva York, Gigoló por accidente, y Coupling de la BBC, y ninguno de ellos era pornografía. La presencia de sexo no equivale a la definición de porno.

Sabemos cómo resolver problemas

¿La esencia del género? En una novela romántica, las cosas siempre acabarán bien al final, y si no están bien, es que no es el final.

Porque en una novela romántica, no todo es rosa. Es decir, precisamente trata de resolver problemas y obstáculos, internos o externos, para merecer un final feliz.

Sabemos cómo pedir lo que queremos

Una enseñanza de lo más útil: hay que tener claro lo que uno quiere, y decirlo, porque nadie es adivino:

Aunque dé miedo, hay que pedir lo que uno quiere, o nunca lo obtendrás. No puedes esperar que nadie, sea hombre o mujer, un amigo o tu media naranja, te lea el pensamiento y anticipe exactamente lo que quieres.

Sabemos que el final feliz exige esforzarse

La autora de paranormal Kresley Cole da en el clavo cuando dice:

Una cosa que creo que la mayor parte fuera del género no percibe, es que los protagonistas del romance se ganan su final feliz. Tienen que trabajar por él. Creo que por encima de todas las cosas, las novelas románticas nos enseñan que los finales felices no vienen fácilmente. Como ocurre en la vida real, estas relaciones requieren esfuerzo, dedicación y sacrificio.

El capítulo final: el final feliz empieza… Ahora

El romance es también cómo te tratas a ti mismo: con compasión bondad, respeto, y comprensión. Es importante saber lo que tú quieres, y pedirlo, porque tú también eres importante y valioso.

Quien no sea aficionado a la novela romántica, puede sorprenderse del mucho jugo que le sacamos a estas historias de amor, la “ganancia psicológica” que se obtiene de leer novelas de amor.

Los aficionados al género compartiremos bastantes reflexiones. Leer este libro es como estar en un café con amigas virtuales hablando de estas cosas. En definitiva, es un manual de autoayuda que te permite entender un poco el atractivo de este tipo de novelas y compartir el entusiasmo de otros lectores.

Como estudio serio o académico, pues no, posiblemente no valga gran cosa. Por eso, aunque me gustó, se me queda -en conjunto- en 3 estrellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada