jueves, 10 de diciembre de 2015

Crítica: “The Bollywood Bride”, de Sonali Dev



Entretenida historia que trata temas duros pero en un envoltorio tan suave que casi no te afecta.
Leído en Kindle

DATOS GENERALES

Título original: The Bollywood Bride
Subgénero: contemporánea

Fecha de publicación original en inglés: octubre 2015
Parte de una serie: Bollywood #2

NO TRADUCIDA AL ESPAÑOL

SINOPSIS
Ria Parkar es la Princesa de Hielo favorita de Bollywood: bella, controlada, y a salvo de escándalos, hasta que un acto impulsivo amenaza con exponer al público su pasado destructivo. Viajar a casa, a Chicago, para la boda de su primo, le ofrece la oportunidad de capear la tormenta de los medios de comunicación y encontrar refugio en la familia, la comida, y unas celebraciones tan desproporcionadas que parece como si una de sus vibrantes películas se convirtiera en realidad. Pero también significa enfrentarse a Vikram Jathar.
Ria y Vikram pasaron juntos su infancia, a todo un mundo de distancia del exclusivo internado de Ria en Bombay. Su amistad se transformó fácilmente en amor, hasta que Ria adoptó una decisión devastadora. Tal como lo ve Vikram, Ria vendió su alma por el estrellato, y él tardó años en reconstruir su vida. Pero bajo su furia reprimida, su unión permanece inmutable. Y ahora, entre aquellos que mejor la conocen, Ria puede encontrar el coraje para enfrentarse a los secretos que ha guardado durante años, en beneficio de todos los demás, y una oportunidad de dejar de actuar y empezar a vivir.
Rica en detalles de la moderna vida de los hindúes en EE. UU., aquí hay una historia sexy, cálida e ingeniosa, de amor, familia, y las difíciles elecciones que surgen en nombre de ambos.
Aquí el "book-trailer", cortito y no muy revelador.
¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
La verdad es que la he leído sólo porque me gustó mucho A Bollywood Affair, de momento no he visto demasiadas críticas de la novela para saber si está o no entre lo mejor. Es demasiado reciente.
CRÍTICA
Después de encantarme A Bollywood Affair, estaba claro que esta novela caería, sí o sí. Y no me ha decepcionado.
La protagonista, Ria, es una estrella de Bollywood. Tiene una imagen impecable, elegante, distante, la perfecta “reina de hielo”. Pero, ¡ay! un paparazzi pone en peligro su futuro profesional, pillándola en un momento desafortunado.
Aprovecha para poner tierra de por medio: marcha a Chicago, donde su primo se va a casar. Aquí entra en ese mundo de los hindúes lejos de casa, organizando una boda de lo más hindi. Con la henna, la comida, toda la familia, los bailes, etc. La preparación y desarrollo del evento es el principal fondo en el que transcurre la historia.
Allí se reencuentra con su amor de adolescencia, un maromo guapísimo de ojos grises, llamado Vikram. Otro niño acogido en la amorosa casa de la tía de Ria.
Ria tuvo una infancia complicada porque su madre tenía una enfermedad mental que la volvía agresiva. Después de un episodio terrible, la niña enmudece por el trauma. Y su padre la lleva a pasar los veranos a casa de su tía, en Chicago. Allí es donde, siendo niños, se conocen Vikram y ella. Conecta tan bien con ella que le devuelve el habla.
Pero la enfermedad mental de la madre planea como una amenaza, un impedimento para su felicidad. Nadie lo sabe. Menos que nadie, Vikram. Ria decide que no puede casarse con Vikram y tener hijos. Le ama demasiado para hacerle pasar por eso. Y como ella no le dice la verdad, lo único que ve Vikram es que esta chica rompe con él sin más explicaciones y se marcha a la India a perseguir una carrera como actriz. Que tampoco será fácil, pues tiene que tragarse algún sapo (me entendéis, ¿no?) para poder triunfar en Bollywood.
Diez años más tarde, Ria reencuentra Vikram en la boda de su primo. La atracción que siente por él es inmensa. Pero Vikram parece demasiado cabreado para prestarle atención, más allá de miraditas encolerizadas.
Y aunque pudieran volver a ser amigos, e incluso dejarse llevar por la atracción que siempre chisporrotea entre ellos, el problema sigue siendo el mismo. En su familia, la enfermedad mental parece hereditaria. No quiere que Vikram sufra como ella vio sufrir a su padre. Él adora a los niños, y Ria no quiere tener hijos a los que transmitir la enfermedad. Un futuro de “fertilidad conyugal”, con los dos felizmente rodeados de churumbeles, queda excluido.
Ese es básicamente el conflicto de la historia. La infancia en que pasaron cosas terribles, una enfermedad mental que la sociedad siempre mirará mal, que la va a limitar de por vida, y con la que no quiere castigar a Vikram.
Todo bastante realista y terrible.
La parte sexy está muy bien. Primero la tensión, luego el renovar del enamoramiento arrebatado de manera que no pueden vivir el uno sin el otro,… es una de esas historias de segundas oportunidades que conmigo funcionan siempre. Es curioso, ¿verdad? Cada lector tiene sus gustos, sus tópicos o argumentos favoritos, y este es uno de los míos. Los reencuentros, las segundas oportunidades, los amantes que son también amigos…Son una de mis debilidades.
Y todo eso ambientado en un entorno muy atractivo: una comunidad hindú trasplantada a EE. UU. Ropas coloridas, complicados rituales matrimoniales, bailes, manos pintadas con henna... Un toque exótico que enriquece la historia.
Lo que rebajó mucho mi apreciación de la historia fue que el conflicto fuera, a la postre, un simple malentendido bastante tonto: simple ausencia de una conversación sencilla y franca entre los protagonistas. No hay más intriga que esa. Que una joven y atolondrada Ria no se sincerase con Vikram, tiene un pase. Pero en los diez años siguientes bien pudo haberle dicho, en algún momento:


-       Mira, guapetón, te quiero más que a mi alma, pero mi mamá está como las maracas de Machín. Existe una posibilidad entre tres de que a mí me pase lo mismo. Te amo y nada querría más que vivir contigo siempre. Pero precisamente por eso, no quiero que acabes con una mujer enferma. Ni quiero arriesgarme a tener hijos que hereden este sufrimiento.

No me parece tan difícil, la verdad. Si se aman, lo lógico es que la decisión la tomen entre los dos. O, aunque la tome ella, al menos explicárselo, y no ir por ahí con cara de mártir.
La historia te la cuentan desde el punto de vista de Ria y a pesar de ello, no acabo de entender por qué no se lo dice. Vikram es un misterio para el lector, no para ella. Si ella lo ama, será porque lo conoce y comprende, y sabrá que es un tipo legal.
Desde el principio, además, sabes cómo se va a desarrollar la historia, cómo se va a descubrir el pasado familiar de Ria, cómo va a reaccionar Vikram cuando lo sepa. No hay sorpresas acá. Es tan bueno y comprensivo que me sorprende. Cuando se da cuenta de que Ria le ha estado ocultando algo muy importante a lo largo de tantos años, no se sorprende, o sea, ni por un momento se pregunta si realmente conoce a Ria.
Añado que no sé hasta qué punto es realista el retrato que se hace aquí de la enfermedad mental, a veces llamándola psicosis y más de una vez en concreto esquizofrenia. Como una especie de maldición que se arrastra de generación en generación. Como algo que enloquece a las mujeres justo cuando dan a luz. Y las vuelve violentas y muy agresivas. Al final me da la impresión de que esta novela perpetúa el estigma de la enfermedad mental y contribuye a dar una imagen distorsionada del enfermo mental como alguien violento y desquiciado cuando, en realidad, por poner un ejemplo, “Sólo el 5% de los esquizofrénicos tratados tiene conductas violentas.
Valoración personal: buena, 3

Se la recomendaría a: una contemporánea con un punto especial, exótico.

Otras críticas de la novela:
Sólo encontré críticas en inglés. Recomiendo, en primer lugar, un artículo que hace pensar, en Romance Novels For Feminists.
Plantea el tema de la genética y el romance, preguntándose sobre romances en los que la posibilidad de una herencia genética negativa tiene un papel en la relación romántica.
Ellie Reads Fiction le da 4.5 estrellas.
Smexy Books, también B+.
Review en Kirkus.
En dear author no les gustó tanto, C-.

No hay comentarios:

Publicar un comentario