sábado, 15 de agosto de 2015

Crítica: “Mujer fatal”, de Jennifer Crusie



La primera novela que publicó Jennifer Crusie. Un Harlequin vintage. Entretenido.
 
Portada original (FictionDB)

DATOS GENERALES

Título original: Manhunting
Fecha de publicación original en inglés: 1993
Subgénero: genérica contemporánea

Harlequin Temptation, n.º 463

En España hay una edición, titulada Mujer fatal, aunque ya podrían haber conservado algo del título original, no sé,… A la caza del hombre, o Cacería humana,… no, resulta demasiado sangriento.

Traductora: Patricia García Godina
Fecha: abril de 1994
Editorial: Harlequin Ibérica, S.A.
Colección: Harlequín supernovela, 62

SINOPSIS

Mujer fatal

Kate Svenson sabía exactamente lo que quería en un hombre: tenía que ser alto, guapo, distinguido y, sobre todo, un triunfador. Así que decidió emprender la caza del hombre de una manera muy seria en un resort para solteros, decidida a conseguir a Don Perfecto ¡o morir en el intento!

Así que conoció al alto, guapo, distinguido sobón y acabó tirándolo a la piscina. Luego al alto, guapo, y distinguido snob al que le clavó un tenedor. Y luego está... Jake Templeton.

Vale, Jake era alto, guapo y lo más sexy del mundo. Pero no tenía ni una pizca de distinguido o agresivo en su cuerpo, y estaba feliz relajándose y disfrutando de la vida. Es justo lo que ella no quiere, ¿no es cierto?

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
Francamente, no. La leí por aquello de leerme todo lo de Jennifer Crusie. Está bien, y pasas un buen rato sonriendo con ella, al final lo cierras y pasas a otra cosa. No tiene nada en especial que la haga memorable… salvo el humor y el tono decididamente feminista chez Crusie.

CRÍTICA

Cuando pienso en estos harlequines de hace años de autoras que hoy son súper famosas (como Nora Roberts, por ejemplo) y que, como es habitual, Harlequin tradujo en aquellos años de manera inmediata, me pregunto, ¿dónde estarán esas novelitas? ¿En qué mercadillo de segunda mano, o en qué trastero olvidado estarán estos preciosos harlequines de la abuela, o la madre o…?

Tal vez todos se reciclaron. Pero seguro que quien leyó este Mujer fatal se quedó con él, porque es auténtico perfume en frasco pequeño.

Jennifer Crusie resume el tema de esta novela en una línea: La búsqueda de Don Perfecto se le complica a Kate porque pasa demasiado tiempo con Don Imperfecto.

El planteamiento juega un poco como contrapunto a esas tramas en las que las protagonistas aparentemente quieren una cosa como el éxito profesional pero, al final, acaban sacrificándolo en el altar del matrimonio. Aquí no hay ese fingimiento. Kate tiene dinero y un buen trabajo, pero además a sus treinta y tantos, quiere un marido. Sus tres compromisos anteriores acabaron por voluntad de ella. En uno de los casos, el cretino quería que ella dejara de trabajar, cosa a la que Kate se niega.

Su amiga Jessie le propone que enfoque la búsqueda de marido como si fuera un negocio más. Su plan es ir a cazar marido allí donde habrá a un lugar donde abunden los solteros ricos y ambiciosos, justo su tipo. The Cabins resort. Golf, montañas que recorrer en bici, un lago donde pescar y una piscina para tostarse al sol.

No sé si como plan es muy realista, pero ¡qué demonios! Estamos en Romancelandia.

Allá que se va ella y empieza a conocer tipos interesantes, guapos, y de éxito. El primero que atrae su atención resulta ser un pulpo asqueroso al que no le queda más remedio que empujar a la piscina. Los siguientes triunfadores con los que intenta intimar no salen mucho mejor parados.

A todo esto, Jake y Kate se hacen amigos, pensando que la cosa no irá a más entre ellos porque, al fin y al cabo, ninguno de ellos es lo que el otro busca. Jake es demasiado relajado y para nada ambicioso, y Kate se parece demasiado a su ex como para repetir el error.

En estas vacaciones, más que descubrir a un marido, Kate se descubre a sí misma. Traba relación con la dueña de un bar, el Nancy’s; cómo funciona la economía del lugar; y también que, a veces, lo mejor del mundo es pasar las horas en una barca, fingiendo que se dedica a la pesca, mientras el macizo y perezoso Jake se cubre con el sombrero vaquero y dormita bajo el sol.

El conflicto se plantea porque ella quiere su trabajo en la ciudad y un marido. Pero Jake ya ha pasado por un matrimonio con una mujer fuerte y emprendedora como Kate, ya ha vivido en la ciudad, ya ha sido un tipo de éxito de los que ella quiere,… Y le dio la espalda a todo eso, negándose al compromiso.

Se hacen amigos, se gustan, la química entre ellos es fabulosa,… pero el futuro juntos no parece fácil a menos que se llegue a compromisos. Y, por una vez, no se trata de que sea la mujer quien haga todos los sacrificios.

Es la primera novela que publicó Jennifer Crusie. Así que sus primeras líneas como escritora, son las siguientes (la traducción es mía, no la de Harlequin):


-       ¿Estás planeando tirarte? Yo no lo haría. La sangre es imposible de sacar de la seda.
-       Sólo estoy mirando el tiempo –dijo Kate Stevenson pacientemente, y siguió mirando a través de la ventana de su apartamento, sabiendo que, si la ignoraba durante suficiente tiempo, Jessie perdería interés en ella y volvería a leer el periódico.


De acuerdo, estamos a principios de los noventa y esto es un harlequin, así que algunas cosas parecen inevitables. Como el "efecto Tom Selleck": el prota lleva bigote.

Entre los secundarios, unos resultan interesantes y otros son puro cliché, como esa Valerie, supuesto ejemplo de fría mujer ambiciosa y profesional.

Pero aquí sí que ves el acento Crusie, en el humor que domina en muchas escenas. Unas son estrambóticas en plan slapstick. En otras, el humor procede de los rápidos diálogos. El estilo no es en absoluto de una novata, no, sino equilibrado, con buena caracterización de los personajes principales. No encontrarás la irregularidad o desmesura del escritor novel, que quiere meter en su primera novela todas sus inquietudes, por si no publica nada más. Esta una historia sencilla, narrada de una manera muy entretenida que te hará sonreír.

La mayoría de novelas genéricas me resulta indistinguible. Creo que eso es algo buscado por el editor, porque al cliente le interesa más el formato que el nombre de la portada. Pero el efecto que me produce es como un papel que el escritor doblara para darle forma cada uno a su estilo y luego el editor le pasara la plancha para dejar la historia lisa, de manera que todas acaban bastante parecidas. No sé, como esas actrices que acaban las pobres como hámsteres clonados, sin el menor rasgo propio que las identifique.

Sin embargo, cuando coges un harlequin de una de estas autoras famosas, te das cuenta de que se manifiesta en ellas una voz poderosa que el editor no consiguió planchar. El toque Nueva Era algo melancólico de Jayne Ann Krentz, por ejemplo. Los macho men sureños y las mujeres puliditas y fríamente contenidas de Sandra Brown. O, en el caso de Jennifer Crusie, las heroínas independientes y decididas con su propia red de amigos y familiares, emparejadas con héroes que no se entrometen en su vida, que no las avasallan ni se imponen. Son sexis, fuertes y divertidos, sin dejar de resultar siempre políticamente correctos (desde un punto de vista feminista).

La he leído en digital, en inglés, porque es la única forma de poder hacerse con un Crusie vintage y no arruinarse.

Valoración personal: digno comienzo, 3

Se la recomendaría a: fans de Jennifer Crusie y aficionados a la novela rosa.

Otras críticas de la novela:

No he encontrado críticas de esta novela en español. Y en inglés, muy poquita cosa.

En sus críticas exprés de las novelas de Jennifer Crusie, Candy le dio un A y recuerda lo sexy que es Jake,… y que la historia original tenía un final diferente, que a ella le gusta más. Como he leído la versión nueva, no sé a qué se refiere.

En All About Romance le dan lo máximo, una A, y la consideran DIK (libro que te llevarías a una isla desierta).

Las Audiogals le dedican una crítica al Audiobook de esta novela y lo que es al contenido del libro le dan una A.

Para saber más de esta historia, se puede leer la propia página web de Jennifer Crusie que termina con una confesión muy emotiva de que, cuando lo terminó, y apiló las páginas sobre la mesa, acabó llorando porque había sido capaz de escribir un libro.




4 comentarios:

  1. Me encantan tus criticas i más cuando hablas sobre Jennifer Crusie. Mujer fatal es el unico libro traducido en español que no llego a encontrar. Si sabes dónde puedo encontrarlo, dimelo por favor. Saludos y felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta en español no la he encontrado. Ni en Amazon ni en Iberlibro digital, donde encuentras cosas de segunda mano, está. Siento reconocer que no tengo idea de cómo se puede conseguir en español. Siempre puedes mandar un correo electrónico a Harlequín Ibérica, por si ellos pudieran indicarte, pero no creo que guarden ejemplares de hace veinte años. Puede que algún día les de por reeditar estas cosas de las que creo que aún se conservan los derechos.

      Eliminar
  2. Esta en mi estanteria de joyitas. Y cada dos o tres años saco todos los harlequines de Crusie me los releo, sigo con sus novelas, y suspiro de pena porque no hay ninguna autora que haya recogido el testigo de esta maravillosa escritora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, qué envidia. Haces bien en guardarla como oro en paño. Estos harlequines de la Crusie es imposible encontrarlos en español. Y sí, esa combinación justa de mala leche y humor no lo veo yo en nadie más. No ha creado escuela, a lo que se ve.

      Eliminar