domingo, 27 de abril de 2014

Review: THEN CAME YOU, by Lisa Kleypas


Then Came You by Lisa Kleypas
Then Came You (in FictionDB)


A classic novel that introduces Derek Craven as a secondary character

Published: 1993
Genre: Historical Romance - 1820
My Rating: 3 stars
62 in AAR Top 100 List

Lily Lawson is a young lady with a very bizarre behaviour, just on the fringe of what society could accept. When her sister is bethroted to lord Alexander Raiford, Lily decides to save her from an unhappy marriage. What she doesn’t know it’s that –in the end- she will fall in love with Alex.

This is an ‘enemies to lovers’ story. Lily is the most attractive part of this couple. She can keep on smiling even when her heart is broken because her little daughter is not with her. Alex is more a stereotype –blond, handsome, noble & haughty. He’s still a kind of 80s heroe, as he kisses and touches Lily even if she does not allow him to do it. From my POV, he’s overshadowed by the vivacious Lily and –certainly- by the very attractive Derek Craven.

What things did I dislike in this book? Well, first the Spanish ambassador who is presented as a walking cliché of a lascivious Mediterranean. The good thing is that it prompted me to search who the real ambassador was, and I discovered an interesting story that has more to do with real History than this pseudo-historical fantasies that romance novels sometimes are.

And I have my doubts about Lily’s daughter story. I think it would have been more dramatically effective if that story had been told throughout the whole novel and not mainly at the end.

The long review of this book, in Spanish, can be found here

miércoles, 23 de abril de 2014

Crítica: "Sombra y estrella", de Laura Kinsale


Hoy 23 de abril, día del libro, además de conmovernos con el discurso  de Elena Poniatowska aceptando el Premio Cervantes, es un día estupendo para que aquí, -que nos dedicamos a una literatura más popular-, pongamos uno de los mejores libros de quien, para mi, es la más literaria de las autoras de romántica.


Diseño de la cubierta: Tholön Kunst
Imagen: St Pancras Hotel & Station from
Pentonville Road, Londres, 1884
© The Art Archive. The Picture Desk
DATOS GENERALES

Título original: The Shadow and the Star
Fecha de publicación original en inglés: 1991
Subgénero: histórica, 1887
Puesto en la lista AAR 2013: 86

Traductora del inglés en la edición en castellano de Plaza & Janés: Ana Eiroa Guillén © 2006

SINOPSIS (de la contraportada)

Londres, 1887. Delegaciones de todo el mundo acuden a la capital británica para sumarse a los festejos por el jubileo de la reina Victoria. Y acompañando a la misión diplomática de las lejanas islas Hawai ha llegado un hombre enigmático. Atractivo, cultivado y rico, Samuel Gerard oculta tras una personalidad magnética las cicatrices de una infancia cruel. Únicamente la disciplina y el dominio de sí mismo han logrado apartarle de lo que él percibe como su lado más oscuro, donde habitan los deseos que ha estado reprimiendo hasta que entra en su vida Leda Étoile.

Finalista de varios premios de novela romántica, Sombra y estrella es otro de los libros más elogiados y leídos de Laura Kinsale. Una vez más, esta autora nos atrapa con unos personajes vulnerables, ricos en matices y enormemente humanos, y una historia atípica, distinta y sorprendente hasta el final.

CRÍTICA

Definitivamente, Laura Kinsale juega en otra liga. No escribe una novela cada quince días sino que tarda años. Pero luego, cada una de ellas es especial y algunas, auténticas maravillas.

Pertenece a ese puñado de autoras cuyos mejores libros puedes prestarlos a quien no lea romántica, en la seguridad de que todos los tópicos y prejuicios quedarán arrinconados. “Sombra y estrella” (The Shadow and the Star, 1991) es sin duda una de sus mejores obras.

A pesar de que por la sinopsis parece que la cosa se va a centrar en el misterioso Samuel, el punto de partida es la patética vida de Leda Étoile en los barrios bajos del Londres victoriano. Hija ilegítima, fue acogida por una dama que la educó en las exigencias de la burguesa sociedad victoriana. Sólo que a la muerte de su benefactora se tiene que buscar la vida y eso no es en absoluto fácil para alguien que tiene la educación y sensibilidad de una dama, pero ninguna conexión social, ni familia que responda por ella. Una huérfana que no encuentra su lugar en el mundo. Y todos asumen que sin medios ni posibles, acabará teniendo que complacer a caballeros para poder salir adelante.

En el trabajo conoce a Samuel Gerard, un misterioso caballero procedente de las Islas Hawai, rico y bien educado. Pero que no deja de ser otro desclasado como ella. De origen desconocido, fue acogido por una buena y rica familia de Honolulu, después de una infancia terrible en la que fue víctima de abusos. Encontró un hogar y, en Dojun, un maestro en las artes marciales y la cultura japonesa. Siente un amor, casto, puro, idealizado, por la hija de la familia, con quien confía casarse algún día.

Pero en su camino se cruza Leda, por la que empieza a sentir una pasión totalmente inapropiada. Como es un caballero, se siente confuso por las contradictorias emociones de su interior. La tensión sexual entre ellos nace poco a poco hasta hacerse irresistible. Las escenas sexuales son contadas, pero explícitas y bastante apasionadas. Y realistas, dentro de lo que es el género.

"Sombra y Estrella" es el modelo de lo que debe ser una novela histórica: bien documentada, presenta una reconstrucción muy creíble de la época. Y, sobre todo, de los personajes, que resultan totalmente creíbles: hablan, sienten y piensan a la antigua. No es lo habitual en la romántica histórica, donde se prefieren las fantasías pseudohistóricas ajenas al Zeitgeist, el espíritu de la época.

Leda es totalmente una mujer victoriana, muy convencional, en la que la educación que ha recibido y la realidad en la que vive chocan por completo. La prepararon para ser una dama y sin embargo, se ve obligada a buscarse la vida, sin recursos. La vi bastante perdida, cómo se le iban cerrando caminos, bloqueada, sin saber exactamente qué hacer hasta que Samuel actúa como un ángel inesperado y la rescata de su sórdida vida, sin que Leda acabe de ser muy consciente de ello. Leda se comporta con Samuel con la misma seriedad, autocontrol y dignidad que cabe esperar. De la parte sexual no tiene ni idea, también como es muy propio de la época.

Y Samuel, también en consonancia con la época y su experiencia personal, es de esos que se desconfía de la pulsión sexual.

El estilo de Kinsale es bastante literario. Cuidado, exacto, buscando la palabra justa y describiendo el comportamiento adecuado y preciso en cada momento. La trama la desenrolla de una manera muy hábil. La historia parece que va por un lado, pero luego cambia de dirección y va por otro. Y, al final, se cierra el círculo relacionando el final con algo que ocurrió al principio de la novela.

Es, para mí, un ejemplo perfecto de novela clásica: equilibrada, contenida y apasionada a un tiempo. Como los personajes protagonistas, Leda y Samuel.

Cuando los lectores de The Romance Reader escogieron su Top 100 de novela romántica del siglo XX The Shadow and The Star apareció en el puesto n.º 64. Ha sido incluida en todos los Top 100 de AAR: la n.º 56 en 1998, n.º 10 en 2000 (su mejor clasificación), n.º 39 en 2004, n.º 37 en 2007 y n.º 83 en 2010. También está considerada como una “Favorita de todos los tiempos” de AAR.

Tiene toda una parte muy interesante y llena de detalles sobre la cultura japonesa. Entre las peculiaridades de Samuel, está que es una especie de ninja. Admito que esto puede aburrir si no te interesa lo exótico.

Valoración personal: notable, 4

Se la recomendaría a: a todos los amantes del género novelístico, que busquen un buen libro que les lleve a otra época. Abstenerse sólo los que prefieran novelas ligeras y rápidas.

Otras críticas de la novela:

En el blog Novelas Románticas:Críticas, reseñas, opiniones… podemos leer, “Definitivamente, Laura Kinsale está en otro nivel” que es, creo yo, el lema de todos quienes disfrutamos de las creaciones literarias de esta magnífica escritora.


Para quienes lean inglés, All About Romance contiene una crítica de lujo, escrita por Lisa Kleypas, quien le dedica a "Sombra y estrella" frases maravillosas como que es “una de las mejores escritoras en la historia del género romántico”, que en esta obra logra “el equilibrio perfecto entre la historia y los personajes”, o que, en definitiva, “es la mejor novela de Laura Kinsale, y quien no la lea, se está perdiendo a un escritor en su mejor forma”.

Como siempre, la ficha en lafictiondb

Otras novelas de la autora en el Desafío AAR:

AAR 06. Laura Kinsale – Flowers from the Storm / Flores en la tormenta (1992)
AAR 89. Laura Kinsale – For My Lady’s Heart /Por el corazón de mi dama (1993)

Ediciones en España:

-       Sombra y estrella (2006) Plaza & Janés Editores, S.A.
-       Sombra y estrella (2007) Círculo de Lectores, S.A.
-       Sombra y estrella (2008) Debolsillo   

viernes, 18 de abril de 2014

Crítica: "Más que una amante", de Mary Balogh


Portada de la edición de 2012.
Diseño: Random House Mondadori
Fotografía ©  Herman Estéves
Otro Mary Balogh. Todo Regencia. Muy bien escrito. Entretenido, aunque nada original.
DATOS GENERALES

Título original: More Than a Mistress
Fecha de publicación original en inglés: 2000
Subgénero: histórica – Regencia
Puesto en la lista AAR 2013: 53
Parte de una serie: 1.º de la serie Amantes
Traductoras del inglés: © 2012, Ana Isabel Domínguez Palomo y María del Mar Rodríguez Barrena

SINOPSIS

La primera entrega de la serie Amantes

Jocelyn Dudley, duque de Tresham, el soltero más cotizado y escurridizo de la alta sociedad, debe batirse de madrugada por haber mancillado la reputación de una doncella. Pero la repentina aparición de Jane Ingleby, empleada en un taller de costura, provoca que el duque reciba un disparo en la pierna. Cuando Jane es despedida de su trabajo por llegar tarde, decide pedirle a Tresham que le explique los hechos a su jefa para recuperar su empleo. Pero él, seducido por su extraordinaria belleza e intrigado por su desparpajo, le propone que sea su enfermera hasta que se mejore. Mientras crece la atracción entre ellos, Jane, que oculta un peligroso pasado, vislumbra un corazón de insospechada nobleza tras esa arrogante fachada.

Una pasión arriesgada. Un oscuro secreto que amenaza con salir a la luz y destrozarlo todo.

CRÍTICA

“Más que una amante” (este título es traducción del original en inglés: “More Than a Mistress”) es una novela histórica ambientada en la Regencia inglesa que se publicó en el año 2000. Es la primera de la serie Amantes.

El planteamiento recuerda un poco a otro libro de Balogh, “La perla secreta”. Aquí hay también una dama que huye de una situación violenta y marcha a Londres, donde intenta ganarse la vida con un empleo de baja categoría, en concreto y en este caso, en un taller de costura.

Por razones que no acabo de entender, para ir al trabajo, al amanecer, atraviesa Hyde Park. Y pasa justo por un discreto rincón en el que dos caballeros están en pleno duelo. Les grita que se detengan. ¿Por qué? No me quedó claro por qué razón se entromete. Quiero decir que si yo soy una humilde trabajadora, o una damisela disfrazada como tal, y me encuentro al amanecer en un sitio aislado de gran ciudad en la Regencia, y vislumbro a lo lejos a un grupo de caballeros que no pueden estar haciendo nada bueno allí a esas horas,… creo que no es muy prudente acercarse.

Pero bueno, son cosillas menores. Esto es una novela romántica histórica, así que la damisela disfrazada se acerca y les grita. Uno de los intervinientes en el duelo, un duque guapo y arrogante, rico, soltero, joven, etc. (insertar aquí cualquier otra característica que se te ocurra de duque de la Regencia según las novelas románticas y acertarás)… se distrae por el grito de la muchacha y resulta herido. La distracción le ha hecho llegar tarde al trabajo y la despiden. Va a casa del duque, que dicho sea de paso lleva ese nombre tan peculiar –Jocelyn- que tan unisex nos suena, para que la ayude a recuperar el empleo. Por esas cosas tan propias del género, acaba teniendo una nueva ocupación: enfermera del duque durante su convalecencia de tres semanas. Porque sí. Aunque ella es un poco impertinente. Y él no está del mejor de sus humores. Pero es la magia del romance.

La cosa es que Jane (que en realidad se llama Sara Jane) y Jocelyn empiezan a conocerse y se encuentran ciertamente atractivos. La música los une en una escena muy lograda, bastante melancólica. Y a partir de ahí, la cosa evoluciona hacia otro tipo de relación. Lo que era un duque libertino propio del siglo anterior se trasforma en un modelo de apacible respetabilidad burguesa, que prefiere quedarse en casa con ella y dedicarse a quehaceres respetables y propios de la intimidad del hogar. 

Esta novela obtuvo las mejores críticas cuando se publicó. Fue distinguida con el Premio RT de 2001 al Romance histórico del año y, en España, en 2012, el Premio Dama a la mejor novela romántica histórica. Apareció en la lista Top 100 de 2004 con el puesto 90, en 2007 subió al n.º 65, en 2010 bajó al n.º 78 y en este año pasado 2013 subió otra vez, hasta su mejor puesto, el n.º 53.

“Más que una amante” es una de esas novelas que, en caso de verlas en la librería, posiblemente no serían mi primera elección. Una novela que nada tiene de especial o distinto en los personajes, la ambientación o la trama, en la que encontramos:
                   
a)           un duque (¡cómo no!) que –repetimos- es guapo, arrogante, rico, joven, bastante civilizado, conocido libertino pero con una secreta sensibilidad artística. Añado que su mirada fija hace temblar a todo el mundo salvo la heroína. ¡Ah!, y gasta monóculo, lo que le da un aire, para mí, bastante ridículo cuando me lo imaginaba.
b)           Una muchacha disfrazada pero de buena familia que se cruza en su camino y lo encanta por su belleza y su sinceridad, al ser la única persona que se atreve a hacerle frente.
c)           Una ambientación típica de Regencia: salones de baile y paseos por Hyde Park. En resumen, no hay nada especial o distinto ni en los personajes, ni en la ambientación ni en la trama.
Lo cierto es que está muy bien escrita, con mucho talento de narradora, de manera que a pesar de no haber nada original en la historia, te atrapa y resulta muy fácil ir leyendo hasta saber en qué para todo, y cómo se solucionan las cosas. Otro punto a su favor es que, aunque se trata de un Regencia, aquí Jane, una vez que descubre que es una persona con deseos sexuales, actúa con normalidad, sin aspavientos ni ñoñerías. Los diálogos son, creo yo, lo mejor del libro, con su punto de ingenio y algún momento de sarcasmo. Pero vamos, tampoco es que estemos ante el sutil humor inglés de una Georgette Heyer.

Valoración personal: buena, 3

Se la recomendaría a: quienes gusten de la novela romántica de la Regencia, sin dudarlo, porque tiene todo lo propio del subgénero. ¿Al resto? No se lo recomendaría, salvo que no tuvieran otra cosa que leer.

Otras críticas de la novela:

Para leer unas cuantas críticas entusiasmadas, de muy bueno para arriba, el Rincón de la Novela Romántica. En Románticas al Horizonte también gustó. Aquí, la crítica de Cazadoras del Romance.

En inglés, tenemos la reseña de RT Book Reviews, la crítica en The Romance Reader, donde me entero de que este fue el primer “tapa dura” (encuadernación cartoné) de Mary Balogh, lo que es un reconocimiento a su talento, ya que eso sólo lo logran -quienes lo logran- después de bastante tiempo. Y, finalmente, en All About Romance.

Pincha aquí para acceder a la ficha de esta novela en la base de datos FictionDB.

Otras novelas de la autora en el Desafío AAR:

AAR 36. Mary Balogh – A Summer To Remember / Momentos inolvidables (2002)
AAR 82. Mary Balogh – The Secret Pearl / La perla secreta (1991)
AAR 92. Mary Balogh – Simply Love /Simplemente enamorados (2006)

Ediciones en España:

-              Amantes 1. Más que una amante (2012) Plaza & Janés Editores, S.A
            -              Más que una amante (2013) Cisne, Debolsillo, 67/14

martes, 15 de abril de 2014

Feminismo y novela romántica

Tradicionalmente se ha visto la novela romántica como un producto cultural antifeminista, perpetuador del modelo patriarcal y de la alienación de la mujer. Esta es la tesis de Janice R. Radway, en uno de los primeros estudios del género, Reading the Romance.
Reading the Romance
Lo que ocurre es que este trabajo data de 1984. Tuvo un objeto de estudio muy limitado, con un número increíblemente reducido de lectoras y de novelas analizadas. Además, hay que recordar que era la época en que predominaba la novela romántica histórica en la que, -como he leído más de una vez- “violar a la heroína era parte del cortejo”. Kay Mussel, como Radway, publicó un trabajo parecido el mismo año, considerándolo una forma de escapismo respecto a la falta de poder, de significado, autoestima e identidad de la lectora: Fantasy and Reconciliation: Contemporary Formulas of Women's Romance Fiction.
 
Mirándolo por el lado positivo, hay algo bueno y es que al menos se tomaron la molestia de estudiar el tema aunque su campo de trabajo fuera bastante limitado.
 
Con estos antecedentes inmediatos, Jayne Ann Krentz defendió el género –como editora y autora de un artículo- en Dangerous Men and Adventurous Women. Es verdad que algunas de sus tesis no las comparto, como lo de llamar “seducción forzada” a lo que me parece simple y llana violación. Pero por lo menos fue un intento de explicar este género literario y su atractivo.
 
La novela romántica actual es muy respetuosa con la mujer. Es un género escrito mayoritariamente por y para mujeres. Sobre temas que suelen interesar a las mujeres, no sólo el amor –que ya no siempre es heterosexual-, sino las emociones en general, la familia, el trabajo femenino, la inserción en una comunidad, la sexualidad,… La “seducción forzada” se ha ido para –esperemos- no volver jamás. Y las heroínas mucho más fuertes, decididas y “matonas” (auténticas kick-ass más de una) que las de la ficción general. Las autoras tienden a escribir en un estilo propio de la forma de narrar femenina, que tradicionalmente ha sido diferente a las narraciones masculinas, como
Dangerous Men and...
 Jennifer Crusie señala en su artículo “Romancing Reality: The Power of Romance Fiction to Reinforce and Re-Vision the Real”, citando a la folklorista Karen Baldwin.
 
En noviembre de 1997, Kay Mussel se apartó de aquellas consideraciones iniciales, reconociendo que la novela romántica de los 90 había cambiado, que incorporaban temas feministas, al tiempo que reafirmaban nociones tradicionales como el amor o la familia. Pero ella lo relaciona con el hecho de que estos temas (el amor, la familia) ya no se ven como amenazas para la liberación de la mujer.

 
 
En agosto de 2000, Jayne Ann Krentz impartió una conferencia en la Universidad Estatal de Bowling Green, dedicada a la literatura popular en general y al romance en particular.

Hace una comparación muy graciosa entre los críticos académicos que tienen por norma atacar la literatura popular, a los que achaca no entender el verdadero significado de la ficción popular. Dice lo siguiente:
 
"Se enfrentan al mismo futuro problemático que los perros que persiguen coches. Está genial siempre que realmente no alcancen a ninguno. Porque en un enfrentamiento cara a cara, es el coche el que gana siempre. Y puedo aseguraros que en el enfrentamiento eterno entre los críticos y la ficción popular, la ficción popular gana una y otra vez”.
 
Después elogia a los lectores que, contra viento y marea, siguen comprando romántica, con lo que acreditan su resistencia y valentía personales. “Han demostrado que son asombrosamente inmunes a los críticos, a los sermones feministas sobre las maldades de las sociedades patriarcales y al desprecio de los medios de comunicación”.
 
Finalmente, me gustaría destacar otro momento de su conferencia que comparto plenamente: “Es muy interesante darse cuenta de que la mayoría de las lectoras y escritoras de romántica se consideran feministas, haciendo una clara distinción entre su punto de vista del feminismo y lo que ellos perciben como el punto de vista académico, más políticamente correcto y estridente”.
 
Las novelas románticas actuales no transmiten la idea de que las mujeres no puedan vivir sin un hombre. El punto de partida de la mayoría de las novelas románticas contemporáneas es, precisamente, que podemos hacerlo sin problemas, así que más vale que él sea un tipo que se merezca el amor de esta mujer tan estupenda. Lo que demuestran, si es que tienen algo que demostrar, es que también podemos vivir con ellos, por muy de Marte que sean. Y, debo recordar, hay un subgénero LGBT (pequeñito, eso sí) dentro de la novela romántica, o el male/male romance pero escrito por y para mujeres, que escapa de todos estos prejuicios y en el que los críticos y los medios nunca piensan cuando mencionan la romántica.
 
En las históricas, no se hace sino recordar la que durante siglos fue la condición femenina: su definición como esposas, hasta el punto de que era la situación de sus maridos lo que determinaba sus derechos y posición en la sociedad.  Cuando en tantos Regencias vemos el descarnado mercado matrimonial de Almack's por mucho que se dulcifique, se capta fácilmente el poso de desesperación que subyace en muchas novelas de Austen, porque en el fondo esa era realmente la decisión más trascendental que la mujer tomaba -o que tomaban por ella. Pocas novelas históricas de las otras, de las mainstream, recrean el punto de vista femenino y el limitado universo de las mujeres como la romántica, en la que no ya la virtud (entendida como castidad sexual) era importante, sino la mera apariencia de esa virtud, podía destruir el futuro de una muchacha.
 
Me encantaría poner alguna referencia española sobre este tema. Sin embargo, y hablando en términos generales, la ficción popular no ha merecido la atención de los críticos, ni de los estudiosos de las universidades, y cuando te encuentras algo en los medios de comunicación, repiten los tópicos de hace treinta años. O sea, aún andan en la “fase Radway” pero sin estudio en el que apoyarse. 
 
Las únicas excepciones son estudios aislados sobre la ideología de la "novela rosa" de los años 30, por ejemplo por el franquismo o, curiosamente, por la Revolución cubana alentando una especie de "novela rosa socialista" que sustituyera a Corín Tellado, publicada en la isla durante años con gran éxito.
 
Así que no, no puedo dejaros enlaces a estudios, conferencias, o páginas en español sobre estos temas. Es una pena, aunque si existe alguna y yo no me he enterado (¡internet es tan inmenso!) se agradecen sugerencias.
 
¿Novela romántica que yo consideraría feminista? Dentro del subgénero contemporáneo, Jennifer Crusie que además es muy divertida, y dentro del subgénero histórico, Cecilia Grant o Courtney Milan. ¡Y la serie futurista de Eve Dallas! Algunos libros de estas autoras aparecerán por aquí. Pero vamos, una mera lectura de cualquiera de las novelas publicadas en los últimos años por Nora Roberts, Lisa Kleypas, Rachel Gibson o Susan Elizabeth Phillips, permite darse cuenta de que -por regla general- no defienden modelos patriarcales ni roles tradicionales en la mujer.
Detalles del producto
 
Desde un punto de vista teórico, es muy interesante lo que está haciendo The Popular Romance Project, aunque ¡por supuesto! ha sido objeto de ataque furibundo por cierto senador republicano, como cuenta Teach Me Tonight.
 
Acabo enlazando a una de mis páginas favoritas, Romance Novels For Feminists, su nombre lo dice todo, "Novelas Románticas para Feministas".
Resumiendo: no voy a decir que la novela romántica sea un género feminista por excelencia, ya que busca sobre todo el entretenimiento, no la defensa de una tesis política concreta. Si entendemos el feminismo como, al menos, la no discriminación de la mujer y la promoción de sus intereses sociales y personales, creo que se puede afirmar que como mínimo "ese" feminismo y la novela romántica no están en absoluto reñidos.

domingo, 13 de abril de 2014

Review: WHITNEY, MY LOVE, by Judith McNaugh

Whitney, My Love by Judith McNaught
The one and only! (Fictiondb)
What a pity this book was my first review!

Published: 1985
Genre: Regency Period, Historical Romance
My Rating: 2 stars
99 in AAR Top 100 List

Whitney Stone is in love with Paul. But, alas! he is not interested in her, so she goes to Paris for a make-over. When she comes back, she has already attracted the attention of another man, the rakish Clayton Westmoreland, Duke of Claymore, who likes her spirit and her liveliness. Kind of Regency ‘Gone with the Wind’, but without the war, isn’t it?

Many people love this book. They think the characters are so intense that they take you into a whirlwind of emotions. ‘Whitney, My Love’ has been in the AAR Top 100 from the beginning, but it’s going down with each passing year, from the 5th place in 1998 to this 99th place in 2013.

I’m one of those that dislike this book. A wilful girl and an overwhelming ‘macho’ are not my cup of tea. Clayton is a rapist –something a little bit usual in the 70s and 80s romances – but without the final groveling. He is so obsessed with the ‘taming’ of this ‘shrew’ –a hateful literary topic from a feminist POV- that he does not respect her, he is groping her all the time, he even buys her to her father! I was not surprised when I read that, in the original version of the book, he even hits her with a riding crop.

What else? The plot moves forward with a lot of stupid misundersdings, and in the end Whitney is more mature, but Clayton keeps on being the same asshole. So, I’m afraid, that their HEA will be full of forgiveness from Whitney’s part.

So, ‘Whitney, My Love’ is part of the Romance canon. It has all the topics that you can easily find in many novels published after this one. So you have to read it to know where this genre comes from and how it was in the past.

The long review of this book, in Spanish, can be found here.

jueves, 10 de abril de 2014

Crítica: "La mujer cautiva", de Patricia Gaffney


La mujer cautiva
Portada de la Edición Kindle (Amazon)
La única novela escrita por Patricia Gaffney que aparecerá en este Desafío AAR. Una novela clásica de las más controvertidas: o la amas o la odias. Yo la he disfrutado.
 
 
DATOS GENERALES

Título original: To Have & To Hold
Fecha de publicación original en inglés: 1995
Subgénero: Histórica - Victoriana
Puesto en la lista AAR 2013: 90
Parte de una serie: n.º 2 de la Trilogía Wyckerley

SINOPSIS

Sebastian Verlaine, el nuevo vizconde D'Aubrey, era cínico, sofisticado, y demasiado guapo para su propio bien. Y se aburría. ¿Por qué, si no, iba a aceptar sentarse en estrados con otros dos magistrados para juzgar los pequeños crímenes de sus arrendatarios y sus vecinos? Es una diversión, hasta que les presentan a una bella prisionera, y se da cuenta de que tiene en sus manos el destino de esa mujer.

Rachel Wade sabe todo lo que hay que saber sobre el desvalimiento y la degradación sexual. La violenta muerte de su marido la libró de esa pesadilla, pero diez años en la cárcel por su asesinato era otra clase de tortura. Ahora, un hastiado vizconde le ofrecía la libertad, pero a un precio. “Ama de llaves”, era el puesto que él le ofrecía en Lynton Hall. "La puta de Lord D'Aubrey," la consideraban en realidad los escandalizados aldeanos.

Un trato despiadado, desconsiderado. Pero ninguno de los dos sospechaba el resultado que podría dar. Cómo un juego que comenzó por puro deseo podía acabar siendo una apuesta por el amor.

CRÍTICA

El título original de “La mujer cautiva” (1995) es “To Have & to Hold”. Podría traducirse como “Para tenerte y conservarte”. Esto viene de los votos matrimoniales anglicanos tal como aparecen en el Book of Common Prayer (“Libro de Oración Común” en traducción española. Que dice:

"To have and to hold from this day forward, for better for worse, for richer for poorer, in sickness and in health, to love and to cherish, till death us do part."

Resulta intrigante que en español lo haya titulado “La mujer cautiva”. Porque se parece muchísimo a los de dos clásicos de la agresión sexual en la novela romántica: “La novia cautiva” (Captive Bride, 1977) de Johanna Lindsey, y "La amante cautiva" (Lady Vixen, 1980) de Shirlee Busbee. Y es significativo porque esta novela también es controvertida gracias a que, entre otras cosas, el “héroe” (por llamarle de algún modo) viola a la protagonista.

La historia comienza con un tono siniestro que recuerda un poco los relatos góticos. Sebastian Verlaine es un libertino que, aburrido de su última amante -a la que acaba de dar el finiquito-, acude a cumplir sus deberes como juez de paz. Ante el tribunal llevan a Rachel Wade, quien ha pasado diez años en prisión por el asesinato de su marido. No la colgaron porque él la había sometido a “actos sexuales desviados”. Ahora, en libertad condicional, no encuentra empleo, y la han detenido básicamente por pobre.

Atraído por Rachel, le ofrece un puesto en su casa, Lynton Hall, como ama de llaves. Así entra en un ambiente mórbido de crueldad y fría desesperación. Todo el mundo asume, incluida ella misma, que deberá calentarle la cama al amo. Pero hace tiempo que perdió todo orgullo y esperanza. Cualquier cosa es preferible a volver a la cárcel.

Este tiparraco juega con ella, la humilla por puro entretenimiento. Sebastian es perfectamente consciente del daño que le está infligiendo. Cuando él quiere, se acuesta con ella. A pesar de que Rachel le deja muy claro que no quiere. Encima, el muy cretino, quiere que consienta y le suelta: “No hagas de esto una violación”. O sea, que ella dice no y él viene a decir: “tía, di que sí, no hagas de esto una violación diciendo que no quieres”. Absurdo. ¡¡Imbécil!! Eres tú quien está cometiendo una violación, la víctima no es culpable por no consentir. No te debe nada. No tiene por qué sentir deseo por ti. Idiota…

Rachel no pelea ni grita porque sería inútil. Se resigna porque no quiere perder el puesto de trabajo y volver a la cárcel. Sebastian es sólo un noble aburrido que se entretiene de esta manera.

A mi modo de ver, lo que diferencia este libro de los otros abusones que puedes encontrar en “Tú eres mi amor”, o las otras cautivas ya mencionadas de Busbee y Lindsey, es la gran calidad como novelista de Gaffney. Nos describe los pensamientos, sentimientos y acciones de los personajes con una gran frialdad, con distancia de entomóloga.

Gaffney no toma partido por Sebastian, no pretende que este héroe-villano nos resulte simpático. No es el típico tipo torturado que sufre e intenta superar su dolor íntimo siendo cruel con los demás. No, Sebastian es un noble disoluto y cruel que no sufre en absoluto. Ella misma, en su mensaje de RT Book Reviews lo reconoce: “Es posible que nadie salvo yo sea capaz de soportarlo”.

Sebastian es sólo el típico aristócrata indiferente al sufrimiento ajeno. Algo propio de casi cualquier clase dominante en cualquier tiempo y lugar. Como se ve, es bastante diferente a la ñoña idealización de la nobleza que se ve en tantas novelas románticas.

Y Sebastian es consciente de su propia amoralidad. Él es el primer sorprendido cuando nota que jugar con Rachel al gato y al ratón ya no le entretiene. Que, de hecho, le hace sentir mal. Es entonces cuando empieza a cambiar, a esforzarse. Acaban enamorándose y con su final feliz.

Rachel es un personaje muy bien recreado. Su marido la sometió a terribles degradaciones. Luego pasó diez años en la cárcel y sus primeras escenas son totalmente de ex presidiaria. La cuesta hablar, mantiene la vista baja, es incapaz de decidir las cosas más sencillas. Que la insulten o la violen es sólo otro episodio más en su humillación. Pero poco a poco se va reconstruyendo como persona, y esa es una evolución que se da gracias a la oportunidad que Sebastian le da de trabajar como ama de llaves. No es el amor lo que la cambia, sino la oportunidad de ganarse la vida.

“La mujer cautiva” es una novela de personajes, más que de trama. El único punto de intriga, saber quién mató en realidad al marido de Rachel, no es algo que nadie investigue. Se resuelve al final, de modo inopinado, totalmente deus ex machina.

Mi experiencia personal ha sido, durante la primera mitad, disfrutarla diciéndome ¡qué gran novela! A secas, no dentro del género romántico. Minuciosa reconstrucción del paisaje exterior y sobre todo el interior, o moral, de los personajes. Al no pretender que el lector asuma el punto de vista de Sebastian, puedes distanciarte, sin dejar de sentir empatía por la víctima, Rachel. La segunda mitad se centra más en lo romántico y en este punto no es muy diferente a otras muchas novelas del género.

Publicada en 1995, “La mujer cautiva” no apareció en el primer Top 100 AAR, pero sí en los posteriores: alcanzó el n.º 38 en 2000, n.º 25 en 2004, n.º 34 en 2007, n.º 60 en 2010 y ha bajado hasta el n.º 90 en 2013. No sé si en la próxima encuesta acabará desapareciendo. Es decir, ¿enganchará a nuevos lectores o no?

Resumo: este tipo de historia me suele parecer detestable. Pero esta la disfruté porque me pareció muy bien escrita. Como no mantiene el mismo nivel en la segunda parte de la historia, lo dejo en un 4.

Valoración personal: notable, 4

Se la recomendaría a: todos los aficionados a novelas románticas con una gran carga de análisis psicológico de los personajes. Quizá la más lúcida advertencia la hace la propia autora en RT Book Reviews, en el mensaje ya mencionado más arriba: 

Si lo que te gusta son las historias de amor ligeras y divertidas con héroes dulces, ni se te ocurra leer “La mujer cautiva”. Pero si no te importa que lleven algo más fuerte, como un poco de absenta, entonces te puede gustar.

Otras críticas de la novela:

También hay críticas en inglés, tanto en RT Book Reviews como en All About RomanceUna interesante crítica de deux, en forma de diálogo entre dos reviewers, aparece en Dear Author.

Y la ficha en la base de datos fictiondb está aquí

No hay otras novelas de Patricia Gaffney en el Desafío AAR.

Pocas han sido las novelas de Patricia Gaffney traducidas al español.

De éstas, merece la pena probar las otras dos de la serie Wyckerley: To Love and to Cherish (1995, en español, Lealtades enfrentadas) y Forever & Ever (1996, traducida como Ahora y siempre).

Otras dos novelas interesantes de la autora que están traducidas son Saving Graces (1999, Cuatro amigas) y Flight Lessons (2002, Aprender a volar), que ganó el premio de la lista web Romance Readers Anonymous a la mejor novela romántica fuera del género romántico, junto con The Stone Flower Garden de Deborah Smith.

Quien quiera leer novelas en inglés de esta autora, puede probar con dos del Oeste: Wild at Heart (1997) y Crooked Hearts (1994).

Ediciones en España:

En el ISBN del Ministerio de Cultura aparece sólo una traducción, la de Plaza & Janés Editores, S.A., del año 2000, con traducción de María Eugenia Ciocchini Suárez. Colección Cisne, 20/2.

Sin embargo, la versión que yo he leído es digital, con © Patricia Gaffney y Random House Mondadori, S.A. de 2012. Y en ella se dice que la traductora es Natalia Carrero. No sé si es una nueva versión.

Advertencia: En mi opinión, la traducción es bastante defectuosa. Al principio pensé que podrían ser erratas, quizá por pasar el libro al formato digital. Pero me temo que no. Creo que la traductora tiene ciertas carencias en español. “Joyas” que he encontrado son: “Aquella silenciosa fantasma de la sala de juicios” (¡fantasma es de género masculino!), “Ella se dirigía a la hoguera como si fuera san Juan” (aquí el problema igual es mío, porque no entiendo a qué se refiere), “extremeciéndose” (sic, por “estremeciéndose”), “Ves a buscarla, ¿quieres?”, “ves a buscar a la señora Wade” (lo correcto es “ve”)… Tengo la impresión de que la traductora tiene como lengua materna el catalán, porque en un determinado momento dice “Es como una torre en una casa”, y “torre” en el sentido de “Casa de campo o de recreo, o granja con huerta” sólo se dice Cataluña, Zaragoza y Murcia, el resto de hispanohablantes no usamos esa palabra en este sentido.