miércoles, 10 de diciembre de 2014

Crítica: "El hombre perfecto", de Linda Howard



 Portada
Suspense romántico de calidad, Linda Howard en su mejor forma.

DATOS GENERALES

Título original: Mr. Perfect
Fecha de publicación original en inglés: 2000
Subgénero: suspense romántico
Puesto en la lista AAR 2013: 41

Traductora para la versión española: M. Cristina Martín Sanz


SINOPSIS 

¿Qué hace perfecto a un hombre?

Este es el tema, deliciosamente picante, que Jaine Bright y sus tres amigas escogen como tema de conversación en su bar favorito: el hombre perfecto. ¿Sería alto, moreno y guapo? ¿Cariñoso y de buen corazón, o vale con que sea un tipo musculoso? Conforme la conversación se va caldeando, elaboran una lista descarada que se convierte en una sensación de la noche a la mañana, extendiéndose como un incendio en el trabajo y a través del correo electrónico. Pero lo que empezó como una broma entre amigas acaba volviéndose mortalmente serio cuando una de las cuatro mujeres es asesinada…

Jaine busca la ayuda de su vecino Sam Donovan, un impredecible detective de la policía. Debe desenmascarar a un asesino para salvar a sus amigas –y a ella misma. Ahora, saber en quién confiar y a quién amar es una cuestión de supervivencia – a medida que el sueño de un hombre perfecto se convierte en una estremecedora pesadilla.

CRÍTICA

El hombre perfecto es una novela de suspense romántico que se publicó en el año 2000. A mi juicio, una novela imprescindible dentro del género.

Me ha encantado Jaine y su grupo de amigas, que cenan juntas en plan Sexo en Nueva York. De una forma muy divertida, un día les da por hacer una lista de todos aquellos atributos que ha de tener el hombre perfecto. Lo cierto es que las cualidades primeras que consideraban esenciales tenían más que ver con el carácter del hombre (fidelidad, por ejemplo) que con sus cualidades físicas. Lo que ocurre es que al final hablan de ello y parece ser en lo único en que se fija la gente. De repente se vuelve una historia de interés humano a nivel nacional y el público, que no tiene otra cosa que hacer, por lo que se ve (como que no hay suficientes problemas en el mundo para ocupar las noticias), se encuentra dividido ante chorradita semejante. Las mujeres se echan unas risas. Los hombres, no se fijan en más que las 10 pulgadas (25,4 cm) requeridas para cierta parte de su anatomía, aunque 2 de ellas –dice Jaine- son sólo para presumir y no aportan nada.

Lo que empezó como una broma entre amigas se vuelve, mitad del libro, en algo mucho más siniestro, cuando de repente se comete un asesinato. No te lo esperas. Hasta ese momento el libro es ligero, divertido y sexy. Y de repente, ¡bum! Un asesinato de un personaje que conoces y dices, WTF??? Bueno, eso es porque lo leí en inglés. En español habría dicho algo así, “y esto, ¿a cuento de qué vine?”. Y la novela cambia un poquito de tono. Un poco bastante. Suspense serio.

La historia de amor es perfecta. Conoces a Sam Donovan a través de los ojos de Jaine: al principio parece un “borracho capullo”, la plaga del vecindario, pero luego resulta ser un policía cachas. Jaine y Sam empiezan peleándose, con diálogos chispeantes en todo momento. Aquí las chispas saltan por el ingenio que demuestran los dos, y también por las insinuaciones sexuales. Jaine no es de las que se quedan calladitas. Pero el amor y la pasión les acometen casi a primera vista.

Linda Howard suele encajar a la perfección en mis gustos: romántica contemporánea, sexualmente explícita y con suspense. Héroes masculinos realistas, nada cursis. Sólo me disgusta un poco cuando se tira a lo paranormal, cosa que aquí no hace. Hay autoras que por lo general me gustaban pero les dio por el punto sobrenatural y dejaron de interesarme (Karen Robards, Jayne Ann Krentz, Nora Roberts).

La parte de suspense es quizá lo más flojo, porque prefiero que haya cierta tensión o interés por ver quién es el asesino, o cómo lo van a descubrir. Y aquí flojea un poco en este punto. Además es de esas novelas que acaban insinuando que los hijoputas psicópatas que pululan por el mundo es por algo malo que hicieron sus padres. Pues no, hay gente mala con avaricia desde el principio, sin que sea culpa de sus padres. Y otros que superan perfectamente las cabronadas que les hacen sus padres. Pero, en fin, este detalle referente a la identidad del criminal es lo de menos cuando el resto de la historia funciona tan bien.

Obtuvo el Premio RT Book Reviews a la mejor intriga romántica del año 2000. En la encuesta de All About Romance ganó en las categorías feistiest heroine (Jaine), suspense romántico y villano (Colin); y obtuvo menciones honorables en las categorías de novela divertida y de romance contemporáneo. Ha estado en las listas Top 100 desde que se publicó: puesto 79 en 2000, 20 en 2004, 18 en 2007 y 23 en 2010. Cuando hicieron la miniencuesta de suspense romántico en 2007 obtuvo el primer puesto, el puesto 19 en la miniencuesta de divertida favorita y el 9 en mainstream sexy (o sea, libro sexy dentro de lo no específicamente erótico).

Es una de esas novelas que he leído en inglés, en digital, de manera que no puede opinar sobre qué tal está la traducción. Pero añado que habitualmente a Linda Howard la traducen bastante bien.

Valoración personal: muy bueno, un 4

Se la recomendaría a: todos los aficionados al suspense romántico, contemporáneas, y alto nivel de sensualidad.

Otras críticas de la novela:

En español, tenemos blogs que hablan de ella como Alea jacta est, Novelas Románticas: Críticas, reseñas, opiniones… y Leyendo Ando. Además, como es habitual, en El rincón de la novela romántica hablan de ella.

Por el lado del inglés, tenemos reseña en RT Book Reviews y crítica en All About Romance.

Aquí, la ficha en la FictionDB.

Otras novelas de la autora en el Desafío AAR:



Ediciones en España

-       El hombre perfecto (2002) Titania
-       El hombre perfecto (2008)  Books4pocket

3 comentarios:

  1. Sin duda uno de los mejores libros de la autora. Yo también me quedé a cuadros cuando apareció lo del asesinato, cambio radical de la historia pero a mejor :)

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que aquí coincidamos. El cambio de tono de la novela me pareció radical, de casi chick lit a Black is black pero muy de novela negra. Conmigo funcionó a las mil maravillas porque me encanta el suspense, y afortunadamente, veo que le pasó lo mismo a mucha otra gente. Pero no descarto que haya quien se quede horrorizada.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar