lunes, 13 de octubre de 2014

El canon de la novela romántica (2): Reacción blogosférica



La semana pasada ya expliqué que fue sobre todo la reacción blogosférica al artículo de Berlatsky la que me hizo pensar en el tema del canon. Así que me gustaría incluir en este breve post enlaces a esos artículos que trataron el tema.


El artículo de Berlatsky no se vio como una llamada de atención a la escasez de estudios académicos sobre el género. No. Se entendió, sobre todo, como el ataque de un recién llegado, en tono implícitamente machista, a quienes leen y escriben sobre romántica.

"Dudesplaining" (22.04.2014), análisis del artículo original por Meoskop en Love in the Margins.

"Little Miss Crabby Pants Fires The Canon" (22.04.2014), por Wendy the Superlibrarian “la superbibliotecaria”. Ofrece su propia lista de qué obras y autores forman parte del canon. Aunque no sepas inglés, es fácil de comprender la lista de nombres que ella propone.

En Dear Author hubo una breve referencia de pasada en el artículo de 23.04.2014 escrito por Janet y titulado “Wednesday News: Women keeping boys from reading, men reading Romance, Comcast...”  básicamente dice que la idea de que la novela romántica no tenga obras canónicas es curiosa y falsa; y, sobre todo, que Berlatsky mezcla su propio gusto con el concepto de canon, de manera que se coloca a sí mismo, alguien que ha llegado hace muy poco al mundo romántico, como el árbitro del gusto en el género.

En "The uses and misuses of canon" (26.04.2014) Sunita, en su blog Vacuous Minx, deja clara su opinión de que los lectores no necesitamos un canon.
 
Eric Selinger, en Teach Me Tonight, le dedicó nada menos que tres posts el 27.04.2014 al tema:

Para profundizar en el género, Ridley (Love in the Margins) recopiló “Fuentes para lectores”: “Resources For Readers” el 27.04.2014. Recomendable para amantes de las listas, el enlace a la página RomanceNovels.Me y su lista de las mil mejores novelas románticas.

La página web Romance Novels for Feminists (Jackie C. Horne, 29.04.2014) animaba a contribuir al debate.

Finalmente, “Boom Goes The Canon: romance, the canon problem, and iconic Works” (30.04.2014), por Jodi McAlister, señala los problemas del concepto de canon y prefiere sustituirlo por el término “icónico”.

Me quedo con esta última idea. El término “canon” suena a algo demasiado sagrado e inamovible. Por ello quizá sea más cómodo hablar de libros icónicos o de referencia. Los imperdibles de la romántica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario