lunes, 25 de julio de 2016

Crítica: “Falling for Anthony”, de Meljean Brook


Lo paranormal no es lo mío, así que no le puedo hacer justicia a esta historia.
Baqueteado ejemplar comprado
de segunda mano
Diseño de portada: Joni Friedman.
Diseño del texto: Kristin del Rosario.


DATOS GENERALES

Título original: “Falling for Anthony”
Apareció en la antología Hot Spell
Subgénero: paranormal

Fecha de publicación original en inglés: noviembre de 2005

Parte de una serie: #0.5 de la serie The Guardians

NO TRADUCIDA AL ESPAÑOL
  
SINOPSIS (según la página web de la autora)

En la Inglaterra de la Regencia, una dama desesperada está enamorándose de Anthony cuando un amigo de la infancia regresa de entre los muertos para proteger a su hermano de un mal sobrenatural.

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
Entraría dentro de ese 10% de novela romántica que considero buena, pero bueno, tampoco es para tirar cohetes: en mi lista aparece a día de hoy en el puesto cinco mil y pico, gracias a que en la encuesta anual de All About Romance tuvo una mención honorable dentro de la categoría “Mejor novela corta del año”.

CRÍTICA

Todo empieza en un ambiente muy estándar de Regencia: Emily, una chica de buena familia que está enfadada con el mundo y Anthony, el mejor amigo de su hermano, tienen un encuentro apasionado en casa de ella. Como Anthony no es de tan buena familia, cualquier idea matrimonial entre ambos es disparatada, lo que no le impide a Emily usarlo de aquella manera.

Luego él, que es médico, se va a la guerra, en concreto a eso que los ingleses llaman Peninsular War y que para nosotros no es, ni más ni menos, la Guerra de la Independencia. Allí Anthony se encuentra con una criatura sobrenatural, un “nosferatu”, y acaba, básicamente, muerto. Anthony, no el nosferatu.

Pero no del todo muerto-muerto, sino más bien va a una especie de cielo donde están los guardianes, parecidos a los ángeles por sus alitas y tal, pero con sexo. Se supone que tiene que tirarse allí un siglo, formándose como guardián, antes de volver a la Tierra a dedicarse a la labor de proteger a los humanos.

Sin embargo, estos planes se ven alterados cuando se necesita su presencia para proteger a su amada Emily, al hermano de esta, el dandi Colin, incluso a Robert, el sobrino de ambos, heredero del noble título familiar, del ataque del nosferatu.

Emily es una chica que se siente fatal con respecto a su padre, lo cual le ha hecho comportarse de manera poco apropiada para una señorita, empezando por la seducción de alguien a quien ve tan por debajo de ella como Anthony. Busca escandalizarlo, enojarlo, hacer que reaccione de alguna manera, pero las cosas no salen como ella quería. Una niña mimada que tendrá que aprender por las malas cuando parte de su familia desaparezca.

Anthony ha querido a Emily toda la vida, desde los catorce años, dice él. Cuando tiene la oportunidad de gozar sexualmente con ella, no se lo piensa dos veces, aunque Emily le deje claro que él no es nadie y que nunca podrá aspirar a más. Obviamente, el destino hará que las cosas salgan, al final, de otra manera. Un hombre algo tímido y respetuoso al principio, crece a lo largo de la historia y gana en seguridad en sí mismo, sin ser jamás un macho avasallador de esos que resultan tan propios de lo paranormal. Se agradece, de verdad.

La novela está ambientada en tu Regencia estándar. Aquí no hay nada de ese cosmopolitismo que tanto me gusta de Meljean Brook. Te va presentando personajes que, creo yo, aparecerán luego a lo largo de la serie, como Michael que es el jefe de los guardianes, Colin el hermano de Emily que acabará convertido en vampiro, Lilith la maligna y el guardián Hugh. Como es paranormal, te retrata una Regencia paralela en la que con los humanos conviven guardianes, ángeles, vampiros, demonios y nosferatus; unos son buenos, otros malos y los hay, en fin, regulares, caprichosos y ambiguos, al estilo Loki de Hiddleston diría yo. 

Es una primera novela, así que en ese sentido me pareció un esfuerzo muy digno. En su página web, Meljean Brook habla de esta historia y recuerda que es la que abre la serie de los Guardianes. Se ambienta en la Inglaterra de 1811 y dice que si empiezas por aquí, no hay nada que tengas que saber de antemano del mundo de esta serie. No obstante, te cuenta algo de la primera batalla y la segunda batalla, para narrar de dónde viene cada una de estas criaturas. De la segunda batalla dice que Lucifer tenía un dragón, al que un hombre, Michael, consiguió matar, atravesándole el corazón con su espada. Los ángeles se largan por ahí y Michael se queda con el Cielo, “y el poder de proteger a los humanos en la Tierra, y transformar a otros hombres en guardianes. Puesto que en el pasado fueron hombres, los guardianes pueden pasar por humanos, y caminar entre aquellos a quienes protegen”.

Y añade:


“¿Qué necesitas saber antes de leer “Falling for Anthony”? Técnicamente, nada. Pero no viene mal saber que, en un momento no determinado del pasado, la espada de Michael, que absorbió parte del poder de la sangre del dragón, se perdió”.


Como está incluida en una antología erótica, hay varias escenas de sexo explícito bastante detalladas, muy bien contadas.

Por lo demás, reconozco que lo paranormal no es lo mío. En ausencia de creencias sobrenaturales, este tipo de historias tan ajenas a mi mentalidad se me hacen muy cuesta arriba. Puedo disfrutar de fantasías, de lo épico, la ciencia ficción y otras cosas raritas, no me importan. Pero me cuesta muchísimo tomarme en serio cuentos de ángeles, demonios o vampiros; me entra la risa floja. Esta limitación mía me impide disfrutar plenamente de libros como este, capaces de entusiasmar a los lectores. No me interesó Emily, ni Anthony, ni las idas y venidas de estos extraños seres. Por mi, como si todos caían en el averno y los devoraba un nosferatu.

Tengo la impresión de que es una serie muy buena dentro de lo paranormal. Por si acaso, seguiré con los libros posteriores. Igual con el tiempo lo supero. Al fin y al cabo, también había cositas paranormales en, por ejemplo, la serie A Charm of Magpies, de KJ Charles, y llegué a disfrutarla un montón.

Esta novela corta se publicó en la antología Hot Spell (2005), que reúne historias raritas de elevado contenido erótico. Las otras autoras que aportaron material fueron Emma Holly, Lora Leigh y Shiloh Walker. Yo compré el libro en papel porque estaba muy barato de segunda mano (no hay más que ver lo maltrecha que tiene la portada). Podría haber adquirido sólo el relato que me interesaba, que era este de Meljean Brook, y estaba disponible en digital,

Valoración personal: 2

Se la recomendaría a: los que gusten de historias paranormales subidas de tono.

Otras críticas de la novela:

Como no está traducida, ni ha despertado interés aquí, nada encontré en español. En inglés más que hablar de esta historia, te comentan toda la antología, y lo que me queda claro es que la de Meljean Brook fue la que más gustó.

Suisan, en su blog, cuenta que leyó toda la antología, pero sólo le gustó este. A Suzie Housley (My Shlef), en cambio, sí que le gustó esta antología. Rosario’s Reading Journal le da una C+ al conjunto de la antología, pero la historia de Meljean Brook le merece una B.

En Smart Bitches Trashy Books la puntuación es un poquito más baja: C- para la antología, y un C+ a esta historia en concreto, de la que destaca el worldbuilding.

En este artículo (Red Hot Books), hablan de los relatos o novelas cortos de la serie Los Guardianes, dice que la leyó después de los dos primeros libros y eso le permitió disfrutarla más.

viernes, 22 de julio de 2016

Crítica: “Danza de espejos”, de Lois McMaster Bujold



Operaciones desesperadas, rescates fallidos y torturas brutales. Los Vorkosigan tienen una pedrada guapa.


DATOS GENERALES

Título original: “Mirror Dance”
Subgénero: ciencia ficción

Fecha de publicación original en inglés: marzo de 1994

Parte de una serie: #8 de la Saga Miles Vorkosigan (por fecha de publicación)

Edición en español: Danza de espejos
Traductora: Márgara Auerbach
Edición: 1.ª edición, 1.ª imp. 10/1995
Publicación: B (Ediciones B)
Colección: Nova ciencia ficción, 78


Sinopsis de Danza de espejos (según Lecturalia)

Miles tiene 28 años. Danza de Espejos es una de las mejores novelas de Lois McMaster Bujold, y sin duda, la más compleja.
Por segunda vez en la serie (lo conocemos por primera vez en Brothers in Arms), entra en escena Mark, el hermano/clon de Miles, creado y educado por un grupo de rebeldes del planeta Komarr, con un único fin, aniquilar a Miles Vorkosigan y reemplazarle.
En Danza de Espejos, Mark intenta emular a su hermano en Jackson's Whole, paradójicamente esta vez para rescatar a Miles, que ha desaparecido en una misión con la Flota de Mercenarios Dendarii. En realidad Miles estaría muerto si no fuera por la rápida actuación del médico de su flota que lo envía a buen recaudo en estado de criogenización.
¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
No, porque NO es novela romántica, aunque sí que tiene una pequeñita historia de enamoramiento, de comienzo de historia de amor de Mark. Pero a este libro, como el resto de la serie, he llegado a través de las páginas web de novela romántica. Así, All About Romance considera que toda la serie en su conjunto es merecedora de ser considerada DIK A, es decir, libros que te llevarías a una isla desierta.
Posiblemente sea uno de los mejores libros de la serie, pues logró el premio Hugo 1995 a la mejor novela de ciencia ficción, y también el Premio Locus. Rosario, en su blog, le pone una A.

CRÍTICA

Advierto: esta crítica puede ser un spoiler de las novelas anteriores.

Protagoniza este libro Mark, el hermano/clon de Miles. Se hace pasar por él, en su encarnación de almirante Naismith. Así consigue una aeronave para ir a Jackson’s Whole, ese lugar terrible donde se hace algo prohibido en el resto del mundo mundial. ¿Qué digo? Del universo entero.

Es el único sitio donde se hacen clones para luego trasplantar cerebros. Tal cual. Eres viejo y achacoso, pero podrido de dinero, así que encargas un clon de ti mismo, le hacen crecer rápido y cuando estás para morirte, cogen tu añoso cerebro y lo meten en ese cuerpo. El cerebro del clon, obviamente, va al cubo de los desperdicios.

Han pasado dos años desde los acontecimientos narrados en Hermanos de armas. Mark ha decidido que si algo quiere hacer con su vida es destruir esa sucursal del infierno. Se le ocurre apoderarse de parte de la flota dendarii, atacar y rescatar a los niños que crecen allí.

Las cosas no salen exactamente bien. Se complican. Acaba siendo un curioso juego de espejos entre Mark y Miles, cada uno de ellos prisionero y liberador, según el momento y las circunstancias.

Este libro se centra, sobre todo, en el personaje de Mark: quién es, cómo es, qué tipo de persona quiere ser, y cómo relacionarse con su familia. Y el arco argumental –entre tanta batalla y rescate-, su evolución interior. La verdad es que en ese sentido es un prodigio de descripción psicológica, lo mejor del libro. Ya podrían aprender muchos autores literarios de lo que puede hacer una buena cuentacuentos “de género” a la hora de describir una psique retorcida.

Ojo: Mark es odioso en más de un momento y, francamente, no me acabó de caer bien del todo. Pero eso sí, al pobrezuco le dan las suyas y las del pulpo para llegar a su happy ending y es un personaje -para mí-, más interesante que el pijo lumio de su hermano/clon.

Repito lo que ya he dicho otras veces: el comienzo se me hizo lento. Pero pasado el tercio de varas, ya no puedes dejar de leer hasta ver dónde está Miles, qué va a hacer Mark, quien cae prisionero, quién rescata a quién, cómo van a salir de esta…

Aquí rollete romántico propiamente dicho es el de Mark, que tiene serios problemas en el campo erótico-sexual, pero se fija en una jovencita con la que tiene un baile en plan Regencia y ¡sorpresa! parece bastante correspondido.

Miles sigue coleccionando novias. Según se dice en determinado momento, el problema que tiene es que no las deja, y así va sumando féminas a su harén. Su amor parece ser, de momento Elli Quinn, quien no quiere casarse con él porque no le interesa nada de nada ser Lady Vorkosigan o vivir en Barrayar.

Esto me ha hecho empezar a mirar con otros ojos algunas cosas de esta serie. A estas alturas, ya tengo una idea general de lo que va a pasar en los otros libros. Y, en particular, tras saber –por las críticas que he leído- lo que ocurre en el último publicado, Gentleman Jole and the Red Queen (febrero de 2016) me fijo más en Aral y Cordelia. Después de todo, Cordelia sigue siendo mi personaje favorito.

Y veo que es una mujer que, por amor, renunció a una carrera brillante en la exploración astronómica. Todo a cambio de desempeñar un papel más conservador de esposa de un aristócrata de Barrayar. Eso le exige, por ejemplo, vestimenta femenina que le sienta como a un Cristo dos pistolas (hay un comentario al respecto en Fronteras del infinito).

Coincido con Elli Quinn, es un desperdicio. Dice Quinn que la admira pero que…


Cuanto más me impresiona, más me cabrea el criminal desperdicio que Barrayar hace de su talento. A estas alturas sería Inspectora general de la Exploración astronómica betana, si se hubiera quedado en la Colonia Beta.


En el fondo, no deja de ser el eterno sacrificio de las aspiraciones profesionales de la mujer en el altar de las conveniencias del hombre de su vida.

Encima, todo por un hombre que la querrá mucho pero a la que parece que ella no le basta. En Barrayar, si os acordáis, Cordelia soltó aquello de que ella ya sabía que su marido era bisexual, pero que ahora (tras casarse con ella) era monógamo. En este otro libro, Mirror Dance, la propia Cordelia dice algo que me incomodó un poco, sabiendo como sé (ahora) lo que cuentan en la última entrega. Cordelia le explica a Mark que ella considera que su marido es bisexual, pero en su subconsciente, se siente más atraído por los hombres que por las mujeres. O, más bien, por los soldados y no los hombres en general. Para los estándares barrayaranos, Cordelia resulta (ella misma lo dice) una marimacho bastante rara, y así le llegó a Aral la solución a su dilema. La primera vez que se encontraron, ella estaba de uniforme, en mitad de un encuentro armado bastante desagradable. Él pensó que fue amor a primera vista y ella “nunca se ha preocupado de explicarle que era su compulsión, activándose de golpe”.

O sea, que con Cordelia podía reconciliar el gusto personal de Aral (por lo masculino y militar) con lo aceptable en una sociedad tan machista y retrógrada como la de Barrayar (o sea, un matrimonio heterosexual).

Que el sacrificio siempre lo haga la mujer es francamente machista. Y conservador, como esa obsesión por la familia. Cuando descubren a Mark, lo aceptan y aman sin pestañear, como un Vorkosigan más, hasta el punto de arriesgar la vida por él. Personalmente me parece poco creíble, soy bastante descreída respecto al amor fraternal; veo demasiadas veces a hermanos como rivales por los recursos (económicos o afectivos), peleándose como hienas por las cuatro cosas que dejan los padres al morir. No digo que no se produzca, pero me parece difícil esa aceptación incondicional de un perfecto extraño desde el minuto uno. Sólo Aral tiene las lógicas prevenciones.

De todas formas…
Valoración personal: notable, 4

Se la recomendaría a: todos los aficionados a la ciencia ficción, y quienes se sientan atraídos por las novelas psicológicas.

Otras críticas de la novela:

Como es un clásico, esta novela tiene página en la wikipedia. “Sitio de Ciencia-ficción habla de que tiene un trasfondo más psicológico, algunas situaciones le parecen forzadas y que conviene haber leído los libros anteriores de la serie para entenderlo.

Pedro Jorge Romero en “El archivo de Nessus” le dedica amplia crítica. Lo valora 4/5, y al final dice que la traducción cumple pero que algunas cosas son incorrectas. Como lo he leído en inglés, no sé cómo estará pero en efecto dice bull’s eye que no, Márgara Auerbach, no significa “el ojo de un toro” sino “diana”, e incluso el centro de la diana.

En inglés, dejo sólo la crítica de Rosario (Rosario's Reading Journal), que le da un A. Y me hace gracia que dice algo de lo que yo me he dado cuenta también, y es que los spoilers pueden ser un auténtico problema a la hora de hacer críticas de esta serie.

miércoles, 20 de julio de 2016

TBR Challenge: ‘I LOVE THE EARL’, by Caroline Linden



The topic of this month is Award Nominee or Winner
Published: April 2011
Genre: Historical / 1771
My Rating: 3 stars

I haven’t got the slightest idea why this story ended in my TBR pile. And it’s a paper book, not an e-book, what makes me more buffled.

Perhaps I read an intriguing review and then I went for the blurb and as it sounded quite interesting, I bought it. Look at it -

A single lady
In possession of a good fortune
Must be in want of a suitor

OK, so what, we Austenites have this thing. If you paraphrase Her on the blurb, we'd likely buy the book.

Margaret de Lacey is a middle-aged spinster not particularly attractive that accepts she will not marry. Although she would like to have a husband and children of her own, the thing is that she hasn’t got a good dowry to attract anyone.

Suddenly, her brother inherits a dukedom and he establishes a very high dowry in order to attract suitors.

Rhys Cowen, Earl of Dowling, is in desperate need of funds. While he was a minor, his financial affairs were in the hands of a very neglectful guardian. Therefore, although he has tried to improve his economy in this last decade, a flood has left him in dire straits.

A friend’s mother has made a list of eligible heiresses for her son, and this son gives it to Rhys. He accepts to meet these girls and, if any of them strikes him as somebody he can respect and love, he will marry her. Margaret is the third one in the list and he looks no further.

Of course he considers her because of the money. But he discovers that he loves her backbone, he spirit, her frankness. And there’s the physical attraction, too. But then there it comes, the tricky part, how can she know that he loves her, not only her dowry? In a sense both of them are mercenaries looking for a marriage because of selfish reasons but they want to be loved by themselves, as well.

This is a very short story, 125 pages. It won the 2012 RITA Award for a short story. And it works very well. Nothing particularly ground breaking, but the development is quite nice. She is clever, not a simpleton. And he is respectful of her. Rhys does not make a secret of his need of money, but knows how to intrigue her and make her start thinking about him in a special way, not just like one of those suitors that only want her brother’s money. Someone she can talk about anything, from economics to politics. Kissing and desire are also good perks.

It was quite a fast reading, just an evening, so a good thing to read among other books from different genres, just what I wanted to make my TBR Challenge of this month.

It’s my first Caroline Linden book, and I like her style and the kind of characters she creates. I’m not very sure about the development of the plot itself, and that’s why I give it a 3-stars grade. So I think I’ll try more of her books in the future, but only those that come with a recommendation, because I see how easily she could fall into the pit of triteness.