jueves, 29 de enero de 2015

One lovely blog award



El blog “Mis libros y otras historias”, de Anar Quía, me ha nominado, entre otros blogs a “One lovely blog award”.

Ello implica cinco obligaciones que, lamentablemente, no puedo cumplir por falta de tiempo. No conozco ni estoy en disposición de buscar y elegir otros once blogs de menos de 200 seguidores que considerase merecedores de cierto reconocimiento y confeccionar mi propio test de once preguntas para ellos.

Pero como mínimo, lo que sí procede es agradecer que me quisieran nominar. Muchas gracias, Anar Quía, por este detalle. Este tipo de cosas son un estímulo para blogs pequeñitos y recientes como el mío.

Y desde luego, siento que debo responder al currado test de Anar Quía:

1. ¿Hace cuánto empezaste a escribir tu blog y por qué?

A mediados de febrero hará un año que empecé.
Desde 2012 escribía críticas de romántica para una página web y quería jugar un poco con el formato de las reseñas, y escribir artículos más a mi aire.
Me decidí por la novela romántica porque en el resto de los géneros están sobradamente tratados en la blogosfera. En cambio, en romántica hay tanto por hacer (al menos en lengua española) que cualquier pequeña aportación le vendrá bien.

2. ¿Dónde y cuándo sueles leer?

En todas partes y en cualquier momento.
Al despertarme y al acostarme, al desayunar, comer, cenar y entremedias.
En casa, en la calle, en la playa y en cualquier medio de transporte. Esperando llegar a mi destino o a que me toque la vez, en el súper, el médico o ante el funcionario de turno, o a que empiece la reunión/curso/conferencia...
Casi es fácil decir cuando no leo: mientras conduzco (es peligroso) o en el trabajo (te suelen pedir algo a cambio del sueldo), y en sitios como templos, hospitales o tanatorios (quedas fatal).

3. ¿Cuáles son tus géneros literarios favoritos?

Ante todo, lo que podríamos llamar literatura clásica o ficción literaria. Luego, en la literatura de género, la novela histórica, el ensayo (principalmente, histórico y científico), y, claro, por supuesto, siempre la novela romántica.

4. ¿Y tu autor favorito?

Hay tres que se disputan ese puesto desde hace años: Joseph Roth, Heinrich Böll y Gore Vidal. En cuanto a mis favoritas en romántica,… este año pienso dedicarle un artículo por mes a cada una de ellas.

5. Hay muchas novelas adaptadas al cine. ¿Puedes decirnos dos o tres películas que te gusten y sean adaptaciones literarias?

No he podido decidirme si apuntar dos o tres, así que señalo cuatro, en las que coinciden tres circunstancias:
a) parten de obras muy representativas de su género y autor;
b) son películas bastante fieles al espíritu de la obra inicial y, al mismo tiempo, resultan espléndidas por sí mismas; y
c) las he visto varias veces, señal de que me gustan.

Matar a un ruiseñor (1962), de Robert Mulligan, basada en la novela homónima de Harper Lee (1960).

Blade Runner (1982), de Ridley Scott, inspirada por ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? (1968).

La Reina Margot (1994), del director de cine y de ópera (entre otras cosas) Patrice Chéreau, cuyo guión parte de la novela homónima de Alejandro Dumas (1845).

El señor de los anillos (2001-2003), las tres películas dirigidas por Peter Jackson que se corresponden con la trilogía de J. R. R. Tolkien (1954-55).

6. Dinos tres cosas que te gustan de los blogs literarios.

Lo obvio sería decir ¡eh, hablan de libros, y algunos hasta de los libros que a mí me gustan! Pero prefiero más bien contar por qué me gustan “algunos” blogs, son aquellos en los que encuentro...

            Criterio
            Humor
            Respeto tanto a la inteligencia del lector como a sus gustos personales

7. Y tres cosas que no te gusta encontrar en un blog.

Faltas de ortografía
Publicidad
Pestañita de “editoriales colaboradoras”

8. ¿Sigues la web de algún escritor? ¿Nos recomiendas alguna?

Sí, varias, en inglés. De todas ellas, recomendaría la de Jennifer Crusie, porque habla mucho sobre cuestiones técnicas: cómo relatar una historia o construir personajes; y hace más cosas, como por ejemplo analizar narrativas audiovisuales (series de TV, principalmente).

9. ¿Has tratado de escribir un libro alguna vez?

Como dijo el sabio Yoda, “hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes”. Lo que significa que, literalmente no he tratado de escribir ningún libro.

10. ¿Recomendarías algún libro a los más jóvenes para que les entre el gusanillo de la lectura?

Cualquiera que cuente una historia que antes haya visto en sus formatos habituales (TV o cine). Si son muy pequeñitos, cuentos de sus dibus favoritos. Si son algo mayores, libros que hayan inspirado una película que hayan visto y les guste, como ocurre con El señor de los anillos o El juego de Ender, por ejemplo.

11. Por último, ¿cuál es el libro que más te ha gustado de los que has leído en el 2014?

Eichmann en Jerusalén, de Hannah Arendt.

lunes, 26 de enero de 2015

Crítica: "Nueve reglas que romper para conquistar a un granuja", de Sarah MacLean


nuevereglasGranuja
Ed. Versátil, 2013

Una novela romántica histórica entretenida y con alto nivel de sensualidad. La única de Sarah MacLean que aparece en este Desafío AAR.
 
DATOS GENERALES

Título original: Nine Rules to Break When Romancing a Rake
Fecha de publicación original en inglés: 2010
Subgénero: histórica – 1813/23 Jorge IV del R.U.
Puesto en la lista AAR 2013: 61

Parte de una serie: 1.º de Love by Numbers
 
SINOPSIS (de la página web de la autora)

Finalista a los Premios RITA 2011 al mejor romance histórico de la Regencia

Una dama no fuma puros.

No monta a horcajadas.

No practica esgrima ni tampoco asiste a duelos.

No dispara una pistola, y nunca juega en un club de caballeros.

Lady Calpurnia Hartwell siempre ha seguido las reglas, reglas que la han dejado soltera—y más que un poco insatisfecha. De manera que ha jurado romper las normas y vivir la vida de placer que está perdiéndose.

Pero bailar todos los bailes, robar un beso a medianoche—para hacer esas cosas, Callie necesitará una pareja dispuesta a ello. Alguien que lo sepa todo sobre romper las reglas. Alguien como Gabriel St. John, el marqués de Ralston—encantador y devastadoramente guapo, sólo su pecaminosa sonrisa está a la altura de su perversa reputación.

Si no tiene cuidado, romperá la regla más importante de todas—la que dice que los buscadores de placer nunca deben enamorarse…

CRÍTICA

En el prólogo conocemos a Lady Calpurnia, cuya primera temporada está siendo un fracaso. Un conocido libertino, Gabriel St. John, fortalece su ego con unas palabras consideradas. Pero las cosas no mejoran en la siguiente década. Soltera y sin perspectivas, diez años después sigue compuesta y sin novio.

Cuando su hermana menor se compromete, se da cuenta de que seguir las normas no le ha servido para lo que quiere: encontrar marido. Elabora una lista de cosas que le gustaría experimentar (montar a horcajadas, asistir a un duelo, jugar en un club de caballeros, sentirse hermosa por una vez, etc.).

A diferencia de lo que da a entender el título, no se trata de nueve reglas para conseguir que un calavera se enamore de ti. Es sólo un acto de rebeldía de Calpurnia, que desea sentirse viva y hacer cosas que le están vedadas por su sexo.

Lo primero que decide hacer es que la besen apasionadamente. Escoge para ello a Gabriel, ese canalla del que está enamorada. Él accede, a cambio de que Calpurnia ayude a su medio hermana.

Mientras va tachando tareas de su lista, los caminos de Calpurnia y Gabriel se cruzan más de una vez. Lo que motiva escenas muy subidas de tono. Él, sin embargo, no cree en el amor, y ella sí. Para que acaben juntos, Gabriel tendrá que aceptar que lo que siente por Calpurnia es exactamente eso: amor.

Esta novela gusta mucho. Cuando se publicó, RT Book Reviews la escogió como la mejor de ese mes (RT Seal Of Excellence). La página web RR@H la incluyó en sus Top Picks de 2010. Cuando se tradujo al español en 2011, consiguió el premio Dama 2011 a la mejor protagonista romántica femenina y en El rincón de la novela romántica la consideraron el mejor debut romántico de 2011.

Numerosas cosas que la recomiendan. Un argumento entretenido, la lista da mucho juego, a ver cómo se las ingenia Callie para llevar a cabo cada tarea. Ambos protagonistas son muy atractivos. Las escenas eróticas, muy sensuales. Me sorprendió gratamente que los personajes asistan a la ópera o a una exposición de la Royal Academy en la Somerset House. Todo un contraste con la pobreza cultural que rodea a tantos protagonistas de novelas románticas.

En definitiva, me gustó. Y mucho. La leí prácticamente de un tirón. Más de una vez sonriendo. Motivo por el cual la recomiendo a todo el mundo.

No le doy la máxima puntuación por nimiedades personales. Primero, por el convencionalismo subyacente: más de un baile y paseo por el jardín a la luz de la luna; aristócrata guapo, rico, y libertino que descubre la secreta belleza y pasión de una joven anodina; cero inquietudes sociales, políticas...

Segundo, no me gustan las casualidades en los argumentos. Verbigracia…

***spoiler*** Callie va a un club de esgrima, entra en una habitación y se topa con un caballero, ¿y quién es? Gabriel, por supuesto. ¿Cuántas posibilidades hay de eso ocurra en la realidad? ***fin del spoiler***

Tercero, normalmente me gustan las escenas sexuales explícitas, y S. MacLean las escribe estupendamente. Pero,… aquí me aburrieron más de una vez, ¡y me sorprendía a mí misma saltándome párrafos! No hacían avanzar la historia ni tampoco añadía nada sobre los personajes. Y las que tienen lugar en sitios públicos, resultaban descabelladas; ni siquiera algo que buscaran de propósito los personajes porque eso les resultase más excitante.

Cuarto. No me molan las criadas parlanchinas que son “amigas” del ama y cómplices en sus travesuras. Me parece de lo más desconsiderado, porque pone a la criada en una situación bastante comprometida, podría perder el trabajo si el cabeza de familia se entera. ¿Es que estas heroínas románticas no tienen amigas de verdad? Menos entiendo que la hermana –a puntito de casarse con un tipo de bonísima familia- no se plantee ni por un momento lo que pasaría si descubren a Callie; si arruina su reputación, afectaría a toda su familia.

Quinto. Cada vez que Gabriel llamaba “emperatriz” a Callie me rechinaban los dientes. No, Julio César no fue emperador, ergo su esposa Calpurnia no fue emperatriz.

Sexto. La traducción. Insensata de mi, ¡comprar en español sin mirar el nombre del traductor! Me habría dado cuenta de que era una de esas que normalmente no me gustan. Sólo lo busqué cuando me encontré cositas como que Callie y Gabriel se esconden en un “nicho” (en referencia a un hueco o un rincón o un entrante de una habitación, no un lugar de enterramiento ni una hornacina para estatuas), o que él le “ahueca” la cara, o el pecho o lo que se tercie (miré el DRAE, y no, no hay ningún significado de “ahuecar” que puedas aplicar en ese contexto). Tampoco entendí lo de traducir el aria de Rosina Una voce poco fa. Si estaba en inglés en el original, la traduces al español sin más, sin incluirla al pie en italiano. Si estaba en italiano en el original, entonces hay que conservarlo así en el texto (como hace por ejemplo con la expresión francesa gros de Naples) y, si acaso, poner la traducción al español a pie de página, y no al revés.

Sí, son tonterías que tienen más que ver con mis manías personales que con la notable calidad de la novela. Ni siquiera en las críticas negativas en Amazon (que las hay: todo libro las tiene) dicen nada de esto. Eso sí, me sirvieron para echarme unas risas, porque aquellos que no disfrutaron de la novela le echan en cara, básicamente, ¡¡que haya sexo!! Y hasta la llaman “sucia”. ¿De qué caverna salen? Aquí no hay nada insólito dentro de lo que es la romántica actual. Simple heterosexualidad de lo más normalita. Lo más atrevido es que Callie reconoce, una vez, que "se toca pensando en él". Mira tú qué revolucionario. En fin.

Valoración personal: muy bueno, 4

Se la recomendaría a: los aficionados a las Regencias ligeras con nivel alto de sensualidad.

Otras críticas de la novela:

La abundancia de críticas entusiastas evidencia lo mucho que gusta esta novela. Os voy a incluir referencias a bastantes blogs que así de paso, sirve para que os déis un paseo por esos blogs de los mundos de Dios. Empiezo con mi bloguera favorita, Lady Marian. Sigamos con Alea jacta est, Literadicta, Yo leo RA (Romántica Adulta), Pasión por la novela romántica, Book Eater, A la sombra de los sauces, My favourite books, Perdidas entre páginas, El desván de los sueños, El blog de Vanedis y Otro romance más. Finalmente, también hay crítica de esta novela en El rincón de la novela romántica.


As usual, enlazo con la ficha de este libro en la base de datos FictionDB.
 
No hay otras novelas de Sarah MacLean en el Desafío AAR.

Nueve reglas… es la novela más valorada de esta autora. Incluyo aquí los libros de Sarah MacLean de los que he visto mejores críticas, todos ellos del género histórico:

-          Eleven Scandals to Start to Win a Duke's Heart  / Once escándalos para enamorar a un duque (2011, histórica) Love by Numbers #3. Me suena que en El rincón de la novela romántica la consideraron de lo mejor publicado en español en el año 2013.
-          A rogue by any other name / Un canalla siempre es un canalla (2012, histórica/Regencia) Rules of Scoundrels #1. Ganó el premio RITA al mejor romance histórico en 2013. El rincón de la novela romántica la incluyó entre las mejores novelas publicadas en español en este año 2014.
-          One Good Earl Deserves a Lover (2013, histórica/Regencia) Rules of Scoundrels #2. En All About Romance consiguió una mención honorable a las mejores novelas de amor (en un romance mainstream, es decir, no específicamente erótico) y a la mejor pareja romántica (Philippa Marbury & Cross). No entró en el Top 100 de 2013, pero sí estuvo incluida entre “las mejores del resto”, en concreto, alcanzó el puesto 158.
-          No Good Duke Goes Unpunished (2013, histórica/Regencia) Rules of Scoundrels #3. Ganó el Premio RITA al mejor romance histórico del año. También RT Book Reviews la consideraron el mejor romance histórico del año, y en el mes que se publicó, consiguió ser la novela más destacada del mes (RT Seal of Excellence).

Ediciones en España:

-       Nueve reglas que romper para conquistar a un granuja (2013) [Tapa blanda] Versátil, col. Romántica histórica
-       Nueve reglas que romper para conquistar a un granuja (2013) [Archivo digital] Versátil

Aunque eso es algo que dice la página del M.º de Cultura, pero tiene que haber una edición anterior, al menos la primera que fue en mayo de 2011.

sábado, 24 de enero de 2015

Crítica: "Love's Encore", de Sandra Brown



Este NO es un libro de la lista Top 100 AAR

…Y puedes apostar a que jamás aparecerá. Pero es una curiosa y entretenida reliquia de otro tiempo.
Reedición Warner Books
Marzo 1997

DATOS GENERALES

Título original: Love’s Encore
Fecha de publicación original en inglés: agosto 1981
Subgénero: genérica contemporánea

Candlelight Ecstacy Romance, n.º 21

SINOPSIS

En una noche temeraria, la vida de Camille Jameson cambió para siempre: un desconocido alto y guapo, una velada romántica – y arrepentimiento suficiente para llenar toda una vida.

Dos años después, Camille es una exitosa decoradora de interiores con la oportunidad de restaurar una de las más orgullosas mansiones de Misisipi. Acude dominada por el entusiasmo, impaciente por afrontar lo que es su mayor desafío profesional hasta la fecha – hasta que Zack Prescott entra con paso despreocupado por la puerta principal de la mansión y vuelve a su vida.

Es exactamente como lo recordaba, salvo por la mirada de complicidad en sus ojos, que recuerda lo que compartieron en el pasado. Ahora, obligados a vivir en una cercanía insoportable, Camille y Zack descubrirán si su terco orgullo los mantendrá separados para siempre – o si el destino les ha obligado a encontrar el camino de regreso a casa.

CRÍTICA

Cuando escribí aquí mi artículo sobre una de mis escritoras favoritas, Sandra Brown, pensé que sería interesante rescatar de mis archivos mi crítica de su primera novela. Lo primerito, primerito que salió a la luz con su nombre. Bueno, no exactamente con su nombre, sino con el pseudónimo de Rachel Ryan.

Sus primeras palabras como escritora fueron las siguientes:

Camille detuvo su utilitario bruscamente en cuanto vio un poco de Bridal Wreath. Había seguido las instrucciones que le dieron en la oficina de turismo en el histórico Stanton Hall y cogido la calle Homochitto desde el centro de Natchez. La mujer que la atendió le dijo que la carretera que llevaba a la vieja mansión quedaría a su izquierda justo antes de que aquella vía por la que ella iba se cruzase con la autopista 65.

Estamos ante un Candlelight Ecstacy Romance, n.º 21. Y diréis, qu'est-ce que c'est un Candlelight Ecstacy Romance? Acudamos a la wikipedia romántica.

Candlelight Ecstasy Romance fue la colección de romance genérico que la editorial Dell publicaba bajo el sello Candlelight en los años ochenta. Candlelight sucumbió a una cosa llamada “la guerra del romance” de los años ochenta y que al final llevó a que Harlequin comprase Silhouette. Resumiendo: allá en los ochenta Harlequin no era la única editorial dedicada al romance genérico, y Sandra Brown empezó su carrera como escritora de uno de esos otros sellos.

El título de Love’s Encore viene a significar más o menos “Un bis de amor”, una “Segunda oportunidad”. Ya lo advierte la autora en las reediciones, “la historia refleja las tendencias y actitudes que eran por entonces populares”. Una forma nada sutil de curarse en salud por si la historia te resulta algo anticuada.

Camille Jameson, una decoradora de Atlanta (Georgia), ha recibido el encargo de reformar Bridal Wreath, una mansión cerca de Natchez (Misisipi). Nada más verla, se enamora, recorriendo el camino de entrada, con robles, y magnolios en flor a los lados y, por supuesto, los arbustos de Spiraea x vanhouttei que le dan nombre. Es tan magnífica que lo primero que “oímos” decir a Camille (tres párrafos después del que he traducido) es “¡Chúpate esa, Escarlata O’Hara!”.

Bridal wreath
Fuente: wikicommons
Esta veinteañera volcada en su trabajo no siente interés por el sexo opuesto. Hace dos años “se entregó a un hombre” y después no sintió más que “vergüenza y humillación”. Oh, sí, es "ese tipo de novela". Y con ello ya sabes que esta chica tiene serios problemas de autoestima…

Vestida con su traje de lino amarillo y una ligera blusa de gasa estampada (siempre puedes contar con Sandra Brown para estos detalles), Camille espera sentada como una correcta dama sureña a que la atienda el encantador anciano que la ha contratado para redecorar su hogar, Rayburn Prescott. Pero quien entra por la puerta es el hijo y heredero de Rayburn: Zack, un guapo treintañero de cabello castaño entreverado de reflejos dorados y que la mira con penetrantes ojos azules. Precisamente, el hombre que en el pasado compartió unos románticos días con Camille.

Lo que realmente está pasado de moda en esta historia es la heroína, ñoña e insípida. A partir de una palabra aislada, empieza a montarse en su cabeza historias siempre desfavorables para ella y llega a conclusiones precipitadas. Remilgada, piensa que él “le ha robado algo que no le pertenecía salvo que fuera su marido”. Eso sí, sabe vestir bien y como es una profesional de la decoración, puedes sacar un par de ideas muy útiles.

En cambio, el atractivo Zack Prescott es un hombre hecho y derecho, diez años mayor que ella (algo que era bastante habitual en aquella época). A estas alturas, tiene bastante claro lo que espera de la vida. En ningún momento lo ves como Camille, un “despiadado que sedujo a una niña inocente”, sino como un tipo normal y agradable, bastante realista, como todos los hombres de Sandra Brown. No es meloso ni se complica mucho la vida con reflexiones sentimentales. Su actitud es más bien: “Me gustas, lo pasamos bien juntos, el sexo es estupendo y querría conocerte mejor por si acaso esto va a alguna parte” pero “tampoco esperes que me ponga a buscar los nombres de nuestros hijos después de la primera cita”. O sea, un tipo nada acartonado.

Como Camille tiene que vivir en la mansión mientras se planifica y ejecuta la reforma, la situación es incómoda para los dos. La trama gira en torno a un “estúpido malentendido” que se habría resuelto de inmediato si, al encontrarse en la página 8, hubieran hablado como adultos. Pero no, prefieren pasarse la novela como adolescentes enfurruñados. Hay momentos sensuales, besos, roces y algo de sexo, pero nada demasiado gráfico. Como es habitual en estos romances genéricos, aparece la “otra mujer”, con todos sus atributos propios de la época: uñas con manicura profesional, cabello rubio perfectamente peinado y exquisitamente vestida. Pongámonos en situación, esta novela es coetánea de los culebrones Dallas y Dinastía¿Qué heroína no se sentiría torpe y descuidada?

No está nada mal para una primera novela. No es, ni de lejos, lo mejor de su autora. Pero sigue resultando una lectura rápida y entretenida. Lo más logrado es la atmósfera sureña, el calor y la humedad del Misisipi, las mansiones con columnas griegas, el sabroso gumbo y los distintos aspectos del proceso de reforma. Realmente disfrutas paseando por sus salones, contemplando los parterres de flores y comiendo en un pintoresco restaurante de Natchez, aunque preferirías hacerlo en los zapatos de una heroína un poco más intrépida.

Valoración personal: buen romance genérico con aire de otra época, 3

Se la recomendaría a: entusiastas de Sandra Brown

Otras críticas de la novela:

Love's Encore by Rachel Ryan
Ficha en FictionDB
Una versión anterior de esta crítica la publiqué en El rincón de la novela romántica, y creo que es la única que hay en español. 

Como es una novela de 1981, tampoco es que en inglés encuentres muchas. Cuando la reeditaron junto a Eloquent Silence (otra obra browniana de aquella época), hicieron crítica de los dos libros conjuntamente en Booze Bookz and Bad Boyz y en Clue Review

Encontré otra en Once Upon a Chapter. En general, les gusta a pesar del tiempo transcurrido.

Creo que es de lo más potable que puedes rescatar de aquella época dentro de este tipo de novelitas cortas de género.