martes, 21 de febrero de 2017

Tres años de blog

Hoy cumplo tres años con este blog dedicado a la novela romántica.  


21 de febrero de 2017, qué buen día. Luego os digo el porqué.


¿Qué he hecho este último año? Pues leer, publicar críticas y algún articulillo, y sigo con Suzanne Brockmann y sus Troublehooters.

Además, estoy leyendo (y publicando críticas) de la Saga Vorkosigan de Lois McMaster Bujold, de la que ya sólo me quedan por leer dos libros.

Tengo que pensar un poco en qué hacer cuando acabe. Como sigo con el tema de Suzanne Brockmann, igual no es buena idea meterme en otra serie de suspense, como pensaba, con Pamela Clare, igual cambio a algo contemporáneo o histórico, no sé. Me tienta mucho Elizabeth Hoyt y su Maiden Lane, de la que ya he leído uno, pero no sé. Lo pensaré un poco, y también leer las que me quedan de Julie James.


Este año 2017 he emprendido dos proyectos. Uno que me durará todo el año es lo de ir publicando semanalmente un trocito de una lista de las mil mejores novelas románticas. Y el otro, que se prolongará más allá, con las novelas de Sandra Brown. Sí, todas, y son sesenta o setenta o igual ya noventa y tantas, he perdido la cuenta. Menos mal que Nora Roberts no es una de mis favoritas, pues pasa ya de las doscientas...

Pensé que tocaba en 2016 otra encuesta Top 100 de AAR, pero no ha sido así. A ver si este año...

Seguiré mezclando mis críticas de cosas viejas pero que merezcan la pena, obras de mis autoras favoritas y cositas recientes y, ¡tachán, tachán! Aquí es donde entra lo de que este 21 de febrero de 2017 es es-tu-pen-do.

Hace meses compré por adelantado un libro, y hace un poco menos otro. Los dos han salido hoy. Cuando me desperté, encendí mi kindle y ahí estaban: recién saliditos y descargando, An Unseen Attraction, de KJ Charles y Devil in Spring de Lisa Kleypas.

Ya llevo leído más de un tercio del de Kleypas y me está gustando mucho. Los personajes son adorables, tiene sus toques de humor irresistibles, la parte sexy aún no he llegado a ella pero,... sí, creo que es el mejor de los Ravenel hasta la fecha. Espero que no me decepcione la parte que me queda por leer. Ya os hablaré de este libro creo que la semana que viene o la otra, no sé, tengo que revisar un poco el calendario. Pero, ¡ah, qué estupendo, que mi cumpleblog (o blogiversaio) coincida con que dos de mis autoras favoritas sacan libro! 

Por lo demás, este año, lectores míos, me habéis dejado un poco sobrecogida. Porque aun descontando su buena dosis de spam desde la Madre Rusia, aún así, el crecimiento es espectacular, o eso me parece a mi para un blog que, como este, es de una persona sola. Más de 20.000 y alguna vez hasta 30.000 visitas al mes me parece alucinante.
  
Este año, además, he descubierto el enorme placer que es recomendar un libro en particular, que alguien lo lea porque a ti te ha parecido especial y te digan que sí, que también a ellos le ha encantado.

Claro que a veces también te deprimes un poco cuando no conectan con el libro y te dicen algo así como "nena, ¿pero tú qué le viste a este pestiño?".

En fin, mi vida más remansada estos últimos doce meses, aunque nos vamos haciendo mayores, y te das cuenta de que algunos fracasos ya no se van a poder superar/enmendar/corregir, y que hay que vivir con lo que tenemos. ¿Cómo era aquello que decía Gandalf...?

«Eso desean los que viven en estos tiempos pero no nos toca a nosotros decidir qué tiempo vivir, sólo podemos elegir qué hacer con el tiempo que se nos ha dado.»
(Es que, aparte de todo, ando releyendo estos días El Señor de los Anillos).

Espero que los próximos doce meses vengan cargaditos de libros estupendos que nos dejen resacos@s a tod@s.

Y nada más hasta luego a tod@s, que me esperan Gabriel Lord St. Vincent y Pandora, a ver si se casan o no, para mi que Pandora tiene buenos argumentos contra el matrimonio, y el propio Gabriel debe reconocer que ella no encaja en lo que se esperaría de una duquesa, pero ¿¿acaba de preguntarle algo así como si él tiene la sífilis?? Esta mujer no tiene filtro. A ver cómo sale de esta. Os dejo.

lunes, 20 de febrero de 2017

Las mil mejores novelas románticas: 141-160





141 Escándalo

Scandal, Amanda Quick, 1991, histórica / Regencia.

La encantadora Emily Faringdon vio manchada su reputación y ahora se ha resignado a ser una solterona. Cuando de repente un desconocido le envía unas cartas maravillosas, sensibles e inteligentes, se enamora perdidamente. Poco sabe ella que el autor de las cartas, Simon Augusto Traherne, el misterioso conde de Blade, no es en verdad lo que parece y que busca vengarse de una manera bastante cruel de algo que no es culpa de ella.




142 In the midnight rain

Ruth Wind, 2000, women’s fiction.

Ellie Connor es una talentosa biógrafa. Intenta descubrir la verdad sobre los padres a los que nunca conoció. Su única pista, una tarjeta postal, la lleva hasta una pequeña ciudad del Este de Tejas. Allí conocerá a Blue Reynard, un hombre con raíces profundas y fría sonrisa que puede ayudarle a encontrar respuestas.




143 Pasión

Passion, Lisa Valdez, 2005, histórica / victoriana.

En la multitud que llena el Palacio de Cristal, Mark Randolph Hawkmore, conde de Langley, sigue a Passion Elizabeth Dare. El nombrecito se las trae, pero te da el tono de la historia. Ella, aunque es viuda, sólo descubrirá el placer en los brazos de este desconocido. Se hacen amantes, todo muy tórrido.




144 Seducción al amanecer

Seduce Me at Sunrise, Lisa Kleypas, 2008, Los Hathaway #2, histórica.

La historia del gitano menos calé de la novela romántica, Kev Merripen, y la supuestamente frágil y enfermiza Win Hathaway. Se han querido desde siempre, es sólo que tienen miedo, se reprimen, se alejan uno del otro, se acercan, ni contigo ni sin ti tienen mis males remedio, hijo.




145 Something About You

Julie James, 2010, Chicago #1, contemporánea.

Dos enemigos jurados tienen que trabajar juntos. La ayudante del fiscal Cameron Lynde tiene la mala suerte de que, en la habitación de al lado, haya sexo y muerte. Y peor aún, que el agente del FBI que tiene que investigar este homicidio es Jack Pallas, que todavía culpa a Cameron de ciertos problemillas de hace tres años. Una de esas en las que ves lo divertido que ves a otros llevarse mal, discutir, y colarse por los huesos del otro.




146 El jinete de bronce

The Bronze Horseman, Paullina Simons, 2001, The Bronze Horseman Trilogy (El jinete de bronce) #1, histórica / SGM.

De acuerdo, a poca historia que sepas, Leningrado en la Segunda Guerra Mundial resulta un escenario demasiado terrible para imaginarse siquiera una historia de amor. Y sin embargo, bajo la dictadura de Stalin y con Hitler a las puertas, la joven Tatiana se enamora y se hace amante de Alexander, un oficial del Ejército Rojo, de misterioso y turbulento pasado.




147 Leal ante la muerte

Loyalty in Death, J. D. Robb, 1999, Eve Dallas #9, futurista.

La organización terrorista Casandra hace llegar a la teniente Eve Dallas unos comunicados en los que anuncian una serie de atentados. Eve no va a permitir que Nueva York se venga abajo. La cuenta atrás ha comenzado y la teniente Dallas luchará por defender lo suyo, encajando todas las piezas a tiempo antes de que su ciudad, y con ella su mundo, salte por los aires.



148 What I Did for a Duke

Julie Anne Long, 2011, Pennyroyal Green #5, histórica.

Durante años, Alexander Moncrieffe, duque de Falconbridge, ha sido objeto de temor y fascinación a partes iguales. Hay que ser muy tonto para provocarlo, pero eso es justo lo que hace el atolondrado Ian Eversea. La venganza de Moncrieffe será seducir a la inocente hermana de Ian, Genevieve Eversea, y luego romperle el corazón.

Crítica, aquí.


149 Jane Eyre

Jane Eyre, Charlotte Brontë, 1847, ficción literaria.

Una obra maestra de la novela decimonónica en inglés. Gusta mucho y tiene su final feliz. Jane Eyre logra supera una dura infancia conservando su dignidad y amor propio. Ni siquiera el amor le hará renunciar a sus principios. Así que el señor Rochester ya puede ir bajando los humos, o si no, se encargará la vida de bajárselos. Literal.

Crítica, aquí
                                             

150 Dueña de su corazón

The Lion’s Lady, Julie Garwood, 1988, The Crown's Spies (Piratas) #1, histórica / Regencia.

Christina Bennett conquistó a la sociedad londinense, pero guardaba el secreto de su misterioso pasado hasta la noche en que Lyon, marqués de Lyonwood, le robó un beso. El aristócrata ha jurado poseerla y ella resistirse. Fogosos embates por un lado, precioso secreto por otro. En fin, la Garwood en versión Regencia.



151 La noche del cazador

Slave to Sensation, Nalini Singh, 2006, Psy-Changeling (Psi/Cambiantes) #1, paranormal.

Novela de presentación de un mundo dividido entre razas: los psi, con súper poderes mentales, y ninguna emoción en el corazón, y los cambiantes, que son todo lo contrario, gozando exquisitamente de cada sensación. La psi Sascha Duncan debe ocultar los sentimientos que la señalan como defectuosa y el cambiante (humano y animal) Lucas Hunter deberán colaborar para encontrar a un asesino que amenaza con romper la paz entre las dos razas.

Crítica, aquí


152 Jackson Rule

Dinah McCall, 1996, contemporánea.

Dinah McCall es más conocida como Sharon Sala. En esta contemporánea con su toque de suspense nos encontramos a Jackson Rule, un ex convicto que ha pasado de todo en esta vida, y a Rebecca Hill, hija de predicador que cree en él. Uno de esos libros dramáticos, intensos, que te arranca el corazón, lo mastica y lo escupe al tendido.
              


153 La canción de Annie

Annie’s Song, Catherine Anderson, 1996, histórica.

Annie Tremble es hermosa, joven, inocente, y todos la toman por imbécil porque es incapaz de comunicarse. Cuando abusan de ella, Alex Montgomery acepta casarse con Annie y ser un padre para su bebé. La mayor sorpresa será que acaba amándola profundamente. Una de esas historias “tiernas, preciosas y entrañables”, sólo que esta vez los adjetivos se merecen de verdad.



154 Sleeping Beauty

Judith Ivory, 1998, histórica.

Los hombres desean a Coco Wild, quieren conquistarla y desentrañar sus secretos, pero ella sabe desde hace tiempo que no hay que fiarse de los besos de los hombres. Hasta que conoce al aventurero Sir James Stoker, recientemente nombrado caballero por la reina Victoria. Guapo, alto, con una sonrisa encantadora, su próximo objetivo es conquistar a esta mujer aparentemente inalcanzable.



155 Lealtades enfrentadas

To Love and to Cherish, Patricia Gaffney, 1995, Wyckerley # 1, histórica.

Anne es una malcasada que sólo encuentra consuelo con su pájaro espino particular: Christian, el atractivo párroco de Wyckerley. Él se resiste, por aquello de que es un hombre de sinceras convicciones religiosas, pero la virtud no sirve de mucho cuando el amor y el deseo la ponen a prueba.



156 Ángel o bribón

Angel Rogue, Mary Jo Putney, 1995, [Reescritura de The Rogue and the Runaway, 1990] Fallen Angels (Ángeles caídos) #4, histórica.

En romántica nada se desperdicia ni se crea o destruye. Sólo se transforma. A veces, literalmente, como en esta reescritura que Putney hizo de uno de sus regencias tradicionales. Por un lado tenemos a Kanawiosta, “el agua que fluye”, medio americana y medio mohawk, quien también responde al nombre de Maxima Collins, caminando disfrazada de muchacho por los caminos de la Inglaterra rural. Y por otro, a Lord Robert Andreville, que, tras la guerra, regresa a su hogar ancestral en Yorkshire; la ayudará en su búsqueda de la verdad sobre la repentina muerte de su padre (el de ella, no el de él).



157 Tambores de otoño

Drums of Autumn, Diana Gabaldon, 1996, Outlander Saga (inc. Lord John) [Forastera] #4, viaje en el tiempo.

Jamie Fraser y Claire Randall se embarcan rumbo a las colonias americanas en busca de una nueva vida. Se dirigen hacia las montañas de Carolina del Norte, el único refugio seguro para alguien que procede de las Tierras Altas escocesas. A pesar de los riesgos que corren, consiguen establecer un precario sistema de vida con la esperanza de que la inminente Revolución Americana no les alcance. Pero el peligro se cierne sobre la atribulada pareja y su hija Brianna decide viajar al pasado para salvarlos.



158 Lord of the storm

Justine Davis, 1994, The Coalition #1, ciencia ficción.

Wolf es uno de los pocos supervivientes del planeta Trios, conquistado por la poderosa Coalición intergaláctica. Muy viril y guapo hasta decir basta es perfecto como esclavo sexual programado para dar a una mujer más placer que el que ella pueda imaginar. La agraciada con el premio es la capitana Shaylah Graymist, una laureada piloto de combate.



159 Simple Jess

Pamela Morsi, 1996, Marrying Stone #2, histórica.

La viuda Althea Winsloe no quiere volver a casarse, pero la presionan y le dan un ultimátum: más vale que elija nuevo marido o lo elegirán por ella. Así que posa sus ojos en el único hombre con el que verdaderamente se siente a gusto, el simple de Jess, dulce y amable, vale que no tiene muchas luces, pero es tan tierno que conmueve a Althea más intensamente que cualquier otro hombre de su entorno.



160 El amante de Lady Sophia

Lady Sophia’s Lover, Lisa Kleypas, 2002, Bow Street Runners (Bow Street) #2, histórica.

Desde la muerte de su hermano menor, Lady Sophia Sydney tiene un solo objetivo: seducir al juez que lo encarceló, Ross Cannon, y destruirlo política y personalmente. Le llaman el Monje de Bow Street, pero Sophia está decidida a conseguir sus propósitos. Claro que el deseo estalla desde el primer momento, y Ross no será el único que implicará su cuerpo y su corazón en esta relación.

Crítica, aquí


* Romántica a su manera *

En este tramo encuentro una novela archiconocida, Lo que el viento se llevó (1936), de Margaret Mitchell, muy apreciada en la blogosfera romántica. Hasta ha llegado a estar en unos cuantos Top 100 de All About Romance, y por supuesto RomanceNovels.Me la incluye en sus mil mejores novelas románticas. Yo, en cambio, no la meto en mi lista. ¿La razón? No le encuentro el final feliz. Oh, siento el destripe pero vamos, lleva casi un siglo rodando por ahí, no esperaréis que me lo calle, ¿verdad? Pues eso, que si te gustan culebrones tremendos de pasión, guerra, matrimonios, hijos, traiciones varias y una heroína fuerte como un roble, este es vuestro libro… Aunque al final no fueran felices ni comieran perdices.

Eso sí, en honor a la verdad he de reconocer que en cierta ocasión me encontré con una lectora de romántica que tenía clarísimo que sí que había final feliz, sólo que te lo tenías que imaginar, porque la autora simplemente te lo insinuaba. Debo ser muy cerril.


Por si alguien siente irreprimibles ganas de compartir algo:

¿Habéis leído alguna, todas, ninguna?
¿Está vuestra novela favorita en este tramo de la lista?
¿Y una que no os gustase nada?
¿Creéis que alguno de estos títulos no debería estar aquí porque no os parece novela romántica?

Como siempre si hay algún error, agradezco que se indique.

Etiqueta: Las mil mejores novelas románticas

domingo, 19 de febrero de 2017

Crítica: “Relentless Desire / Shadows of Yesterday”, de Sandra Brown



Tópico harlequinero: segunda oportunidad
Warner Books, mayo 1992
Diseño de portada: Jackie Merri Meyer
Fotografía de portada: Herman Estevez
Caligrafía: Carl Dellacroce


DATOS GENERALES
Título original: Relentless Desire
Subgénero: contemporánea/Genérica
Fecha de publicación original en inglés: marzo de 1983
Serie: Second Chance at Love (SC) - 106
Reedición en 1992 como Shadows of Yesterday

SINOPSIS
Para ganarlo todo, una mujer debe arriesgarse a perder…
LEIGH. Estaba terroríficamente sola en una autopista de Texas a punto de dar a luz a su primera hija cuando un tipo duro y desconocido, detiene su camioneta pickup para ayudarla. Perdió a su marido hace ocho meses, cuando él murió trágicamente mientras trabajaba. Este profético encuentro en una solitaria autopista llevó a un hombre nuevo y guapo a su vida… y aun así era un hombre con secretos, y el poder de romperle de nuevo el corazón.
CHAD. Está en un negocio peligroso, y su pasado es un misterio que mantiene cuidadosamente oculto. Está decidido a lograr que Leigh se preocupe por él, pero no hay garantía de que el amor que él siente pueda protegerla de sus propios y tremendos miedos.
¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
No, la verdad.

CRÍTICA
Le tengo muchísimo cariño a esta novela. Con ella descubrí a Sandra Brown, allá en el año 1996. Al menos, esa es la fecha que aparece dentro, con el sello de la librería Salas de Barcelona, 500 pesetas me costó.
La he leído unas cuantas veces y me sigue pareciendo verdaderamente buena, dentro de lo que es el romance cortito o genérico tipo harlequin.
Sandra Brown la publicó en 1983, con su propio nombre, sin usar seudónimos, para Jove y su línea Second Chance at Love (“segunda oportunidad en el amor”). Su primer título fue “Relentless Desire” (“Deseo implacable”). Cuando la reeditó Warner Books en 1992 lo cambiaron por “Shadows of Yesterday” (“Sombras del ayer”), un título más melancólico. Pero sí, me sigue pareciendo muy apropiado para una historia de amor un poquito agridulce.
La releí allá por 2012, para hacer una crítica que publicó El rincón de la novela romántica. Y ahora me la he leído otra vez. Y aguanta, ya lo creo que aguanta. Pasa el corte con honores.
El tópico harlequinero no lo oculta, porque de hecho viene es el nombre de la línea en la que se publicó. Se trata de una historia de segundas oportunidades.
La historia empieza de una manera muy llamativa. A Leigh Branson, una mujer embarazada, le vienen los dolores del parto cuando está haciendo un viaje largo por una autopista tejana. Se orilla a un lado de la carretera. Recordad: es la época anterior al teléfono móvil, está sola, en mitad de la nada y en cuarenta y cinco minutos sólo pasan un par de coches.
Entonces una camioneta pickup se detiene. Su rescatador no es precisamente un caballero de brillante armadura: un hombretón desconocido, con gafas de sol y un poquito desharrapado. Aunque es amable con ella, Leigh no se confía hasta que se quita las gafas y distingue unos increíbles ojos azules.
Chad Dillon se da cuenta de que ella está de parto y como no van a llegar al hospital, la ayuda a dar a luz, de manera un tanto estrambótica, todo hay que decirlo, en la pickup. Luego la lleva, con su niña recién nacida, al hospital.
Hasta le lleva un ramo porque toda madre recién parida se merece unas flores. El gesto la conmueve, porque cree que este chico anda corto de pasta. Cuando Chad se asegura de que están bien, y de que los padres de Leigh vienen de camino, desaparece durante semanas.
Tiempo en el que Leigh no deja de pensar en él. Y él en ella, porque, por muy increíble que parezca a cualquiera que haya pasado por un parto (la situación menos romántica del mundo, a mi juicio) Chad se ha enamorado de Leigh a primera vista.
Quieren conocerse mejor. Se gustan y hay una innegable atracción física. Leigh le advierte que los rollos rápidos no le van, y Chad da a entender que eso no es lo que busca. Todo muy cortés pero apasionado. Que lo uno no quita lo otro.
Hay un detallito tonto que me encanta, porque es muy Sandra Brown. Él le da un beso rápido, y ella se echa a reír. Entonces Chad le pregunta qué pasa.
Ella: Nunca me había besado nadie que llevara un sombrero vaquero.
Él: Acostúmbrate.
Es una historia de amor sencilla de dos personas que se conocen, se gustan, superan algunos obstáculos que nacen más bien de sus propios miedos e inseguridades, se casan y tienen su final feliz.
El tópico harlequinero de la segunda oportunidad suele implicar un primer matrimonio no muy feliz, y aquí sigue la regla. Sería solo una experiencia imperfecta que permite apreciar mejor el amor verdadero.
Todo lo cuentan de manera muy humana, muy natural. Realmente no pasa nada, salvo la vida cotidiana y cómo van aprendiendo a confiar el uno en el otro y superar sus problemas. Leigh es viuda, su marido fue policía infiltrado y murió en una operación. No quiere volver a casarse con un marido de profesión arriesgada. Chad se da cuenta de ese miedo, y por ello le oculta cosillas para tener, al menos, la oportunidad de conocerse mejor. No le cuenta claro cómo se gana la vida o cuánto dinero tiene, ni que él también es viudo, o cómo murió su mujer. Leigh se enamora creyéndole un sencillo mecánico de aviones.
Chad se desvela poco a poco. La lleva a conocer su espléndida casa, le presenta a sus padres, a sus campechanos amigotes: todos la reciben con afabilidad. Le habla de su matrimonio… Y viendo cómo se enfada Leigh, te explicas por qué Chad va con pies de plomo.
El final feliz es creíble. El amor los ha hecho evolucionar. Leigh aprende a superar sus miedos. Chad encuentra en ella una compañera que ya es madre, suficientemente sólida para no temer que la vida la supere. Dejará una vida arriesgada más propia de un joven despreocupado y soltero y adoptará otra más estable, en la que lo importante son las relaciones interpersonales. Ambos aprenden que el pasado, pasado está; que tienen que gozar del presente para abrirse paso hacia el futuro.
No hay giros inesperados, ni subtramas ajenas a la historia de amor, contada sin prisa pero sin escenas de relleno. Como si fuera la de unos amigos tuyos, porque los personajes son muy agradables, cercanos y bastante creíbles. Hay un poquito de humor, mucho amor y su dosis generosa de escenas sensuales.
Admito que como le tengo tanto cariño a esta novela, igual no soy muy objetiva. Pero es que para mí fue toda una revelación, de un tipo de novelas y de personajes que yo no era consciente que existían: contemporáneas, protagonistas bastante naturales, chicos que hablaban con naturalidad y sin cursiladas, respetuosos con las chicas de la película. ¿Y ellas? Mujeres modernas, trabajadoras, de cuidado aspecto, fuertes y nada dadas a los aspavientos.
Una lectura ligera que no te exige pensar demasiado. El principio engancha, luego pasa una fase más calmada y se vuelve a animar hacia el final.
Valoración personal: en su estilo, buena, 4
 
Jove, marzo 1983
Se la recomendaría a: quienes gusten de sencillas historias de amor entre personas normales.

Otras críticas de la novela:
Como es habitual en libros tan antiguos, es difícil encontrar críticas.
En El Rincón de la Novela Romántica está una versión anterior de esta crítica mía.
En ingles, no he encontrada nada fuera de Good Reads.