miércoles, 28 de septiembre de 2016

Crítica: “Out of control”, de Suzanne Brockmann



Cuarta de los Troubleshooters. Un héroe casi perfecto, secundarios inolvidables, acción y aventura en un entorno exótico, ¿alguien da más?
Sí, así de sosas son sus portadas Kindle

DATOS GENERALES
Título original: Out of control
Fecha de publicación original en inglés: marzo de 2002
Subgénero: suspense
Parte de una serie: Troubleshooters #4
NOVELA SIN TRADUCIR

SINOPSIS (que hice en su momento para El Rincón de la Novela Romántica)

Savannah von Hopf no tiene opción. Para salvar la vida de su tío, recurre a Ken "WildCard" Karmody, un tipo al que apenas conoce y que es ahora un operativo militar. Debe convencerlo para que ponga el dinero del rescate en manos de los terroristas. Lo que no espera es terminar en brazos de WildCard antes de poder siquiera pedir su ayuda.
WildCard siempre ha sentido debilidad por las mujeres hermosas. Pero cuando descubre que Savannah tiene segundas intenciones, está decidido a poner fin al asunto. Sin embargo, Savannah marchará a Indonesia con o sin su protección, y simplemente no puede darle la espalda. Cuando su plan va terriblemente mal, quedan atrapados en una jungla olvidada de un país hostil, acechados por un enemigo mortal. Se van quedando sin tiempo, pero consiguen escapar, arriesgando sus vidas para detener una pesadilla que cada vez se les escapa fuera de control...

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?

Sí, en mi base de datos la tengo a día de hoy, en el puesto 181, justo debajo de Over the Edge, lo que la convierte en la segunda preferida de la autora.
En la encuesta anual de All About Romance ganó en varias categorías: fue el romance favorito del año, el mejor contemporáneo, el mejor de suspense y la mejor historia cabin/road, o sea, historia de un viaje o intimidad forzosa en un lugar. Kenneth consiguió ser, además, el mejor héroe de 2002.
Entró también en varias encuestas AAR Top 100: n.º 41 en la lista de 2004 y 60 en 2007. No estuvo, en cambio, entre los cien mejores de 2013 aunque sí en “lo mejor del resto” con un puesto digno, 141. En 2007, cuando hicieron una miniencuesta de suspense romántico, estuvo la number 8. También a las reseñadoras de esa página les gusta, pues tuvo una crítica de DIK A, y tanto Jenna como Lea, que escriben críticas en AAR, las incluyeron entre sus favoritas de todos los tiempos. En 2014 salió el audiobook de esta novela, y fue considerada entre los mejores de ese año.
Cuando en el verano de 2015, NPR eligió el Top 100 de series o novelas de romántica, todo el conjunto de la serie Troubleshooters se consideraron de los mejores, en la categoría de suspense romántico. Hablé de ello aquí.
Aparte de esto, aparece también apareció entre las mil mejores novelas románticas de RomanceNovels.Me, como la n.º 232.
Por último, es una de esas novelas con pareja romántica secundaria que es “mayor” o más adulta.

CRÍTICA

Esta novela la leí en diciembre de 2013 y publiqué crítica en El Rincón de la Novela Romántica. En una relectura se pierde el suspense, pero sigue siendo una historia muy entretenida.

El protagonista es el SEAL Kenneth Karmody, apodado “WildCard”, o sea, “comodín”. En los libros anteriores aparecía como el típico friki de la informática, que no se piensa mucho lo que hace o dice, pero genial en lo suyo. Es tan bueno en este tema de dispositivos electrónicos que podría ganarse una pasta gansa en la empresa privada, pero prefiere seguir en plan aventurero por el mundo con los Navy SEAL.

También se caracterizaba porque Adele, su novia de toda la vida, lo dejó y se casó con otro. Si recuerdo bien, en el libro anterior su ex consiguió una orden de alejamiento, porque Ken es el típico acosador plasta que no sabe cuándo las cosas han terminado de verdad.

Un día, al volver a casa, se encuentra con Savannah von Hopf, una atractiva joven que ha sufrido el pinchazo de una rueda. Ken le ofrece su ayuda, y acaban… compartiendo una noche maravillosa. Todo parece tan apasionado y perfecto que Ken, en su precipitación habitual, ya está poco menos que pensando en el nombre de sus hijos.

Pero cuando al día siguiente va a buscar a Savannah al hotel, se encuentra con una versión distinta: más estirada, con traje, repeinada… Descubre así que su encuentro no fue casual. Ella lo conocía desde hacía años y estaba colada por él, aunque Ken ni sabía de su existencia. Lo ha localizado gracias a Adele, la ex que tanto daño le había hecho. 

Savannah tiene una peligrosa tarea por delante: entregar una cantidad de dinero porque su tío Alex al parecer ha sido secuestrado en Indonesia. Prefiere no ir sola a un sitio tan peligroso. Por eso se ha acordado de Ken. A éste, bastante cabreado, lo último que le apetece es un billete de ida a Yakarta. 

El título, “Out of Control” se traduce fácilmente como “Fuera de control”, y nos da un poco el tono de cómo va a ser esta novela de amor y aventuras. 

Destacaría a Kenneth, que me parece que tiene prácticamente todo para ser un héroe de novela romántica: impulsivo, sexy, inteligente, decidido, superviviente en entornos hostiles,… aparte de guapo y macizo. Pero no pierde ese toque humano de perfecto gilipollas (Savannah lo llama así alguna vez). Creo que me encanta porque es creativo, ¡adoro a los personajes listos! Bueno, ¿y quién no? El competence porn es el secreto del éxito de montones de novelas, series de televisión y películas. 

A Ken siempre se le ocurre alguna forma original de salir de los problemas. Cuando todos pensamos en términos de A o B, limitados por una especie de “caja mental” en la que nos encerramos, Ken es de los que sabe “salir de la caja” y encontrar la solución C. 

Por primera vez en la serie, me convence la heroína. Se sincera con Ken aunque con ello corra el riesgo de perder su ayuda. Se enfrenta al peligro y al dolor, en mitad de la selva, sin queja alguna. Sólo reprocho a Brockmann que, en su esfuerzo por ponerla como algo “tontita” en las realidades de la vida, se pase en detalles poco creíbles.

Vamos a ver, estamos ante una chica con dinero, buena familia, educada en una universidad pija del Este de los Estados Unidos, abogada de apelaciones. Siempre va perfectamente maquillada, cada cabello está en su sitio y empareja a la perfección los complementos. Viste, como dice Ken, “con la ropa de su madre”. 

Mas precisamente por su pijotería no cuela que no sepa ir cómoda, “arreglá pero informal”, para un viaje de más de veinte horas hasta Indonesia. Aunque sea de Coronel Tapioca. 

Además, una persona con una mínima cultura y obsesa por el control como ella, no necesita que un SEAL le advierta que va a un país mayoritariamente musulmán y que le conviene ir tapada para no ofender a los lugareños. Indonesia es el país con mayor población musulmana, al que quieren poner como modelo (no en esta novela claro) como ejemplo de que una democracia islámica es posible; aunque es verdad que más de un analista considera que es democrática, a pesar de (y no gracias a) esa religión mayoritaria: Indonesia es tan multicultural que a la fuerza tiene que ser tolerante. 

Oye, que me voy del asunto. Vamos a hablar de los romances secundarios, que ya sabéis que en Brockmann no siempre tienen un final feliz.

El primero, la inevitable historia de la SGM. Aquí reconozco que más interesante que los episodios bélicos anteriores y tiene un poquito más de relación con la trama principal. Rose, madre del secuestrado Alex y abuela de la intrépida Savannah, se dedicó al espionaje y acaba de publicar su autobiografía. Varios personajes de la historia tienen un ejemplar y lo van leyendo en determinados momentos, lo que me parece una forma muy hábil de meter esta historia en la novela. Ahora, que lo que están leyendo los personajes se parece tanto a una biografía como yo a Scarlett Johansson: no hay “cambio de voz” entre el texto de la biografía y el resto del relato (Rose “escribe” igualito que Brockman), y lo que cuenta es una novela con prolijos diálogos imposibles de recordar tan al detalle sesenta años después, no un ensayo.

Otra historia es la de Molly, una cooperante-misionera cuarentañera y Jones, una especie de contrabandista treintañero de dudoso pasado, tipo duro en plan Harrison Ford (de hecho en un momento lo comparan con Han Solo) que no siempre se comporta honradamente. Sus diálogos son muy francos y sus encuentros, bastante apasionados. Son tan refrescantemente adultos que llegan a robarle el plano a la pareja principal.

También aparecen los SEAL y el FBI: Sam y Alyssa, enamorados que no pueden estar juntos, y Max Bhagat y su “relación” con Gina, la jovencita secuestrada en el libro anterior.
Valoración personal: muy buena, 4
Ballantine, marzo 2002

Se la recomendaría a: todos los aficionados a la novela romántica.

Otras críticas de la novela:
Una versión anterior de esta crítica la encontramos en El Rincón de la Novela Romántica

En inglés, All About Romance le dedicó una crítica en la que consideraba esta novela un DIK A (libro que llevar a una isla desierta) y también tienen crítica del Audiobook, un B+. Books for a buck le da 4 estrellas.  Otra de 4/5, Hildy en The Book Bosses. En The Best Reviews dicen que Suzanne Brockmann se supera en cada libro, que mezcla bien el suspense con momentos de humor para aliviar la tensión,… en fin, que parece que también le gustó la historia, vaya.

Para saber más de las novelas de Suzanne Brockmann, y un análisis de sus muchos atractivos, recomiendo el artículo  “If You Like Suzanne Brockmann...” por Sarah Frantz (Dear Author, 28/07/ 2008).

lunes, 26 de septiembre de 2016

Crítica: “What Happened at Midnight”, de Courtney Milan



Un relato corto agradable de leer
Leída en Kindle

DATOS GENERALES
Título original: “What Happened at Midnight”
Fecha de publicación original en inglés: 2012
Subgénero: histórica – 1853 (Victoriana)
Parte de la antología Midnight Scandals.

NO TRADUCIDA AL ESPAÑOL

SINOPSIS (según la página web de la autora)
Cuando John Mason descubre que el padre de su prometida le ha estafado miles de libras en un negocio que tenían, se enfada. Cuando su prometida, la señorita Mary Chartley, huye, llevándose el dinero y todas las pruebas con ella, se enfurece totalmente. Planea pedir cuentas a la mujer a la que amó en el pasado, y no lo lamentará cuando lo haga.
Pero cuando encuentra a Mary, no vive entre lujos. En lugar de eso, trabaja como acompañante de una dama. Cuanto más intenta él descubrir la verdad, más recuerda que hubo un tiempo en que amó a Mary...y lo mucho que desearía poder hacerlo de nuevo.

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
No, la leí porque Courtney Milan es una de mis autoras favoritas.

CRÍTICA
“What Happened at Midnight” es una novela corta que se puede comprar, en digital, ella sola. Se publicó primero como parte de una antología, Midnight Scandals, con historias de Carolyn Jewel y Sherry Thomas. Todos los relatos se ambientaban en una casa en Somerset llamada Doyle’s Grange. Más tarde, Milan la incluyó en la Novella Collection que recoge varias de estas historias cortas de la autora.
Esta es una novela corta, así que tampoco puedo entrar en mucho detalle.
La vida de Mary cambia de la noche a la mañana. Era una señorita de buena posición social, con una formación como pianista clásica, está comprometida con John, un socio de su padre. Todo va bien, ¿o no?
De repente, su padre desaparece y con él, miles de libras. Entre los estafados se encuentra el propio John, quien le exige que le diga dónde están su padre y el dinero, algo que ella no puede (o no quiere) responder. Le dice que ya no le quiere y le devuelve el anillo de compromiso.
Ni él, ni otras víctimas de su padre, la creen. En la confusión, Mary consigue huir.
John la busca persistentemente. Al final, da con ella en una casita de Somerset, donde trabaja como acompañante de una dama. El señor de la casa es un machista insoportable que las tiene prácticamente encerradas, a su mujer y a Mary. No salen más que a misa. No pueden relacionarse con nadie, ni siquiera con los otros parroquianos, o con sus propios familiares. Se supone que a Mary le pagan por sus servicios, pero la verdad es que no ha visto un duro.
A ese lugar tan asfixiante llega John en busca de su dinero. Le sorprende no encontrarla envuelta en lujos. Mientras intenta saber qué es lo que ocurrió, con el padre de Mary y con el dinero que les estafó, acaba recordando lo mucho que la quería. Hubo un tiempo en que estaban prometidos. El la amaba y creía que ella le correspondía. Le corroe por dentro no saber qué ocurrió de verdad. Ella no es ya aquella jovencita confiada a la que todo iba bien en la vida. La realidad se ha encargado de despertarla.
Para conseguir su final feliz tendrán que pasar unas cuantas cosas en las que John la ayuda y Mary, hábilmente, sabe ayudarse a ella y también a la oprimida dama para la que trabaja.
Es un relato corto escrito con el elegante estilo de Courtney Milan. Te lleva de una manera bastante realista a la sociedad de la época. Un momento de cambios sociales en los que las mujeres penosamente conseguían derechos. De hombres que aislaban a sus mujeres y de otros que sabían reconocerles el talento. También de las elecciones que se vieron obligadas a hacer muchas (y aún ocurre así) entre tener una carrera o una familia.
Valoración personal: buena, 3
Se la recomendaría a: los fans de Courtney Milan y a los aficionados a la novela romántica histórica con algo de realismo.
Otras críticas de la novela:
Sólo he encontrado críticas en inglés.
De la novela en particular, hallé dos críticas. Top 10 Romance Books, 4/5; y Red Hot Books le da una B+ a esta novela de Courtney Milan. Pero es más fácil encontrar que hablan de esta historia en artículos referidos a la antología Midnight Scandals en su conjunto. En Dear Author le dieron una B a esta contribución de Milan. Rogues under the covers la reseñó allá en 2012, dándole a la historia de Courtney Milan 4 ½ estrellas. La recordada Meoskop, en It’s My genre, Baby, le dedicó una crítica a toda la antología Midnight Scandals. En general le gustó y afirmó que esta antología podría muy bien convertirse en una mini-serie de la BBC con Doyle’s Grange como hilo conductor.

viernes, 23 de septiembre de 2016

Crítica: “Crazy On You”, de Rachel Gibson


Leída en Kindle

Novela cortita, sencilla pero cumplidora.

DATOS GENERALES

Título original: Crazy On You
Fecha de publicación original en inglés: 2012
Subgénero: contemporánea

Parte de una serie: 2.º de Lovett, Texas

SINOPSIS (según Fiction Data Base)

A Lily Darlington la llamaron “loca” en su momento – y, sí, empotrar el coche en el salón de su exmarido posiblemente no fue de lo más inteligente- pero ese canalla se lo merecía- Ahora Lily está felizmente soltera, y le ha dado la vuelta a todo. Sabe que es una buena madre, propietaria de una vivienda y empresaria. Todo perfectamente envuelto en un paquete precioso.

Un paquete que el oficial de policía Tucker Matthews está deseando desenvolver. Este antiguo militar no necesita otra mujer en su vida. Su última novia lo abandonó y no dejó tras sí más que recuerdos, ¡y un gato llamado Pinky! Pero vivir justo al lado de Lily le está volviendo loco. Sueña con su larga melena rubia y piernas aún más largas. Y quizá sea el momento de volverse un poco loco… y enamorarse.

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
No. La he leído sólo porque es de Rachel Gibson.

CRÍTICA
Después de la mala experiencia con Daisy vuelve acasa cogí este segundo libro de la serie Lovett, Texas, con cierto reparo.
Lily, la protagonista de ésta, es la hermana de Daisy, la prota de aquella. Toda su vida la han considerado un poco loca y, sí, la verdad es que cuando su marido la dejó tuvo una vida un poco desenfrenada. Ya dije entonces que “se supone que la hermana a quien su marido le ha puesto los cuernos, da el toque de humor, pero a mi ni pizca de gracia me hacía el verla tan hecha polvo.”
Ahora, sin embargo, tiene 38 años, cuenta con negocio y casa propios y cría a su hijo más o menos sola, con la ayuda de su madre (una sureña parlanchina que siempre tiene una historia que contar). El padre de la criatura ejerce derecho de visitas de Pascuas a Ramos.
Un día, a la vuelta del trabajo, la para la policía. Un policía jovencito, que no llega a ponerle una multa. Resulta que al final es su nuevo vecino. Guapo, atractivo, pero, ¡ay! Ocho años menor que ella.
Es echarse el ojo encima y estallar el deseo-lujuria-amor-lo-que-sea el uno por el otro. Aquí hay alguna escena subida de tono en cuanto se echan las manos encima.
Es una historia sencillita, de gente normal que se enamora apasionadamente. Él estuvo en el ejército y después de diez años decidió reconducir su vida. Su infancia fue bastante desastrosa, pero todo esto no ha hecho de él un tipo débil ni problemático, no. De hecho, lleva resiliencia escrito en la frente. Está bastante centrado, sabe lo que quiere, y decidió, a los dos segundos, que lo que quería era a Lily. Un hombre tranquilo que no es muy expresivo ni cuenta gran cosa de su vida, lo que mosquea un poco a Lily.
Claro que ella tampoco le dice que, en su juventud, todo el mundo la llamaba “loca”, para evitar que él piense mal de ella. Además, tampoco se decide si quiere o no embarcarse en una relación con él, dada la diferencia de edad.
Así que en comparación con el primero de la serie, ganamos mucho: los personajes te caen mucho mejor, el sexo entre ellos está bien, es original que ella sea mayor que él y todo lo resuelven sin alargar demasiado el tema.
Con sus momentos de humor y alguno de pasión, es una historia corta y sencillita a más no poder, pero con encanto.
Valoración personal: buena, 3

Se la recomendaría a: quienes quieran una contemporánea sencilla para pasar el rato.

Otras críticas de la novela:

En español, sólo he encontrado la crítica en El rincón de la novela romántica.Así que pasemos rápidamente a las críticas en inglés. Nick & Nereydas le da 4 ½ estrellas; hay reseña en RT Book Reviews y a Smexy Books le gustó menos, porque la calificó con una D-.