lunes, 18 de agosto de 2014

Museo Victoria & Alberto / Victoria & Albert Museum


Victoria and Albert Museum, London.
2/11/ 2009 Author: Rept0n1x
Fuente: Wikicommons
De acuerdo, el Museo de Alberto y Victoria (V&A) no es algo precisamente insólito. Pero al estar un poco a trasmano en South Kensington puede que lo dejes de ver. Y no deberías. Es un museo de artes decorativas. Básicamente. Encuentras de todo un poco sobre los objetos y cositas que nos hacen más bella la vida cotidiana. Bello y funcional.







Ok. So the Victoria and Albert Museum (V&A) is not something unheard of. But it’s a little bit out of the way, so you can easily decide to skip it. And you shouldn’t. It’s a decorative arts museum. Basically. Ther you will see a little bit of those objects that make life more beautiful. Beautiful and functional.



Cerámica, telas, alfombras, esculturas y pinturas, sí.

Ceramics, textiles, carpets, sculpture and paintings, yes.


Pero sobre todo objetos de la vida cotidiana. Y bueno, sí, vale, una espectacular reproducción de la columna trajana allí en un patio cualquiera. Que supongo que la original está en Roma porque los italianos no les dejaron llevársela.


But, above everything else, common objects. Well, and a great reproduction of the Trajan’s Column there in the middle of a patio. I guess the original one is still in Rome because the Italian people didn’t let any Englishman took it with him.
Como quien no quiere la cosa, un detallito pa'l jardín

Paseando por estos museos de Londres uno acaba pensando en que Dios les debió decir a los ingleses, en algún momento: creced y robad el mundo (en vez de simplemente multiplicáos).

When you walk through these London museums you think that God told the Englishmen, some time: Be fruitful and steal the World (instead of just multiply).


Pero es algo que te pasa en casi todos los grandes museos. Que son almacenes de saqueos. El arte, especialmente el arte mueble, es fácil botín de guerra. Desde los ejércitos romanos que se llevaron toda la estatuaria griega que pudieron atropar después de la toma de Corinto en adelante, pasando por Napoleón y sus saqueos de Egipto, Italia y España, la Alemania nazi, los soviéticos que se llevaron obras como compensación por su inmenso sacrificio decisivo para la derrota de los nazis, y tras la invasión de Irak en 2003, desaparecieron objetos magníficos del Museo Nacional en Bagdad.

But it’s a feeling you’ve got in nearly any great museum. Many of them are just the storehouses of sacking. From the Roman armies that took all the Greek statues after they took Corynth, Napoleon’s pillaging in Egypt, Italy and Spain, then the nazis during the II WW, and the soviets that took German art as part of the compensation for their inmense sacrifice that was decisive for the Nazi’s defeat, and after the invasion of Iraq in 2003 magnificent treasures from the Baghdad Museum disappeared.


En fin, quizá lo más me gustó fue ver ropa del siglo XVIII para acá.

Anyway, perhaps what I liked most was seeing real clothes from the 18th onwards.


Te puedes tirar todo un día en este museo. O combinarlo con dos que están pegaditos: el de Ciencias y el de Historia Natural con su enorme esqueleto de Diplodocus en el salón central abovedado.

Los tres son gratis, como es habitual en Londres. Aunque las exposiciones temporales, como una que hay actualmente sobre vestidos de boda, son pagando.


You can spend a whole day in this museum. O visit with other two museums that are next to it – The Science Museum and the Natural History Museum, with its large Diplodocus cast in the vaulted central hall.

The three of them have free entrance, as usually in London. But the temporary exhibitions, as one about wedding dresses in the V&A, are pay-per-view.


Página web / Web page - Victoria & Albert Museum.

viernes, 15 de agosto de 2014

Crítica: "Secretos en la noche", de Linda Howard




After the Night by Linda Howard
Ejemplo de portada ininteligible
1.ª ed. Pocket, 1995


Una novela sureña excesiva por los cuatro costados. Si entras en su mundo, corres el riesgo de tener que leerla de un tirón.

DATOS GENERALES

Título original: After The Night
Fecha de publicación original en inglés: 1995
Subgénero: suspense romántico
Puesto en la lista AAR 2013: 69

Traductora para Ediciones Urano (2001): M. Cristina Martín Sanz


SINOPSIS  

Ella regresó para revelar viejos secretos,… y nuevos deseos…

Faith Devlin, una chica pobre y marginada en Prescott, Luisiana, lleva toda la vida adorando desde lejos al niño bonito de la ciudad. Pero él la llamó “basura blanca” aquella bochornosa noche sureña cuando el padre de él, rico y respetado, desapareció,… junto con la guapa madre de ella. Lo que más desea Faith ahora es odiar a Gray Rouillard, no sentir ese poderoso arrebato de deseo por él. Pero es incapaz de calmar su pasión, lo mismo que no puede esconder la verdad sobre el pasado, que ella ha esperado tanto para desentrañar...

Gray Rouillard, incluso cuando la liaba, lo hacía con estilo. Despreocupado, encantador, y respaldado por el dinero Rouillard, Gray controla la ciudad de Prescott – y Devlin era un apellido que no quería volver a oír jamás. Pero cuando vio a Faith Devlin, lo primero que pensó fue en sábanas desordenadas y su piel sedosa debajo de él. Preocuparse por ella era imposible, impensable… porque Gray Rouillard planeaba usar todo su poder para arruinarla…

CRÍTICA

Linda Howard publicó “After The Night” (“Secretos en la noche”) en el año 1995. Esta novela de suspense romántico se ambienta en Prescott, típico pueblo sureño con su familia rica y sus blancos pobres, los “trash”, la basura.

Gray Rouillard es el niño mimado de la parte buena de la ciudad: guapo, rico, deportista. Faith Devlin es justo lo contrario. Pobre, con un padre borracho y una madre ligera de cascos, y unos hermanos que siguen la senda de sus padres. Ella es la que pone un poco de decencia en la casa, y cuida al hermano pequeño, que tiene síndrome de Down.

Faith idolatra a Gray desde pequeñina. Él, lógicamente, es un pijo que se dedica a vivir la vida y apenas es consciente de esa gente tan pobretona.

Pero de repente lo impensable ocurre. Guy, el padre de Gray, desaparece, al mismo tiempo que su amante Renée, la madre de Faith. Todo el mundo suma dos y dos: han huido juntos. Gray se enfurece, es una afrenta mortal a su madre y su hermana parece incapaz de soportarlo. Enloquecido, como un toro bravo, Gray arremete contra la parentela de la mala pécora que se ha llevado a su padre.

En una noche terrible expulsa a Faith, niña de 14 años, y a toda su disfuncional familia, incluido el niño pequeño discapacitado. Abandonan la ciudad en su furgoneta, con una mano delante y otra detrás. Y Gray no siente el menor remordimiento.

Años después, Faith regresa a la ciudad en busca de respuestas. Por supuesto, a Gray no le gusta nada: todo vuelve a salir a la luz y teme lo que pueda pasarles a su madre y a su hermana. ¡Tiene que echarla otra vez! Macho alfa sobreprotector donde los haya.

Pero Faith es una mujer hecha y derecha con la que no podrá fácilmente. Se mantiene firme en su intención de quedarse allí. Los intentos de Gray en seguida se vuelven poco entusiastas. Se sienten irresistible y apasionadamente atraídos el uno por el otro. Pronto ponen manos a la obra en una serie de encuentros apasionados y muy sensuales que les deja a ellos (y al lector) sin aliento. La lista de internet “Lectores Anónimos de Romance” (RRA-L) le dio el premio a la “Best Spicy Love Scene”, o sea, la escena amorosa más picante. Una vez leído el libro te lo explicas perfectamente.

Todo en esta historia es desproporcionado: la sexualidad, el odio hacia la familia Devlin. Es casi una parodia de la “arrebatada novela sureña”, una versión deformada de libros tipo “Odio en el Paraíso” de Sandra Brown. Si no te metes en la historia, puede resultarte predecible y llena de clichés. Pero si suspendes tu incredulidad, ese mismo exceso acaba atrapándote.

La parte de suspense intriga bastante. Todo el mundo cree que aquellos dos amantes huyeron juntos. Pero ¿y si no fuera así? ¿Y si, como Faith cree, hubiera habido un asesinato? Entonces su presencia en el pueblo puede reabrir viejas heridas. Incluso ponerla en peligro. Mantener una relación con el atractivo Gray no ayuda precisamente.

El título en inglés, “After The Night”, da una idea de la importancia que para ellos dos, Gray y Faith, tuvo aquella noche terrible. Una que, ellos mismos lo reconocen, los unió para siempre, quisieran o no. Tampoco me parece mal el título español, “Secretos en la noche”, porque te habla de otro aspecto del libro: los secretos que todo el mundo guarda. Y, a veces, como se ve al final, algunos mejor que sigan ocultos a la mayoría de la gente.

Leí esta novela en 2012, y la he releído con placer para este Desafío AAR. No desmerece en una segunda relectura. Si acaso, al no estar tan pendiente de a dónde va la historia, te sirve para recrearte en la magnífica técnica de Linda Howard para recrear tensión: misterios en torno al pasado, y también en la relación entre Faith y Gray. De hecho, creo que esta vez me fijé en detalles que había pasado por alto. Lo que ocurrió realmente aquella noche, doce años atrás, sólo alcanza a saberlo Faith, que reúne todos los datos y entiende que algunas cosas, pertenecientes a la intimidad de otras personas, no han de ser de dominio público. En este sentido, es una novela sobre la importancia de seguir adelante, aceptando lo que cada uno hizo en el pasado.

Cuando los lectores de la página web The Romance Reader escogieron las “Cien mejores novelas románticas del siglo XX”, “After The Night” fue una de ellas, en el puesto 24. Ha estado en todas las encuestas Top 100 de All About Romance, en diferentes puestos: 22 (1998), 31 (2000), 89 (2004), 61 (2007), 55 (2010) hasta este 69 de 2013. Otros premios y distinciones son: mención honorable de la encuesta anual de All About Romance en la categoría “historia de amor más seductora” y en la mini-encuesta de 2006 fue la 3.ª en la categoría “mainstream sexy”, o sea la historia más sensual fuera de la categoría erótica, por así decirlo.

Es uno de sus puntos fuertes, la tensión sexual entre los dos personajes principales, que nace ya antes de este reencuentro cuando son adultos, pues se remonta a cuando Faith era una niña y soñaba con Gray, incluso espiaba sus citas.

En resumen, una novela excesiva poblada de personajes “bigger than life”: extraordinarios y fuera de lo común. Si entras en el juego, la disfrutarás enormemente.

Como la he leído en inglés, no sé qué tal estará la traducción española. Por eso no hago más referencia a ella que ponerle el nombre del traductor.

Valoración personal: muy buena, un 4

Se la recomendaría a: los aficionados al suspense romántico y a las pegajosas ambientaciones sureñas.

Otras críticas de la novela:

Hay unas cuantas, así que voy a indicar especialmente las que he encontrado en español: en Alea jacta est, El Rincón de la Novela Romántica, Románticas al Horizonte e Historias susurradas.

En inglés, hay review en All About Romance y en el Rosario's Reading Journal.


Aquí, la ficha en la FictionDB. 

Otras novelas de la autora en el Desafío AAR:

AAR 41. Linda Howard – Mr. Perfect / El hombre perfecto (2001)
AAR 48. Linda Howard – Dream Man / Premonición mortal (1995)
AAR 50. Linda Howard – Mackenzie's Mountain / Lecciones privadas (1989) 
AAR 67. Linda Howard – Cry No More / Obsesión y venganza (2003)
AAR 72. Linda Howard – Open Season / Se abre la veda (2001)

Nota: Una versión anterior de esta crítica apareció en El Rincón de la Novela Romántica.

Ediciones en España

- Secretos en la noche (2001) Ediciones Urano 

miércoles, 13 de agosto de 2014

Lo mejor de 2013 (Premios RITA® y Golden Heart)



El 26 de julio de 2014 se anunciaron los ganadores de los premios RITA®. Si queréis saber algo más sobre los mismos, podéis leer el artículo que al respecto me publicaron en El Rincón de la Novela Romántica el año pasado. 

Resumiendo: son los premios más importantes de la ficción romántica. Este año, la Convención anual de la Asociación Romance Writers of America (RWA) se ha celebrado en San Antonio (Tejas). Y en la ceremonia final es cuando se saben quiénes son los ganadores. Sarah Wendell, de Smart Bitches Trashy Books, publicó un Live Blog el 26 de julio de 2014.  

Parece que el cambio de las normas para los premios no acabó de convencer: en algunas categorías había demasiados finalistas y en otras muy pocos. Lo comentaron en por ejemplo Romance Readers for Feminists: “The Lopsided RITA nominations”. En mi opinión, las normas tienen cierta lógica porque puede que un año haya mucha contemporánea de calidad y poquita inspiradora. Pero la verdad es que quedaba muy raro ver una categoría con 18 finalistas (romance contemporáneo) y otra con 2 (romance inspirador). Por lo que cuenta Sarah Wendell, parece que las van a cambiar para el año que viene.

El Golden Heart es el premio a novelas inéditas de autoras que todavía no han publicado. La mitad de las nominadas, más o menos, acabarán encontrando editorial que las publique. Una curiosidad de la que me he enterado leyendo este live blog es que les regalan un colgante con el corazón y luego algunas ganadoras lo llevan a sucesivas ediciones de RWA. Ponen como ejemplo a Rachel Gibson, quien lo ganó en 1994 por el mejor manuscrito contemporáneo. Por cierto, que ella no consiguió vender su primer libro hasta dos años más tarde, aunque se suponía que en aquella época era casi garantía de que te compraran el libro para publicarlo. Lo cuenta en Dear Author “My First Sale by Rachel Gibson”.


Vamos con las ganadoras Golden Heart de este año:

Romance contemporáneo corto: "Yesterday's Promise", Sarah Cannon
Romance inspirador: "My Lord Valet", Kristi Ann Hunter
Romance contemporáneo: "Too Good to Be True", Suzanne Kaufman Kalb
Romance histórico: "Charlene and the Duchess Factory", Lenora Bell
Romance paranormal: "Beyond the Fire", Marni Folsom
Romance juvenil: "The Thing with Feathers", McCall Hoyle
Suspense romántico: "Chasing Damn", Denny S. Bryce


Eloisa James presentó el premio Nora Roberts a toda una carrera, dedicado a Bertrice Small, una pionera del género. Empezó allá por los setenta, con novela tipo Woodiwiss: históricas, sensuales, y bastante purple prose. No he leído nada de ella, y ninguna de sus obras está en las listas de las mejores. Por si acaso alguien quiere intentarlo, he visto que las novelas de Bertrice Small con mejores críticas son las dos primeras de la saga O’Malley, histórica ambientada en el Renacimiento: Skye O'Malley / La Pasión de Skye O'Malley (1980) y All the sweet tomorrows (1984).

Ahora,... (redoble de tambor)... ¡los RITA®!

Romance contemporáneo corto: Why Resist a Rebel? / ¿Por qué resistirse a la tentación?, Leah Ashton. Harlequin, KISS. Meg Lewis, editora. Más de un aplauso por la (ahora extinta) línea KISS. Aquí, en España, la editorial Harlequin Ibérica la ha publicado dentro de la colección Julia, con el n.º 2004.

Romance histórico: No Good Duke Goes Unpunished, Sarah MacLean. HarperCollins Publishers, Avon Books. Carrie Feron, editora. No la he leído, pero sí he visto buenas críticas de esta novela. Había una gran competencia. Personalmente, me habría encantado que ganara Courtney Milan, ¡snif!

Suspense romántico: Off the Edge, Carolyn Crane. ¡Autopublicada! Esto es de lo que más se ha comentado, quizá por haber cierto debate entre publicación tradicional / autopublicación.

Novela corta: Take Me, Cowboy, Jane Porter. Tule Publishing, Montana Born Books. Tessa Shapcott, editora

Romance inspirador: Five Days in Skye, Carla Laureano. David C. Cook. John Blase y Tonya Osterhouse, editores. En esta categoría sólo había dos nominados. Perder así de verdad que debe doler un huevo.

Romance contemporáneo: Crazy Thing Called Love, Molly O'Keefe. Random House Group, Ballantine Bantam Dell. Shauna Summers, editora. 18 nominados, entre ellos Nora Roberts. Justo lo contrario, aquí parece que sea una lotería.

Romance erótico: Claim Me / Poséeme, J. Kenner. Random House Group, Bantam. Shauna Summers, editora. Categoría nueva. Y si os fijáis, es el segundo premio de la noche para la editora. Te pone de manifiesto la gran importancia que tiene esta figura en Estados Unidos.

Romance paranormal: The Firebird,  Susanna Kearsley. Sourcebooks, Landmark. Deb Werksman, editora. Gran decepción de los seguidores de Nalini Singh o Sherry Thomas, que estaban entre las nominadas.

Mejor primer libro: The Sweet Spot, Laura Drake. Grand Central Publishing, Forever. Latoya Smith, editora. Al recibir el premio, contó que tardó 15 años en publicar. Así que ya sabéis, autores in pectore, nunca hay que desanimarse.

That’s all folks! Hasta el año que viene, Premios RITA®.