lunes, 3 de agosto de 2015

Lo mejor de 2014 (Premios RITA® y Golden Heart)



Todavía me quedan unas dos semanas de vacaciones, y aunque procuro pasarlas desempantallada y mirando al horizonte mientras controlo la respiración, que no hay actividad más relajante, me apetece seguir escribiendo cositas de esas que me llaman.

Una de esas cosas es ¡otra lista! La NPR ha publicado su Top 100 de novela romántica. Tengo que echarle una ojeada.

Pero la otra es… los premios RITA®.  

Este año, la Convención anual de la Asociación Romance Writers of America (RWA) se ha celebrado en la ciudad de Nueva York. Se retransmitió pero no he conseguido encontrar enlace a ello. La maestra de ceremonias fue la estupenda Lisa Kleypas. Aquí hay un breve spot de la señora Kleypas anunciando la ceremonia de cierre de la convención, que es cuando se anuncian los ganadores.

Se celebró el 25 de julio de 2015 y, como otros años, la he seguido con Sarah Wendell, de Smart Bitches Trashy Books, quien publicó un Live chat 

El Golden Heart es el premio a novelas inéditas de autoras que todavía no han publicado. La mitad de las nominadas, más o menos, acabarán encontrando editorial que las publique. Este año quitaron la categoría de inspirational, e incluyeron, a cambio, un Golden Heart al erótico.


Ganadoras del Golden Heart

Romance contemporáneo corto: "Winning Her Over", Alexa Rowan
Romance contemporáneo: "Call Me Mrs. Whitlock", Kimberly Buckner
Romance histórico: "The Reunion", Sara Leyton
Romance paranormal: "Demons Don’t", Jeanne Oates Estridge
Romance juvenil: "When I Wake", Stephanie Winkelhake
Suspense romántico: "A Shot Worth Taking", Tracy Poole
Romance erótico: "A Deal for Love", Michele Arris


Susan Stephens presentó el "Premio Nora Roberts a toda una carrera", dedicado a Carole Mortimer (aquí, su página en la wikipedia). En El rincón de la novela romántica  podéis ver cuántas de sus obras están traducidas, y las Harlequineras te enseñan cada portada, un resumen del argumento y foto de la autora. Es una escritora Mills & Boon, publicada en español por Harlequin. La verdad es que ninguna de sus obras aparece en esas listas de “Lo mejor”. Son cortitas, las lees y las olvidas, es muy difícil que se te queden en la cabeza cuanto hacen alguna encuesta. La única de las suyas que tengo apuntada en mi base de datos, porque una vez vi que un lector de la difunta página web The Romance Reader la consideraba como una de sus favoritas, es Taggart’s Woman; en España se tituló Matrimonio por dinero (1988, Bianca n.º 341) y en México Experimento matrimonial. Echándole una ojeada en Amazon.es, he visto que han dejado comentarios positivos en Los hijos del millonario (2010), Tras el placer (2012) y Nobleza oculta (2014), así que supongo que cualquiera de ellos puede ser una buena opción si se quiere conocer algo de esta autora.

Vamos a por los RITA®

Romance contemporáneo corto: A Texas Rescue Christmas, Caro Carson. Harlequin, Special Edition. Gail Chasan (ed.).

Romance paranormal: Evernight, Kristen Callihan. Grand Central Publishing, Forever. Alex Logan (ed.).

Romance histórico corto: Romancing the Duke, Tessa Dare. HarperCollins Publishers, Avon Books. Tessa Woodward (ed.). Escribe cositas tipo Regencia ligerita bastante apreciados en el extranjero; es conocida sobre todo por su serie “Spindle Cove” aquí llamada Cala Espinada. Romancing the Duke es la primera novela de su serie “Castles Ever After”.

Romance histórico largo: Fool Me Twice / Engáñame otra vez, Meredith Duran. Simon & Schuster, Pocket Books. Lauren McKenna (ed.). Tercera entrega de la serie Los temerarios, que aquí encuentras en la colección Cisne y seguro que ahora mismo hay un ejemplar en tu librería más cercana.

Romance juvenil: Boys Like You, Juliana Stone. Sourcebooks, Fire. Leah Hultenschmidt y Aubrey Poole (eds.).

Romance erótico: The Saint, Tiffany Reisz. Harlequin, Mira. Susan Swinwood (ed.). Con la cantidad de erótica basurilla que inunda nuestras librerías, ¿y a nadie se le ha ocurrido traducir la serie “The Original Sinners” de Reisz?

Relato corto romántico: His Road Home, Anna Richland. Harlequin, Carina Press. Rhonda Helms (ed.).

Suspense romántico: Concealed in Death, J.D. Robb. Penguin Group USA, G.P. Putnam's Sons. Leslie Gelbman (ed.). Ya sabéis que J. D. Robb es el alias de Nora Roberts para esta saga interminable de suspense romántico futurista.

Romance inspirador: Deceived, Irene Hannon. Baker Publishing Group, Revell. Jennifer Leep (ed.).

Romance contemporáneo, longitud media: One in a Million, Jill Shalvis. Grand Central Publishing. Alex Logan (ed.). De esta novela, la n.º 12 de la serie Lucky Harbor, he visto buenas críticas y también fue premiada por RT Book Reviews.

Romance contemporáneo, largo: Baby It's You, Jane Graves. Grand Central Publishing, Forever. Michele Bidelspach (ed.).

Mejor primer libro: Run to You, Clara Kensie. Harlequin, TEEN. Natashya Wilson (ed.). Esta es una cosa rara, porque la ha ido publicando por partes, a más de dos euros cada una, que si vas sumando es un pastón. Hubiera preferido que ganase A Bollywood Affair en esta categoría, que el año pasado fue uno de los más comentados, al menos más que este experimento por entregas.

Este año también hubo editora con dos libros premiados, Alex Logan, de Grand Central Publishing, que editó el paranormal de Kristen Callihan y el contemporáneo de longitud media de Jill Shalvis.

Creo que de los premios extranjeros en que más me fijo, los RITA® son los menos afines a mi gusto personal. Comparando con los premios RT Book Reviews y los más votados por los lectores de All About Romance, no hay muchas coincidencias. Pero en general, por experiencia sé que al final, los que premian suelen tener algo especial por lo que merece la pena darles una oportunidad.

Así de pronto, sólo me apetece el de Meredith Duran, que tengo en papel pendiente de leer y, quizá, el de Jill Shalvis.

Ya lo contaré.

sábado, 25 de julio de 2015

Y después, ¿qué?




Cerrado por vacaciones
¿Y ahora qué? Lo más inmediato: irme de vacaciones a un lugar calentito, sol y playa y algún monumento. Cultural y natural.




Pero la cosa es qué hacer con este blog a la vuelta…

Nació en torno a un proyecto. Leer y hacer una crítica de todas y cada una de las novelas que están incluidas en la última encuesta de All About Romance entre sus lectores para escoger lo mejor del género. AAR Top 100 de 2013. Como pretendo hablar aquí sólo de “las mejores” novelas románticas, me pareció un criterio tan bueno como cualquier otro, y mejor que la mayoría, para no confundir mi gusto personal con “lo bueno”.

Ahora he terminado ese proyecto y no tengo claro por dónde seguir. Y si no tengo a cunning plan, me puedo poner muy nerviosa y empezar a mutar. El ataque de la increíble bloguera mutante.

Tengo que terminar el desafío TBR Challenge de 2015, es decir escoger y hacer review, cada mes, de un libro de los del montón de “pendientes de leer”.

Seguir escribiendo artículos sobre la denominación del género, los subgéneros, intentar definirlo, presentar a alguna otra de mis favoritas, sí, vale, me apetece escribir sobre eso. Pero, ¿y las críticas? ¿Cómo escoger libros interesantes, libros buenos?

Navegación a la vista, supongo. Evocadora expresión que aprendí gracias a la segunda parte de las memorias de Gore Vidal. Significa algo así como orientarse sin brújula ni las estrellas, sino tomando referencias visuales.

Una primera idea sería darle un repaso a los libros que integran el “montón pendiente de leer”, que es relativamente grande, tanto en papel como en digital. Libros que, por lo que sea, llamaron mi atención lo suficiente para comprarlos, pero no tanto como para ponerme a leerlos inmediatamente.

El problema es que son novelas que van más con mis gustos personales, e igual no son particularmente “buenas” para el lector romántico en general. ¿Seré capaz de mantener mi objetividad y darme cuenta de que una novela puede gustarme pero, en realidad, ser más bien mala? Porque yo puedo disfrutar de cosas que, para otros, son auténticos bodrios.

Un criterio es partir de los datos que yo misma tengo recopilados. Desde hace años voy elaborando y reelaborando una base de datos, poco más de una lista, a partir de premios, listas, críticas, etc. de manera que tengo localizados unos siete mil títulos que más o menos son potables. Aunque sólo aproximadamente unos dos mil se quedarían como verdaderamente lo mejor del género.

Parece mucho pero, ¿cuántas novelas románticas se han publicado en la historia? Es difícil calcular, incluyendo todos los subgéneros, novelitas de Harlequín y demás, pasarán probablemente de los cien mil títulos. Así que realmente, menos del diez por ciento de lo que se publica entraría dentro de “Lo mejor del género”.

Puedo superar este obstáculo si, en futuras críticas, distingo si ese libro está incluido en “Lo mejor del género” o si es, simplemente, que la autora me gusta particularmente. Para que nadie se llame a engaño.

Porque, tengo que advertirlo: creo que (con todas las reservas, y mil "posiblemente", quizás, ya veremos)... “Lo mejor de la novela romántica” YA ha aparecido por aquí. O al menos, en su inmensa mayoría. Lo que me queda es hablar de otras novelas no tan buenas ni apreciadas. Se me hace difícil pensar en cosas clásicas y buenas de las que no haya hecho ya la crítica.

Es verdad que hay subgéneros que apenas han asomado, como lo paranormal, las sentimentales, el chick-lit o la novela erótica, pero es que mi gusto personal no va por ahí, así que debo advertir que en su mayoría, el futuro estará sembrado de contemporánea, histórica y el suspense romántico, con alguna rara incursión en otros campos.

Tonteando con mi blog me di cuenta de que había algunas letras del alfabeto en el índice que aún no tenían ninguna autora. Ahí nació otra idea, bastante boba, lo admito: buscar libros de autoras cuyo apellido empiece por esas letras de momento vacías. Una ocurrencia que no da mucho de sí, pero me resulta gracioso.


Estoy también pensando en “Grandes ciclos”, tomándole prestado el título a un programa de Radio Clásica. Por ejemplo, todos los libros de una serie, o todos los de una determinada autora, si es de las que me gustan.

Lo que sí tengo claro es que quiero seguir escribiendo críticas. Libros que me gusten, que me llamen por lo que sea (de una autora favorita, o que ha tenido buenas críticas, o que consideran un clásico) con independencia de la fecha en la que se escribieron... ¿Novedades? Las justas.

Sigo dándole vueltas a si hacer crítica o no de autores que escriben en español. No lo he hecho hasta la fecha. No me salen. Me parece que puede ser porque no conozco suficiente romántica en español como para valorar el libro en su contexto. En este punto encuentro que los blogs y páginas web de romántica, y los premios que se dan aquí son muy poco ilustrativos: nadie se atreve a criticar una novela española o hispanoamericana. Creo entender el porqué de esta actitud de aplauso generalizado, pero habrán de reconocer que así es imposible saber qué es bueno y qué no lo es.

Son sólo ideas. Ahora, a pensar.

Bueno, lo que toca de verdad es repasar la maleta, para que no se me olvide nada.

Espero, confío, cruzo los dedos para que... nos veamos a la vuelta.

Sed felices.

 
Panorama de Sotres con la Peña Main al fondo (fuente: wikicommons) Autor: Mick Stephenson (mixpix)  

jueves, 23 de julio de 2015

Denominación del género (2): “Novela romántica”, sí



Ya conté otro día porqué no me convence, a día de hoy, el término “novela rosa” para este nuestro género. Exploremos las alternativas.
El que vende este producto, lo tiene claro: Esto es romántica.

Empecemos por la que yo he escogido, y que desde luego es la más utilizada dentro de la comunidad lectora: novela romántica. Para comprobarlo, basta darnos una vuelta por los sitios de internet en español que tratan de este tipo de novelas. Páginas web como El rincón de la novela romántica, Románticas al horizonte o Libros de Romántica. 

E infinidad de blogs, unos más independientes que otros, sí, lo sé, pero a los efectos de esta reflexión da igual. Aquí mencionaré sólo unos cuantos con el romanticismo por título, en orden alfabético para que no se me cabree nadie: Fans de Autoras de Novelas Románticas, La biblioteca de una lectora romántica, Mis novelas románticas favoritas, Novelas románticas: críticas y opiniones, Pasajes románticos, Pasión por la Novela Romántica, Tinta Romántica y Yo leo RA (Romántica Adulta).  

Sin embargo, la usan también los que no son lectores del género. Está documentada en los medios, aunque menos que “novela rosa”. Veamos unos ejemplos. El País dedicó el artículo “La buena salud de la novela romántica(1.05.1989) al cuadragésimo aniversario de la editorial Harlequín, y ha seguido usándolo a lo largo del tiempo (“El éxito de la novela romántica, 28.07.2007, sin ir más lejos). “Del cajón de una adolescente a la esfera” (El Mundo, 2.08.2014) es un artículo dedicado a “Lena Blau, autora de la novela romántica…” Entre las prototípicas “Lecturas de verano (ABC, 14.07.2014) está “La novela histórica, romántica, de viajes o la latinoamericana…” Por cierto que entonces Florencia Bonelli debe ser la más leída: histórica-romántica-latinoamericana, todo en uno.

Esta terminología tiene un problema evidente: la confusión con la novela decimonónica de la época romántica. Pero creo que cualquier lector sabe diferenciar entre Ivanhoe de Walter Scott y Ángel de Johanna Lindsey. Cuando José de la Rosa pretende que Tú puedes escribir una novela romántica (2013) queda claro que no aspira a que emulemos a Víctor Hugo.

Ana Diosdado rechazó expresamente el término novela rosa (El País, 31.05.1994), frente a la romántica: “Las separa un cierto matiz; para mí, la novela rosa no pretende tener un nivel, sino solamente contar unos amoríos que son siempre iguales: niña pobre que conoce a joven rico. Este tipo de novela creo que, además, se está viendo desplazada por la telenovela”. No es que comparta su apreciación, porque lo de niña pobre/joven rico está superado ya hace tiempo, ¡hasta en los Harlequines puedes encontrar otros planteamientos! Pero para lo que hablamos aquí, vale, y por lo menos entiendo a lo que se refiere. Sobre todo lo que se infiere a sensu contrario: que la romántica pretende tener "cierto nivel".

En una entrevista, Gore Vidal también habló de la “novela romántica”, quizá por traducción directa del inglés (El País, 13.04.1999). “El francés Marc Levy triunfa en el cine con una novela romántica (El País, 28.09.2000). Cuando en Japón se produjo el boom de libros para móviles, El Mundo se hizo eco del fenómeno (26.07.2004), aludiendo a la gran popularidad alcanzada entre los jóvenes “por una novela romántica publicada únicamente en los teléfonos móviles”, Deep Love.

Esto es romántica, con
Fabio melena al viento y
letras color fucsia

"Romántica" es la denominación que encuentras en las librerías, como se ve en la primera foto que ilustra este artículo. No busques otra. La casa del libro tiene su sección de “Narrativa romántica” y tanto Fnac como El corte inglés, la de “Novela romántica” o "Narrativa romántica". Nada de “novela rosa”.

Al hablar del libro El síndrome Bovary de Care Santos, el ABC (11.04.2007) cuenta que parte del chick-lit, aunque lo define de manera, a mi juicio, inexacta, diciendo que: literatura femenina protagonizada por mujeres que superan los 30 y se enfrentan a problemas profesionales y sentimentales que se alejan de la novela romántica”. Yo siempre he considerado el chick lit como un subgénero más dentro de la romántica. Estoy todavía por descubrir algún libro de este tipo que no tenga su historia de amor con final feliz. Pero bueno, a lo que vamos, que el periodista aquí también habla de "novela romántica".

Finalmente, uno de los premios españoles para este tipo de libro, lo tiene claro: Premio Internacional de Novela Romántica “Villa de Seseña” (ABC, 18.08.2006).


Novela romántica

Qué tiene de bueno: denominación habitual usada por lectores y distribuidores.
Problema: confusión con el Romanticismo literario.