lunes, 14 de julio de 2014

Crítica: "Sólo mío", de Susan Elizabeth Phillips



Portada de la Edición Zeta Bolsillo (2009)


Hoy que estamos de resaca post-campeonato mundial -en el que nuevamente se cumple la frase Lineker sobre este simple juego-, me parece oportuno poner una de deportistas, aunque sea de fútbol... americano. 

Esta es mi sincera opinión sobre una novela que a la inmensa mayoría le gusta, pero a mí no. Creedme: Susan Elizabeth Phillips es mi autora de contemporánea favorita. Pero esta novela… No. Me. Gustó. 




DATOS GENERALES

Título original: Nobody’s Baby But Mine
Fecha de publicación original en inglés: 1997
Subgénero: contemporánea
Puesto en la lista AAR 2013: 18
Parte de una serie: n.º 3 de los Chicago Stars

Las traductoras de la edición de B de Bolsillo (2009) son M.ª José Losada Rey y Rufina Moreno Ceballos.

SINOPSIS

La doctora Jane Darlington es una profesora de física que quiere desesperadamente un bebé. Pero encontrar a un padre no será fácil. La gran inteligencia de Jane le hizo sentirse una friki cuando estaba creciendo, y está decidida a evitarle ese sufrimiento a su propio hijo. Lo que significa que tiene que encontrar a alguien muy especial como padre. Alguien… bien… estúpido.

Cal Bonner, el legendario quarterback de los Chicago Stars, parece la elección perfecta. Pero su atractivo aspecto de campeón y sus modales relajados son engañosos. La doctora Jane averigua demasiado tarde que su aspecto campechano oculta un tipo mucho más inteligente de lo que parece. Y no está acostumbrado a ser usado y abandonado por una calculadora cerebrito loca por un bebé.

¿Pueden la pasión y la atracción física impulsar a dos personas testarudas pero aún así vulnerables a un amor totalmente inesperado?

CRÍTICA

“Sólo mío” (título original en inglés, “Nobody’s Baby But Mine”) se publicó en 1997. Es una novela romántica contemporánea, la 3.ª de la serie dedicada al equipo de fútbol americano Chicago Stars.

Jane Darlington, profesional de la física teórica, quiere tener un hijo. Pero no quiere que su hijo sea listo. Así que cuando ve a Cal, una estrella del deporte, hablando por la tele en plan lento y paleto, decide que ese tonto cachas resultará perfecto como padre biológico.

Para conseguir ser inseminada por él se hace pasar por una prostituta que sus colegas de equipo le alquilan como regalo de cumpleaños.

El plan es quedarse embarazada, no decírselo nunca y criar a su niño ella sola. Los mejores planes también fallan. Y éste, para empezar, no era muy bueno. Cal se entera, se cabrea pero la obliga a casarse con él.

Marchan a Salvation, Carolina del Norte, pueblo natal de Cal, donde Jane conocerá a su familia. Su madre y su abuela tienen un origen paleto en plan, ¿cómo decir? -  ¿Cletus Spuckler, el paleto de Los Simpson? Su padre Jim es un médico rural resentido con la vida. Su hermano Gabe está missing tras perder a su mujer y su retoño. Su otro hermano, Ethan, es pastor y protagoniza una escena que se supone que debe ser graciosa pero que a mí me parece humillante.

En el Top 100 aparece como la más apreciada de las novelas de Susan Elizabeth Phillips, alcanzando el destacado 18.º puesto. Ha aparecido en todos los Top 100 AAR: la 3.ª en 1998, la 12.ª en 2000, la 36.ª en 2004, 21.ª en 2007 y 28.ª en 2010. Cuando los lectores de The Romance Reader escogieron las mejores novelas del siglo XX, quedó nada menos que la 8. Ganó el premio RITA 1998 a la mejor novela romántica contemporánea. En la encuesta de lectores AAR fue considerada el romance contemporáneo favorito del año y la Novela más Divertida de 1997. Ha aparecido, también, en diversas mini-polls de AAR: dos veces en la categoría de más divertida en el puesto 4.º (encuesta de 2007) y 1.º (encuesta de 1999), y una en la encuesta de novelas contemporáneas de 2008 fue la 7.ª

¿Qué más? La lista de Internet RRA (Romance Readers Anonymous) también le dio el premio a la mejor novela de Amor & Risa. Cuando se tradujo al español, en 2009, tuvo tres premios Dama: mejor novela romántica contemporánea, mejor autor romántico internacional y mejor novela romántica, a secas. Está incluida entre las Top 100 Joyas románticas del Club Romántica.

Lo bueno de esta novela es, sobre todo, la forma de estar escrita. Y, gracias a que la leí en inglés, pude gozar de esa chispa y los juegos bobos de palabras, como los serial/cereal killers, tan propias del estilo de SEP, y que no suele acabar de convencerme traducida. Me ahorré así el estilo de sus traductoras habituales.


Fórmula SEP

Tono desenfadado + intriga muy bien dosificada + diálogos ágiles = no puedes dejar de leer


Hay dos personajes que me encantan, que son la madre de Cal, llamada Amber Lynn, y la madre de esta, Annie, old bat! Las Smoky Mountains son otro personaje más. Cuando algún personaje pasea por ellas, en momentos de reflexión, realmente me sentí transportada a otro lugar.

Pero, frente a la adoración general que despierta, esta novela, a mí, no me gustó. Se me quedó cara de póker escena tras escena supuestamente divertida. No me cayeron bien los personajes principales. Jane es una manipuladora indigna que usa a un hombre para quedarse preñada sin que él lo sepa. La falta un tornillo por algún lado.

Cantaba Serrat:


A menudo los hijos, se nos parecen
Así nos dan la primera satisfacción…


Pues eso, que todos queremos que los niños salgan a nosotros, pero en mejor. Con eso solo, ya nos alegran el día. Pero Jane no. El niño no puede ser como ella. Así que tiene que ser tonto, y pone las excusas más peregrinas para no recurrir a un banco de esperma. Nada en lo que dice o hace revela ninguna inteligencia en particular, sino cierto odio hacia sí misma. Desde la perspectiva actual de las inteligencias múltiples, es simplemente una nerd seriamente desequilibrada. Parlotear sobre la teoría de cuerdas o la teoría del todo no te hace inteligente.


¿Madre genio + padre estúpido = niño normal?


No, hasta donde yo sé, la genética no funciona así. Jane debió catear biología.

Paréntesis: sacar un nivel alto en los test IQ no significa que seas brillante, ni un genio, ni excepcionalmente inteligente, ni siquiera lista; sólo que sabes hacer bien determinados test. Cierro paréntesis.

Cal tiene una mentalidad rancia, que la coacciona para casarse. Nueva prueba de los límites cognitivos de Jane. Una tía lista no se deja amedrentar. No sin hablar con un abogado primero. Eso sí, como Cal no la traga, sólo pretende casarse, que nazca el niño, y divorciarse. Curiosa idea de un matrimonio “honorable”.

Casi todo en la trama me pareció poco creíble. Se supone que es una mujer de 34 años sin mucha experiencia sexual y se hace pasar por una puta. Pero no sabe hacer nada sexy, ni siquiera desnudarse en plan tentador. Muy aburrido tiene que estar un súper atleta acostumbrado a mujeres trofeo para que esto despierte algún interés. Los deportistas millonarios profesionales se ven asediados prácticamente todo el tiempo intentando atraparlos, aquí y en Lima. No están disponibles para cualquier desconocida con intenciones ocultas. Eso, sin contar con que: 

a) es ofensivo considerar a la mujer como una “cosa” que regalar; 

b) es despreciable usar a un hombre para quedarse preñada sin que él lo sepa; 

c) ninguna mujer normal se propone, intencionadamente, tener un hijo estúpido.

Casarse con alguien de penalty es más anticuado que las pesetas, ¿los hijos no matrimoniales son de segunda clase?

La cosa no mejora gran cosa cuando la acción se traslada a Salvation. Y el final,… “factor aggggg!” multiplicado por cien. No lo destripo por si acaso alguien se anima a leer esta novela. Qué dentera, qué incómodo, que asquito, qué todo.

Resumiendo: no me gustó cuando la leí en su momento. No le vi tensión sexual, ni humor ni romanticismo. Ahora que la he releído lo confirmo: este libro no es para mí. No me gustan los protagonistas principales ni la trama. Así, es difícil que sus demás cualidades la rediman.

Valoración personal: manifiestamente mejorable, 2.

Se la recomendaría a: seppies, tan sólo.

Otras críticas de la novela:

En ocasiones como esta, en que mi experiencia personal es tan distinta a la de la inmensa mayoría, puedo decir en mi descargo que aquí van unas cuantas críticas de gente que ha disfrutado de la novela.

Empezamos por el blog Novelas Románticas: Críticas, reseñas, opiniones…, seguimos por Lady Marian para quien es excelente e imperdible, y terminamos (en español) con El Rincón de la Novela Romántica.

En inglés, hay crítica en RT Book Reviews y en All About Romance.

Añado, como es habitual, el enlace a la ficha en FictionDB
 
Otras novelas de la autora en el Desafío AAR:

AAR 21. Susan Elizabeth Phillips – Match Me If You Can / Cázame si puedes (2005)
AAR 52. Susan Elizabeth Phillips – This Heart of Mine / Este corazón mío (2001)
AAR 79. Susan Elizabeth Phillips – Dream A Little Dream / Apenas un sueño (1998)
AAR 97. Susan Elizabeth Phillips – Natural Born Charmer / Nacida para seducir (2007)


Ediciones en España:

-       Chicago stars 3. Sólo mío  (2009) B de Bolsillo

viernes, 11 de julio de 2014

Crítica: "Lecciones privadas", de Linda Howard



Primer libro que aparece aquí de Linda Howard, autora de las grandes. "Lecciones privadas" es una de esas joyas escondidas en el subgénero más maltratado: la novela rosa tipo harlequin. Sigue ganando lectores veinte años después de su publicación.

Col. Top Novel (2005) Harlequin Ibérica, S.A.

DATOS GENERALES

Título original: Mackenzie’s Mountain
Fecha de publicación original en inglés: 1989
Subgénero: contemporánea
Puesto en la lista AAR 2013: 50
Parte de una serie: Primera de la serie Mackenzie

Línea editorial: Silhouette Intimate Moments, n.º 281
Traductora para la versión española: Victoria Horrillo Ledesma


SINOPSIS (de la contraportada)

El pequeño pueblo de Ruth, Wyoming, está a punto de recibir una lección de manos de una profesora recién llegada dispuesta a ganarse el corazón de un hombre que creía no tener ya nada que ofrecer.

Mary Elizabeth Potter es una solterona por elección que no se hace ilusiones respecto al amor. Pero es también una buena profesora… y quiere que el hijo de Wolf Mackenzie vuelva al colegio. Para conseguirlo, se enfrentará al padre del chico y a partir de ese instante padre e hijo entrarán en su vida, cambiándola para siempre.

Sobre Wolf Mackenzie pesa todavía el estigma de un crimen que no cometió, pero para la pudorosa Mary Elizabeth Potter no es ese salvaje medio indio al que todo el pueblo mira con recelo, Para ella, es un hombre bueno y decente. Un hombre capaz de amar.

Wolf, sin embargo, no está seguro de que el pueblo o él mismo estén preparados para aceptarlo.

CRÍTICA

Es frase hecha que "algo tendrá el agua cuando la bendicen". Es lo que pensé yo cuando en su día decidí leer estas “Lecciones privadas” (título original en inglés, “Mackenzie’s Mountain”). Siendo un Silhouette Intimate Moments de 1989 (el n.º 281 en EE. UU.), esperas algo intrascendente, más propio para leer y olvidar.

Es una novela más bien corta, 317 páginas en la edición de la colección Top Novel (Harlequín Ibérica, S.A.). Contemporánea de los ochenta, tienes cierta sensación, sobre todo al principio, de haber retrocedido en el tiempo, como si fueran los años treinta o incluso el siglo XIX.

Historias aparentemente nimias como la de esta novela, acaban atrapándote cuando están tan bien contadas. Mary Elizabeth es una maestra sureña que ha sido contratada para dar clases en un instituto de Wyoming. Descubre que un alumno muy brillante, Joe, ha dejado de ir a clase. Intrigada por lo que le parece un desperdicio de talento, emprende el camino hacia el hogar del chico, en la montaña de los Mackenzie. Se le avería el coche y la rescata el padre del chico, el viudo Wolf Mackenzie. Nada más conocerse, se sienten intensamente atraídos el uno por el otro, claro que hay que entender que ella está medio congelada y él tiene que hacerla entrar en calor.

Malinterpretando su recelo como hostilidad hacia “el salvaje”, Wolf la intenta tranquilizar recurriendo al sarcasmo:


“No tiene por qué preocuparse. Hoy es sábado. Yo sólo violo los martes y los jueves”.


A lo que Mary Elizabeth contesta con desparpajo:


“¿Qué tienen de malo los sábados?”.


Mary Elizabeth todavía no ha hablado con su alumno Joe y ya está besando a su padre Wolf. Con lo que ya quedas advertido de que habrá entre ellos sexo, apasionado y tierno, y descrito con todo detalle.

El conflicto de la novela es el flagrante racismo de los habitantes del pueblo. Es verdad que la propia autora acaba cayendo más de una vez en frases tópicas como que el legado escocés de su padre


“había suavizado los rasgos indios heredados de su madre”


 (¿Qué pasa con los rasgos indios que necesitan suavizarse, son brutales, son primitivos o qué?), o


“Por sus venas corría la sangre de dos de los pueblos más belicosos de la historia: los comanches y los celtas”


(¿De veras, a cuánta gente han exterminado esos pueblos? Se me ocurren unas cuantas naciones culpables de más guerras y masacres en su haber que estos dos).

Pero salvo que seas muy susceptible y con ganas de sacar punta a frases aisladas que suenan hoy algo incorrectas políticamente, queda bastante claro que la posición de Linda Howard respecto al racismo y las mentes estrechas es de denuncia.

Es una de esas novelas que te atrapa en su mundo y que no puedes dejar de leer hasta ver en qué queda la historia de Mary Elizabeth y Wolf. En el pueblo todos odian y temen a Wolf, y creo importante resaltar que, antes de la llegada de Mary, él lo había aceptado, con resentimiento, pero lo aceptaba, aunque ello implicase que su hijo renunciara a sus sueños. Mary Elizabeth es la espoleta que hace estallar todo eso, la extraña que hace ver lo injusto de la situación, y la que tendrá que luchar contra esos prejuicios si quiere un futuro con Wolf.

Hay una subtrama de suspense, bastante lograda para una novela tan cortita, en la que Linda Howard demuestra su habilidad para la intriga.

Y el tono sexual es bastante explícito, y desde el principio. Así que no es apto para espíritus timoratos.

Me ha encantado la ambientación en medio de las montañas de Wyoming, y sientes lo brutal de su frío, el renacimiento de la primavera, la inmensidad de sus montañas, los caballos en los pastos...

Linda Howard, como tantas otras (Nora Roberts, Jayne Ann Krentz, Sandra Brown) empezó con estas novelitas genéricas tipo harlequín, para editoriales como Silhouette. De aquella producción ochentera sin duda alguna esta es su novela más recordada. Estuvo en el puesto 4 en la lista de las mejores novelas románticas del siglo XX que hizo The Romance Reader. Y aparece en todas las listas Top 100 de All About Romance: 1998 (28), 2000 (3), 2004 (19), 2007 (26), 2010 (31) y 2013 (50).

La página web Romance Readers Anonymous la eligió como el mejor romance genérico clásico en 1994, 1995, 1996, 1998, 1999, 2000, 2001, 2002 y 2003. Es un favorito de todos los tiempos para RT Book Reviews, aparece en El ajuar de la novela romántica. Favorita, evidentemente, de muchísimos lectores.

“Lecciones privadas” es la primera novela de la serie “Mackenzie”, de la que también forman parte “La misión más dulce” (“Mackenzie's Mission”, 1992), “Placeres furtivos” (“Mackenzie's Pleasure”, 1996), el relato corto "Mackenzie's Magic" (“Navidades mágicas”, 1996), que aparece en la antología “Christmas Kisses” y “Su única oportunidad” (“A Game of Chance”, 2000). Merece la pena leerlas todas, porque son fantásticas.

Valoración personal: sobresaliente, un 5

Se la recomendaría a: los aficionados a la novela romántica contemporánea, una auténtica joya de las novelas románticas “genéricas” para guardar porque la vas a releer con placer.

Otras críticas de la novela:

En español encontré bastantes más críticas que en inglés. Además de El Rincón de la Novela Romántica, encontramos este libro comentado en: Alea jacta est, El cofre de Nebe, Cazadoras del romance y ExcentriKs.

En inglés, hay crítica en All About Romance.

Aquí, la ficha en la FictionDB.

Otras novelas de la autora en el Desafío AAR:

AAR 41. Linda Howard – Mr. Perfect / El hombre perfecto (2001)
AAR 48. Linda Howard – Dream Man / Premonición mortal (1995)
AAR 67. Linda Howard – Cry No More / Obsesión y venganza (2003)
AAR 69. Linda Howard – After The Night / Secretos en la noche (1995)
AAR 72. Linda Howard – Open Season / Se abre la veda (2001)

Nota: Una versión anterior de esta crítica apareció en El Rincón de la Novela Romántica.

Ediciones en España

-       Lecciones privadas (2005) Harlequin Ibérica, S.A. Col. Top novel, 3
-       Lecciones privadas (2007) Harlequin Ibérica, S.A. Col. Contemporánea / Romantic Stars, 1
-       Lecciones privadas (2008) Harlequin Ibérica, S.A. Col. Linda Howard, 13
-       Lições privadas (2008) Harlequin Ibérica, S.A. En portugués
-       Los Mackenzie (2014) Harlequin Ibérica, S.A. Col. Top novel, 164. Una recopilación muy recomendable, en un solo tomo, de todos los libros de los Mackenzie.

martes, 8 de julio de 2014

Crítica: "Frederica", de Georgette Heyer



Con “Frederica” (1965), llegamos a la última novela de Georgette Heyer de este Desafío AAR. Una pena, es la que menos me ha gustado de las que he leído de esta autora.
Edición letra grande, ed. Paragon (2011)


DATOS GENERALES

Título original: Frederica
Fecha de publicación original en inglés: 1965
Subgénero: histórica – Regencia
Puesto en la lista AAR 2013: 70

SINOPSIS

Londres en plena “temporada”

Frederica Merriville ha acudido a disfrutar de la brillante temporada social londinense. Con ello le dará a Charis, su bellísima hermana menor, la oportunidad de hacer un buen matrimonio. Los Merriville, una familia de buena posición social, ha caído en problemas financieros, y el matrimonio podría librarlos de su situación. La propia Frederica, una mujer encantadora y alegre, es prácticamente una solterona: ¡tiene veinticuatro años!

Pero cuando son presentados en la sociedad londinense por un primo lejano, Lord Alverstoke, ¡las asedian más pretendientes de los que pueden manejar!


CRÍTICA

Frederica es una joven de buena familia que, a sus veinticuatro años de edad, se considera ya para vestir santos. Lo que necesita es alguien que introduzca a su bella hermana Charis en la buena sociedad londinense. Para que consiga un buen marido.

Recurre a un pariente lejano, Lord Alverstoke. No sabe que este noble hastiado y egoísta, soltero a sus treinta y siete años, lo último que quiere es ayudar a un pariente:


Gracias a su riqueza, pudo permitirse todos y cada uno de sus extravagantes caprichos sin ni siquiera tener que preocuparse por el coste; nunca se vio obligado a tener en consideración a nadie salvo a sí mismo; ¿y cuál fue el resultado? ¡Estaba aburrido antes de llegar a los treinta!


Su hermana lo ha asediado a ver si da el baile de presentación en sociedad de su hija Jane; y lo mismo le pide la madre de su heredero, a favor de su niña. Lord Alverstoke no tiene la menor intención,… hasta que ve a Charis y rápidamente descubre cómo fastidiar a sus parientes. Dará la fiesta, sí, y la aprovechará para presentar en sociedad a sus protegidos, los Merriville, sabiendo que la belleza de Charis anulará todo atractivo de las otras muchachas.

La familia Merriville está formada no sólo por la “solterona” Frederica, y la bella pero bastante boba Charis, sino que incluye a Harry, otro cabeza hueca que pasa de todo y al que conoceremos avanzada la novela, cuando lo expulsan temporalmente de la Universidad; a Jessamy, un muchacho serio que tiene debilidad por los caballos; y a Felix, un niño muy interesado por todas las fabulosas novedades técnicas aquellos años, desde los motores a vapor a los barcos o los globos aerostáticos.

Aparte de estar incluido en el Top 100 de All About Romance de 2013, apareció en las listas de 2004 (puesto 17) y 2007 (puesto 77). Fue la novela n.º 51 de las cien mejores novelas románticas del siglo XX, según The Romance Reader. Me da la impresión de que su aprecio varía a lo largo del tiempo. A veces se acuerdan de ella, a veces se olvida.

La verdad es que me costó acabarla. Sólo lo conseguí tras una noche de insomnio; en su favor debo decir que no consiguió que me entrara el sueño, sino que la terminé más o menos a las cinco de la mañana. Creo que en parte se debe, al escaso desarrollo de la parte romántica. Sólo en el ecuador del libro se empieza a hacer alguna referencia a que el marqués de Alverstoke se ha enamorado de Frederica. Y sólo en el último cuarto de novela ves algún chispazo de interés sentimental de Frederica por Alverstoke, pero tan sutil que te puede pasar desapercibido.

Entonces, ¿a qué se dedica la novela? Pues a hablar mucho de la familia, de las travesuras de Felix, de la tontaina de Charis y su enamoramiento de otro tan guapo y simple como ella, y bueno, del necio hermano mayor Merriville que cuando aparece es sólo para liar más la cosa.

El único personaje que me gustó de verdad es Alverstoke, de nombre Vernon (¡sí, como el tío de Harry Potter!). Muestra el ingenio y el humor típicamente Heyer. Cuando aparece, siempre tiene alguna réplica de seco ingenio, hasta de sarcasmo. Te hace sonreír, incluso soltar una que otra risita. El aristócrata fastidioso del inicio evoluciona hasta un hombre rejuvenecido, más abierto y entregado a los demás, no sólo a Frederica.


Entonces llegó Frederica, desordenando sus fríos cálculos, lanzando sobre él responsabilidades, entrometiéndose cada vez más en la ordenada pauta de su vida, y lanzándolo a un estado de duda permanente. Y, por mucho que lo intentara, no podía descubrir razón alguna por la que se había producido este incómodo cambio en él. Ella tenía más presencia que belleza; no empleó artificio alguno en atraerlo; no tenía en consideración las convenciones sociales; era una mujer práctica y diligente, y en absoluto el tipo femenino a quien quisiera animar. Más aún (ahora que pensaba en ello) le había endilgado dos fastidiosos niños de colegio, ¡justo lo último que quería en este mundo!


La formidable Frederica organiza la vida familiar, maneja la casa, le busca marido a Charis y piensa que Felix necesita un nuevo tutor. Mucho trabajo para ella sola que la tiene tan ocupada que no hay tiempo para revelar cuáles son sus sentimientos. Sin embargo, el supuesto cabeza de familia, Harry, no se lo reconoce. Está -diría yo- resentido con ella. Cuando Frederica estalla y se lo echa en cara, resulta que él se ofende y ella,… perfecto felpudo, va arrastrándose a los pies de su insensato e insensible hermano mayor.

En resumen: una novela de la Regencia que se me hizo bastante larga. Puede gustarte si le coges cariño a la familia y consigues interesarte por sus aventuras; a mí no me pasó. Las travesuras del adorable hermano menor, Felix, me dejaron bastante indiferente. Es un personaje logrado y te cae bien, no digo que no. Es sólo que el tema infantil no me suele llamar. ¿Travesuras de perros y niños?… va a ser que no.

La otra historia de amor, de jovencitos que sirven de contrapunto al amor más maduro de Frederica y Alverstoke, está protagonizada por la tontaina de Charis, que me fue irritando cada vez más. No le vi el romanticismo por ninguna parte y se “resuelve” de aquella manera que dices “¡vaya par de pazguatos!”.

Eso no me impide ver que está bien escrita, la trama bien llevada, y si la mayor parte de los personajes resultan molestos u odiosos, es porque Georgette Heyer sabe darles vida. Es decir, técnicamente es una novela impecable. Sólo que no es para mí.

Valoración personal: no la mejor Heyer, 2

Se la recomendaría a: los fans de Georgette Heyer y del estilo Regencia tradicional, y a los que gusten de romántica con travesuras de niños o perros.

Otras críticas de la novela:

Al no estar traducida, señalo las críticas que he encontrado en inglés. Son, desde luego, más favorables que la mía, así que recomiendo su lectura por tener otra perspectiva.

Empezamos con un par de sitios austenitas: Austen ProseJane Austen’s World.

Hay críticas también en All About Romance, en The Book Smugglers y también en Romance Readers At Heart.

Como es un clásico, tiene artículo en la wikipedia. Y, finalmente, la ficha en FictionDB.

Otras novelas de la autora en el Desafío AAR: