viernes, 22 de mayo de 2015

Crítica: "Sweet Disorder", de Rose Lerner



Mañana, jornada de reflexión.
El domingo, elecciones municipales. Y, en muchas comunidades autónomas, también a las asambleas regionales.
Muchos lucharon en el pasado para que las mujeres pudiéramos hacer algo tan revolucionario como votar.
Y, en España, unos cuantos fueron perseguidos por reclamar que pudiéramos dar nuestra opinión, al menos una vez cada cuatro años.
Así que, como siempre, es la memoria de estas personas, la que todavía me mueve a acercarme al cole el día de las elecciones.

Hoy me toca poner algo remotamente “electoral” en este blog.

Este NO es un libro de la lista Top 100 AAR

Esta novela tuvo la máxima puntuación en la página web All About Romance: A+ y la consideraron Desert Island Keeper (libro que te llevarías a una isla desierta). En la página web Romance Novels For Feminists la incluyó entre lo mejor de 2014. También en Dear author la dieron buena crítica, A-.

DATOS GENERALES
 
Samhain, 2014
Título original: Sweet Disorder
Fecha de publicación original en inglés: 2014
Subgénero: histórica – 1812

Parte de una serie: Lively St. Lemeston #1

SINOPSIS (incluida en el propio libro)

La intriga política podría hacer que su corazón fuera el último en quedar en pie… en solitario.

Lively St. Lemeston, Libro 1

Nick Dymond disfrutó de una agitada vida militar hasta que una bala en la pierna lo envió a casa a su familia, emocionalmente distante, obsesionada con la política. Durante meses, ha vivido a solas con su depresión, aislado en su alojamiento.

Pero cuando su hermano menor está desesperado por ganar la elección local, Nick recibe nuevas órdenes de marcha: desempolvar el legendario encanto de su familia y maniobrar para conseguir que la bella Phoebe Sparks concierte un matrimonio políticamente ventajoso.

Un matrimonio fue suficiente para Phoebe. Según las ordenanzas de su ciudad, sin embargo, le pertenece un voto que sólo un esposo puede ejercer. Su hermana adolescente está embarazada, y la última defensa de Phoebe contra la ruina de su hermana es su voto –y su mano.

Nick y Phoebe pronto se dan cuenta de que el único emparejamiento que aceptarán sus corazones es el que la sociedad no permitirá. Pero a medida que la intriga electoral se ensombrece, tienen que dar el voto más cruel de todos: lealtad… o amor.

Advertencia: contiene elecciones, golosinas, y una serie de erecciones.

CRÍTICA

El muy noble (y guapo y sexy) Nicholas Dymond anda alicaído. Lo hirieron en la guerra y no le ve sentido a su vida. Su madre le dice que espabile y le eche una mano a su hermano, que es candidato electoral.

William Hogarth: Pidiendo el voto (1754)
Óleo sobre lienzo
Museo Sir John Soane.
Sufragio censitario: no todos tienen derecho al voto, sino sólo unos determinados ciudadanos. La viuda Phoebe Sparks puede transmitir este derecho al varón con el que se case. Así que los whigs (el partido del hermano de Nick) quieren maridarla con un pastelero y los tories (partido conservador) también le presentan un pretendiente.

Nick y Phoebe se caen bien, intiman, se confiesan cosas que nunca dijeron a nadie más. La tensión sexual entre ellos es fantástica. Y luego, cuando llega el momento del sexo explícito, son episodios que tienen sentido dentro de la historia, equilibran la relación de poder entre ellos, los iguala socialmente.

Es una de esas novelas bastante verosímiles que te llevan mentalmente a otro tiempo y lugar. Las elecciones de Inglaterra en noviembre de 1812 resultan una interesante ambientación. Y también que ambos asuman que la diferencia de clases es un problema, sin soluciones mágicas.

Nick anda un poco perdido. La vida real no se le da tan bien como la ordenada de la milicia. Este Hamlet de la Regencia me pareció un abúlico incapaz de desear nada o, si lo desea, de luchar por ello.

Phoebe, por su parte, tiene más iniciativa, hasta el punto de que asume que es cosa suya resolver todos los problemas del mundo. Y tira a regordeta.

Destacaría, finalmente, las referencias literarias. Bromean con Lord Byron, cuyo Childe Harold utiliza Nick como un mantra para serenarse o desconectar. El título de la novela, Sweet Disorder procede de un poema de Robert Herrick (1591–1674), que empieza…


    Un dulce desorden en el vestido
    Enciende la lascivia en las ropas:-
    Una pañoleta lanzada sobre los hombros,
    Una buena distracción.-


(Para una mejor traducción, El Espejo Gótico)

Algunas cositas me gustaron menos, como un final un poco de culebrón y que, a pesar de su lograda ambientación, algunos detalles suenan muy estadounidenses.

Por ejemplo, el pastelero candidato a la mano de Phoebe crea golosinas y pastelitos muy complicados que nada tienen que ver con la repostería tradicional europea.

Hace años Vicente Verdú ganó el XXIV Premio Anagrama de Ensayo con El planeta americano (Anagrama, 1996). En un capítulo dedicado a la obscenidad, te habla del exceso o exageración con la comida: el adobo del Kentucky Fried Chicken está compuesto por 23 hierbas distintas, y es raro el chicle o la bebida refrescante que cuente con menos de tres sabores.

Pues eso, que aquí el café es “sólo o con leche” y allí tienen Starbucks. El pretendiente de Phoebe parece un “pastelero Starbucks” que llega a confeccionar una “cosa” con bacon. Delirante.

Y… hay algo que detesté profundamente. Nick es conocido como el “héroe de Badajoz”. Al verlo tan reacio a hablar del ejército, pensé que ¡por fin! habría un oficial británico de la Regencia avergonzado de las brutalidades del ejército británico en la Guerra de la Independencia española.

Pues va a ser que no. Lo que le enfurece es que los corruptos tories no habían enviado buen material a los soldados.

¿Qué por qué me cabreo? Lo diré cien veces. Todos estos “héroes británicos” formaron parte de un ejército que, en muchas ocasiones, más que como aliado y colaborador de los españoles para expulsar a los franceses de la Península, se comportó como un brutal ejército de ocupación, violando, saqueando, asesinando civiles.

No hace mucho, lo recordó Arturo Pérez-Reverte en una de sus patentes de corso (XLSemanal, 4.05.2015):


Los ingleses, por su parte, que eran todo lo valientes que ustedes quieran, pero tan altaneros y crueles como de costumbre, despreciaban a los españoles, iban a su rollo y más de una vez, al tomar ciudades a los franceses, como Badajoz y San Sebastián, cometieron más excesos, saqueos y violaciones que los imperiales, portándose como en terreno enemigo.


De la batalla de Badajoz, dice la wikipedia:


El saqueo de la ciudad de Badajoz a cargo de las tropas inglesas con posterioridad a la batalla, incluyendo violaciones y asesinatos indiscriminados de la población civil, se encuentra entre los más terribles y sangrientos acontecimientos de la Guerra de la Independencia.


Destino fatal de Españistán, a la que dieron por todos lados, primero los franceses, luego los británicos y al final, el “Deseado”, el más infame de los reyes españoles, a quien su propia madre llamó “marrajo cobarde”.

Así que las simpatías que me despertaba el mustio Nick se me apagaban en cuanto mencionaban Badajoz. Porque me preguntaba, ¿a cuántas pacenses violó el menda? ¿A cuánto paisano civil ensartó con su espadita? ¿O acaso se quedó tranquilamente tomando el té mientras sus compatriotas arrasaban la ciudad, comentando displicentemente con algún oficial amigote “hay que ver cómo se ponen estos plebeyos hooligans cuando no dan fútbol por la tele”?

Obviamente, a muchos lectores estas cosas le importan un cojón de pato (sí, hoy ando con influencia revertiana). Si, de hecho, les resultan indiferentes las matanzas de civiles que ven por la tele, cómo les va a inquietar lo más mínimo lo que pasó en España hace doscientos años.

Pero a mí sí me importa. Se me atragantó tanto que me bajó la puntuación a un 3. Y gracias.

Es la primera que leo de Rose Lerner. Le seguirán otras, siempre que vengan recomendadas. Pero no todo lo que ha escrito. Su estilo es moroso, lento. Coges y dejas el libro fácilmente. Es más novela de personajes que de argumento. Un poco al estilo de una Courtney Milan, pero sin su no-se-qué tan especial.

Valoración personal: buena, 3

Se la recomendaría a: los aficionados a la novela romántica histórica más de personajes que de trama.

Otras críticas de la novela:

No está traducida. No he encontrado otras críticas en español.

Gossamer Obsessions le da una A+,  All About Romance DIK A+,  Dear Author A-,  Smexy Books B+. Luego tenemos una crítica en Miss Bates Reads Romance y un interesante post en Romance Novels For Feminists, "Questioning the Meaning of Love: Rose Lerner's SWEET DISORDER". A GuestPandora’s Box: Rose Lerner’s Sweet Disorder.


miércoles, 20 de mayo de 2015

TBR Challenge: HER LADYSHIP’S COMPANION, by Joanna Bourne



The original cover
Taken from FictionDB

The topic of this month is Kickin' It Old School (Copyright date is 10 years or older)

Published: 1983
Genre: Traditional Regency, Gothic
My Rating: 3 stars
©1983, 2014 by Joanna Watkins Bourne

Part of a series? I’m not sure. For some reason, the FictionDB includes this book in the Spymaster’s series, as #5 (in the timeline of the story, 1818, but not the order in which they were written, because this was Joanna Bourne’s first novel, published as Joanna Watkins Bourne). I think it’s because here you find, in a supporting role, Adrian Hawkhurst, the hero of The Black Hawk.

In May we have to look for an Old Skool book. There can’t be anything more Old School than this, I think. Although I wouldn’t call it old but –vintage.

It was in my TBR pile because I had to read some Bourne’s books for my Top 100 Challenge. I loved The Spymaster’s Lady so much that I wanted to glom all her backlist –which was reduced at that point, as I soon discovered, to this ‘Gothic Trad Regency’.

Archaeology is a science that has always fascinated me. It helps you to reconstruct the past not with the stories that our ancestors wrote, but with everyday objects they left behind. Many times these objects tell us a history that is different from the violent, male and upper class chronicles.

I’m telling you this to explain that when I face a story that was written more than two decades ago –it could be in 1983 or in the 5th century BC-, I cannot stop seeing it as an artefact. I am interested in the story, the characters, and the literary style -yes. But at the same time I also ask myself about the kind of society that produced it, the kind of people who were readers of these stories in those times.

1983 is History? At least it sounds History to me. I was a teenager then, but it looks like a whole different world. Romances, certainly, were not like those they publish nowadays. So I knew what to expect: a Traditional Regency with a Gothic touch à la Victoria Holt.

A young virginal girl out in the world. An attractive and arrogant alpha male a little bit older than her. In a way, he threatens the heroine. A touch of mystery in a mansion by the sea. Sex? Little or nothing.

The heroine, Melissa Rivenwood, meets your requirements. She’s an orphan girl who must seek a living working as an old lady’s companion. To this end, she travels to Cornwall. She meets her employer, Giles Tarsin, in a typical damsel in distress situation. Of course, the attractive and arrogant aristocrat saves the day.

In a headland that juts out from the Cornish coast stands a slightly sinister mansion. There she will meet not only the formidable Lady Dorothy, but Adrian Hawkhurst. O yes, it’s him, it doesn’t matter he hasn’t got a very important part in the plot. He’s just there, the Black Hawk itself.

...And here, she also finds a seven year old boy whose life could be in danger. Things happen, and Melissa’s vivid imagination comes up with several explanations about the shadow that runs through the mansion.
 
The digital edition I read
Cover design 2014 
by Courtney Milan
From the outset, we see that Melissa and Giles like each other. The dowager countess tells us quite soon that in her family they don’t marry for money. Therefore, being an orphan with no dowry is something that doesn’t matter to Giles. If he loves her. 

The story is told mainly from Melissa’s POV. A girl who is afraid something terrible is going to happen in this isolated house. And Giles could be the culprit. So although she cannot help her feelings towards her employer, love does not look like her number one priority. It’s more Gothic than romantic. Therefore, the sensuality is very low, only kisses and some embrace. She enjoys them, although she doesn’t want to. Yes, here you find old-fashioned expressions like ‘her body was betraying her’. Or when she claims I won’t be seduced! here comes the alpha male saying You really have no say in the matter.

I especially enjoyed two things. First, the ease with which the author mentions things like the grand tour, the Corn laws or the Hanoverian Royal family, or literary references to the Fates of Antiquity, Clotho and Atropos, or Macbeth’s witches. This is a wonderful way to recreate the mindset of 19th century people.

The second feature I liked was the humour. Sometimes it’s a little silly. For instance, during a birthday party, Melissa sees a knight ridiculously dressed in green with a bulging cream waistcoat, and she thinks that he looks like ‘a giant frog’. But he’s nice to her, so she corrects herself and thinks that ‘he looked like a very distinguished frog’.

Sometimes, she remembered me of Georgette Heyer wittiness.

“Don’t talk treason at the dinner table,” Lady Dorothy reprimanded him. “Wait until the tea tray is brought in.”

But there were moments in which the humour comes at the genre’s expense. For instance, at the beginning Melissa is talking to a friend about this post she’s going to take, and they joke that she will end up marrying the Earl. Because, well-

All the books are clear on the subject. No sooner does a poor but honest girl enter the household of any nobleman but he immediately marries her.

This novel has brought me back to the past. It makes me wonder what kind of readers we were, when we loved these virginal heroines who seduced the alpha male quite a bit older than themselves. A man that is attractive but at the same time, the heroine suspects he’s done terrible misdeeds.

The ‘great wide world’ was bleak and full of dangers –and infinitely more complicated than I ever imagined, Melissa writes- for these ladies who strive for success all by themselves. If they were brave and honest, they would be rewarded with the marriage to a good, handsome and rich man.

Though they don’t write things like this anymore, you still can enjoy them. I did. The same way I still read and discover Georgette Heyer or Mary Stewart. I liked the plot, the subtlety in which the story unfolds, the characters that look like one thing and end up being something different. These books are not gripping; they ask you for a slow reading. So you can pick them up and put them down easily.

Would I recommend it? Yes, but only if you know what to expect, because it needs a reader that lets the story flow, someone who is not eager to end it to read the next one back-to-back.

This is a beautiful & vintage artefact that tells us how we were then. Thank you, Ms. Bourne, for publishing it for all of us that enjoy your books.

lunes, 18 de mayo de 2015

Lo mejor de 2014 (RT Book Reviews)



En estos días se ha celebrado la RT Convention en Dallas, con lectores, blogueros, autores, publicistas, etc. RT BOOK REVIEWS aprovecha para entregar sus premios a lo mejor del año 2014. Ya expliqué el año pasado que esta es una elección que hacen los 50 críticos o reseñadores (reviewers) son los que seleccionan tanto los nominados como los premiados. Personalmente, me fío más de las encuestas y elecciones que hacemos los propios lectores, pero bueno, no está mal saber qué prefieren los críticos.

Homenaje a toda una carrera:

Los premios a toda una carrera (Career Achievement Awards) honran a autores por todo el conjunto de su obra. Esta es la lista de ganadores de este año, que enlazo a sus respectivas páginas web:

Contemporánea: Brenda Novak 
Erótica: Cecilia Tan 
Histórica: Candace Camp 
Inspirador: Lauraine Snelling 
Mainstream: Marie Bostwick 
Misterio: Kathy Reichs   
Suspense: Sandra Brown 
Paranormal: Amanda Ashley (alias de Madeline Baker)
Suspense romántico: Sharon Sala 
Ciencia ficción/fantasía: C.J. Cherryh 
Genérico o categórico (tipo Harlequin): Kate Hoffmann 
Urban Fantasy: Patricia Briggs
                                     
Además, están los libros escogidos por los críticos (Reviewers’ Choice Awards) como los mejores del año 2014

El mejor libro del año 2014, según los RT Book Reviewers, fue Sweet Filthy Boy, de Christina Laurens. Es el primero de una serie llamada Wild Seasons. Un romance contemporáneo sobre amigos, amor y lujuria. Si he entendido bien el argumento, va de una pareja joven que se enrolla en Las Vegas y luego ella lo sigue a él a Francia para el verano. El estilo lo he visto definido como algo intermedio entre el New Adult (NA) y la novela erótica.

Si comparo los resultados de los críticos con el de una votación de lectoras como es la de la encuesta anual de All About Romance, de la que ya hablé aquí, veo que hay algunas coincidencias.

Así, The Suffragette Scandal / El escándalo de la sufragista, de Courtney Milan (mi crítica, aquí), que ganó en dos categorías AAR, “mejor heroína romántica” y “mejor heroína kick-ass”, y una mención honorífica en la categoría de mejor novela romántica ambientada en el Reino Unido, ha sido distinguida ahora con el Premio RT al mejor “Romance histórico digital”. 

Luego, el Premio RT a la mejor novela de “contemporánea juvenil” se ha otorgado a Isla and the Happily Ever After / Felices por siempre jamás, de Stephanie Perkins. También en la votación anual de lectores de All About Romance se la reconoció como la mejor novela juvenil.

 

La mejor novela histórica ambientada en las Islas Británicas, según RT Book Reviews, fue Three Weeks with Lady X, de Eloisa James. Esta novela no ganó entre los lectores de All About Romance, pero sí que tuvo menciones honoríficas en dos categorías, la de mejor romance histórico ambientado en las islas Británicas y mejor héroe romántico.

El Premio RT Book Review en la categoría Urban fantasy le correspondió a Magic Breaks (serie Kate Daniels, n.º 7), de Ilona Andrews. Tampoco los votantes de All About Romance la consideraron “la mejor”, pero sí su protagonista, Kate Daniels, consiguió ser reconocida como la mejor heroína kickass.

Traducidas al español:

La verdad es que muy poquitas de las premiadas están traducidas al español. Está, por supuesto, la última entrega de la Saga Outlander: Written in My Own Heart’s Blood / Escrito con la sangre de mi corazón, que ganó el premio a la mejor “ficción histórica” del año.

También está traducida la novela que se consideró más destacada en la categoría “Misterio contemporáneo”: After I’m Gone / Cuando me haya ido, de Laura Lippman

La mayoría de las que están traducidas, sin embargo, pertenecen a subgéneros que se enmarcan más en lo juvenil

En “Fantasía juvenil” ganó Dreams of Gods & Monsters / Sueños de dioses y monstruos, de Laini Taylor.
           
Y, finalmente, se ha traducido también la ganadora en una categoría que se dedica más a un personaje que a la novela en sí. La llaman Middle grade protagonist, y lo ganó Callum Hunt, protagonista de The Iron Trial / La prueba de hierro, escrita al alimón por Holly Black & Cassandra Clare. Es el primer libro de la serie Magisterium. Esta categoría requiere una explicación que no estoy muy segura de poder dar. Resulta que hay una parte del público, o de los libros dirigidos al público, que se dividen ya no sólo entre Young adult (juvenil) y New adult (veinteañeros), sino que he descubierto que hay una tercera categoría a la que llaman middle grade (grado medio). Para quien esté interesado en estas sutilezas, aquí hay una opinión bastante amplia, en inglés, claro.

Básicamente, middle grade es lo que queda entre infantil y juvenil. Su público estaría entre los 8 y los 12 años, sin violencia ni sexo explícito y narrado en tercera persona. El subgénero juvenil sería ya para gente entre los 13 y los 18, pueden tener algo de violencia y sexualidad, narrándose en primera persona. Con lo cual nos quedaríamos con, dependiendo del público y un protagonista que es más o menos de esas edades… Infantil-Middle grade-Juvenil-New Adult.
           
Resto de premiados:

*Erótica*

Romance erótico: Reaper's Stand, de Joanna Wylde. Libros de seda ha traducido un libro de esta serie, así que me imagino que, si alguna vez la traducen, será con ese sello.
           
Erótica digital: Hard Time, de Cara McKenna
           
Novela corta de romance erótico: "Fit", de Rebekah Weatherspoon

*Romance contemporáneo*

Romance contemporáneo: Between the Sheets, de Molly O'Keefe
           
Amor & Risa: One in a Million, de Jill Shalvis
           
Indie Press: Enemies on Tap, de Avery Flynn

*Histórica*

Romance histórico del año: One More, My Darling Rogue, de Lorraine Heath
           
Primer romance histórico: A Gentleman 'til Midnight, de Alison DeLaine
           
Amor & Risa: The Viscount who Loved Down the Lane, de Elizabeth Boyle

Héroe K.I.S.S. histórico: Apollo Greaves, de Darling Beast, de Elizabeth Hoyt

*Inspirador*

Romance inspirador: Sadie's Secret, de Kathleen Y'Barbo
           
Ficción inspiradora: A Promise Kept, de Robin Lee Hatcher
           
Suspense inspirador: Wildwood Creek, de Lisa Wingate

*Ficción mainstream*
             
Ficción mainstream: How to Tell Toledo from the Night Sky, de Lydia Netzer
             
*Multicultural*

Romance multicultural: Jericho, de Ginger Jamison
           
Ficción multicultural: The Choir Director 2: Runaway Bride, de Carl Weber

*Misterio / suspense / thriller*

Misterio histórico: The Counterfeit Heiress, de Tasha Alexander
           
Primer misterio: Doing Harm, de Kelly Parsons

Suspense: The Girl in 6E, de A.R. Torre. De esta he visto otras críticas estupendas, parece interesante.
           
Sabueso aficionado: One Potion in the Grave, de Heather Blake

*Paranormal / Urban fantasy *

Steampunk: Dawn's Early Light, de Pip Ballantine & Tee Morris
           
Romance paranormal: Bitter Spirits, de Jenn Bennett
           
Worldbuilding (“construcción de mundo”) paranormal: The Descent, de Alma Katsu
           
Fantasía: Entreat Me, de Grace Draven

Futurista: Born of Fury, de Sherrilyn Kenyon
           
Urban fantasy worldbuilding: Up from the Grave, de Jeaniene Frost

Urban fantasy autopublicada: Broken Blade, de J.C. Daniels

*Suspense romántico*

Suspense romántico: Hard as You Can, de Laura Kaye

Suspense romántico paranormal: Virtue Falls, de Christina Dodd. Hacía años que Ch. Dodd no escribía algo que alcanzase tan buenas críticas.

*Ciencia ficción / Fantasía*

Ciencia ficción: Valley of Fires, de J. Barton Mitchell
           
Fantasía: My Real Children, de Jo Walton
           
Fantasía épica: The Widow's House, de Daniel Abraham
           
Aventura de fantasia: Daring, de Elliott James

*Genérico (tipo Harlequin)*

Harlequin American: Her Forever Cowboy, de Marie Ferrarella
           
Harlequin Blaze: Taken by Storm, de Heather MacAllister
           
Harlequin Desire: The Texas Renegade Returns, de Charlene Sands
           
Harlequin Intrigue: Undercover Warrior, de Aimée Thurlo

Harlequin Presents: The Magnate's Manifesto, de Jennifer Hayward
           
Harlequin Romance: The Return of the Rebel, de Jennifer Faye
           
Harlequin Romantic Suspense: When No One is Watching, de Natalie Charles

Harlequin Special Edition: Santa's Playbook, de Karen Templeton

Harlequin SuperRomance: Winning Ruby Heart, de Jennifer Lohmann
           
Romance Kimani: Safe in My Arms, de Janice Sims
           
Love Inspired: A Heart to Heal, de Allie Pleiter
           
Love Inspired Historical: A Home for her Heart, de Janet Lee Barton

Love Inspired Suspense: Crossfire, de Jodie Bailey
                                     
*New Adult*

New Adult: Deeper, de Robin York